Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
E D U C A C I Ó N FÍSICA Teoría moderna sobre educación física Cuando oímos decir o leemos que la gimnástica de Ling es algo anticuado, pasado de moda, impropia de ciertos países, pesada y aburrida, desechada ya por otros procedimientos de más, 4 riodernidad, y tantas otras ligerezas, sentimos hondo pesar ante esa incomprensión de lo que afecta a la cuestión físicoeducativa. Que tiene su importancia bien lo dice la selecta pléyade de hombres de ciencia que de manera directa o indirecta, ya desde el campo de la fisiología, ya de la psicología o de la pedagogía, se ocupan a fondo de lo que al fin y al cabo constituye un problema, vital. Y son prodigiosos los adelantos conseguidos bastaría para darse cuenta tan sólo con adentrarse en la literatura dedicada a la función circulatoria para así apreciar la importancia de los trabajos de estos hombres de ciencia al servicio de una causa que tanto afecta al valor físico del individuo. Que éste está necesitado de física educación, como lo está de la intelectual y moral, evidente cosa es; hoy más que ayer, y mañana seguramente más que hoy. Son exigencias de la vida moderna, agotadora de energías vitales, debilitadora del músculo, relajadora de las funciones orgánicas. Por eso la moderna interpretación de lo que debe entenderse por gimnástica la encontramos con suma precisión en la definición que da Blijenburgh: El conjunta codificado de ejercicios corporales, cuya forma, duración, repetición, orden de sucesión, repartición y método de enseñanza están determinados por un único fin: desarrollo racionalmente fisiológico del cuerpo con vista a su empleo normal Lo que es de una aplastante lógica. Si el individuo no puede substraerse a la vida de relación necesita imprescindiblemente poseer un organismo lo más apto posible para cumplir las necesidades naturales de la vida corriente, que constituyen el medio en que ha de desenvolverse. Si esas exigencias de la vida moderna tienden a debilitar el organismo, lo más natural es oponer ¡os medios que a nuestros alcances estén para evitar el daño o corregirlo de la más amplia y beneficiosa manera. Y de tal concepto de la gimnástica deduce el ilustre citado autor el siguiente corolario En regla general se debe, de todos los músculos, ejercitar de preferencia aquellos que, por consecuencia de las condiciones sociales modernas, son los más expuestos al debilitamiento y a la degeneración, y esto para combatir sistemáticamente las influencias que tiendan a disminuir sus aptitudes y sus funciones naturales Ya en los pasados días apuntábamos algo sobre el abandono en que generalmente se tiene a los músculos de la pared abdominal, indicando someramente la necesidad en que se está de cuidar de su fortalecimiento. Pues todavía más, si cabe, se desatiende a lo que afecta al desarrollo y tonicidad dé los músculos de la región posterior del tronco. En el taller, en las oficinas, en los trabajos de escritorio, en la csctiela y hasta en las mesas de recreos la aptitud viciosa de echado hacia adelante es la habitual. Los cargados de espaldas son legión, lo que supone un porcentaje muy elevado de insuficientes respiratorios, por la debilidad y sistemática degeneración de los músculos inspiradores. Y un insuficiente respiratorio, si no es un pretuberculoso, es un individuo que ofrece el mejor terreno abonado para la franca expansión de cualquier enfermedad. Recordemos las sabias palabras del gran Pasteur: Disminuir por cualquier medio la resistencia orgánica y veréis a los microbios, hasta entonces inofensivos, tomar posesión del organismo Para contrarrestar la nocividad de la vida moderna el individuo necesita preparar su organismo fortaleciéndolo por higiénicos ejercicios gimnásticos. Higiénicos decimos porque la gimnástica, al perder su cualidad de higiénica, pierde todo su valor fisiológico, convirtiéndose en una manifestación deportiva carente de todo influjo físicoeducativo y de toda práctica finalidad. Por no entenderlo así, por olvidar o desconocer esta condición esencialísima del carácter higiénico de la gimnástica, nace esa enorme confusión en torno del asunto y pretenden entrar en liza como beligerantes en estas cuestiones físicoeducativas sistemas y procedimientos que no resisten al más ligero examen anatómicofisiológico. Los ejercicios higiénicos- -nos enseña el ilustre autor antes citado- -tienen p or único fin el mejoramiento anatómicofisiológico sistemático del individuo. Se consigue esto favoreciendo! a actividad y el desarrollo de los diversos órganos y su armónica cooperación. Comprenden así los ejercicios susceptibles de corregir las débiles alteraciones de funciones o el enderezar los órganos ligeramente deformados a consecuencia de un empleo insuficiente o anormal en la vida diaria, sin que hayan sido aún atentos de un estado patológico bastante avanzado para que pueda ser calificado de enfermedad Y con verdadera clarividencia aclara el concepto al exponer que por acción correctiva no se debe entender la corrección de defectos ya contraídos, sino más bien la corrección preventiva de las influencias nocivas de la vida ordinaria, que deben sqr neutralizadas antes de llegar a producir los perjudiciales efectos en el organismo Vamos con esto dándonos cuenta de la enorme diferencia existente entre el concepto moderno de la gimnástica y el otro que todavía tantos se empeñan en sostener de la gimnasia dé fuerza y de volatines. -RUBRYK. ATLETISMO NORTEAMERICANOS Y IAPONESES ANTE EL SALTO DE PÉRTIGA EN LOS PRÓXIMOS IUEGOS OLÍMPICOS japón ofrecerá una gran resistencia a los Estados Unidos Nueva York, abril. -El gran atleta noruego Karl Hoff fue el primero que logró salvar la altura de 4,20 metros en el salto con pértiga. Sin embargo, han sido los norteamericanos quienes mejor han aprovechado sus enseñanzas. En efecto, es en los Estados Unidos dqnse se practica este deporte con más asiduidad. El record olímpico- -4,24 metros- -pertenece al atleta norteamericano William Mi 11 er, y su compatriota William Graber posee el record mundial: 4,31 metros. Además, Keith Brown, de igual nacionalidad, está, esperando la homologación oficial de su marca de 4,32 metros. Desde hace años se disputan Brown y Graber la supremacía del salto con pértiga en su país. Graber estableció su record en los certámenes preliminares de la Olimpíada de 1932. Debido a la seria competencia del atleta japonés Nishida, en los Angeles, Graber actuó con cierta nerviosidad, y sólo llegó a salvar la altura de 4,07 metros. Nishida fue derrotado por Miller. El estadounidense Jefferson obtuvo el tercer lugar, y Graber el cuarto. La nerviosidad de Graber, creen los críticos deportivos, puede privarle otra vez de colocarse en primera fila. Brown, sin embargo, es más sereno, y durante seis años se ha mantenido en buena posición. Graber pertenece al conjunto atlético de la Universidad de California del Sur, establecimiento de enseñanza que presta gran atención al atletismo entre sus estudiantes. De allí saldrán probablemente uno o dos de los saltadores que integrarán el equipo olímpico norteamericano. El contingente de California no se limita a Graber y a sus condiscípulos Sefton y Meadows. En el Colegio de San Diego, del mismo estado, figura Jack Rand, que ha sobrepasado varias veces los 4,20 metros; Cornelíus Warnerdám, del Colegio de Fresno, tiene el mismo antecedente en su favor; y Jack Mauger, de la Universidad de California, les sigue a poca distancia. A pesar de la excelente actuación de estos atletas, los críticos no pierden de vista a los japoneses, que, según informes, recibidos, se están entrenando con suma asiduidad y con mucho cuidado. No sería extraño, pues, que si Nishida logró colocarse en segundo, puesto en las olimpíadas de 1932, en que el Japón tan sólo comenzaba a destacarse, los saltadores nipones logren disputar con éxito 3. sus adversarios norteamericanos la supremacía en 1936. Tienen los japoneses a su favor el hecho de que su constitución física- -piernas cortas y fuertes- -se presta, para las pruebas de salto, tanto en largo como en a ¡to. El salto con pértiga ha sido una especialidad norteamericana desde hace muchos años. Sólo en 1906, año en que ganó la prueba el francés Gouder, pasó el título olimpi- co a otro país. -John E. Mac Manís. (Exclusiva para A B C y para la Nortlj American Newspaper Alliance. Una carrera para neófitos Hoy, domingo, la Sociedad Cultural Deportiva celebrará una carrera pedestre para sus socios neófitos, sobre el recorrido de tres kilómetros, dándose la salida a las diez de la mañana, en la Avenida de los Ministerios. El Campeonato de la legua española Este campeonato, que reeditó la Cultural Deportiva el pasado año, con un éxito enorme, se celebrará, como ya se ha dicho, el domingo día 10, y se supone que ha de constituir una verdadera solemnidad, porque todos los equipos que participaron en 1935 han de luchar de nuevo para conquistar definitivamente los valiosos trofeos que se ponen en juego. El reglamento de la prueba está expuesto en el local social (Principe, número 12) donde se admiten inscripciones,