Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
calle de Arwl- a y p l í J. thv lin la CJTIC de Satila G a r a lut a kn jLc nue rcpHiraban la T- arra- Inia de Sanu iKp, nrroinrr n I Í hcrrMiiieiÜHií c o n t r i lo polaco T K I I V I J re. tia el rarrjuc. En la CAIIC de San Bernardo cay 6 nmeria don J í i r i a J í Ucano, viuda J e un irtiUcro y muy arinca J d D m l t V J arnue no poJ itt rcíifcíiri llevaban tre horai de aicdio, 1 paiio cílaba cuhlcrlo de mucrfw. Hablan íUhJdy acif udfl en uiia fsCtilera de mano al letiJcntc Huii, En el d c j v i n un cítujano. bajo rl rejado caliente. VerJatia a IOÍH l i c r i d a s Olla a v r n i K -J il a as, A r a n p j Círn d r n u y o cubano, mandó carípir I w caFlone cpn rj; edra dc chlipa pura Kunamiíflr la metra lia- H: ibian derrcitariíj al W c í a h a n o ILI cuarto reeimicniQ T rü iiitonal. a la doi briíada deV rintipc S; i nJ l- cmbourjc y a 11 del conde Monioh jIojnH pero d i n do vivas al emperador, ie acetoiUin nueva í u e r i a i La par -anta Kca, CorrJindOle por el blineo panía ¿n ajuítado la nef- r sanare de la íierlda del muílu, el capitán Daoia w apcivflba Exan jür en la cureña de un callón. El -Ahfm trancé j 4 Ílu do en la íucnrr J M a caCobo derribaba loi mura f a i a en lat hejTidM el rojti polvo de lot ladrillojí, Pedro V e b r d c íie tanibAleaba en la PUCILJL Le habían htri dc en el corax n, Evocú lurbíamcnfe en la n i e b b de la aROnÍLv loj vcrdc! prados dE U nalat -aIlc de CamiFRO, Ya entraban I w france e en el P a n i u t Aún luchaba D a o l i un drat ón le tvizúh por Ja e piilda con Imnem bruE. 1l, A luyemela: le aíO i ó por el pechon e n r e las corvlecorac iones, el irianRuIar hjcrrü ensani ¡rcr: tado. c a Erojo de puEmórL Cerraba l a n o c b c íe endurecían loi muer us arrimaJo) -2. bii fachadaii, L. a luna l ú daba un eolor Jescan pue? tP y verdous. H a la calle de Carretas, bajo una nunca, te enEriaban Ech piea de- ealics y mancbadoi del niño J o i é del Cefro, muerfo de un Eiro y que había atacado con j ednia a un re iriLiento rje lifandcfCi. S e a: 4 maban. enlrc lo licstof. las veeinai de la calle de la Luna para vCf el cadáver de un mamelueo. S e j e babia caido el türb 4 n e y apirecia el crineíj pelado, S o h Tcia. verdoso, con lo ojo abíerEoí. Z n isA U í puertas de Madrid, cnfilandn la jtridpnles n l a i a y caU ltn í r a n c e u j habían colocado uj cañone de bronce- E n j o m o J e ellos, la blanca EÍendat rtc c a m jjafla y el rojo J o r a d o de las h D e r a i Lb joMadoi ju ¡ali. in a li dadris, Dieron lai t r u en lo dulce j a r d i n a CDÜ- jven: uEilest y e esrucharon, ÚRübrea; l i s Je car B 4 de loi arcabuceadoj e n e í Pradn, a l i subid L del Retiro y en l i niontalí. i ilel Príncipe Pin- la c i asiron cbirrianlc -por el Prado, nueve carro car ndDji de muertos hacia el ccrnuitcrio g e n e r a l A l i l u í t c i i l c y r o H del atardecer b i j a ron el cadáver de D a o i i amortajado en í ú casa de la calle tic la Ternera. Lo llevaron i la jjíleíia de San Matlin. Sobre Cas I o n con l a de cera, desnudo, y mal eublerlo con una tona de lienda de campaña, le a c u a r (hha f cuerpo de ÍU aniipo D P e d r o e iardc- A l l u í verdo- ia de la madru rid: Melaron a San M a n i n los epulEurer H, X í e lo y H e r r e r o con ui pata y is farolea. D iai fué enlerr; iilo cFínto un Tién crií; liauo, del ajo del I E O d la V j r n de la Valvancra, reítido de uniíornw, rígido en? ¡u caja, y cnin un crucifijo con flores cnlre la m a u o A elarde como un enddió f ef: o. ca i desmido, fin aEaú d, j u n t o a un pOfo de afftia dulce, en un luRar llamado el JardínfJto. Pero el íepjffuTerc Kicto no enrcndin de e. ítaí cf 5? J 4 ni había leída la Üiada, j C í m o pefaha c e! -flijo, cnjüi ¡índa e el ludor eon la roano tnriiHihada de licrra, Ap. ii; ¡ó cJ farol y M H Ü por la. WCura viFri rbi Aflt íTrK D E F O X A La fia ia dfl Porgue d 4 Mouliltán. liacm y la Jlontcra- Daba rl claTo iiol J e uayo en la Kraifaa ¿c San Felipe; dondcT c í b i b a n aui fu lEet loi p ii Eíoi del p r u p o fomiado p e r J o a í F e m á n d e i Í P la- bütillcn; i i k la piara de Araiut S e k 9 tiil a a, el m csiro an rradnr H c fíerOr Y a viíncn par el pLmie üc EÍED -II, Loí c a r a n r m han pitaiJo I41 pucrl- i t ¿T o ledo obre lo cndAvETu J e a inantiljii 1 1 barrio de U Paíoim. Se o u i u íllbi e repi lD a. Grouchy iniía Rtu fuEíTu ilfl RetJrn. W iibín loi lUrio D r o n i a d n ríe aCaciai, rcíifn bañadfJii en el cfUnqtie i d t Agirían halccnes y venTana. de vidrio oico. y a o vll An himibrefi v muJ e r ü n i l r t lat a s halnH, adomada íi con d n l i s j I0 S TinTol de atb íhaca. Llovían lobre Imi w l d a d w pledn BKua hirviendo, (cjas T barreños. U f R ílüfPiJi h Prpan Tnon de la íonila f 3 p Grnicnyí, diclemlo due habinn matada n u J u a n junta a l o poroi de la nieve y ¡re acerró ul m n a el sacriar n de Sun ClníVt aM; Burbni! D que en In eslíe del Ban irlllo uixa ninra habla dcicaiBlirado al t cncml L e r a n d con lui l esio lie T 0 a- Lfi ntfjro qüc vfenen lOí moro -bajo IDU i; riEandn Ini chí iLillloii pnr la Monifv f i ¿Tan lí s ntameluctn J e DÓüímcnfí. AdipcfWT accIiuíWiíIo lít f- c! lni pereEO oa y CTUelea, lAntruidon, de teil ¡i amaríllah. I01 ojo olmcndraílQü de rcípcíns Tiar li i lancfn lurbariTe. y fn La n u n n el corlo y afii í d a nlíflriar. Salt iban lo chi p T a I j rupa. l- uscan ¿a su pluíUraj íarF Tilai, y entraban atfíijBpaJnA l u mannla. bajo lj patai de loa Fotf V. ¡litiro S cabilloi bu eündo Ja herida eeriera del Íen Ifc, apre ldiiü cJi lín corriilfl J e tnroi. Cra- lopaban luco loü CLr iri 3. eon lf í frc cot inL IÍr c d n n í l í i Al parque, r c c l r a i hay ue armar aJ puebla n i a b a 1 arrieru tartMiet n u tofca mano de canipetjntj lanchero britlilia el j a t a i n orjemal, inc r u i U J o de ro tdaí Tiicar Cri eabí, nervÍDíiO, d o i p l t i n D L u i i Daoia en e palio del Farqire. Loü volunU TiQ- i del EAtado, a l a i virniara! ut (bu n. la calle de San J D Ü Í Pedro e iTT! c alcn líiba fl loí paiíanM, Colpcaron do cifiontü hntia la p u e r t u Cúnjul bajó la. ewaicríi J e madera coii tui aicopclto J e cibica y charolcí. Por La ciUle de Fiicncirra! Tubih el baliilEón J e eí íal a, DíjaroTí i ue Iría f akiaJor UcK. itíin ha la la puerta, y a travé de ella hicieron ÍUíEa de cafiC n. En re laa uLÍlla qurdabí hilail un liumo íinn, UrRO, tenue. L o i kDMíidofi- íc Murji anioii tonniron a. n u en l o i v nos de lan etCJl er 3 Kn Tai I: SMIA xteinas auiiHiutalsi I liroEcrk. HermoH h o n m u d a ii3 ej; re Ma nuela íalis. n a ilíxtnbuia cartuchof. L e entró una bjln prir la? Len. Que ló miierla, deS r at -iK: badi el ahuilado corpiñi J e ani r al que la niucrle inifir- i v a d e nevera catlid- id, Fnr la calle de San Joné bu ii Juan M i l a u ü a con el CJienw l tivÍA ealienic J e m hIJB. íhn lt Tai da bajo lo b d c o n e i cerríidos. Habla charco de t a n p e e r i r e Jo dr l rrin y b cá íirli de hueyn del rr rcado. CDriIinuabí el fueRo eii la R i n d a hucitt la Puetlii del SÍ 1 y Irenre 1 Palacio. La m a t a n i a e n tetrlhle m Pueff. i Cerrada.