Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
3 cvtii, cuaiKÍo d aeroiuutB Garurrln nnom brú u público parltién arroJin- Ea dc df u u mansolfitra tn el P rqkií Monceflu, piovi n rfe UEU t pfcie de paniaua) -Hay Í) UÍ ftCQnDccr que ti ürleíacto lia prwre ido pocn. Se conilTüje de sftJfln y tjo ue otro If JÍHM, COTTO TI íilfl orlgeTHi, p i n prncu- S rar í ue tenga el meiior p e y la renitencia mijíiraa, y va provjito ile la válvula dí LaJanrle pnra evicir Ia 5 ofCLlacLones- JcinipJidas y RTiduar el descenso de IH mejor manera. DumCf mLKhoü aflns pcmiAiiPció nrrinconada, cerno un artilufi io de E ibintL? cali d sproviiTO de urilirl- irL or ctin PerD r avEndüf PapáEía. lo püio df mcxtn y la erTiL eiirfip H al ín n í ear U viicíún, nw rO la Imporiancia díl paricakJai, e un a n u n e n de oficio o profetiún, el dti parachuLíita paTacaldifU, que da de comer pone en apurado ínuicc a lua proiélii cojn luced cün tcdoi loa ofíd n y proídiaiic que en el mundo huí iTdo. HLIÜI liiee poco, el paracatdiita era un mero dilctunte- eoma el cKolaT rm o el juRidor de parchii. Pero boy ic toma todo en serio, T ha farcido un btnríaclnr de la hununidad. eí aviaUor í r a r c í i morufeur De a a quien f ílehc la creación de la primera Iv curh dr Panciidiitiu. m i l üiil f provcthoia que 3 a de Tauromaquií. l bien nienoi pintoreico. La navegación aérea crece de día en dlitj r ra ei innegable- í- on accidente de aviacLún i? repilen, malivaik en p i n pane, por un inlolcraljlc dc conncímienlo del vira aídíinv MmiiJeur Deno M pmttAa de este iibriEiclono. y ie dispone a instruir a i m cnniTLitporaneo en ta prácíica de una acüvidad úiit y ajequiblr 1 todo Tiitaíc en -erdüd, de un aprendinje muy encilla Mon ieur Denoii oFrma ue cebó lloras bailan para adF; iiÍrir el doelo Tadn en U nuc -a dÍKÍtilina. 1 momebto mi emocionante cu el de lanzarse a! p a ció, y requiere Rran Krenídad, jb lula domrnio de lo n m i o a para no ahrir el paracaídas dcmaiiado pronlo ni den iütiado tHr eDlñcililU E U papeleta, y habrá quien no lUfjre aprenderla- -con permiso ile monvicur DenoL -ni en ocho hora? ní eti ocíio fiifEb u. pero y hemcu íalido de e ta primera purte, H p- iracaidiata logra dominar Eoi nerrlof, lira tlcl cordón en el inílarlc opanuno, y desciende in la me aor niDlHEJí, porque ira eíQ e t i i la ley de L gravedad, que le encare de lodn. Pero la niayor g r a v e d a d viene ahora, en el mcnieota dít alerrriaje. ponjuc 11 eT rlcnio e muy uerte. arrastra el arte facía con lu iHpulanle en un bonito nüjiicro Tjue pudiera llamarle naufrCL ar en el puerto -Aii murieroni entre oJro loi viadores Caldrrin v Spie t, que. al dr- ccnder en plena ornicnla, fueron c lpradoi contra irbolíí y muro Monficur Dmoii a u j ura que iodo etlo puede prevecrie y evít a l e y hay nue creerle enanrto él Lo dice- C C i PAiaCATUUTA J I DJSI E I- A aULlU ClílV tic su ESJDCIONA- VTE EXnaiUCÜTO. roTO OKTII) E K Ü E I L V eito me w j íere la ¡dea de abrir oEra, n ü i íntcreunLe Biio: tal et la. Escuela del perfecto peatón para instruir en el arte de iraniitar piJr EBÍ ealleí de lají randíi urbei in el niznordcErhiiento- Cinz lüccione bastarían. t 1 rld tiene V mlD ¡ón de h a b i t a n t e s De carLemQi la míiad, piír indiferentpít, Tiv cartenn la mitad de la miiad por lemeraricis. Quedan 250.00 D pa- ib! alumnos, que j i: ¡Tica pfsetii- -jqaí iTien -íP ña r? -p Dejen producirme un anftdo iniírcvo, Naiur al mente, con lai priniera utilidadéi Hí e fíjmprarí un a u i o inúv L En rtalJdid, la teoría del paracDÍdiím: no puede íer mi rncilla. 5 c parece a la receta para construir caEtoneii leitün el biturm del cueniDj Se cnjce un aRujcro, ir l o n a bien de bronce, V j- B e ti preveo que íníJn ieur D e n o i i te h a u T C ¡racinl iu TO AfCL- SfO tlSTO. A DIVICIE. U DEJA o c a AL TOC. lk XS TinV K U NO VL AllAlTaAI 0 fOl EL V (ioro OSTAÍA) MARTIXEZ OLMFJÍLLLA