Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 26 DE ABRIL DE 1936. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 35. UNA INTERVIÚ BN VEZ DE UNA CONFERENCIA programa induce a error. Exceptúa, por ejemplo, la pequeña propiedad agraria: Omite la propiedad urbana. ¡Mixtificación! Iniciada la socialización, nadie la detendrá. El Estado será el único dueño, incluso de los minifundios. Y, por consecuencia, morirá todo vestigio de libertad política. Un solo patrono- -el Estado- -y todos los subditos, obreros. En la sociedad burguesa, la libertad política del obrero está garantida frente al patrono por el Estado. En la comunista, Estado y Patrono son el mismo ente. En resumen: España se proletarizaría brutalmente. Gran paradoja: Un movimiento nacido contra el salariado conduciría a la universalización del salario y de su servidumbre. Millones de españoles que son clase media, o se aproximan a ello (magistratura, notariado, registradores, personal de curia, intermediarios comerciales, agentes de Cambio, transportistas, profesorado, comercio de lujo, restaurantes, jefes y oficiales, rentistas, burócratas, etc. etc. descenderían económicamente a la categoría de obreros manuales. España, como Rusia, pretendería superindustrializar al minuto. La pequeña burguesía se hundiría irremisiblemente. A la postre, imperaría un nivel económico de miseria: un jornal medio ds ico ó 150 pesetas mensuales. Y nada de, a cada uno según sus necesidades. Ese era el lema marxista. La realización rusa, con el stajanovismo, es a cada uno según su trabajo... a desfajo... EL SR. CALVO SOTELO DESARROLLA EN UNAS DECLARACIONES ALGUNOS PUNTOS DE LOS OUE HUBIERA TRATADO ANOCHE EN EL CIRCULO DE LA UNION MERCANTIL El peligro comunista y el mito soviético. Colapso de la iniciativa privada. Perspectivas de una Dictadura comunista en España qu: no sería pasajera, como muchos creen y cuya nota característica sería el terror. Cómo reaccionar contra la amenaza revolucionaria. Justicia social y un poder políticamente fuerte fundado en la discip ina y en la continuidad histórica de España Suspendida por acuerdo de la Junta directiva del Círculo de la Unión Mercantil la conferencia que el Sr. Calvo Sotelo había de dar anoche en aquel local, hemos creído de interés periodístico recoger del ilustre tribuno algunas manifestaciones de las que hubiera tratado en el acto de referencia. de la mano de obra; encarecen los costos; el consumo se contrae. El paro progresa, en cambio. De hecho funcionan los Comités de control obrero. Aunque los rechaza ei programa del Frente Popular, y aunque en Rusia han perdido desde 1934 toda potencia dé inmixtión en el orden técnico y fabril. Nosotros, siempre rezagados... ¿Y- si seguimos así... -Pues no se dude: desembocaremos en un comunismo. No libertario, sino dictatorial. Dictadura, más que del proletariado, sobre el proletariado y contra la nación. Para justificarla se aducen una falacia y un sofisma. La primera, que sería modalidad transitoria. ¡Sí, sí! En Rusia dura ya diecisiete años y no se le ve el fin. Rusia, políticamente, está peor que Francia en 1750. En cuanto al sofisma, es bien claro: dicen que esa dictadura no será arbitraria, ni violenta, sino una democracia proletaria en régimen de dictadura legal contra la burguesía Y añaden: como la democracia burguesa es una dictadura legal contra el porletariado ¡Bueno! Con esa dictadura burguesa -soi disant- -Largo Caballero ha sido consejero de Estado, y en 1931, ministre. El positivo peligro comunista ¿Qué ha ocurrido con su conferencia en, el. Círculo Mercantil? -Pues lo que A B C dice hoy: que se ha diferido sitie die por su Junta directiva. Me habían invitado hace meses a ocupar su tribuna. Accedí gustoso y honrado. Días atrás convinimos fecha, hora y tema. Pero el jueves la Junta me mostró sus temores, no sé de qué posibles incidentes, y yo, bien a mi pesar, tuve que dejar el asunto en sus manos. La Junta resolvió diferir. Esto es Jodo. ¿Qué pensaba decir en la conferencia? -Su tema era éste: Perspectivas. econó- micas y sociales de la hora actual Al desarrollarlo me proponía mostrar tres cosas: la existencia de un peligro comunista creciente; sus efectos, tanto mientras sólo fuese tal peligro como si se convirtiese en realidad trágica, y la manera de reaccionar contra él. ¿Es tan positiva esa amenaza comunista? -A mi juicio, sí. Primero, porque Rusia quiere sumar algún Estado más a la constelación marxista, y ninguno más propicio que España. (Por fas o por nefas, el comunismo tiene cerrado todo h orizohte en Asia, América y en el resto de Europa, al menos por ahora. Segundo, porque- el mito soviético presiona la mentalidad de centenares de miles de compatriotas, como resorte mirífico de felicidad. Es puro doublé y lo manipulan traficantes, iluminados snobs. ¡Pero fascina Tercero, porque el actual Gobierno es heredero espiritual de la- revolución? -dé octubre. Y, sobre todo, porque el marxismo se está incrustando en el Estado español a ojos vistos. Por vía sindical y pbr vía política. El Sindicato obrero substituye al Estado constitucional en el ámbito económico- social, y sojuzga a obreros, patronos y Estado. (Pensaba exhibir ejemplos concluyentes. Los resortes de la reacción contra el peligro -El panorama es desolador. ¿Cómo eludirlo? -Yo no veo mas resortes eficaces de defensa, que la. organización ardorosa de las clases medias. Por supuesto, el sistema: democrático nos conducirá al comunismo, velis nolis. Lea usted A B C El freno, poderoso, ha de articularse por las clases medias, y sólo por ellas, ya que en sus manos está el patrimonio- -inmaculado y voluminoso- -de la ci vilización contemporánea. Así lo han hecho en, otros pueblos. España no debe ser ex- -Esa dictadura concentrará en sí todos cepción. los poderes... -Pero esa reacción, ¿ha de tener matiz- -Para mi, la dictadura no consiste en la concentración de poderes, sino en la caren- político? -Adivino su objetivo. Pues bien: seré cia de frenos. Un poder muy fuerte, frenado por resortes éticos morales, religiosos, enteramente franco. En esta hora, hay que históricos, no será nunca dictatorial. Un po- superar ciertas divisorias. Nadie desconoce der sin esos frenos degenera fatalmente en mi fe política. No la oculto, menos aún la dictadura. Tal el caso de Lenine, que en Es- abandono. Pero digo corfim populo que, en paña reproduciría Largo Caballero, libre de rieágo la vida misma dé la nación, deben frenos de continuidad histórica, social y eco- dejarse en suspenso otros (problemas que no nómica, y poseído de esa dantesca enferme- sean el que pesa angustiosamente sobre todad del espíritu que alguien llama la hiper- dos, el social: comunismo o Estado nacional. trofia de la certidumbre ¡Con qué impasi- Pues a resolverlo en coincidencia patriótica bilidad harian de la nación entera un cone- cuantos posean sano sentido nacional y sojillo de Indias puesto al servicio y ensayo cial. Respeto opiniones discrepantes, si las hubiere; j ero entiendo que proceder ide otro de ese credo marxista aún inédito... modo sería dispersar parte de las huestes que han de contener la revolución social. Ante su einpuje arrollador, impónese; una máxima unificación de esfuerzos. So pena ds Lo que ocurriría, instaurado el hacerle el juego... -Entonces, ¿es usted accidentalistá? comunismo- -i Ah! no; de ninguna, manera Y en t Y ya instaurado el comunismo, ¿que me distingo de ciertos núcleos. Ni lo soy ni me; prestaré jamás al turno de rotación, ni ocurriría? -Es fácil, condensar sus efectos, que se- á ser ministro de quita y pon en combina rían. duraderps, contra lo que- suponen mu- ciones ministeriales por el estilo de las rju ¿chos ingenuos. En primer término) terror. padecimos en el segundo bienio. Yo creo que ¿Y qué efectos produce todo eso? Sí. Terror sistemático y calenturiento. Lo el avance comunista no será frenado por los- p- En; primer aérmino, incertidumbre- Je- aoában de- decir: iin ifanden ueríds con insjíriunentos. del reg 3 démocrátteó. íajglajtaL Está colapsada la iniciativa privada. Se nada ni con nadie En segundo lugar, su- nientario, (jue loihanYiñipufeado y facifitájáe. erran fábricas; disminuye el rendimiento presión absoluta de la propiedad privada. El Y. qWe se impone, por ello, -forjar pitea. c- Lea u s t e d A B C