Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. VIERNES 17 DE ABRIL DE 1936. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 28. La fuerza pública penetra en la obra en construcción de la calle de Miguel Ángel Poco después de producirse el tiroteo, y cuando se logró restablecer en parte el orden, la fuerza pública, que rodeaba el cadáver, y que desde los primeros momentos se a delantó, pistola en mano, para repeler la agresión, penetró en la obra en. construcción de la calle de Miguel Ángel. En ella encontró a varios obreros, a los que obligó a levantar los brazos, sometiéndoles después a un minucioso cacheo. Seguidamente, la fuerza procedió a una detenida requisa de la obra; que resultó infructuosa. Algunas personas, que se hallaban en los alrededores de la obra, aseguraron que los autores de los disparos habían huido. También parece que al llegar la Guardia civil a la obra en construcción, vio cómo salían corriendo dos o tres obreros, que esgrimían pistolas. Después de verificados los cacheos, todos los detenidos. fueron trasladados a la Dirección general de Seguridad en una camioneta de las fuerzas de Asalto. Con arreglo al artículo 31 de la ley de Sa- Propiedad intelectual y al articulo Í 8 de sil Reglamento, A B C reserva el derecho de reproducción de los artículos publicados en este número. incidentes figura uno del que fue protagonista el conductor de un tranvía de la línea Cibeles- Cuatro Caminos, que al pasar junto al cortejo levantó el puño. Esto produjo gran excitación entre algunos de los elementos que figuraban en el cortejo, los cuales se abalanzaron sobre el conductor con ánimo de agredirle. El mencionado conductor resultó herido. Primera relación de las víctimas En la Casa de Socorro de Buenavista, y por los. doctores Jiménez Escalade, Lizasiáin Sánchez, Aguilar y Martín Pérez, fueron asistidas las siguientes personas: Gregorio Jiménez Duque, de veinticinco, años, guardia conductor de Seguridad, de una herida de arma de fuego en la cara interna del muslo izquierdo; pronóstico reservado; Emilio Cano Herrero, de cuarenta y ocho años, empleado de Correos, de una herida en un muslo, de pronóstico grave. Fue trasladado al hospital. Federico Bertolcno Roncacil, de sesenta y siete años, propietario, herida por arma de fuego en la región glútea izquierda, pronóstico reservado; Antonio Mena Fraula, de cincuenta y un años, frutero, tiene una herida y contusiones en la región parietal izquierda; Luis Romeo Julia, da veinte años, herida en la región glútea derecha, pronóstico reservado; Luis Sánchez García, de diecisiete años, con domicilio en Covarrubias, 35, leve; Daniel Araujo Calleja, de dieciocho años, leve; Juana Bertrán González, de cincuenta años, y Antonio Pérez, de cincuenta y tres, leves; Ángel Sánchez Jiménez, de cincuenta y un años, agente de Vigilancia, leve; Gregorio Marina de la Cal, de veintinueve años, leve. En la Casa de Socorro de los Cuatro Caminos se prestó asistencia a Marcelino Sánchez Zaraza, de veintiocho años, tranviario, leve. Juan Pérez Gómez, de veinticinco años, guardia civil del 4.0 Tercio motorizado. Tenía la luxación del hombro derecho. En la Casa de Socorro de Chamberí fueron asistidos Calixto Soriano, de veinte años, de Jaén, guardia civil, con domicilio en el cuartel de la Batalla del Salado, leve; Alfonso Pérez Cordero, de cincuenta años, de Almería, gerente de la Casa Royal, con domicilio en la Avenida del Conde de Peñalver, número 41, leve; Jacinto Fernández Sanz, de treinta y un años, chófer, domiciliado en Berruguete, 25, leve; Gregorio Morales García, de diecisiete años, Olivar, 32, herida por arma de fuego en el brazo izquierdo y contusiones, pronóstico reservado; José Sainz, de cincuenta y ocho años, de Burgos, Conde de Peñalver, número 7, herida por arma de fuego, grave; Ignacio Marín Carrión, de veintiocho años, de Irún, con domicilio en Sainz de Baranda, 6; herida por arma de fuego en la cara y contusiones, pronóstico reservado; Luis López Ibarra, dá treinta años, domiciliado en Canillas 16, leve. También fue curado Carmelo Erefe, de cincuenta y cuatro años, herida grave, que ingresó en el hospital Provincial, trasladado por un guardia civil. el joven D. Andrés Sáinz de Herédia y Arteta, primo hermano del ex diputado a Cor- tes D. José Antonio Primo de- Rivera. Presentaba una herida de bala en la cabeza, con salida de la masa encefálica, a consecuencia de la cual falleció a poco de ingresar en el benéfico establecimiento. La víctima contaba veinticuatro años de edad y era estudiante, con domicilio en la calle de Veláquez, número 122. En la Casa de Socorro del distrito de la Universidad ingresó gravemente herido deun balazo en la cabeza Manuel Rodríguez Gimeno, que dejó de existir- a los pocos momentos. También falleció a poco de su ingreso en la Casa de Socorro del distrito de Buenavista Luis Rodríguez Vargas, de veintitrés años, domiciliado en la calle de Alcántara, número 27, que sufría una herida de bala en la cabeza. El guardia de Asalto afecto al Parque Móvil, Gregorio Jiménez Luque, que presenta una herida de bala en el muslo izquierdo, ingresó en el hospital Militar de Carabanchel. Nuevas agresiones sobre los que formaban a comitiva No obstante los disturbios relatados, la comitiva siguió su marcha. Al llegar a la altura de la calle de Lista, desde las azoteas y terrazas de distintas fincas fueron hechos sobre el acompañamiento del cadáver nuevos disparos. Las fuerzas de Asalto y de la Guardia civil subieron a los tejados de las casas desde donde se suponía que habían sido hechos los disparos, pero no encontraron a nadie. Este nuevo incidente recrudeció la alarma, y mucha gente huyó hacia la calle de Serrano, donde los guardias practicaron numerosos cacheos y detenciones. El comercio cerró sus puertas por aquellos lugares. También cerraron sus portales casi todas las casas particulares de la citada vía. Nuevos disparos desde otra obra en construcción Después del último incidente, la comitiva pudo llegar hasta la altura de la casa número 6 del paseo de Recoletos, donde se realizan obras para levantar varios pisos. Desde estas obras fueron hechos otros diez o doce disparos sobre el cortejo. Muchas de las personas que figuraban en la comitiva recomendaban calma y prudencia, y consiguieron restablecer el orden. Puestos de nuevo en marcha la carroza fúnebre y su acompañamiento, las fuerzas de la Guardia civjl y Seguridad y algunos oficiales del Ejército penetraron en la obra donde se habían hecho los disparos y practicaron un registro y varias detenciones. En diversos Centros del distrito de Chamberí han sido asistidos Antonio Frade, que vive en la calle del Doctor Ramírez, 5, y presenta contusiones en la cabeza, de pronóstico reservado; Manuel Cabo, habitante en la plaza de Antonio Zozaya, 15, que sufre una herida contusa en la región mentoniana, de pronóstico reservado; Ignacio Mir, domiciliado en la calle, de Carnicer, número 30, presenta una herida por arma de fuego en la fosa ilíaca izquierda, de pronóstico grave; Fernando Sanz, que vive en la calle del Doctor Villa, 14, sufre herida contusa en la cabeza, de pronóstico reservado; Gregorio Barea Barrios, habitante en la calle de Rosalía Ti ujillo (Guindalera) heridas de pronóstico reservado; Juan José Benítez Olivares, vecino del Puente de Vallecas, que sufre lesiones leyes; Manuel Morales Vasallo, con domicilio en la calle de San Bernabé, 18, y Eugenio Lázaro, que vive en la de Bolívar, número 6, ambos con heridas en la cabeza, de pronóstico reservado. Más heridos en el distrito de Chamberí El cadáver del alférez de la Guardia civil recibe sepultura No obstante la excitación de que daban muestras los grupos que acompañaban al cadáver, y mientras los heridos recibían asistencia en las diversas Casas de Socorro, la comitiva continuó por la calle de Alcalá. Durante el trayecto desde la plaza de Manuel Becerra hasta el cementerio no ocurrieron incidentes, salvo algunos hechos aislados, de escasa importancia. El cadáver recibió sepultura a las seis de la tarde, hora en que regresaron a Madrid los que formaban el cortejo. Entre muchos de éstos y otras personas que se hallaban en la calle de Alcalá se formó, a última hora de la tarde, una manifestación que fue disuelta por la fuerza pública. Oon motivo de los trágicos sucesos desarrollados durante la jornada de ayer, el Juzgado de guardia, que lo era el número 16, comenzó inmediatamente sus actuaciones. Las autoridades judiciales recorrieron los distintos lugares, teatro de los sucesos, y los distintos centros benéficos donde recibieron asistencia los heridos. Casi todos éstos prestaron declaración y, según nuestras noticias, coinciden en afirmar que la primera agresión, así como las otras que se produjeron después al paso de la comitiva, Renace el entusiasmo entre los concurrentes al acto A lo largo de la Castellana, y por las dos calzadas, marchaban, escoltando el entierro, fuerzas de la Guardia civil, que vigilaban las casas desde donde se suponía que podían hacerse disparos. La comitiva ganó al fin la calle de Alcalá, y al llegar a la altura de la de Par- diñas, el. entusiasmo de los que acompañaban al cadáver era enorme. 1 Las diligencias judiciales Más incidentes y tiroteos En la plaza de Manuel Becerra, así como en diversos lugares al paso de la comitiva, se produjeron otros incidentes. También hubo tiroteos, a consecuencia de los cuales aumentó el número de heridos. Entre estos En distintas Casas de Socorro fallecen tres de los heridos En la Casa de Socorro del distrito de Chamberí ingresó, ya en estado preagónico,