Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
B C. VIERNES j f B E ABRIli DE 1936. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 27, DURANTE EL ENTIERRO DEL ALFÉREZ DE LA GUARDIA CIVIL D. ANASTASIO DE LOS REYES, RESULTAN VARIOS- MUERTOS Y NÚ Presidían el duelo el subsecretario de Guerra, el inspector general de la Guardia civil, el director general de Seguridad, el jefe superior de Policía y otras autoridades. Los primeros disturbios. Se dispara contra el acompañamiento desde una casa en construcción en la Castellana. Después se repitieron Jas agresiones en Recoletos. Nuevos incidentes y tiroteos en Ja plaza de Manuel Becerra. Relación de las víctimas La comitiva fúnebre, formada por representaciones de todos Jos Cuerpos del Ejército y de la fuerza pública por varias personas, las cuales se abalanzaron sobre el desconocido, con ánimo de agredirle. Algunos agentes de Policía y guardias de Seguridad trataron de evitar que el mencionado sujeto fuese golpeado por la muchedumbre. En evitación de eHo intervino también el jefe superior de Policía, don Pedro Rivas, cuya personalidad no íué de momento reconocida por el público, y recibió también algunos golpes. Al cabo de grandes esfuerzos, los agentes consiguieron restablecer el orden, haciendo saber quién era el Sr. Rivas y la intervención que había tenido en el suceso. Cuanto al individuo que sacó la pistola, fue detenido y trasladado a la Comisaría de Vigilancia del distrito. La comitiva reanudó la marcha en perfecto orden, hasta llegar a la altura del edi ficio que ocupa ía Escuela Normal. Allí se produjo un nuevo incidente, promovido inadvertidamente por un fotógrafo ambulante, que quiso tirar una placa. El público interpretó que de lo que se trataba era de hacer uso de un arma, y esto bastó para que un numeroso grupo se lanzara sobre el fotógrafo y tratara de agredirle. La fuerza pública intervino de nuevo y logró evitar la agresión. Con motivo de estos primeros disturbios comenzó a cundir un estado de excitación y alarma entre los concurrentes al acto, y hubo sustos y carreras, a consecuencia de las cuales resultaron algunas personas levemente lesionadas. fue causa de que se reprodujeran la confusión y alarma entre los asistentes al acto. Algunas personas trataron de refugiarse en el portal de una finca, donde también s e dijo que había logrado ocultarse el individuo que hubo de sacar el arma. Esta versión determinó que algunos elementos trataran de asaltar la finca, cosa que evitaron los guardias, cerrando el portal. Por el momento renació la tranquilidad, aunque aparentemente, toda vez que la excitación continuaba cada vez mayor entre los componentes de la fúnebre comitiva. Incesantes vivas a España y a la fuerza armada En los intervalos entre uno y otro incidente, y cada vez que la comitiva reanudaba la marcha, sus componentes no cesaban de dar vivas a España y a la fuerza armada. Todos mostraban en su actitud un entusiasmo indescriptible al prorrumpir en estos gritos. No obstante, la excitación, como decimos, iba en aumento, Ayer se verificó el traslado del cadáver del alférez de la Guardia civil D. Anastasio de los Reyes, muerto durante el tiroteo que se produjo en el paseo de la Castellana el día 14 con motivo del desfile militar celebrado para conmemorar el quinto aniversario del advenimiento de la República. Durante toda la mañana, lo mismo que la noche anterior, habían desfilado innumerables personas por el Parque Móvil y por el cuartel de Bellas Artes para testimoniar a la Guardia civil su pésame por la muerte del alférez. A la una y media de la tarde, el cadáver, que se hallaba depositado en- el Parque Móvil, fue trasladado al cuartel de la Guardia civil de pellas Artes, situado en los altosdel antiguo Hipódromo, donde permaneció hasta las tres, hora señalada para él entierro. Poco antes de dicha hora comenzaron a llegar a las inmediaciones del cuartel de la Guardia civil millares de personas, tanto pertenecientes al benemérito Instituto, como a las fuerzas de Asalto, Carabineros y representaciones de todos los Cuerpos del Ejército. También acudieron numerosas per- sonalidades civiles, deseosas de sumarse a la manifestación de duelo que se iba a verificar. Abría marcha el clero parroquial, con cruz alzada, y a continuación iba el fé- retro a hombros de varios compañeros del Nueva alarma en el paseo de la finado. Presidían el duelo el subsecretario Castellana de Guerra, general Mena, y el inspector general y jefes más caracterizados de la GuarLa comitiva siguió su marcha; pero a dia civil. Figuraban asimismo en la presi. -los pocos pasos del lugar donde antes se dencia el director general de Seguridad, se- había suscitado el incidente que relatamos, ñor Alonso Mallol; el jefe superior de Po- Un individuo hizo ademán de sacar un arma. licía, Sr. Rivas, y el comisario general de Otros aseguran que, efectivamente, el sujelos Servicios de Investigación criminal, se- to en cuestión hubo de sacar una pistola e por Lino. Entre la concurrencia se encon- hizo ademán de disparar contra los concutraban los Sres. Gil Robles, D. Honorio rrentes al acto. Con este motivo se promoMaura y otros significados políticos de de- vió un nuevo incidente, que aumentó la exrecha. citación de que ya era presa el público y En la presidencia familiar figuraban el hijo del finado, D. David de los Reyes, y varios parientes. En el cortejo iban también todos los guardias civiles francos de Nos vemos favorecidos diariamente con innumerables cartas en que los servicio. Dos coches, completamente cubiertos de lectores de A B C exponen iniciativas coronas, precedían la carroza fúnebre. v observaciones, muchas de ellas opor- Desde una obra en construcción hacen una descarga cerrada sobre el cortejo El fúnebre cortejo siguió avanzando por el paseo de la Castellana, hasta llegar a la parte posterior de una obra en construcción, que tiene su entrada principal por la calle de Miguel Ángel, número 22. Al pasar la comitiva frente a dicha obra se hizo sobre ella una descarga cerrada. La agresión fue cometida desde la citada obra, empleándose, según se pudo luego averiguar, pistolas, ametralladoras y, seguramente también, alguna ametralladora de mayor calibre. Lo inopinado de la agresión y sus lamentables consecuencias determinaron el incidente de mayor gravedad de la jornada. La alarma y la confusión crecieron de punto; la gente corrió, perdida ya la serenidad, en distintas direcciones, y entre tanto, varias personas cayeron a tierra víctimas de los proyectiles. maiana Á B G Entre las personas que cayeron heridas por efecto de los- disparos figuraba un muchacho como de dieciocho años de edad. El herido presentaba un balazo en el vientre y daba muestras de hallarse en estado muy grave. En vista de ello fue trasladado en un coche al cuartel de la Guardia civil de Bellas Artes. Como el estado del herido fuese extremadamente grave y no se le pudiera asistir debidamente en el botiquín del cuartel, se ordenó su traslado al Equipo Quirúrgico del distrito del Centro. Traslado de heridos a Clínicas y Casas de Socorro En distintos vehículos fueron trasladados también los restantes heridos a las clínicas y Casas de Socorro más. cercanas. En la asistencia de los heridos han tomado parte los médicos de las Casas de Socorro de Chamberí y Buenavista, los del Equi- o Quirúrgico del Centro y los del hospital de la Cruz Roja. Los primeros disturbios. Sustos, agresiones y carreras En los instantes en que la comitiva iba a romper la marcha, un individuo que se hallaba entre la concurrencia sacó una pistola del bolsillo. La acción fue observada tunas v plausibles. No siéndonos Oosible materialmente contestar a tan copiosa correspondencia, r o g a m o s a nuestros comunicantes que reciban en estas líneas nuestra disculpa y no interpreten como descortesía la falta de respuesta particular.