Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIENTRAS SURGE Tiene razón el siempre axhxiirable y admirado Fernández Flórez. El comentario político es hoy en España perfectamente extemporáneo. Son obras, no palabras, lo que se necesita. En otros términos ya dijo lo mismo la Escritura: Hay un tiempo para hablar y otro para guardar silencio. Estamos, sin duda, en este último. Los que hablaban y hablaban, incansables, han enmudecido, aquejados de repentina afonía. se han suprimido los fin de semana mitingueros Mas, a pesar de todo, no me resigno a un renunciamiento que se me antoja deserción. Acción es el Verbo, arma la pluma y el periódico puesto de combate. Aun a sabiendas de que no servirá de nada (nunca hubiera servido para mucho) quiero trazar un artículo al que habrá que incluir en un género, no comprendido en la clasificación que hace el humorista insuperable, entre los que aspiran a señalar los yerros cometidos y a precaver los males que amenazan. Que estamos mal, muy mal, rematadamente mal, es indudable. Pero hay que saber por qué- estamos mal. Lo estamos porque unos se esfuerzan en destruir la organización actual, sustituyéndola por otra en la que todo, desde lo elevado y trascendental hasta lo efímero y menudo, sea radicalmente opuesto a lo ahora dominante, y otros se obstinan en defender todo lo conocido sin la menor rectificación ni concesión como si todo fuera óptimo y perfecto. Intransigencia se llama este pecado. Contra él, como virtud opuesta, la serena comprensión que reconoce que hay principios eternos, inmutables, verdades que no están sujetas al almanaque ni al reloj y que son hoy tan sólidas como lo eran en tiempo de Augusto, y como lo serán dentro de dos mil años, pero que hay normas e instituciones sociales y jurídicas que pue- den y deben variar, porque habiendo sido buenas, o por lo menos aceptables, en un momento son susceptibles de mejora. La propiedad es un derecho natural; la esclavitud una forma viciosa de propiedad reconocida durante siglos por las leyes civi les, aunque siempre anatematizada por la ley de Cristo como opuesta a otro derecho natural e inalienable: el de la libertad humana. El capital es un factor indispensable para la producción; el capitalismo, un régimen defectuoso por el que se rompe el equilibrio en que deben vivir los elementos productivos humanos (capital y trabajo) haciendo que éste se someta a la servidumbre del primero. La existencia de una asamblea a cuya consulta y decisión se entreguen los asuntos que interesan al gobierno del país es algo tan instintivo que crea en las tribus y en los patriarcados los consejos de jefes, ancianos y notables; el parlamentarismo, que hace depender la vida entera de una nación de lo que se fragua en un casinillo de socios remunerados, es una funesta corruptela que es indispensable y urgente liquidar en previo y especial pronunciamiento si se desea, de veras, hacer algo de provecho. Así en todo. Nada hay en lo humano que sea absolutamente bueno ni absolutamente malo. Nadie puede ufanarse de tener toda la razón. A nadie se le puede reprochar el estar por completo desprovisto de ella. Si alguna doctrina existe opuesta a la naturaleza, a la justicia, a la conveniencia y a la lógica, es el comunismo. Pero cuando el comunista dice que el vigente sistema de reparto, por el que el propietario y el empresario s. e reservan los beneficios, dejando al trabajador como única participación el salario, es un sistema poco equitativo, el comunista dice verdad: una verdad poco original- -cual suelen ser casi todas las verdades- -pues ya la habían afirmado muchos, y antes y con más autoridad que nadie los Santos Padres y los Pontífices siguiendo al Evangelio. El pobre liberalismo sufre, la mayor 3 ssgraeia que puede padecerse en esta época de novelería y frivolidad, en la que todo se hace según patrón y figurín; la de estar pasado de moda. Pero, a despecho de los que quieren superarlo y de los que no le perdonan que naciera, su aprecio de la persona- lidad, su exaltación del hombre- -tan cristiana en el fondo- -su rotunda afirmación de la libertad como coexistencia y coordinación de todos los derechos perdurarán aunque se indignen los que quieren que la Obra mande sobre el autor. Claro es que este liberalismo (personalista o humanista, en oposición al socialismo de un lado, y de otro al nacionalismo y al estatismo, que son los socialismos de aquellos que hacen marxismo sin saberlo) no tiene nada que ver con el alegre desenfreno de esos que tienen por síntoma de gobierno liberal el que en las calles se exhiban y vendan folletos disolventes y manualetes pornográficos. Ponerse en la razón de los derhás, reconocer que en lo que está entregado a las disputas de los hombres. sólo poseemos un trozo de razón que hay que engarzar a los trozos de razón de los otros. Y he aquí que, burla burlando, como en el soneto de Violante, he llegado al final dealgo que puede pasar por un artículo político. No me arrepiento de haberlo escrito. ¿Acaso hubiera podido emplear el tiempo en algo mejor? Cierto será que no se entretienen en leer los que ocupan las trincheras. Pero ¿es que ahora, fuera de algunos muchachos abnegados, hay alguien que vaya a las trincheras como no sea buscando refugio y escondrijo? No se debe ser comentarista, sino cronista de hechos. Mas para que la crónica no sea la de maese Langostino es preciso que haya hazañas que relatar. Me sería muy grato hacer de Hornero. i Pero, por raáa que lo pretendo, no llego a descubrir ningún Aquiles! FÉDEHICO SANTANDER DURANTE UNA CORTA TEMPORADA 3oo R 540 Cinco válvulas Ondas me E día y larga Precio Pesetas 1,500. EN DISCOS A SU ELECCIÓN AL COMPRADOR DE UNA DE ESTAS MAGNÍFICAS RADIO JLICTROLASo deje de aprovechar esta inmejorable oportunidad. Adquiera ahora esa Radio Electrola La Voz de su Amo que siempre ha deseado, y obtenga al mismo tiempo- -como obsequio especial- -una magnífica colección de los famosos Discos La Voz de su Amo y Odeón El placer que llevará a su hogar esta doble adquisición no es comparable a ningún otro. RE 541. Cinco váívulos Ondas m día y larga Precio PtdS. 1.55O R 570 Ctnco va vulas Ondas me ¡E día y larga Cambio automático de discos. Precio: Pesetas 2.350. J 4 LR VOZ DE SU PIDO