Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. SÁBADO 28 DE MARZO DE 1936. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 23. ALEMANIA RECHAZA LA PROHIBICIÓN DE FORTIFICAR LA ZONA RENANA E INSISTE EN QUE LA IGUALDAD DE DERECHOS DEBE SER ABSOLUTA A B C en París. El Pacto francorruso ha entrado ayer en vigor. De las próximas conversaciones entre los Estados Mnyores inglés, francés y belga. Ribbsntrop regresa a Alemania. Hit er taba ante más de cien mil obreros El discurso de Hitler y el artículo de la Correspondencia oficiosa alemana indican claramente que Alemania se opone a las semi- tnedidas propuestas por Edén. Siempre decíanlos que los alemanes no comprendían la actitud demasiado matizada de %lo s britá nicos. Entweder- oder: o una cosa u otra. La posición en que se coloca Alemania es ésta: si ella es culpable, si se desconfía de sus intenciones, que se le diga francamente; si no se quiere admitir, la igualdad de derechos, que se deje de negociar con el Reich; pero que no se diga que se negocia a base de la igualdad y que al par se trate de prohibirle levantar fortificaciones en la sona re- nana. Si el país es igual a otros países, tiene el deber elemental de organizar su defensa, sobre todo en una frontera detrás de la cual se levanta la poderosa línea Maginot y después de que la alianza francorrusa ha entrado en vigor. Alemania no está dispuesta a tolerar una igualdad de jure, complicada por tina desigualdad de facto. O es libre c igual, o no lo es. Cualquier casa, antes de volver al espíritu de Versallcs, a las actitudes vergonzantes, a gestos simbólicos de buena voluntad. Hay que creer en la buena intención del Rcich u organizar contra ella la resistencia armada. Medidas claras y varoniles. He aquí, en estas proposiciones, la tesis alemana, que seguramente armoniza mejor con la de un nacionalista francés: que con la del ministro de Negocios Extranjeros británico. Alemania quiere disponer de los mismos derechos y de la misma consideración que cualquier otra gran- potencia. Hay, que olzddar la guerra y su resultado. Hay que negociar sobre un pie de igualdad completa o aislar a Alemania y cercarla. Llegará un día en que Inglaterra comprenderá la significación del razonamiento alemán, y aquel día tendrá que pronunciarse con máxima claridad: concesiones hasta el último límite (también en el terreno colonial) con el fin de dar satisfacción completa al Rcich, o colaboración militar con Francia y sus aliados, con el fin de poder contestar con un no categórico a las den- tandas alemanas. Los que lean los dos documentos que indicamos más arriba, comprenderán que Alemania no se contenta ya con una benevolencia indulgente, como si se perdonara a un niño revoltoso. Si se quiere satisfacer al Reich- -seguimos reflejando la tesis alemana- hay que decir que, al rcv. iilitarizar la zona renana, no ha hecho más que un gesto de elemental derecho de autodefensa. Inglaterra sabrá si quiere pronunciar estas palabras. meno. Confirma la alarma que la elaboración de este instrumento diplomático había suscitado. La energía potencial del Pacto sacude y trastorna los nervios del Continente, antes de que el texto entre en vigor. Ya existe, pues, pública y oficialmente, una alianza francorrusa, conjugada a un equívoco germanof ranees. Igual, exactamente igual que en 1914. La atención diplomática es la misma, pero el panorama militar es otro. Las premisas, iguales; las conclusiones, distintas. Estratégica y políticamente, el objetivo de Alemania esta al Este. La frontera francesa es inexpugnable, y Gran Bretaña acaba, además, de reiterar que su frontera empieza en el Rhin. La integridad de Francia y Bélgica es su propia integridad. Presupuesto, no obstante, que en su declaración del día 31 el fiihrcr rechazará de una vez y para siempre la demanda de no fortificar la zona invadida, intentemos conjeturar la dirección y el volumen de la consiguiente reacción francesa. Alarguemos la serie de hipótesis que ayer, emitimos, con la de una negociación directa entre Francia y Alemania, que se desentendería del factor británico. A una parte considerable de la opinión nacional, resentida de Inglaterra, po- dría halagarle esta perspectiva. No pocos publicistas la patrocinan y encarecen. Mas haría falta que durante las cinco o seis semanas que nos separan de las elecciones el Quai d Orsay no contrajera responsabilidad alguna y que- fueran las derechas quienes salieran triunfantes de las urnas. El desasosiego francés podría también plasmar en una demanda de revisión de la Liga. Su ineficacia, en la forma en que actúa y bajo los Estatutos que la rigen, es bochornosa y patente. El propio Neville Chamberlain dijo anteanoche, al resumir en nombre del Gobierno el debate de los Comunes: En momento oportuno tendremos que revisar toda la situación, y en particular el papel de la Sociedad de Naciones, sus posibilidades y sus límites, tal como está constituida. Habrá que definir mejor los acuerdos entre sus miembros y precisar la parte que les corresponda en el arbitraje de los litigios y el mantenimiento del orden. En suma: la denuncia unilateral del Tratado de Locarno abre en Europa un nuevo período diplomático. El equilibrio de la postguerra era- -ya se ha visto- -un equilibrio inestable. A saber si lo que se pretende construir será más sólido que la parte y el estilo que Francia aportará a la nueva construcción. -D ARANAS. Ante el plebiscito alemán En las fábricas Krupp, Hitler habla ante ciento veinte mil obreros Essen 27, 10 noche. En el discurso que ha pronunciado en el gran hall de la fábrica de locomotoras de la Casa Krupp, en el que se habían congregado 120.000 obreros de dicha fábrica, el führer hizo resaltar, en primer Jugar, que estas fábricas eran una forja, no sólo de armas para la guerra, sinerde armas para la paz. Puso después de relieve las dificultades con que tropezó para la gran obra, que ya se ha realizado, de formar un pueblo alemán unido. Luché por ello, no porque no quiera la paz, sino porque creo que la paz verdadera no puede edificarse más que sobre el respeto y la estima mutua. No buscamos querellas ni conflictos con otros pueblos. Al contrario, como lo he hecho para el interior, busco para el exterior sólo la posibilidad de un amplio acuerdo en beneficio de todos. Pero, igual que en el interior, considero que un acercamiento en el exterior es imposible cuando uno cree poder dominar al otro. (Grandes aplausos. Al igual que en el interior, nunca me someteré cobardemente al exterior LL ÉXITO INME ro INMENSO LA FUGITIVA Por M. O SULLIVAN y JÓEL MC. CREA Rechaza la paz dictada y deshonrosa No hay que buscar querellas; pero tampoco hay que dejarse maltratar por nadie. Este es el problema del momento que se discute en el terreno internacional. Una paz dictada, deshonrosa, que se nos impuso contra el derecho y la razón, nos exigía sacrificios no razonados. Uno de ellos era la carencia de toda defensa militar de un territorio, cuya población es el doble que la de Bélgica. Estábamos dispuestos a soportar este sacrificio mientras la base no fuese saboteada por el otro lado, ni en su letra, ni en su espíritu. Pero en el momento en que uno de los cofirmantes se aleja del espíritu y del sentido del Tratado, yo me hago tan intransigente en el exterior como lo fui en el interior. No. quiero que un pueblo tan grande sea; considerado mo de menores derecho? (Aplausos. Europa parece una casa, en la que viven contiguas, numerosas familias y es imposible que sólo dos o tres se apropien del derecho de hablar fuerte en los pisos de los demás o dar órdenes para determinar qué habitaciones han de ser ocupadas o no. No tenemos el menor interés en los pisos de los demás, ni en Francia ni en Bélgica. EViTE EL PELIGRO de infección en casos de cortadas, rasguños y quemaduras aplicándose en seguida MENTHOLATUM. Calma dolor, esinfecta y cicatriza. Madres previsorassiempre tienen a la mano el insuperable A B C en París Ya existe oficialmente una a ianza francorrusa. Como en 1914 1 París 28, 1 madrugada. (Crónica telefónica de nuestro redactor. La firma del Pacto francosoviético, registrada ayer tarde por los respectivos ministros de Negocios de los Gobiernos contratante? ha pasado inadvertida. No deja de ser curioso el fenó- TREN ESPECIAL Sal. S. abril, a, las. 23. Res- 12 abril, SL las S. Ida y vuelta 1. a el. ptas. 90; 3. a el. ptas. 43. Viajes Orlandi. Pi Margall, 5. Teléí. 18978. A SEVILLA