Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
entre las qué figuran los Estados Lindos de Norteamérica, y como se trata, en realidad, de formar una Liga de Naciones, es evidente que aquélla sufrirá una debilitación harto Por otras muchas Parece que se reunirá en Buenos apreciable. asistirésta ygran interés a razones hemos de con las deliberaciones de la Conferencia Panamericana Aires de Paz, en la que, hasta ahora, 1 0 parece 1 A raíz de la lectura de su mensaje al Con- asomar la famosa doctrina de Monroe, o, megreso de los Estados Unidos por el presidenjor dicho, no ha sido citada en la convocate Roosevelt, en el cjue fiió la conducta uie, toria. a su juicio, debe seguir el continente ameriTodo cuanto tienda a la fraternidad entre cano frente a la posibilidad de una guerra los países de la América española será vismundial, concibió la idea de convocar a una to por nosotros con honda y sincera simpaConferencia Panamericana de Paz, en la tía, y España debe unirse oficialmente a esos que todas las naciones del hemisferio oc- deseos, en tanto que cuidadosamente observe, cidental declararán solemnemente su pro- asimismo, los derroteros de la política interpósito de impedir a toda costa cualquier nacional de pueblos con los que por tantos nuevo conflicto bélico entre ellas. vínculos espirituales se siente unida. Hechas las oportunas gestiones de tanteo y comprobado que el ambiente era propicio JOSÉ GUTIERREZ- RAVE a la realización del generoso proyecto, el presidente Roosevelt, a mediados del pasado mes de febrero, dirigió una carta persoEL IV C E N T E N A R I O nal a cada uno de los primeros magistraDE LA F U N D A C I ON dos de la América española y al Brasil, invitándoles a concurrir a una Conferencia D E B U E NOS A I R E S Panamericana, que, según se desea, inaugure una nueva era de amistad, comprenLa Comisión oficial sión mutua, economía, paz, cooperación cultural y solidaridad americana, usando exEl secretario general de la Comisión ofipresiones del secretario de listado norte- cial del IV Centenario de Buenos Aires, el americano, Mr. William Phillips. ilustre historiador D. Enrique de Gandía, Después del triunfo de la diplomacia his- ha tenido la bondad de enviarnos algunos panoamericana en el caso del conflicto de datos acerca de los propósitos que aquella Comisión tiene para la solemne celebración Leticia y de la conclusión de la guerra del del acontecimiento histórico. Chaco, tras las laboriosas negociaciones de Aunque no está ultimado el programa de Buenos Aires, y cuando algunos de los puefestejos, podemos adelantar que, entre ellos, blos americanos tienden ya a salir de lo figuran la inauguración del monumento a más agudo de la crisis económica, desde D. Pedro de Mendoza, que será simbólico y luego existe un anhelo de recoger sentires comunes de paz, procurando que no se per- sin efigie, por no haberse encontrado retrato turbe de nuevo, y, en el aspecto comercial, alguno del fundador; celebración de un Congreso de Historia americana, con parse trata de llevar a cabo un programa de ticipación de eminentes personalidades de la eliminación de las murallas arancelarias que América española; una Exposición históriobstaculizaban el comercio interamericano, ca y la edición de unos quince gruesos vopor lo que, en cuanto a esto se refiere, los Estados Unidos de Norteamérica desarro- lúmenes de documentos y obras relativos a los orígenes argentinos. llan nuevas actividades, fruto de las cuales en los últimos meses han sido Tratados de La Comisión oficial está formada por los esa índole con Cuba, Haití, Brasil, Colomsiguientes señores: presidente honorario, bia y Honduras, prosiguiendo las gestiones D. Mariano de Vedia y Mitre; presidente, con varios países más. D. Enrique Larreta; vicepresidentes, don Ricardo Levene y D. Rómulo Zabala; sePor otra parte, señala la Prensa hispanoamericana, con toda razón, que nunca como cretario general, D. Enrique Gandía; tesorero, D. Emilio Ravignani; prosecretario y hoy han existido lazos cordiales entre los protesorero, D. Juan Canter, y vocales, gepresidentes de las Repúblicas americanas, fomentados con ios múltiples intercambios neral D. Abraham Quiroga, teniente coronel D. Ricardo Miró, capitán de navio don de visitas en estos últimos tiempos. Así, el general Justo, presidente de la Re- Gastón Vicendeau, capitán de fragata don Carlos Sciurano, D. Manuel B. Carbonell, fjública Argentina, visitó a los presidentes D. Reinaldo Elena, D. Amílcar Razzori, Vargas, del Brasil, y Terra, del Uruguay, en 1933: el Dr. Vargas visitó al general Justo D. Atilio Dell Oro Main! D. Nicolás Besio v al Dr. Terra en 1935, y el Dr. Terra, en eí Moreno, D. Carlos Correa Luna, D. José Luis Cantilo, D. Martín S. Noel, D. Miguel mismo año, correspondió a dichas visitas. El presidente López, de Colombia, que aho- Ángel Cárcano, D. Alejo González Garaño, D. José Marcó del Pont, D. José Torre Rera se dispone a visitar las naciones bolivianas, siendo presidente electo, estableció rela- vello. 1) Luis Mitre, D. Joege A. Echayde, D. Federico Santa Colonia, D. Héctor S. ciones personales con la mayoría de sus coleQuesada, D. Atilio Chiappori, D. Gustavo sias de la América española y con el presiMartínez Zuviría, D. Enrique Udaondo, don dente Roosevelt. Por si eso fuera poco, en los años recién Alberto Gowland, D. Juan Pablo Echagüe, pasados han estado en constante contacto las D. Leandro Anda, D. Manuel Murías Nacancillerías de Hispanoamérica, 3 muy re- via, D. Antonio Polledo, D. Luis Méndez Calzada, D. Pablo Guinea y D. Ernesto cientemente, con motivo de los movimientos subversivos de carácter comunista, se ha es- Aguirre. La Comisión está formada por miembros tablecido una solidaridad internacional, que llegó hasta hacer pensar en una acción con- designados por el Gobierno, cutre los que figuran el ministro de Agricultura; por junta para defenderse contra los manejos de presidente, o representantes de Sociedades Moscú. No podemos aún adelantar nuestro juicio científicas, de Institutos y Muscos, del Ejéracerca de esta importantísima Conferencia cito, la Marina, y de entidades españolas, que se proyecta y que primeramente se pen- formando una representación selectísima de só celebrar en Washington, pero que ahora lo más descollante e influyente de Buenos parece se reunirá en Buenos Aires, a fines Aires. Conforme sepamos más concretamente los le junio o primeros de julio, seguramente coincidiendo con el IV Centenario de la pri- acuerdos de esta Comisión oficial, iremos dándolos a conocer a nuestros lectores, a mera fundación de aquella hoy gran urbe. Se reúne, sin embargo, en momentos de quienes, en su día, informaremos de los más honda crisis del organismo ginebriño, al que importantes actos de la conmemoración histórica, en la que los españoles tenemos parpertenecen casi todas las naciones que irán a Buenos Aires, con excepción de dos o tres, te tan especial. CONFERENCIA PANAMERICANA DE PAZ LA SOC 1 EDAD DE GEOGRAFIA E HISTORIA DE GUATEMALA Esta importante entidad guatemalteca ha: nombrado a varios historiadores españoles socios correspondientes, con el ánimo de estrechar las relaciones culturales, y especialmente las que son materia de su institución, entre España y Centroamérica. Esta Sociedad es una de las más prestigiosas instituciones de América en su género, y en los doce años que lleva de trabajos se ha conquistado un puesto muy honroso entre las instituciones similares de todo el mundo por la tenacidad y alteza de sus labores. Hay una circunstancia muy especial que milita en su favor, y es que ocupándose preferentemente de todo lo que se: refiere al estudio de los Mayas y su admirable civilización precolombina y siendo éste un estudio que hoy apasiona a los arqueólogos e investigadores del mundo entero, todos éstos se encuentran interesados en las labores de la Sociedad y colaboran en su revista. Así es como en cada número de io- j anales de la Sociedad (de los cuales van ya catorce tomos publicados, de cuatro números cada uno) se ven figurar como colaboradores a personalidades de renombre internacional especializados en arqueología, geología, historia, lingüística, etc. americanas. Se ha convertido la revista de la Sociedad, de esa manera, en una publicación que entra a todas las bibliotecas y va a todas partes del mundo con honor y simpatía. Otra de las grandes labores de la Sociedad es la publicación de manuscritos y libros inéditos coloniales. Lleva ya, en sus doce años de vida, quince de esos tomos publicados, entre ellos libros y crónicas de cronistas e historiadores españoles. H a publicado en dos tomos el original (que se conserva en el archivo del Ayuntamiento de Guatemala) de la célebre Verdadera historia de la conquista de Nueva España V Guatemala, por Bernal Díaz del Castillo (que la escribió y pasó sus últimos días en Guatemala) en tres tomos la Historia de 1 Guatemala, del célebre lingüista andaluz fray Francisco Ximéuez (descubridor un Guatemala del famosísimo manuscrito mayaquiché, reputado como la Biblia Maya, y que se llama Popol Vuh, el libro más fundamental que existe de la América precolombina) En dos tomos ha publicado la Historia, general de Indias y particular de Guatemala, del gallego fray Antonio da Remesal. Por su iniciativa, con ocasión del IV Centenario de la fundación de la ciudad de Guatemala, se colocaron lápidas conmemorativas en todos los lugares notables que fueron teatro de sucesos dignos de conmemorarse durante la colonia y durante la época de la vida independiente, exaltando los nombres gloriosos en la historia de Guatemala. Se hizo el apoteosis, tanto de los valientes conquistadores españoles como la de los indios que con no menos valentía defendieron- su terruño, glorificando en esta forma a las dos razas que hoy día forman el pueblo Centroamericano: la española y la indígena. Los socios correspondientes nombrados en España lo han sido, preferentemente, entra aquellas personas que han llevado a cabo o realizan estudios o han hecho publicaciones sobre historia centroamericana. Hasta ahora son los siguientes: doctor D. Rafael Altamira y Crevea, general don Ángel Alíolaguirre y Duvale, D. Jerónimo López d Avala y Alvarcz, don Antonio de Ballesteros y Berrera, don José de Rújula y Ochoterena, doctor D. Rodolfo Reyes, D. Antonio del Solar y Taboada, D. Juan Cofreras y López de Avala y el doctor D. Eduardo Alfonso.