Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. VIERNES 27 DE MARZO DE 1936. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 20. medida contraria, por su radicalismo, a la tónica del Quai d Orsay. Lesionaría, además, ciertos intereses propios o afines que Francia creó a través del organismo internacional. ¿Ruptura diplomática con Alemania? Tampoco es una perspectiva viable. Seria un grito de alarma sin beneficio ni contrapartida alguna para el Estado alarmista. Queda, en fin, el recurso de aplicar sanciones al Reich, perfectamente compatible con el espíritu y la letra del Pacto, que permite a una potencia o grupo de potencias, cuando no existe unanimidad en el Consejo, actuar por sí sola contra el Estado infractor. En todo caso, la sugestión de que Francia reaccionará ante la presunta intransigencia alemana se impone al razonamiento, si excluímos la hipótesis mortificante de una renuncia a la legítima defensa. -DARANAS. La zona desmilitarizada y el Pacto francosovíético Hace constar que se engañaría quien imahuloso Imperio del planeta. Ya esto sólo ginase que fue Francia y Bélgica las que sería suficiente para explicar el rápido des- exigieron la. zona desmilitarizada. La petipegue de Londres, huyendo a todo trapo de ción de la zona desmilitarizada figuraba en la orilla adonde Francia quiere llevarlo in- las reivindicaciones alemanas que produjeútilmente. Pero, adernás, existen otras cau- ron las conversaciones que llevaron a la firsas. La Alemania guillermina codiciaba el ma del Tratado de Locarno. dominio de los mares. Cuando el joven Em Frecuentemente hemos oído hablar del perador aprobó un ambicioso y superfluo diktat de Versalles; pero jamás del diklat plan naval, el viejo Bismarck dijo estas pa- de Locarno. labras: Entonces tenemos que condenarEl Sr. Edén rinde justicia al argumento nos, irremediablemente, a sucumbir bajo In- alemán de incompatibilidad del Pacto franglaterra Pero Hitler ha aceptado límites cosoviético con el de Locarno, demostrando Marina, sus. caLa guerra en defensa de Locarno más modestos en lael Océanoporque no hace que precisamente el Tratado de Locarno preminos no van por y él veía tal eventualidad, y se extraña de que acabaría con el Imperio británico. política de vanidad, sino de utilidad y ho- el Reich considere incompetente al Tribunal nor, que es patrimonio del alma: patrimoHaya para este asunto. Estima que, en Francia pudiera dar muerte a la nio, Patria. Tampoco sus caminos van por de El caso, el Reich podía someter la cuestodo Alsacia o Lorena, a repetir la triste histo- tión a la Comisión permanente de ConciliaSociedad de Naciones ria de una pugna que ha encajonado y en- ción, prevista por el Tratado de arbitraje Berlín 27, 2 madrugada. (Crónica telefócanijado a Europa por cien años, en un caaica de nuestro redactor. Las potencias llejón sin horizontes ni salida. En ese ca- francoalemán. a continuación cómo la argu. Demuestra ¡ocarnianas se pusieron de acuerdo para rellejón está todavía Francia, peleándose con mentación alemana ignora la posición pardactar un memorándum. Pero ahora no se su propia sombra, con el fantasma del si- ticular de Bélgica, posición que no se ha ponen de acuerdo en la interpretación del glo xix, que ya pasó para no volver, o que totalmente, texto. Siempre ha ocurrido así. Primero se debiera haber pasado para siempre. Obse- comprendido que Bélgica, incluso aquí reRecuerda víctima de la nace la Tora. Después discuten los exégetas. sionada con la idea fija de la invasión ale- ocupación de la zona, no ha firmado el TraY luego, uno de los intérpretes califica de mana, se armó hasta los dientes, armó a infieles a los demás y fulmina sobre sus co- Checoslovaquia y a Rumania, armó después tado francosoviético. laboradores la mitad de la ira que reservaba a Rusia y, finalmente, ha concluido por arInglaterra respetará su fhma íntegra para el enemigo. marse un laberinto. Si Inglaterra no le ayuEsta es la breve y monótona historia da- -y no le ayuda- en el mejor caso, ya Todos los que estiman aquí que la tesis le la santidad de todos los Tratados. Y puesta a resignarse, declara muerta la So- alemana tiene peso, ignoran el hecho de que que cualquiera había previsto, menos la ciedad de Naciones; es decir, mata ella mis- prefirió presentarlo por la fuerza y no por previsora Francia, que, con un gesto de mal- ma su propia proyección jurídica. Y enton- la razón. Somos garantes de un Tratado y liumor y de estupor, se sorprende de las sú- ces no será Hitler quien se quede sin som- con esta convicción- tenemos obligaciones bitas variaciones de Inglaterra. Pero lo úni- bra, sino quien haya logrado lo que quiere, muy definidas, y deseo decir, con toda franco verdaderamente sorprendente en este la plenitud nacional, sin un combate. Y si queza, a la Cámara que no estoy dispuesto caso es la sorpresa del Quai d Orsay. La se decide a presionar a Alemania con el a. ser el primer ministro de Negocios Exprimera disputa ha surgido por esto: el me- concurso de Inglaterra- -ayudada tan sólo tranjeros británico que vuelva sobre su firmorándum dirigido a Berlín, ¿es un ultimá- por sus aliados- pues entonces tiene que ma inglesa. (Grandes aplausos. tum o no lo es? Inglaterra ha definido las matar la paz. El sueño de la razón produce Para este país tiene un interés vital el hecinco cláusulas copio meras proposiciones, monstruos, dijo el mejor baturro de todos cho de que la integridad de Francia y Bélgilos siglos. -EUGENIO MONTES. que, en consecuencia, admiten proposiciones ca sea mantenida y que ninguna fuerza arcontrarias, hasta llegar gradualmente, por mada hostil esté en franquicia en las fronmedio del más y el menos, a un puntp de Edén h ce importantes teras. transigencia entre las partes. Esta definición tiene carácter oficial, desde el discurso del El alcance de las conversaciones militares ministro Edén, en los Comunes, y el emba- declaraciones sobre polítiRefiriéndose a ia cuestión de las converjador británico, en Berlín, la ha confirmado saciones de Estados Mayores, el Sr. Edén a Hitler por dos veces. En el pensamiento ca extranjera dice: británico el memorándum es, pues, una in Las conversaciones de Mavitación al diálogo. En el pensamiento franLocarno ha impedido la separa- yores sólo tienen por objetolos Estados oblicubrir una cés es otra cosa: una orden que Alemania gación incluida en el Tratado de Locarno y debe cumplir, quiera o no quiera. En rigor, ción de Renania del Reich son de carácter puramente técnico, no pula discrepancia no versa sobre un pequeño Londres 26, 6 tarde. Ai abrirse la sesión detalle, sino sobre la esencia misma del do- de la Cámara, toman asiento en la tribuna dienclo aumentar en modo alguno nuestras cumento y de la acción política del porvenir. diplomática los embajadores de Francia, obligaciones políticas. En ningún grado. Si una fuerza internacional constituyese Documento que Inglaterra firmó obligada Polonia, como el por causas mecánicas de índole jurídico; Alemania, Bélgica, el ministro así Checoslo- una dificultad y el Gobierno alemán tiene Sr. Norman Davis; de pero sin afilar la pluma, como un arma hi- vaquia, el de Estonia, el del Perú, el prín- otras proposiciones constructivas para sustituir a éstas, estamos dispuetsos a tratar riente y ofensiva. Por la simple razón de de lograr un acuerdo sobre esa base. Fácilque no tiene ningún interés en herir y en cipe Von Bisrnarck, etc. Los escaños y la tribuna pública están remente se comprenderá que, sis alguna conofender a Alemania, y tiene, en cambio, un tribución constructiva por parte de Alemadecisivo interés en defender la paz europea pletos. Míster Anthony Edén sube a l a tribuna nia, la labor de aquéllos, cuyo único objeto y la existencia de su imperio. Imperio que acabaría el día mismo en que la paz eu- para hacer la declaración sobre la política y ambición es iniciar estas negociaciones, sería imposible. ropea se turbase. El día mismo. Recordemos extranjera, qu eesperan todos los partidos. El ministro dice que coloca el debate en que el Tratado de Loearno no obliga en Inglaterra contra las sanciones y un ultimodo alguno a los Dominios, sino tan sólo su verdadero terreno, y añade que habla a a Inglaterra insular. Por tanto, si ésta menos para las naciones de Ultramar que mátum hiciese una guerra en cumplimiento del Tra- para el pueblo de su país Estima que hay Recuerda a continuación que el primer obtado, la haría aisladamente, sin el concur- que distinguir entre los sentimientos naciojetivo fue hallar una solución pacífica y conso del Canadá, de Australia, de África nales y las obligaciones nacionales. tractual a las dificultades presentes. AborRefiriéndose después a la cuestión locardel Sur. damos esta labor con plena conciencia de lo niana, dice: Quiero declarar a la Cámara, y BélAhora bien: los únicos vínculos que unen con toda franqueza, que no estoy dispuesto que hacíamos. Recuerda que Franciaretirada ira principio, insistían en al Imperio inglés son los de la solidaridad a ser el primer ministro de Negocios Ex- gica, entropas alemanas y exigíanlaque esta en caso de guerra. Al primer cañonazo aliOr tranjeros británico que vuelva sobre su fir- de las retirada a ra, quedarían rotos, Aun sin una gota de ma inglesa Recuerda los orígenes de la amistoso, se obtuviese, de falta de acuerdo por la presión las sanciones eco- sanare en? 1 Rhin, naufragaría el más fa- zona desmilitarizada y evoca el Protocolo Véase en la pág. 39 nuestra sección de OPOSIGSOMES Y CONiiüSQS; que tanto interesa a todos los opositores y concursantes. que debe garantizar la seguridad de Francia, y dice: Lo importante es recordar que la garantía contribuyó a convencer al Gobierno francés para que renunciase a la separación de las provincias de Rliin de Alemania v A B C en Berlín