Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Informaciones y reportajes Don Francisco Alvarez- Ossorio y sus bodas de oro con el Museo Arqueológico ñola de Arqueología -Geografía, el no menos ilustre D. Basilio Castellanos, nombrado al poco tiempo di rector del Museo... Desde esa fecha, la labor del señor Alvarez- Ossorio es de suma importancia para la arqueología. Interviene, con notorio éxito, en diversas exposiciones hispanoamericanas e internacionales. E s c a l a destacados puestos. Es nombrado secretario del Museo y vocal y secretario de la Junta de Iconografía nacional vocal de la Junta superior del Tesoro artístico y secretario ds su sección de Excavaciones; vocal, asimismo, de la Junta y de! Concejo Asesor del Cuerpo de Archiveros. Biblio- tecarios y Arqueólogos inspector cíe los Museos arqueológicos del Estado; oficial de Instrucción p ú b 1 i c a de Francia y miembro del Instituto Arrmeoiógico de Berlín. En el 1930 pasa a ocupar la Dirección del Museo Arqueológico NaEl Sr. Alvares- Ossorio conversando con nuestra colaboradora en su despacho del Museo Arqueológico. (Foto cional, y en el 35 es Duque. nombrado correspondiente de la Academia de la Historia. Hace una veintena de días de esto, y aun de Concepción Arenal y cuentos de la Par- Además de innumerables articules en diverla noticia, que voces amigas me dieron como do Bazán; pinitos literarios de los noveles sos periódicos y revistas, ha- Misado catorcaso singular, me suena a sorpresa. ¡Es Benavénte y Unamuno y ensayos escultóce tomos de memorias, de gran importancia tan poco frecuente esta larga permanencia ricos de los jóvenes Inurria y Benlliure; científica. Su discurso de ngreso en la Acadel funcionario en su destino... poesías de la Coronado y apoteosis de la demia de la Historia es un modelo de inves- -Fue en el 1886 cuando entre, por opo- Bernhardt y la Patti; música de Bretón y tigación y conocimientos arqueológicos. sición, en el Cuerpo facultativo de Archi- Barbieri; lienzos de Madrazo y Llimoná el El Sr. Alvarez- Osscrio rehuye todo lo veros, Bibliotecarios y Arqueólogos, del que mayor; filosofía de Nietzscho y dramas de Ibsen... No había rascacielos ni rubias giñs que se relacione consigo mismo. soy el individuo más antiguo. Cincuenta- -En mi vida todo se redujo a cstud ar y años día a día... ¡y parece que fue aj er! desnudas al sol castellano en las playas del pequeño Manzanares. En los tibios cre- a acatar las órdenes de mis superiores- -se- Eh? -salto en mi asiento. púsculos de junio, los últimos chisperos y limita a decir. Mi interlocutor sonríe. manólas, lanzaban madrigales a las primeras- ¿Siempre aquí, Sr. A vare; -Ossorio? Le extraño? -Siempre aquí, en este Museo, que sólo- -No- -contesto repuesto- Hasta me pa- luces verbeneras. Imperaba la música de rece admirable esa frase con que revive us- Schubert, con sus lieds tremendos de tris- me dio una pena verdad: verlo tan poco teza y dulzura, y la de Chopín, el músico conocido de nuestra Patria, pese a haber ted el pasado: Parece que fue ayer... loco de armonías y sobrehumanas inquietu- adquirido en estos últimos cuatro años una- -Y es verdad. importancia casi milagrosa, dado el olvido Callamos. La luz de la mañana, entolda- des, que componía cantos de pájaros con da de azul, rompe los cristales de un am- perfume de flores, y jugaba en sueños con en que lo tenían sumido Gobiernos anteriores importancia que aumentó el valor de plio ventanal y cae i- lo largo y a lo ancho las más bellas estrellas... Sí; era aquél un Madrid sin rascacielos y sin rubias girls sus secciones, que representan una continua de este vasto despacho en que estamos. Las enseñanza desde los tiempes prehistóricos paredes lucen las medallas de unos cuadros desnudas al mordisco del agua y del aire. ¡Era un Madrid con ternura de viejos or- hasta nuestros días. de rostros gloriosos en la Historia, y sobre- -Una pregunta: ¿Qué placer halia usted la mesa, entre una profusión de papeles y ganillos y ambición de soles! en esa continua investigación de lo antiguo? objetos antiguos, un búcaro, llegado de le- -Parece que fue ayer... -El de revivir glorias pasadas y conocer janas tierras, como expresión del más bello ¿Cuánto no podría decirnos el Sr. Alvacolorido, llora, al correr de las horas, la rez- Ossorio de aquel Madrid de entonces? el espíritu de mil generaciones muertas. El amor que despierta todo esto es tal vez por ausencia de unas flores. Pero calla. Cuando rompe este silencio de- -Parece que fue ayer... segundos es para hablar sólo de este Mu- lo mismo que está tan lejano, tan lejano... Callamos otra vez. Después... En las claras pupilas se hacen jóvenes mil seo de sus amores y de su vida toda. (Después, Castellana adelante, un viento recuerdos viejos de años y olvidos. ¡Qué. -Al entrar a formar parte del Cuerpo lejos y qué cerca aquel Madrid de hace me destinaron a la sección de Prehistoria y manso y bienoliente, que ronda los árboles medio siglo... Triunfos de la Tubau y em- Edad Antigua. Me dio posesión del cargo, alzados al cielo sin nubes, me trae la quipezar de la Guerrero: teatro de Echega- en nombre del director, Sr. Bermúdez de mera de una canción de siempre v de ray y Zorrilla; apogeo r! e Castelar y Sal- Castro, meritísimo escritor y arqueólogo, nunca merón; novelas de Galdós y Valera; libros fundador y director de la Academia EspaBLANCA SILVEIRA- ARMESTO