Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DIARIO ILUSTRADO. ANO TR 1 GESIMO S E G Ú N DO. 15 CTS. NUMERO DIARIO 1 LUSTRADO. FUNDADO EL i. DE JUNIO DE 1905 POR D. TORCUATO LUCA DE TENA ACCIÓN SOCIAL Varios sectores de derecha se abstendrán de ir a las elecciones municipales. Es lástima que el edificio de La Nación no estuviera enclavado en las riberas dei Manzanares y que el Manzanares no imitara hace quince días al caudaloso Guadalquivir. Nos ahorraríamos ei inútil esfuerzo de dar explicaciones- -para las que he discurrido los símiles más optimistas y benévolos- -sobre la desaparición de mi única finca laborable, en la que el Gobierno había reasentado re- cientemente doscientos trabajadores, que se quedan sin pan. La corriente impetuosa se lo llevó todo. Los elementos, cuando se desatan, son así de implacables. Con la vida, pude salvar restos de la simiente que he sembrado para que otros recogieran la cosecha durante siete lustros. En tanto la fortuna. me depara terreno propio para proseguir las experiencias, acepto agradecido la hospitalidad gentil y cariñosamente ofrecida por el primer periódico de España. ZO R R I L L A S Amigos de Zorrilla pi: dea, libros para la biblioteca quéipíeiisart fundar en la casa nativa 1 del poeta. Fue en el pasado siglo el genio del idioma aunque menos lírico que Bécquer y Espronceda. Sólo? s comparable con el Víctor Hugo de las Oriéntales en maestría de los ritmos, destreza de estilo y dominación del misterio verbal. Zorrilla, mucho antes que Verlaine, ensenó a Rubén que la poesía es, ante todo, música. Y J o del arte por el arte no había que contárselo a quien en- los Cantos del Trovador decía; Los venid, niñas venid, viejos venid, que vivís de alcázares señores, yo halagaré vuestra pereza; herniosas que morís de amores, yo encantaré vuestra belleza; que idolatráis vuestros mayores, yo os contaré vuestra grandeza... FU ERZ A D E L g, Alemania no está i sóm etida; a; Dictadura, sino gobernada- deráo: r 5? oráticamente (Ultimo- discurso. J de Kítler. Ni entro en la controversia- ni saágq de ella. No me interesa grandemente. -denominar! o calificar los regímenes de gobierno- -aujiie; están sujetos pueblos que no. soh; ef, míp i Lo que en la frase de Hitler llama- mí; atención es el deseo que todavía se advierte. en, algu- f nos sectores de opinión de oponer 4 ardenioerada- a la dictadura y de excusarse dej ésta ante: quienes han aceptado la compañía de? los que blasonan de ejercitarla. Es utiaUrHÍconsciente aportación más al acervo de las, anfibologías, que están acabando con la rec titudi. y la claridad del pensamiento humano? No me remonto a los orígenes de la institución. La dictadura no es como algunos se imaginan, algo que nació de la arbitrariedad de un poder personal; pero aun suponiendo que el dictador no tuviere como normas de su conducta más que su voluntad y la fuerza material de que dispusiese, una v otra son precisamente las características de la democracia. Un partido que obtiene en unas elecciones una mayoría, aunque no lo sea de la nación y ni aun en muchos casos de los electores, hace de su voluntad la ley y del número la fuerza que avasalla los más indiscutibles derechos humanos. El hecho es tan notorio, que lo consagran testimonios irrecusables. Es quizá entre ellos el más valioso- -por el significado de quien lo presta- -el de Proudhon: La tiranía que sejus- tincaba con el derecho divino- -dice; ai pro- pósito de Rousseau- -le era odiosa; y él la reorganizó y la hizo respetable, derivándola del pueblo. Pero es más curiosa todavía la otra ís. ceta del tema. Hitler se excusa, cuando Europa; ha acogido en el seno de la supersocíedad por sus Estados formada, a uno. que no solamente no oculta su condición dictatorial, sino. que ostenta y- la predica para todos. No es otra cosa Rusia que una dictadura. Así se manifiesta sin rebozo y la propugna como medio de salvación para ios demás. Y Europa convive con Rusia, la poii 2, en pie de igualdad en sus Asambleas, y aunen má- s de una ocasión acepta las directrices de conducta que ésta señala. Por, qué entonces había APeínania de esforzarse en apa- recer ante los demás pueblos limpia de la lacra dictatorial? s No se comprenderían, ciertas cosas si se desconociese la naturaleza humana. Sujeta al error, puede, por equivocación, pensar hoy lo contrario do lo que ayer, c- pareció verdadero estimar plausible -una actuación que interioniic; nc cóndeiura. Pero el hombre, además de ser falible. eVvíctima de su propia malicia: v esta le lleva, a caliícar a la vez de verdadero y de falso el- mismo principio, según sus conveniencias. y V aceptar y 11 a f un hecho según süV intereses. Y, rx) es otra el fenómeno que ct- ir sus características políticas se ofrece hoy triando entero. Siendo iguabner. te dic. a. J. -r. í. íH. uiar. do a voluntad, sea ésta de uno o de varios, se aplica el término tan sólo al primero. Aceptada, -exculpada v hasta exaltada una- dictadura, real v efectiva, se combate, se inculpa y. se vitupera otra- supuesta o real que actúa ai mismo tiempo que ia primera. V Í C T O R PRADERA Era un mago recitando sus versos. Le oi de niño en el teatro de Vitoria. Arrullaba a su público como a un niño en los brazos y le dejaba dormido por dentro y frenético Quede ahí, sin lamentaciones pueriles ni de entusiasmo por fuera. No tuvo nunca la protestas ineficaces, el suceso, y vayamos a menor idea de la función moral del arte, ni la actualidad política. Sectores de derechas de que los mito. s literarios como su Tenorenuncian a intervenir en la contienda elecrio fueran, problemas- morales permanentes. toral. Otros vacilan. -Plagúense todos a las Se pasó la vida componiendo versos, recirealidades. El momento no es de artilug. ios tándolos y pidiendo dinero. democráticos, que ya se ha visto cómo conducen a ün solo fin: la revolución. Los reAún no hace- mucho que Rodríguez Mavolucionarios no creen en la legalidad, aunrín publicó algunas cartas íntimas del poeque la invoquen cuando la forjan y utilizan ta, escritas entre 18 S 3 y 1889 en los años a su antojo. Si a nosotros nos repugnan el del cólera y de su coronación en Granada. sufragio inorgánico y el Parlamento, ¿poiEn su precioso prólo gp recoge la respuesta qué contribuímos a la subsistencia de tan qUe dio- el poeta en Bittuco v Negro- a la preescandalosas ficciones? La predicación sin gunta que decia Cualidad que prefiere en ejemplaridad equivale a desorientar, desmola mujer Zorrilla escribió; La de que no ralizar y engañar al pueblo. sea mía ni pueda serlo jamás. Y- como murió a los pocos días, podemos leer en esa Se arguye que no quedan otros caminos hábiles para influir en la vida del país. ¿Có- frase su testamento espiritual. Todas las cartas publicadas por Rodríguez mo no? Faltan por recorrer los conducentes Marín hablan de dinero o de enfermedades. a la mayor eficacia. Si algo asquea al país Ni por un momento asoma en ellas la mees la política. Los problemas políticos están nor preocupación artística, intelectual, morelegados a segundo término y los elimina ral o religiosa, En qué, mundo, vivía Zode la preocupación nacional el agigantamienrrilla? En- uno cfue. lc aplaudía, le facilitaba to de las cuestiones sociales. Se ha inteno le- negaba recursos. Es verdad que el poetado la acción social fuerte y a fondo, con ta, como dijo Sánchez Miguel, vivió y murecio espíritu cristiano, sin caer en l; i merrió ignorando la envidia, ei. valor del dinemelada del socialcristianismo, que el propio ro y la naturaleza de los partidos políticos. sabio y santo León XIII no propugnaría También pudiera decirse de él que vivió; y ahora, como lo hacen Herrera y Ossorio, sin murió desconociendo el bien y el mal. profunda modificación de sus directrices y Nietzsche habla de artistas que sólo son procedimientos? Pues ésa es una obra para grandes orejas u ojos prodigiosos. Me imVila cual no se necesitan diputados ni concejales: pero sí un gran espíritu de sacrificio, -gino a Zorrilla coiv. o a un gran caracol de antenas con que. arrancaba a la historia y una abierta generosidad, que no ande busa las letras los temas y el lenguaje de sus cando defectos con lupa, y un simple sentiobras. y dedicado todo e tiempo a hacer do organizador. Atraer masas humildes mediante el honrado cumplimiento de promesas -rociar- dentro de. su caparazón una música de realizables, impedir que continúen despla- versos en los que iba poniendo, cómo podía, palabras y sentido, EL mundo circunzándose de nuestro campo las clases medias, dante sólo existía en cuanto- era necesario es obra muy superior a la de procurarse es- para pagar la compra- cotidiana! caños en Cámaras y Concejos. Fue Zorrilla, en s. íinia: vel poeta de uíia La política española no tiene hoy más que época de bel esnte que- no veía en- él arte dos soluciones contrarias y extremas. Una más que un juego, una habilidad que permiacción social rápida e intensa, volcando en tía- a las gentes escaparse de la realidad e el empeño todos los recursos económicos y ilusionarse unos instantes. Arte de evocación, más que de creación, porque la crealas energías espirituales, probablemente amición supone, angustia, imaginación y simpa- 1 noraría el choque, si no se llegaba a tiempo tía, hasta ensanchar el corazón, para que de evitarlo. sienta- como propios los dolores del prójimo. I. DELGADO BARRETO RAMIRO DE M A E Z T U