Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID DÍA 30 DE ENERO DE 1936 NUMERO SUELTO í 5 CENTS. g jf DIARIO ILUSTRADO. AÑO TRIGES 1 MOSEGÚNDO. N. 10.198 SUSCRIPCIÓN: MADRID, UN MES, 3,50 PESETAS. PROVINCIAS: XRES MESES, 12. AMÉRICA Y PORTUGAL: TRES MESES, 12,50. EXTRANJERO: TRES MESES, 30 PESETAS. REDACCIÓN Y ADMINISTRACIÓN: SERRANO, 61, MADRID. APARTADO N. 43 LA PASTORAL DEL CARDENAL PRIMADO Ha hablado el cardenal- arzobispo de Toledo. Por la firma que la suscribe, la pastoral del insigne purpurado tiene suprema autoridad. Pero bastábale al documento su densidad doctrinal, el Págs. acierto de sus juicios y la efusión de sus paternales admoniciones y sus sa- El Sr. Pórtela habla de los rumores sobre ciertos acoplamienbios consejos para que fuese digno de ser meditado y atendido. tos ds los candidatos ministeriales y sobre el aplazamiento La unión de los católicos, tema prinde las elecciones 18 cipal de la exhortación cardenalicia, es gran preocupación para el doctor Goma Las candidaturas del bloque cony también lo es para el Pontífice, que trarrevolucionario en provinal imponer el capelo al primado le ha cias 25 dicho cuánto le interesa la situación de España, que sigue con ansiosa soliciHoy se presenta ante las Cámaras tud Merece ser difundido y subrayael Gáfemete Sarraut 33 do lo que acerca de la necesidad de la unión y de la forma y modos de lo- Siguen en Egipto las sangrientas grarla escribe el cardenal: Los males manifestaciones estudiantiles... 33 se curan con los bienes contrarios Si el instrumento forjador de la irreligión es el voto de los laicos, no se frase que al mismo tiempo puede contrarrestar la acometida, en cisión de al doctor Goma como políacreditan régimen democrático, sino con la suma tico, sociólogo y escritor. de los votos y de los partidos de afir La Iglesia nada tiene que oponer a mación religiosa, yendo a la conquista del Poder político para la tutela de los la diversidad de partidos políticos. intereses de orden religioso Los ob- Quede libre el ciudadano de dar su jetivos de la unión han de ser princi- nombre a cualquiera cuyo programa no palmente tres: el respeto a los dere- sea contrario a las doctrinas ds la Iglechos de la Iglesia, el saneamiento de sia ¡Verdad! Verdad ahora como en los días en que algunos se obstinaban la escuela, la santidad de la familia en combatir, en nombre de la religión, No se pueden señalar estos fines con a los partidos liberales de la Monarmás rotunda y diáfana claridad. Deber quía, contradiciendo las enseñanzas de de todos los católicos es unirse para León XIII, cuyas palabras recuerda en que sean devueltos a la Iglesia los de- su documento el cardenal. rechos que la fueron arrebatados por Como deber supremo, en la política una Constitución laica, interpretada y y en todo, la caridad. En estos períoaplicada con un criterio no interconfe- dos de agitación política es cuando susional, sino anticristiano y jacobino; fre mayor daño la mutua caridad... El para que se restablezca en la escuela i periódico, la tribuna, la calle, hasta el su finalidad educadora, de la que la i santuario de la familia, son teatro de privó el laicismo, arrancando de allí el lamentables discordias. Se exagera, se Crucifijo y la doctrina cristiana para falsea, se calumnia... Evitad toda viointroducir una fría instrucción racio- lencia. Respetad la libertad de quienes nalista y atea; deber ineludible es, por no piensen igual que vosotros ¡Qué último, lograr que la familia adquiera hermosas estas palabras en un docude nuevo su estabilidad sacramental, mento pastoral, escrito por la mano unsubstituida hoy por unos lazos mera- gida de un príncipe de la Iglesia que mente contractuales. A esto hay que tiene asiento en el Saóro Colegio que, ir. ¿Cómo? Nos hallamos- -dice el pri- con el Pontífice, rige la cristiandad! mado- -quizá, no sólo ante una deli- ¡Y qué contraste entre los llamamien- cada situación política, sino en uno de tos al amor, a la caridad y a la paz esos recodos imprevistos que ofrece a del cardenal primado y las palabras de veces la historia de los pueblos: ni sa- odio de los que se llaman hijos de la bemos lo que vendrá a la otra parte. libertad! Casi un lustro de régimen nuevo no Por Dios y por España. Se ha reaha estabilizado la nave del Estado. Ni hemos logrado la paz de los espíritus, lizado un esfuerzo colosal para sepadon magnífico de Dios a los pueblos, rarnos de Dios. Todavía están ahí, en necesaria para todo avance eficaz. La nuestros códigos, las leyes derogato ¡convocatoria de unas elecciones gene- rias de los derechos de Jesucristo en rales ha agudizado la inquietud Vi- nuestra España. Las cosas claman a su sión exacta del momento, certeramen- Señor. Que España le sea devuelta a te percibida y magistralmente expues- Jesucristo y pueda abrazarse libremen ¡ta con hondura de pensamiento y pre- te, públicamente, a su cruz. Que ella extienda otra vez sus brazos sobre íoriaaaciones y noticias culminantes del presenie número nuestras escuelas, nuestras familias y. nuestros muertos. Admirables palabras que todos debemos obedecer y secundar. Para seguir los consejos del cardenal primado y obedecer su voz, no necesitamos recordar que somos católicos. Nos basta no olvidar que somos españoles. LA S 1 TU AC 1 O N P OL I T I C A Manifestaciones del jefe del Gobierno El Sr. Pórtela habla con los periodistas de diversos temas electorales y dice que las segundas vue tas harán reflexionar a l o s obstinados El jefe del Gobierno, a las dos de la tarde, recibió a los informadores en su despacho oficial, y con ellos conversó sobre temas electorales, en un tono de intimidad. Refiriéndose al manifiesto del Gobierno, dijo que, a su entender, refleja exactamente la posición de centro que el Gabinete ocupa y el deseo que le anima de servir de contención a los extremismos de un lado y de otro. Agregó que el manifiesto está hecho para que se reflexione sobre él y se dirige, por tanto, más a la cabeza que al corazón. Los periodistas le hablaron, entre otros temas, de los rumores que circulan sobre un posible movimiento de huelgas que interrumpa el ritmo normal de las elecciones; de otras noticias acogidas en algunos periódicos relativas al aislamiento en que determinados elementos quieren colocar al Sr. Pórtela; del número de segundas vueltas que podrá haber en las próximas elecciones, etcétera. El presidente respondió que entiende que nada anormal puede ocurrir antes de las elecciones. La temperatura electoral no se parece, ni con mucho, a la que existió en el período preelectoral del 33, ni tampoco a la que había al disolverse las pasadas Cortes. Todo ha entrado en un período de calma, que es beneficioso para los beligerantes y para el país. En cuanto a las noticias relativas a supuestos desaires al presidente del Consejo, sólo tenía que responder que esas insidias no quiere recogerlas, porque los bulos, de esa manera, se engrandecen y, además, se ennoblecen rectificándolos. Un informador le dijo que a la parsimonia de la propaganda electoral ha contribuido mucho el acuerdo del Gobierno de prohibir el uso de la radio. ¿De modo que ustedes creen que la medida mía ha sido sabia? -preguntó Yo creo- -siguió- -que el Gobierno estuvo acertado. La propaganda del cartel es una propaganda estática que el transeúnte la toma o la deja, pero la propaganda por la radio es algo que se impone, a la fuerza, en todos los hogares, y a eso no hay derecho.