Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
célente procedimiento didáctico pudiera su- la huella bienhechora de los días mágicos. temporada, para que descanse él, descanse plir en nuestros medios las graves deficien- Ciertas emociones, como asegura atinada- yo y descansen los que ya me reprocharon, cias de esa clase de preparación artística. mente un animador de estos cuadros intere- sin duda con justicia, la excesiva afición a Por eso uno ch los mejores modelos que santísimos, no morirán jamás. Porque ha- esos personajillos pintorescos. convendría tener presente es, sin duda, el brán dejado una resonancia profunda y le- Los volcanes es obra de pasiones, de choque Teatro della Fiaba, de Florencia, que tiene jana, que repercutirá, quién sabe cuándo y de dos voluntades, de impetuoso desbordael brillante antecesor del de la Sala Aszurrjn, cómo, en su vida real y seria, cual un sueño miento de los instintos que cada ser humano lleva dentro, contenidos siempre; pero que alde Milán. Porque en él, aparte da que las magnífico olvidado... guna vez han de estallar. Pudo ser un drama. JOSÉ ALSINA comedias están escritas exclusivamente para Tal vez debió ser un drama... Sólo que dilos menudos intérpretes, aparecen reunidos cen que la gente no está ahora para dramas. cuantos elementos requiere el teatro moderno Y miren ustedes cómo tatnbién el escritor a fin de obtener un espectáculo completo y AUTOCRÍTICAS tiene que contener su ímpetu dramático aunvario, conocedor de todos los recursos y que con el afán oculto de que algún día se orientaciones de la técnica actual. jComo una torre! le desborde. Ya llegará, si Dios nos davida. El título de Teatro della Fiaba Va es un Comedia en tres actos. Ma- Por hoy me conformo con que al público hallazgo puesto que da idea del verdadero ñana, en el Teatro La ra le guste la comedia, y con que los críticos, significado dé su función. Indica, en efecto, aprecien mi buen el lugar preferente que se concede a los Conio en un artículo reciente, titulado Im- al juzgarla, estilo, las tendencias propósito de y la técnica. vuelos de la imaginación y al cultivo de la presiones de un ensayo teatral, dije todo lo mejorar el sensibilidad. Fantasía y buen gusto que han bueno que pensaba, poco para lo que ellos Prometí Los Volcanes a Irene López Hede conseguir, al mismo tiempo, un resultado de merecen, de los artistas de Lara, cumplido redia y a Mariano Asquerino. Para ello- -esmoral mayor que todas esas prédicass de este agradable dsber de justicia, y de grati- cribí la obra y ellos la estrenan. Lo único las que se ausenta casi siempre la atención tud que también hago extensiva a la empre- que alivia mis miedos es su magnífica labor de los que las reciben. Y como los direc- sa, pudiera ahorrarme cuanto va a seguir. en la que los secundan con armonía y eficatores creen que ambas cosas son indispen- Pero no quiero que por mí se rompa la eos- cia, Isabel Pallares, Francisco Hernández, sables para el enuilibiio anímico del hom- tambre del periódico, ni defraudar la curio- Ricardo Vargas, Antonio Armet y los debre confían más en un teatro principalmente sidad de los lectores. más artistas a sus órdenes. bello que en cualquier otro propagandista Est- rano último, en quine: días au- es- La presentación escénica, confiada a Masentencioso. del pie cWecho, escribí la nuel Fontanals, lleva el sello de magnificenCriterio que cotnparte tambiérti la actriz t ve enfermo un tirón, la comedia quecones- cia y de buen gusto que es ya tradicional mano, casi de se y directora alemana señora Strobawas, quien trena ni. la, como si una voz misteriosa en estos comediantes, a los que expreso una después de comprobar la decadencia del teafuera dictando. Porque soy muy aficio- vez más mi gratitud. tro infantil inglés por haber querido subs- me laal teatro, piocuré que no se pareciese A ellos y a los empresarios del teatro da nado tituir con el lujo y ios deslumbramientos dei en nada al cine; como so muy aficionado al la Zarzuela, los queridísimos camaradas Felo maravilloso la poesía sencilla de la fábu- cine, cuando se me ocurra una película pro- derico Romero y Guillermo Fernández Shaw. la, procura renovar el germánico, mediante que no se parezca en nada al teatro. Su bondad los llevó a ser los más fervoroso la fusión feliz de la vida y el arte con un o; raré st Como una torre! que así se llama propagandistas de Los Volcanes. Que el cielo No sé repertorio que los intérpretes puedan emten- esta... aosef, está bien r mal hecha; sea loles premie esta buena acción de hacerme ver der, sentir y vivir fácilmente. En los dos Dios que, con su que todavía existe en el mundo eso tan honteatros, además no se buscan los actores en que fuere, agradézcole? concedido darle ci- do, tan entrañable y tan hermoso que se l abort- d infinita, me haya la espíela precisamente, sino en la calle i y en ma cuando, por razones muy íntimas, tenía ma compañerismo. -Francisco Senano Anlos jardines públicos, atendiendo a sus cony sentimental de entre- guita. diciones naturales en relación coh la futura la obligación moral y r la compañía que la garla a la empresa labor. Luego vendr el juego educador i. an Volver estren: r, después de de la representación, que lo muchachos rea- tres acogid silencio, a s un acontecimiento, DECOMOELGRANDUaüos de lizarán con alegrí: y entusiasmo. rio, Ved que según el fundador de la antigua pero sólo para mí; para el público, él y en OUE DE OSUNA CONen lo que a Sala Acsurra, en todo niño hay un actor el mejor de los casos, de una comediale importa, -ólo más. QUISTO UN CORRAL nato, ya que toda su vida es imaginativa y Mentiría se tratará a fantástica. Y entre las diversas manifes- encontrar si dijese que na ansio volverle le- MADRILEÑO DE COcomo en otras noche felices y taciones estéticas, la de construir, dibujar, janas, y q, e no me gustaría saber que fot modelar o cantar, la dramática es la más yo Solo, quien se olvido de sí mismo mientra? MEDIAS familiar para él. Escucharlos cuándo jue- él todavía me renueva las ilusiones. A lo gan- -dice- -cuando hablan, cuando discuten mejor, después de más de cincuenta comeHay una carta anónima de 18 de febrero entre ellos. Poseen el tono justo dé todos dias, que no Se parecen a ninguna comedia de 1621, viejo papel de porte antiguo con los sentimientos, desde los más violentos a de nadie, y que) como otro mérito, no po- perfume de espíritu de otras edades, que relos más sutiles, desde la cólera a la ironía; dían lata un suceso acaecido en la villa y Corte están prontos para llorar o para reir; tieV a flh ostentar qué no fuera el de parecerse de los madriles a fines del año anterior al no asemejarse a ninnen gestos claramente descriptivos y actitud guno buen modelo, por virtud y no tiene ti de su fecha, y precisamente en estos días de. pintorescas. Y de la exposición de Su diablocarecen de toda decembrinos. La calidad de los protagonistas, por donde existencia van frecuentemente más allá, in- con fuerzas, para cogerlas, aaún me encuentro la resonancia f. ue tuvo y el estilo de su volver empezar de nueventando estados de ánimo y expresiones vo y, como la voluntad hace milagros, acaso factura, tan lejano de los modos de hoy, complejas, con un abandono afortunado. pudiera servir un dia al público con algo más me invitan a contarlo en esta crónica re ¿Quién no recuerda, ciertamente, lo bien que mi afición y mi probidad literaria, que trospectiva, convencido de que a pesar de que suelen conducirse los niños al interve- es cuanto hasta ahora pude darle, sin haber su mucha curiosidad es desconocido para la nir en cualquier comedia? El hombre, en logrado darme a mí mismo ni un poquito de mayoría de las gentes por su escasa o nincambio, con sus conceptos y su practicismo, todo lo que sueño. -Felipe Sassonc. guna divulgación. pierde esa espontaneidad, llegando sólo al Eran, como digo, los tiempos místicos, cavértice del acierto cuando vuelve a aniñarse ballerescos y heroicos de principios del seisun tanto. Habría qué cuidar, por lo mismo, cientos. España, en la madurez de sus glo Los volcanes de no destruir aquellas disposiciones natuComedia en tres actos, que rias, bordaba grandezas en el tapiz del suelo rales con unas normas demasiado positivas, de dos mundos. Sus Tercios famosos e invense estrenará en el Teatro de la cibles, sus misioneros y el ingenio de sus homque las esterilizarían de modo lamentable. Zarzuela. No hay más que observar la exactitud con bres de letras recorrian las sendas de todas que emiten los niños la palabra adecuada y Tanto se ha hablado de Los volcanes, las geografías, en una afirmación triunfal del la sensación de oquedad que pone en stls que parece un poco petulante voh er obre espíritu de la raza. Reinaba Felipe III. labios la falsa, pronunciada, además, por el tema, aunque Se aproveche para ello la Don Francisco de Quevedo y Villegas, el ellos, con evidente desgana. Por otfa parte, coyuntura de la autocrítica. El mismo en- gran satírico y filósofo, honra de nuestro si la recitación es uno de los actos funda- tusiasta amor tjue gjjse en esta comedia, al siglo de oro, dedicaba toda la potencialidad mentales de la conciencia, el que la educi escribirla, me cohibe para exponer un de su ingenio portentoso a derribar el caspenetra en la órbita espiritual del educando, juicio acerca de la obra. Ya conoceremos tillo de maledicencias y calumnias, donde teniendo en la mano un instrumento pode- el juicio de los demás, que es el que, en Ucecla y sus secuaces querían encerrar tff roso para regular v formar su individua- definitiva, nos interesa. Yo no quiero de- -deshonra la figura gloriosa de su gran amilidad. cir sino que, atento siempre a las indica- go ti tiuque de Osuna, recién llegado de NáNada de eso se olvida en el Teatro della ciones le la crítica, reflejo de los gustos poles, despojado de su Virreinato por una Fiaba y en el de la señora Strobawas, y del público actual, no hay en Los volcanes conjura urdida contra su buen nombre potampoco deben olvidarlo nuestros directores ningún conflicto doméstico, ningún pro- los envidiosos de su fama. 1 El insigne soldaée teatío infantil. F. ntre tanto, conviene con- blema a base de cualquier pueril episodio do, hipócrita de pecados según frase del signar que cuanto mayor sea el esmero en de la vida cotidiana. Tampoco liny picaros propio Quevedo, despreciaba magníficamente la educación de los jóvenes comediantes tan- esta vez, que conste. No es que el picaro a sus calumniadores y no ocupándose ni to mayor será la eficacia de su trabajo sobre no siga pareciéndome un elemento dramá- poco ni mucho en destruft sus canallescos el público especiniísimo que congregan. Y tico de sumo provecho, yj icmvicie a alegatos vivía alegremente del brazo de Don poco imnorta que algunos de tiles muchachos utilizarlo cuando tenga ocasión oportuna: Francisco sus días madrileños de asueto, hayan dtf dedicarse más tarde a otras activi- pero el que haya de salir a la? pNas s; uii- descanso en la dura jornada de su vida teda dades, pues siempre conservará su existencia do por mi pluma tendrá que aguardar uní al servicio de su amor 3 España.