Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
THOMAS- DE LA RUÉ SITUACIÓN SAMA Y HORECIEMTE DE ESTA EÜPRESA JUICIO El día 10 de julio se celebró la trigésimo- octava asamblea general ordinaria de accionistas de la Empresa Xhomas de la Rué and Co. en River Píate House, Finsbury Circus, London, E. C. (Inglaterra) Mr. Sidney S. Lamert (presidente de la Compañía) pronunció las siguientes palabras: Cuando nos reunimos hace un año, acabábamos de pasar por un período comercial difícil, y los resultados de- que yo os di cuenta para el año 1933- 1934 no eran muy satisfactorios. Pero al final de aquella asamblea me aventuré a expresar mi confianza de que este año ne sería posible comunicaros un resultados más alentador. Hace siete u ocho días que tenéis ya las cuentas en vuestro poder. Espero estaréis de acuerdo conmigo en que aquella profecía estaba bastante justificada. Mirando primeramente a la cuenta de ganancias y pérdidas, hay un daío importante, y es que en el pasado año hemos aumentado el beneficio comercial bruto por valor de 14.250. DETALLES DE LAS CUENTAS. DE M R S. S L A M E R T pudiera decirse un negocio de uno o dos clientes en materia de impresión de títulos pero hoy tenemos clientes en todo el mundo; su número va en aumento, y observamos que, cuando hemos servido a un cliente, vuelve siempre a nosotros. Creo que esto es un buen indicio de que nuestros clientes aprecian la calidad de nuestra labor. Sigue en importancia nuestro negocio de vaciado. En estas reuniones he hablado ya del vaciado con alguna extensión. Pues bien, creo no exagerar si digo que la Empresa De la Rué es absolutamente la primera de este país en el ramo de vaciado. Los naipes son todavía la Cenicienta de nuestro negocio. Sentimos todavía el azote- -si puedo expresarme así- -de los coupon- cards, Con verdadero ahinco hemos procurado obtener del Gobierno un trato de simpatía. Hemos insinuado que se protege todo menos la manufactura de naipes. Pero el Canciller del Tesoro compartía; evidentemente, la opinión de que es un negocio muy pequeño, y no hemos, podido obtener ayuda alguna. También nuestro departamento de impresión general y comercial ha hecho buenos progresos, y hoy nos encontramos realmente bien equipados en este orden. Cuando emprendimos la impresión comercial, no diré que nos era necesario tomar todo lo que llegaba, pero sí teníamos que aceptar trabajos que dejaban muy poco beneficio. Hoy, con una maquinaria absolutamente al día y desarrollando la más alta calidad de impresión que se puede lograr, estamos en camino de aceptar solamente trabajos squa sean remuneradores. Y estoy seguro de que no han de faltarnos. E L MEJOR BALANCE DE LA COMPAÑÍA. y creo que seguirá adquiriendo zonas cada vez más. amplias de clientes en todos los departamentos. Yn no sé si alguno de vosotros ha experimentado, lo que pudiera llamarse rehabilitación de una Compañía; pero comprenderéis que una de las cosas más difíciles es rehabilitar una Compañía sin dinero fresco. Nosotros no pudimos obtener dinero fresco en ningún instante. ¿Cómo podíamos emitir nuevas acciones ordinarias, cuando se hallaban fuertemente despreciadas? Teníamos una importante deuda de obligaciones y no podíamos aumentarla, y hubiera sido sumamente injusto para los accionistas ordinarios proponer acciones preferentes. Teníamos, pues, que arreglarnos simplemente con los beneficios para ir rehabilitando las finanzas de la Compañía lo mejor posible. LA CUESTIÓN DEL DIVIDENDO. En cuanto al balance, creo que el dato principal, que ha de interesaros, es que, mientras hace un año debíamos al banco alrededor de. 23.600, hoy no le debemos nada y tenemos en nuestro ha. ber 20.900. Al mismo tiempo, nuestros acreedores suben 10.400 hasta 75.269, pero en la contrapartida del balance veléis que también nuestros distintos deudores suben 27.500 por lo menos. La partida de repuestos, materiales, obra en preparación y labores terminadas aparece 23.000 más baja, cifrándose en 172.400. En otro tiempo, nuestra partida de stock o repuestos era muy seria; pero hoy yo la miro con complacencia. Nuestra situación líquida, mirada en conjunto, creo que es muy sana. En el balance no aparece, pero la verdadera fuerza de nuestra situación en la actualidad, es que tenemos en cartera órdenes muy considerables. Hace algunos años, nuestra mayor preocupación era cómo conseguir bastante trabajo para sostener en marcha los talleres; hoy nos hallamos enfrentados con otra clase de preocupaciones: cómo desenvolver la obra que el público nos encarga. SECCIONES DET. NEGOCIO. Hablaré ahora individualmente de las distintas secciones de nuestro negocio. La impresión de títulos o valores es nuestra ancla mayor, y yo puedo aseguraros que nuestro negocio de títulos mar cha realmente bien. Hubo un tiempo en que la Empresa De la Rúe era lo que Y ahora, señores, voy a deciros que tenéis delante el mejor. balance logrado por Thonias de la Rué and Co. al menos desde que yo estoy en relación con esta Empresa. Mi memoria alcanza a doce años atrás, cuando yo me uní a la Compañía j 5o r vez primera. La situación entonces era muy negra. Vuestro negocio era muy poco retmmerador; la masa de la obra que desarrollabais se hacía con pérdida; vuestra maquinaria estaba anticuada, pues en g an parte se destinaba a servir contratos con la India, que se hallaban a punto de expirar, y vuestra situación en efectivo era pavorosa. Hoy. el balance que tenéis en v u e s tras manos, presenta muy distinto cariz. Ya he hablado de la situación, del efectivo. En todos los departamentos nuestra maquinaria está al día y tenemos nn número importantísimo de clientes. Nuestro negocio tiene ancha base, Resultado de aauel método füé ftie durante un período de nuestra rehabilitación, cuanto más próspero marchaba el negocio, más remota se presentaba la posibildad de pagar un dividendo, porque teníamos que absorber la totalidad del dinero en el negocio. Me he detenido bastante en esto, porque algunos accionistas, viendo la cuantía del beneficio neto de este año y la cantidad que se destina a pagar un 5 por 100 de dividendo, nos han sugerido que se debiera pagar más. Desde luego, a to dos nos gustaría cobrar más- -del lado de allá de la mesa nunca hay inconveniente en recibir dividendos- pero hemos de pensar ante todo en la Compañía, y yo puedo aseguraros que tan pronto como las directores comprendan que pueden, razonablemente, recomendar un dividendo mayor, lo harán; entre tanto, nuestro deber más claro es levantar esta Empresa. Confío en que todos aprobaréis esta táctica, pues yo sé que ningún Consejo de Administración ha contado nunca con un cuerpo de accionistas tan leal. Si aprobáis esta táctica, creo q. ue dentro de pocos años comprobaréis que os he dado un buen consejo. Hace un año fui bastante loco para hacer una profecía. Después de haberla hecho y de haber acertado, tal vez mi posición más prudente sería no hacer ya otra. Sin embargo, voy a profetizar de nuevo que para el año próximo las cifras serán todavía mejores que en la actualidad. Y ahora propongo formalmente: Que se aprueben las cuentas y la Memoria, tal como han sido presentadas por los directores Mr. 3- C. Westall (vice- presidente y director- gerente) apoyó esta moción, que fue aprobada por unanimidad.