Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CRITICA Y NOTICIAS DE LIBROS Shakespeare en la literatura española de Alfonso Par, por J. López Prudencio. El caso de Teresa Neumann a la luz de la Ciencia M é d i c o del Dr. Vallejo Nájera. Cincuenta pleitos de divorcio y jurisprudencia del Tribunal Supremo de El Licenciado Vidriera Otros libros. El entusiasmó. sliakespiariano del ilustre erudito catalán Alfonso Par ha dado recientemente un nuevo y sazonado fruto, con su hermoso trabajo, titulado Shakespeare en la literatura española. Triunfó grande y difícil representa el hacer algo atrayente pafa la atención erudita, en campo tan sabiamente espigado recientemente por el de- finitrvo estudio que, acerca del dramaturgo de Stratford, ha hecho Astrana Marín ipara que acompañe a su admirable edición de las obras, stiakespearianas. Sin embargo, el escritor catalán lo ha logrado, realizando, con pleno éxito, una de las labores más interesantes que la erudición y la crítica pueden llevar a cabo, sobre la producción de un grah genio creador. Nada tan interesante, ni que más ayude a formarnos idea de la dimensión de una labor artística, eme. el estudio minucioso y documentado de la. trayectoria que ha seguido la estimación, de esa labor, a través de los tiempos, en los diferentes climas literarios por donde ha atravesado. Y ésta es la obra que acaba de realizar, con maravilloso acierto, D. Alfonso Par. Porque aun cuando el título parece indicar modestamente que su estudio se contrae solamente a España, para hacerlo, completo, no ha prescindido de examinar los antecedentes que fuera de España, en todos los demás pueblos cultos de Europa, ha tenido cada uno de los pasos que la estimación y la influencia shakespeariana ha logrado aquí. tan pareja ha ido la tue Shakespeare. hace siempre Parestimación El estudio que. el Sr. d, e todas 1 ESTUDIO CRITICO y EXPERIMENTAL SOBRE LA VALORACIÓN DE LA DI ÍI rpXIXA doctor las tendencias de nuestro siglo xtx, en todas las orientaciones de k literatura y de la, crítica, no es fácil que pueda ser superado. N o hemos de ocultar que, a vecej. su entu- siasmo süiakespeariano le lleva a extremos de medir el valor y aprecio que los litera- tos merecen, al tenor del acierto con que se enfrentan con Sliakcspeare. iPéío en eí análisis de las doctrinas de cada uno, sobre el. trágico inglés, su acierto no sufre janiás- una sombra. Sobresalen los que hace de las apre: Los preparados. digitálicos exjigen una ciaciones shakespearianas de Benc- t. y de valoración exacta, cuando res evidente que Ortega y Gasset, en eí comercio, se expenden productos que Y termina el trabajo, noblemente, expono son sino mezclas- de las distintas fracniendo en breves y substanciosísimas pá- ciones de la digital; y de aquí. se deduce ginas, su propia opinión sobre el dramatur- un problema complejo de terapéutica y de go. Admirable exposición de las dotes de clínica, que el autor aborda y ejí lica con aquel genio y de todos ios rasgos que dis- luio de datos y pruebas prácticas irrefutinguen su fuerza creadora, y su producción. tables. Encuentra la razón de muchas dé las de. No sirve, pues el patrón o standard de ficiencias de que se le acusa, en la pobrera de los recursos escénicos de que dispáiiía. hojas, de digital. Es menester adoptar, uno Lo considera, ante todo, hombre de teatro, absolutamente cientiifico y el autor própoexamina su pretendido fatalismo o pesimis- ne, después de sus estudios, ¡bien una somó, qué radica en sú severa objetividad. lución, del digitóxido ímro al i por mil, Señala sus características dominantes en la que, en caso de valoración por vía venosa, presentación de los tipos, mediante la suce- se inyectaría (a razón de i c e por misiva actuación, no par descripciones; en nuto) a la dilución de 2,5 por ido a parsituar el conflicto en la conciencia de. sus tir del patrón; O bien, qué el digitóxido personajes, y en a humildad del dramatur- fuese en su estadio natural w sólido, y, en go durante la composición de sus dramas, ese caso, pesar lo n eesarió que lo lleva a renunciación de todo luciLo citado puede orientar respecto a la Comienza el estudio por examinar los miento propio, para dejar libres a sus héroes. concreción á que él doctor Sáncihez de la caracteres que el aprecio de lá labor del Obra maestra, desde todos los puntos de Cuesta llega en sú iriteresiante trafoajp; de gran trágico tuvo en su paísj desde los vista que se la considere, es este admirable ningún modo resumir- Da serie. de. sugestiempos más inmediatos a su desaparición. tiones, de problemas, y de soluciones que en- Magistralmente están estudiados estos ca- trabajo de Alfonso Par, que además, de lle- él se apuntan. Porque su monografía e racteres, anotando, con fina observación, el nar colmadamente el fin que se propone, nos tán i completa, esta tan al. día, que puede, punto central de mira que tuvo su popula- ofrece uno. de los más completos, eruditos decirse, sin hipérbole, que agota el tem; i ridad primera en Inglaterra, sus ondula- y animados cuadros, de historia literaria que la inspiró, con ocasión, ele una tesis ciones a través de las conmociones polí- que se lian trazado n los- tiempos moderaos. doctoral. ticas por las que atravesó el país, y la raJ. LÓPEZ PRUDENCIO zón de las primeras profanaciones que sufrió, la obra del gran trágico, por la equiVersos, por D. Eduardo L. del vocación del punto de mira que primero Palacio. Es ej autor de este tomo de poesías adoptaron sus coterráneo para estimar hijo del inolvidable Manuel del Palacio -de aquella labor. quien no es 1 imitador sino heredero, como con frase afortunada dice en el notaWe próTraza después, con todo detalle, la tralogo D. Manuel dé Sandoval- -y su obra yectoria que sigue y las vicisitudes que supoética revela una personaílidad indiscutible, fre la estimación del dramaturgo a través de todos los países de Europa. Y para rade gran fibra y sensibilidad, que hace su zonarla y ponerla de relieve con mas exac- obra muy esfmable y digna de ser conocida. titud, hace, en cada caso, un acabado y Cultiva elSr. Del Palacio, con facilidad noprofundo estudio del ambiente literario de table, tanto el verso español como la poecada tiempo en los diferentes países con sía francesa, en cuyo idioma publica comlo que fundamenta sólidamente la razón de posiciones muy interesantes y de gran espila uerte que logra la. estimación shakesritualidad. peariatta. Sobresale entre todos estos es- r En el libro se dedican algunas de Jas comtudios- -todo admirables- -el que hace del posiciones a amigos fraternaks y a sus afecgaloclasicismo, y, sobre todo, el que consatos familiares del autor, y. en esta poesía íngra al abolengo auténtico del romanticistima existe la sinceridad y la difícil facilimo en España, y a las diversas fases que dad que requiere este género. esta escuela- -estado esptñtual, diría, con acierto, Benjamín Jarnés- -ofrece en Francia y en España. Apunta la primera aparición, casi inadvertida, del primer texto shaASOCIACIÓN INTERNACIONAL DE AMIGOS DE kesfíeariano en España, y con acertada dePIERRE LOTI. -Está importante Agrupación tención estudia la famosa campaña de Bohl francesa, ha publicado el foíleto corresponde Faber. Nada falta en este minucioso esdiente al pasado abril, que contiene entre tudio t lector presencia la actitud de toda otros interesantes originales; Saludó a los. la literatura v la crítica tanto d ec odT? s a amigos de España Homenajes de España como romántica, en Francia y- en España, por el conde de Romanones, Mahuel dé Saante el dramaturgo escocés, y saborea el lla, José Ortega y Gasset, Ignacio Zuloaga, espectáculo de la arrogante actitud de los Maurice Legendre y Benlliure; El recuerhermanos Schlegel, abriendo brecha en el de Loti en Turquía por Jean Herbette tinglado galoclásico y franqueando campo DR. GABRIEt SÁNCHEZ DE LA CUESTA. (FOTO do fPierre Loti, visto por sus contemporáy a la estimación de nuestro teatro, con la neos CASTELLANO. xinas. Gabriel Sánchez de la Cuesta Gutiérrez. -Precedido este interesantísimo trabajo de afectuoso recuerdo al maestro, de quien sus autor recibió inspiración y aliento, aborda con precisión un. tema que será preciso resolver científicamente; y para ello, las ideas bien estudiadas y mejor expuestas por ü doctor Sánchez de la Cuesta pueden servir de magnífico punto, de partida. Mientras se creyó que el jprindpio activa deja digital nó era más que uno, podía a; deptarse la. denominac óin. de digitis kia ¿cómo derivación directa ét la planta que tiene en- farmacología, una ialportancia esencial. Pero aislados de; la digital distintos cuerpos de idénticas propiedades farniácodinámicas paralizantes lel corazón en sístole las más impoi- taítites, en realidad todas tienen motivo para titularse digitalinas, o para dar un concepto más aproximado de su composición química digito-