Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MARTES 2 DE ABRIL DE 1935. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 42. TEATROS, CINEMATÓGRAFOS Y CONCIERTOS EN ESPAÑA Y EN EL EXTRANJERO Informaciones teatrales. Fontalba: Los hermanos de Betaniav. Informaciones musicales. Guía del espectador. Cartelera madrileña Informaciones y noticias teatrales En Madrid Fontalba. Los hermanos de Betania Dos criterios, discutieron durante mucho tiempo la personalidad de María Magdalena en relación con María, la hermana de Marta y de Lázaro. Una de las opiniones sostuvo la identidad de ambas figuras bíblicas la otra opinión las consideraba personajes distintos. Basaban los últimos su juicio en la diferencia del carácter tradicional de cada una. Alaría, la hermana de Lázaro, sosegada, humilde y soñadora. María Magdalena, ardiente, sensual, intrépida. Los partidarios de la identidad se apoyaban en pasajes del Evangelio y en leyendas recogidas en el Talmud. La. controversia apasionó, a los exégetas, y en el siglo xvi la Sorbona, y más tarde autoridades como Eossuet y Fleury, decidieron la identidad de ambos personajes bíblicos. Los. señores Martínez Kleiser y Eduardo L. del Palacio se muestran en su obra Los hermanos de Betania con este último criterio. La dulce hermana de Marta y la cortesana de Magdala son la misma. La leyenda del Talmud, aparece glosada en labios de los personajes que hablan de la heroína. María la de Betania fue famosa por su hermosura y sus. escándalos. Casó con un doctor de la Ley y lo abandonó para huir a Magdala con un oficial. Y allí vivió una vida tan desordenada, que recibió por ello el nombre de la Magdalena. En la obra de- Martínez Kleiser y Palacio se presenta María Magdalena en Betáriia, viniendo de Magdalena, atraída por la multitud que congregaba Cristo a su paso. Llega como pecadora, dispuesta a triunfar; quizá también con un tácito deseo de hacer al Rabí siervo de su amor. Ha pasado el prólogo que. sirve para dibujar el ambiente y, estamos en el primer acto; en una bella, terraza de Betania, muy bien interpretada por Fontanals. (Hermosísimo acto lleno de evocaciones y en el que se pinta magistralmente la psicología de la protagonista! El ambiente tiene la sordidez y la severidad jurídicas. De pronto, como una llama, aparece la Pecadora y pone en la acción, hasta entonces, grave y monótona, emoción humana y vibraciones de pasión. Acto que vale por toda una obra, fue realizado por María Guerrero con tal árdimento que le valió una de las. ovaciones más entusiastas que ha oído en su- vida de actriz. La obra tiene que ser severa, pues los autores huyen premeditadamente de mezclar en la acción a la Divina Figura que podría dar el tono y las emociones de ia tragedia. Así, la acción ha. de quedar reducida al milagro de la resurrección de Lázaro. Este episodio llena la jornada tercera, quedando para la cuarta, que está considerada como epílogo por los autores, el castigo de la familia de Lázaro por afecta a la doctrina del Rabí crucificado. Dos tradiciones hay de la. suerte final de Lázaro en la tierra. Una le admite como compañero de María, la madre de Cristo, sufriendo el martirio en Eíeso. Los autores de Los hermanos de Betania aceptan ja otra versión, en. que Lázaro y su familia son lanzados al mar en una barca sin velas, ni timón, ni remos. Cede la intensidad de la obra al desaparecer el influjo de la Divina Figura de la Pasión, que si no en forma material, está presente en espíritu en el ya mencionado acto primero, después del prólogo. Pasa Cristo al pie. de la terraza, en que sé halla María Magdalena, y la pecadora, que había vestido sus galas para triunfar de El le sigue an- helante en su tránsito, para acabar entregándole el alma, sugestionada por el divino Influjo. Es de ver á María Guerrero en esta escena sobre el torreón más alto de la terraza; tirada en el suelo para seguir con la vista a Jesús, que Cruza. És de ver su representación, bella y fuerte, de absorción y de dominio, tal corrió pueda ser el de cualquiera otra grande figura dé la escena, en nuestro tiempo o en eí pasado. Decimos que ésta escena vale por una obra y que su interpretación confirma la faina que más alta se ponga. V Muy encendidos elogias merece también Rosario García, Ortega que en el papel de Rahab, la esposa de Lázaro, supo encontrar matices de pasión y de energía para animar su violento personaje. Fernando Díaz de Mendoza hizo, con gran discreción, el. difícil papel de Lázaro, dotándolo de la unción y el fervor necesarios. Hay que citar también con encomio a Fernando Sala en el Zorodeno, y a José Capilla, en el Judas, aunque nos. parezca inadecuado el matiz jocoso qué se ha querido dar a este último personaje. Los Sres. Martínez Kleiser y s Palacio comparecieron en escena al final dé todas las jornadas, siendo las- ovacionésfmás calurosas y duraderas aquéllas del acto de la conversión de María Magdalena. -A. Q. Autocrítica Comedia, en tres- actos, que se estrena en el Colisevm esta noche. He tratado de reflejar el ambiente d una comunidad de religiosas, sin referirme a una orden determinada en donde los padres que tuvieron la desgracia de no sa ber guiar con acierto la juventud de: sus hijas encuentran, para éstas, medios: eficaces que corrigen sus errores. E n la hermana Consuelo, protagonista dé la comedia, he querido simbolizar (no sé si lo habré logrado) el espíritu dé mi- tierra sevillana: sentimental; alegre, burlón, místico y profano a: un tiempo mismo y siempre amante de la belleza y enamorado de su tierra y de su cielo. En D. Fernando, el galán otoñal- adinerado y mujeriego que, con la hermana Consuelo y María de la O, es eje del asunto, La casa del olvido X AZA O (Sr. Días de Mendoza) ¿Que muerte nos espera? Poco importa! -Qué espera tras la muerte es lo que cuenta; -salvarnos de morir nos proponías, -y es morir por salvarnos nuestro lema. JIIABIA (Señara Guerrero)