Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 24 DE MARZO DE 1935. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 31. AYER- TR ANSClí RR 1O- L A SESI GN D; E LA CAMARA EN M E. DJO DE LA MAYOR DESANIMACIÓN Fueron aprobados numerosos dictámenes que figuraban en el orden del día, entre ellos uno referente a los Baldíos de Alburquerque. Discusión de la ley de bases Municipal. Ruegos y preguntas. Indignación de la Cámara ante una intervención del diputado comunista. La excesiva importación de carbón vegetal A las cuatro y cinco abre la sesión el señor Alba. Poca concurrencia. en las tribunas y los escaños casi desiertos. En el banco azul, los ministros de Trabajo y Marina. consecuencia la necesidad de una nueva ley. Convenimos en que no, y por ello entendemos que no hay inconveniente en que se apruebe el Convenio. (La Cámara está muy desanimada. Apenas si hay 20 diputados en el salón. Después de rectificar el ministro y el señor ALVAREZ VALDES, queda aprobado el dictamen. Orden del día Se aprueba definitivamente el crédito extraordinario de 5.730.000 pesetas al presupuesto de Obras públicas para continuar las obras del Gabinete de Accesos y Extrarradio de Madrid Yo me encontré- -añade- -con separación ante la amenaza de un Tribunal de honor. Porque este, señor se separó voluntariamente, -para evitar el Tribunal. de honor, en el empleo de capitán. El fallo del Supremo es de reposición, y se me pide que el interesado ascienda a comandante, teniente coronel y. coronel. Algo fuerte es esto, y tal es la situación. Ante las leyes vigentes, yo no puedo hacer nada. Los ascensos serían contra ley, y por está razón he buscado una solución sin tener en cuenta la singularidad del caso y las condiciones eticas, que para mí no son de poca monta. Pues bien, ante esta circunstancia, traje el pleito al Parlamento, para que se dirima entre el Poder ejecutivo y los Tribunales de Justicia. Ño hay otro camino que cumpLr los preceptos légale: La Cámara i o reconocerá así. y votará el dictamen. El Sr. Alvarez Valdés, que ha compartiólo la responsabilidad del Poder, ¿cómo hubiera procedido si se hubiera visto en un caso análogo? El Sr. BARROS DE LIS mantiene su tesis y cree que es un error traer- este dic- El Consejo de restricción de estupefacientes Se pone a discusión un dictamen de la Comisión de Trabajo, sobre el proyecto de ley declarando extinguida la Junta social administrativa y sustituyéndola por un Consejo supremo que se denominará Consejo Técnico Nacional de la Restricción de Estupefacientes, j Se acepta sin discusión una enmienda del Sr. Casanueva y se rechazan otras, al artículo primero. Al segundo se rechazan varias más, por no hallarse presentes sus autores. Queda aprobado. Sin discusión, los tercero, cuarto y qumto y, en definitiva, el dictamen. Los retirados del Ejército y otros dictámenes Se pone a debate un dictamen de la. Comisión de Guerra sobre la proposición de ley creando la situación de retirados movili- zables. El Sr. MANGLANO, tradicionalista, defiende un voto particular y una enmienda, que la Comisión rechaza. i Se da por retirado. También se retiran otros, y el dictamen queda aprobado. Se aprueba otro dictamen de Guerra, concediendo la cruz del Mérito Militar al coronel Sr. Morillo. Otro, de Presupuestos, dejando sin efecto la prescripción de la ley referente a la baja de 39.695,75 pesetas en el de la Presidencia. Otro, de Marina, modificando varios artículos de la ley de Enjuiciamiento Militar de Marina. Antes se acepta una enmienda del señor Rodríguez de Viguri. Otros dictámenes El convenio sobre Oficinas de Colocación Se pone a discusión un dictamen de la Comisión de Trabajo, sobre el proyecto de ley ratificando el Convenio relativo a las Oficinas de Colocación retribuidas, adoptado en la Conferencia Internacional de Trabajo, en Ginebra, el año 1933. El Sr. ALVÁREZ VALDES, liberal, demócrata, consume un turno en contra. Dice que el artículo 11 no es revisable hasta pasados once años, y eso basta para que resulte un precedente la aprobación. El ministro de TRABAJO le contesta. Dice que el Convenio fue negociado por el Gobierno anterior, y él está obligado a traerlo a la aprobación de la Cámara. Expone, en prolijas manifestaciones, las razones que tuvo Ginebra para establecer un plazo tan largo de revisión. Señala igualmente las ventajas que ofrece aceptar sin dificultades el Convenio. Rectifica el Sr. Alvarez Valdés. El Sr. MADAK 1 AGA, en nombre de la Comisión, defiende el dictamen y dice que no obra de ligero al traerlo aquí. Con el ministro de Trabajo estudiamos si la ratificación de este Convenio tendría como 1 Sé pone a discusión el dictamen de la Comisión de Estado, sobre el proyecto de ley aprobando el Tratado de conciliación, arreglo judicial y arbitraje firmado en Sofía el 26 de jupio de 1931. Se aprueba sin debate. Se pone a debate otro de Marina, sobre el proyecto declarando ineficaz la sentencia de 29 de enero de 1934, respecto a la vuelta al servicio activo del maquinista D. Gregorio Santos Pereira y cuantas disposiciones administrativas. existan para su cumplimiento. El Sr. BARROS DE LIS, popular agrario, defiende una- enmienda, pidiendo que se cumpla la sentencia y el Sr. Santos sea repuesto a su cargo. Dice que es un atropello desposeerle de un derecho que le concede la sentencia. SR. BARROS DE, LIS (Entra el jefe del Gobierno. El Sr. ALVAREZ VALDES interviene tamen a debate. A su juicio, el ministerio para suscribir las palabras del Sr. Barros. Entiende que una sentencia del Supremo de Marina debió cumplir la sentencia del debe ser respetada y, por tanto, el dictaSupremo y nada más. men es absurdo. Con él, la independencia El ministro. de MARINA dice que ya de los Tribunales es nula. ha i contestado anteriormente al Sr. Barros, Lee textos de D. Antonio Maura y de pero ha de añadir que su creencia de que las las propias. Cortes anteriores a la Repúsentencias tienen forzosamente que ser firblica, sentando doctrina sobre el respeto mes y ejecutivas, es falsa, porque él conodebido a las decisiones de los Tribunales. ce sentencias que no se han cumplido duSi aprobáramos- -dice- -ese dictamen, corante siglos. ¡meteríamos una infracción constitucional. Cita algunos casos y le interrurijpen, diPide al ministro de Marina que piense ciendo J sobre el significado de esta aprobación. -Hable su señoría por su cuenta. El ministro de MARINA niega que por- ¡Qué mal está su señoría e a Derecho- pasión política, o motivos particulares traile dice el Sr. Labandera. ga este asunto a la Cámara. Deja á salvo el fallo del Supremo, y El ministro de MARINA pide que se nadar supone un ataque a dicho Tribunal, suspenda el debate hasta que haya más di: que está por encima- de íodo. V Dutaáos en el salón, Así se h V-