Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 27 DE ENERO DE 1935. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 33, ANOCHE FALLECIÓ EN MADRID DON JOSE SÁNCHEZ GUERRA La enfermedad y la muerte. Esta tarde, a Jas cuatro, se verificará el entierro. Datos biográficos del ex presidentedel. Consejo de ministros fallecido No es esta hora- inmediata a su muerte la más propicia para hacer un sereno juicio sobre la vida y la obra de D. José Sánchez Guerra, figura relevante de la política española del último medio siglo. Ni nos consentiría, especialmente, a nosotros esa tarea ta circunstancia cuyo anverso y reverso nos- recusa por igual para ella, en el anverso, porque una relación de amistad personal entrañable y añeja con el filiado ex presidente del Consejo podría teñir de parcialidad la opinión que formuláramos sobre su paso por. la vida pública de España, yyn él reverso, porque la significación inequívoca con que mantenemos nuestros- ideales pudiera aparecer influyendo en el juicio que nos íherece un hombre cuya alta y acrisolada autoridad en aquellos momentos sobre la opinión decidió tanto en el derrumbamiento de la Monarquía. La Historia discernirá, con su sereno dictamen objetivo y ajenado a todas las sugestiones del afecto personal o. de la ideología política, el juicio estricto que la vida y la obra, dé Sunches Guerra merecen. Pero lo que sí se puede, desde ahora misino, establecer con garantía de perdurabilidad es el elogio incondicional y justo de lo que fue nota señera de la conducta. del ilustre político: la austeridad; una austeridad ejemplar, mantenida a través de toda su vida política, qué fue. la que absorbió la plenitud dé sus actividades. Sánchez Guerra, aunque abogado y periodista desde su mocedad, no fue en verdad, más que político. Ninguna o- tra actividad le encendió la vocación; a ninguna otra, salvo, las aficiones literarias propias de un dilettanti con espíritu erudito, se entregó. Su dinamismo político se desplegó así con todas sus consecuencias de vivas pasiones, de luchas incansables, de polémicas ardorosas. En los cargos públicos sirvió con la misma vehemencia que en la oposición aquella su favorita predilección por la, política. Fue un recto, gestor. en los puestos que regentó, y, cuando tuvo que hacer frente a la revuelta, no desmayó en mantener el prestigio del Poder. ¡Dios haya, acogido en su seno el alma del ilustre hombre público! Y reciban su respetable viudaf doña Luisa Sáins, dama de ejemplares virtudes, y sus hijos la expresión del sentimiento entrañable; con que nos asociamos a la desgracia que. les aflige. Al cadáver se le tributarán honores de general en jefe con mando en plaza Al recibir esta ¡madrugada a los; periodistas el ministro de la Gobernación mostró ante ellos su condolencia por la muerte del Sr. S árichez Guerra. -Como paisano- -dijo- comp hombre de limpia historia y como persona que consagró los últimos años dé su vida al restablecimiento dé. la normalidad jurídica del país, sentía gran devoción por él. La amistad con que me: honró, en esos últimos días de lucha y el valor cívico y político con que votó el código fundamental de la República hicieron acrecentar en mí el afecto por el insigne político. Este alto concepto que yo tengo del señor Sánchez Guerra- -añadió- -lo comparten conmigo las figuras más ilustres de la República y el Gobierno en pleno, y así lo he podido comprobar después de los cambios de impresiones que sostuve con ellos momentos después de ocurrir el fallecimiento. Tan pfonto como lo supe, me puse al habla con el hijo del finado y exploré el ánimo de la familia con respecto a los honores que. se piensa en tributarle, y- como no hubo dificultades de ninguna especie, le participé que era deseo del jefe del Esfado, del presidente del Consejo y del Gobierno tributar a los restos los máximos honores, y al efecto se le tributarán los de general en jefe con mando en plaza, puesto que como ustedes saben no hay capitanes generales. El Sr. Alba, por su parte, como presidente de las Cortes, hizo saber a la familia que se le iban a rendir los homenajes a que era- acreedor- el, difunto, como parlamentario y como ex presidente del Congreso. La familia le hizo, saber su deseo de que los restos del Sr. Sánchez Guerra permanezcan en 11 casa hasta el último momento y en su virtud se organizará la comitiva, de forma, que desfile ante el Parlamento. Ahora redactaremos los oportunos decretos, que aparecerán en la Gaceta de hoy. Un periodista le preguntó si el Sr. Lerroux adelantaría el regreso a Madrid para asistir al entierro. -Probablemente- -contestó el Sr. Vaque: ro- porque eran muy amigos y a D. Alejandrq le ha afectado mucho i a noticia. Desde luego, concurrirán los ministros que se encuentran en Madrid. -En esta reunión ministerial- -añadió el ministro- -se aprobó el siguiente decreto, cuya firma ha enviado por telégrafo el presidente de la República. Aparecará en la Gaceta de hoy; su texto dice así: En atención a la alta jerarquía y a los eminentes servicios que ha prestado a la nación y a la causa de la libertad el excelentísimo señor D. José Sánchez Guerra y Martínez, fallecido en el día de hoy, de acuerdo con el Consejo de ministros, vengo en decretar lo siguiente: ¡Artículo único. Se tributarán al cadáver Üel Excmo. Sr. D. José Sánchez Guerra y Martínez los máximos honores fúnebres que las ordenanzas señalan para los generales del Ejército que mueren en plaza con mando en jefe. Dado en Priego a 26 de enero de 1935. La Asociación de la Prensa La Junta directiva de esta Asociación ha acordado asistir al entierro del Sr. Sánchez Guerra, que figuraba entre sus socios fundadores, y enviar una corona. Sentimiento en Córdoba Córdoba 26, 11 noche. La noticia de la muerte del Sr. Sánchez Guerra ha causado profunda 1 impresión. Han salido para Madrid su hermana y sobrinos. Se han enviado varios telegramas de pésame. Datos biográficos S u filiación en 1 a política d e Maura La enfermedad y la muerte EJ ex presidente del Consejo de ministros expiró a las siete Desde hace algunos años se agudizaron de tal- forma los padecimientos físicos de D. José Sánchez Guerra, que vivió estos últimos tiempos alejado de toda actividad. Recientemente sufrió un ataque gripal, lo que, dado su estado delicado, insph ó desde un: principio los más serios temores, por lo que se avisó a los PP. Camilas, que se encargaron de la asistencia espiritual del enfermo. Ayer mañana se agravó considerablemente. Recibió el Viático, y a las siete de la tarde expiró, rodeado de su familia. Hoy, a las cuatro de la tarde, se verificará el entierro. Don José Sánchez Guerra nació en Cor- doba el 30 de junio de 1859. Hijo de un no- tario de aquella capital, siguió con aprovechamiento la carrera de abogado, que termi- nó muy joven. Por entonces se dedicó también al periodismo, haciendo sus primeros ensayos en Córdoba y luego en Madrid, en donde fue redactor de La Iberia y después director del diario El. Español. Fue elegido diputado por primera vez en 1886 por el distrito de- Cabra (Córdoba) que después le reeligió constantemente, con la excepción de una sola legislatura. Desde los veintisiete años, Sánchez Guerra consiguió destacar su personalidad en el Parla- mentó, con su temperamento ágil y fogoso y su ingenio fácil para la anécdota. El primer cargo que, aparte el de diputado, desempeñó: D. José Sánchez Guerra, fue, en el Gobierno. presidido por Sagasta en. 1891, el de subsecretario de Ultramar, con D. Antonio Maura de ministro. Afiliado a la fracción de Gamazo, siguió a éste, y, por supuesto, a Maura en la disidencia del partido liberal, entrando a formar, parte del conservador bajo la jefatura deD. Francisco Siívela. Cuando éste, en 1903, fue: llamado a la Presidencia del Consejo de ministros. y siendo ministro de la Gobernación D. Antonio Maura- -a quien desde sus comienzos en la política D. José San- Los ministros se reúnen para chez Guerra había mostrado adhesión vefigurando como pasante cambiar impresiones. El decreto hemente, glorioso estadista- fue en el bu- fete del Sánchez. de honores al cadáver Guerra gobernador civil de Madrid. En 1904, al. formar Gobierno Maura, conDespués dé las dos de la madrugada, los periodistas fueron recibidos dé nuevo por firió la cartera de Gobernación a Sánchez el ministro de la Gobernación, quien dijo Guerra, que. la desempeñó hasta la caída dé que, convocados por el de Estado, como ti- aquel, Ministerio. En 1907, al volver Mautular de la cartera más antigua en ausencia ra a presidir el Consejo de ministros, fue del presidente, del Consejo, se habían re- nombrado Sánchez; Guerra gobernador del unido en dicho departamento todos los que Banco de España, pero a los pocos meses se encuentran en Madrid, para cambiar im- pasó a regir la cartera de Fomento, hasta presiones con- objeto de dar mayor solem- octubre de 1909, en. que el Gobierno Maura nidad al traslado de los restos del Sr. Sán- salió del Poder. En aquella oposición de implacable hoschez Guerra, y al efecto, en las primeras horas de la mañana de hoy. se transmitirán tilidad que. el partido conservador ejecutó las órdenes oportunas a las entidades pfi- í contra el Gobierno Moret, y más tarde en, la que, ya normalizadas las rdacioges entro cíales.