Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A -B C. JUEVES 24 DE ENERO DE 1935. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 50, TEATROS, Cl NEMAtQGR A. F. OS Y GONG IERTOS EN ESPAÑA Y EN EL EXTRANJERO Informaciones teatrales. Cómico: La Dorotea Informaciones musica es. Guía del espectador. Cartelera madrileña men Díaz, que llenó de pasión el papel de Dorotea; Don Fernando, hedió con todo acierto, por Vicente Soler; Gerarda, habilísimamente interpretada por Matilde M. Sampedro; Julio, que hizo Guillermo Grases con ponderado sentido de lo cómico, y Marfisa, a cargo de Esperanza Ortiz, muy discreta. Las decoraciones de. Burmann, de gran sabor de época, así como los trajes de D Hoy y Juana del Molino. -A. C, Informaciones y noticias teatrales En Madrid. Cómico: La Dorotea Don Eduardo Marquina cree que su obra 110 es una refundición ni una adaptación. Viendo su labor hemos deducido que tiene un primer acto que es refundición, un segundo que es adaptación, y un tercero, que es propia y exclusivamente de la minerva dél poeta que glosa La Dorotea. Refunde el que con iguales materiales hace una. obra de distinta forma. Adapta quien hace apta para ser representada una obra que no lo es; esta palabra se emplea arbitrariamente por quienes designan con ella; lo que no llega a adaptación y se queda en sencilla reforma. No vamos, con las premuras del estreno, a divagar sobre estas minucias. rEllo es que el ilustre poeta ha querido contribuir al homenaje a Lope haciendo representable en nuestra escena coetánea su famosa Dorotea, y que lo ha realizado, a nuestro juicio, con un primer acto que es nueva fundición del primero de Lope; con un segundo, que es adaptación del segundo, y del tercero de La Dorotea original, y con un tercero acto que nada tiene que ver con el cuarto y quinto de la acción del Fénix de los Ingenios. El Sr. Marquina ha puesto tal fervor en su glosa de la obra inmortal, que ha realizado en verso aquello que el padre del teatro español sólo quiso poner en prosa, quizá por la razón que dejó consignada su, comentarista D. Francisco López de Aguilar: ...que siendo La Dorotea tan cierta imitación de la verdad, pareció a Lope que no lo sería hablando las personas eíi verso como las demás que ha escrito. Hay fundamentos para suponer que La Dorotea es una obra autobiográfica. El protagonista D. Fernando parece a muchos críticos el propio Lope. Para D. Eduardo Marquina el hecho es indudable, hasta el punto de que el ficticio D. Fernando se descubre luego como frey Félix Lope de ¡Vega. Afortunadamente, él D. Fernando refun dido por D. Eduardo Marquina es otro que el que dibujó el monstruo de la NatuTaleza y precisamente por ser más noble, iiiás espirituaknente apasionado y más caballeroso que su modelo original. El de Lope le es muy inferior en virtudes. Y únicamente mejorando así el personaje se puede afirmar re lindamente que el don Femando sea el propio Lope de Vega. La Dorotea, cuyo primer planteamiento se hizo en los años juveniles de Lope, y a raíz de ocurrir los sucesos recogidos er ella, no vio la luz hasta muchos lustros después, poco antes de la muerte del- Fénix. En esa edad de reflexión y frialdad es de suponer que Lope atendiera más que a la autobiografía, a la eñe- tcia filosófica de la obra. Y así se explica que dejara pintado, sin temor- a la posteridad, ese tipo de amante inverecundo q 2 recibe dinero de sus ama das y llega a pegarles en el rostro. Aunque la vida amatoria de Lope fue jnuy borrascosa con las numerosas Amarilis ponerse que en este D. Fernando de La Dorotea- -como en todos los autorretratos de escritores- -hay una mitad de realidad y otra, de ficción, siendo ficción en este caso lo que ensombrece al personaje. Personaje que fue ennegrecido de tintas a capricho, para la ejemplaridad que el autor- buscaba en su obra. Don Eduardo. Marquina ha admitido que todo el personaje sea el propio Lope, pero respetuoso con el autor sólo ha considerado sus cualidades buenas. Hemos dicho que los dos primeros actos son transformados considerablemente los tres primeros de la obra del Fénix. El último no tiene más que un ligero aroma de la obra original, y en él esta Dorotea es exclusivamente de Marquina. Y necesariamente tenía que ser así. La Dorotea como escrita, o perfeccionada, en la vejez de Lope, resume todo el saber del autor, no sólo en los temas amorosos, sino en la composición literaria, 1 tanto cuando ésta es de origen vulgar que cuando es de fuente, culta; tanto cuando recoge maravilloso venero folklórico. como en las manifestaciones eruditas. En ninguna otra obra de Lope se muestra tan clara la asombrosa complejidad de su espíritu, que sabe de las alambicadas humanidades y de las más castiza ciencia popular. La obra resultante es densa y frondosa. Don Eduardo Marquina, para transformar el enorme bosque en parque de tres actos, ha tenido que hacer otra Dorotea. deal: Presentación de Custodia Romero y de Ja compañía de variedades de Harry Fiemming La bellísima artista Custodia Romero hizo anoche su reaparición en la escena del Ideal. La Venus de bronce, una de nuestras bailarinas que con más pulcritud y sabor auténtico saben interpretar nuestras clásicas danzas, obtuvo na acogida cariñosísima. Con la guapísima Custodia Romero- -majestad en la figura, pulcritud en el ritmo, dominio y agilidad en los palillos, alegria sana en el semblante- -compartieron el éxito el gran artista de color Harry Fiemming, que se mostró incansable como director, bailarín y cantante, al frente de sus heterogéneas huestes. Anita Sevilla arrancó muchos aplausos en el cante andaluz, que interpretó con mucho estilo y voz agradable. De los artistas cómicos sobresalió Orive, muy gracioso, con su compañero, en sus acrobacias y parodias. De los coreográficos, una bella y rubia alemana, que tradujo al idioma de flitler los bailes españoles; Elsie Bayron, una vedette de color fina y eléctrica en sus bailes americanos, y Claudia Yonescu, preciosa y espiritual rumana, y los Fransorñs, en sus pantomimas acrobáticas de verdadero riesgo y mérito. Para todos hubo muchos aplausos, con especial reiteración para Custodia Romero- -acompañada por la guitarra de Víctor Rojas- -y para Harry Fiemming. La suya no recoge de la original más que la iniciación de los celos de Marfisa y Dorotea y la iniciación de la puja entre Don Fernando y el indiano. Cuando ambos debieran íuchar al pie de la reja de Dorotea para que Don Bela quedase herido, llega la Justicia y prende a Don Fernando. No se alude al acto del Prado de la obra original, ni se dice nada de la muerte del indiano ni de la de Gerarda, ni se hacen boróecopos sobre la suerte, que reserva el porvenir a Dorotea, a Marfisa y a Don Fernando. Casi todo esto ha pasado cuando empieza el acto tercero de Marquina. Acto que tiene una fuerza, de simbolismo y que es cómo el verdadero homenaje que er autor poeta de hoy rinde a su. glorioso antecesor. En este acto nos llevan al convento en que se metió monja Marcela, la hija santa de Lope de Vega, quien es ya frey Lope, viejo, desengañado y ferviente siervo de Dios. En el convento dice misa el buen frey Lope, v allí va a encargar unas devociones la que fue su loco amor juvenil, la Dorotea. Encuéntranse ambos, reconócense, y después de tristes remembranzas, ella pide al que ahora es sólo ministro de Dios su perdón. Y luego se abre el claustro para que presenciemos el frenesí pooular por su magno genio de la escena. Acto para depositar laureles a los pies de una estatua del Fénix. El ropaje con que D. Eduardo Marquina lia vestido su producción es brillantísimo. En ningún momento desfallece el estro del poeta, que ha sabido llenar los tres actos de estrofas sonoras y enjundiosas de pensamiento. Muchos de ellos fueron calurosamente aplaudidos en el curso de la repre sentación: Y al final de cada uno de los actos fue llamado a escena el Sr. Marquina con entusiastas ovaciones. En la representación se distinguieron Cary. Camilas- Lucmdas que cultivó, puede su- Sociedad artística Muñoz Seca En el teatro María Guerrero ha celebrado una función benéfica la Sociedad artística Muñoz Seca, poniendo en escena el saínete de los Quintero La reina mora, y el de Fernández Sevilla y Carreño Los claveles, ambos con música del maestro Serrano. Las dos obras alcanzaron esmerada interpretación, distinguiéndose las señoritas Beatriz Vergara, Paulina Caballero, Cecilia Gordón, Pilar Bolaño, Tele Plazas y los señores Latorre, Alguacil, Fernández y Qrfanel, entre otros. En el extranjero Lisboa. En el teatro Avenida la compañía Mathos ha estrenado con éxito extraordinario el juguete cómico, de Capella y Lucio, ¡Caramba, con la marquesa! traducido al portugués. El púb- ico no cesó de reír un sólo instante ante las incidencias cómicas de la obra, aplaudiendo a autores, intérpretes y, traductor. Informaciones musicales Despedida de Andrés Segovia El fenómeno, el brujo, el mago de la guitarra, como le llaman sus incondicionales admiradores, se despidió ayer, en el joyel de Tirso Escude- ro, del público madrileño, el que siempre se dejó fascinar por el prodigioso arte de Andrés Segovia, el que tuvo una época de hacer tema de sus conversa.