Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Y NOTiClÁS DE tEI hermanó Juan de Miguel de Unamuno, por J. López i ru ericío, Indicaciones, técnica y resultados de la gastrectónia del Dr. Serrada. vida amargada por la implacable, inexorable perspectiva de la amenazadora lontananza, que deja la vida toda reducida a teatro, a literatura, tangible! y- disfVutable, como realidad efectiva- -no soñada- -solamente para los incapaces de otra misión que la de formar, inconscientes, los eslabones de esta cadena sin. fin, y sin sentido, de generaciones, de ríos que van a dar a la. mar que es el morir Don Juan no es nada dé. esto. Es representación Vive en la fantasía, en el sueño de sus víctimas. No es irtualmente, persona, v es personaje. Personaje del gran teatro del mundo. Todo el mundo es teatro. La zieja comedia nueva. Comedia sin sentido, que acaso no tiene otro due ese ¿el de ser comedia eterna. La preocupación d o m i nante de este espíritu generoso, quizá nacido para la santidad, como há dicho Landsberg de Nietzché, pero atormentado y Obstinado en. cerrar los oídos a los aldabona 209 de la fe, por un pueril empeño de re beldé filantia. psicología de Dpii JtiáiL Peto, éri; cambio otros, como el del isimbolisttio? de la pri. toerá culpa) como la interpretación erótica de los fenómenos místicos, logran, en estó caso, tin predicamento insospechable en lá consideración de utt escritor, tari rebelde siempre a las cantinelas, 2 e edición tan... manoseada, Hasta ¿A un toquecito al novísimo cantar de la esterilidad de los críticos. Bien pudiera ser que éstos, pensando en la problemática eficiencia saludable de la piole mental del Maestro, sintieran la tentación dé recordar la contestación que Nepote p one en boca de Epaminoifdas, cuando Pelppidas le recriminaba qüód líberos non relinquerat. Viie inquit (Epaminondas) ne tu pejuí coHsuttas (patria? qui talem ex te nahiiin reíkturits sis. Nosotros, conscientes de la considerable distancia que media entre la crítica- -detenida, analítica, hondamente penetradora y reveladora de todos los quilates de valor estético e ideológico que se contienen én las creaciones estéticas- -y estas breves, concisas notas de lectura a que üos consagramos, no hemos caído en la pueril tentación de compartir el anatema del Maestro. Pero sí hemos de permitirnos la observación de que el más alto valor cue tiene El ¡ierntano Jtí (tn es el 4 de ser un magistral ensayo de crítica analizadora y profunda, puesto en escena con genial inspiración artística, en donde, gracias al poderoso talento y a la nna sensibilidad del escritor, se ha lo ¿rado dotar de dramática emoción a sus hondas videncias del contenido esté ico, ético y psicológico que pa nita en la creación donjuanesca, J. L 0 P E 2 PRUDENCIO lNblCÁCÍOÍÍÍ; S, TECÍíiCA Y SfeSÜLTADOS DÉ DON MIGUEL DE ÜNAÍMÜNO. (FOTO PRENSA ESPAÑOLA) jefe del Servicio. de aparato digestivo del hospital de San José y Sajita Adela, ha publicado un interesante trabajo acerca dé su especialidad que servirá para los médicos de excelente libro de consulta y aún para los profanos que sé interesen por estas cuestiones. i Seguramente el folleto del doctor Serrada obtendrá el éxito que merece la laboriosidad, talento y la competencia de su autor. tÁ iGASTRfeCTONiX. -El ilustre Dr. Serrada, Don Miguel de Unamuno, en El hermano Juan, ha esceni ficado- pivale el verbo? -su versión, su interpretación de Don Juan. Para Unamuno, Don Juan, todos los Don nes, son representación. El héroe, en; esta postrera encarnación que le cía el Maestro, aparece, al fin, delante de sí misjno, y se reconoce y se define y se lamenta de su menguado destino. Don 1 Miguel ha hecho un maravilloso, profundo análisis dé esta creación, y la ha puesto en escena, con insuperable arte y genial maestría. No quiere esto decir que nos atrevamos, ni por asomo, a pronosticar nada respecto a la fortuna de esta obra, si se llevara al teatro, Heno de público, del. que formara una razonable parte el temible fricti ciceris et nvr cis emptóf, de Horacio. Pero bien puede asegurarse, sin temor a que el suceso desmienta el pronóstico que ningún espíritu. cultivado y sensible, sea cual sea su ideología, podrá resistirse al paladeo gustoso de este, alarde de penetradora observación, envuelto en cendales de un arte cuajado, de espontánea y sencilla elegancia y de ágil habilidad. Es un dolor que, sobre esta noble y patricia envoltura de arte, aparezcan- -sin necesidad, por inania enferma de sorprender con excentricidades- -tonalidades de vulgo, sarcasmos que bordean, con su son plebeyo, Ja inconveniencia, callejera, semejando parches de burda estopa, en la procer tersura de un fino terciopelo; El hennatío Juan, como su creador, lleva, en el alma, la herida v la queja de la perenne visión de Ella, cíe la muerte, y de la Esta genial versión de Don Juan, evolución pudiéramos decir ¡del personaje, colocado, al fin, ante despejo de su conciencia, pasado el tórbenillo de su acción más aparenté que reai; éfl el peregrinaje atronador de su paso por la vida de sus víctimas, presta a su creador ocasión para discurrir, con la poderosa agilidad de su ingenio y de su gemo, asomándose a las recónditas simas de los grandes problemas de la. vida y de la muerte, y poniendo, en todos sus atisbos, las gotas amargas de su atormentadora inquietud. -En el prologó que precede a la obra, el. escritor explica, con la amena maestría que le. distingué, la ¿énésis de su pensamiento, y su concepto del contenido psicológico que advierte en Don. Jnat y qué Je na movido a ponerlo en escena. Es un admirable éñsá- yo. En él diserta, también sobre sus propias, creaciones, con cariño de verdadero padrazo. El JectojT sereno, el no sugestionado ni aturdido por el trueno adulatorio de los prestK gjos consagrados, pero respetuoso y cordial para el merecimiento auténtico, no puede evitar que, en sus labios, retoce una son risa- -comprensiva y piadosa- -ante estas ufanías paternales. Si, dentro dé ochenta años, el Maestro reencarnará como El hermano La Editorial Molina ha publicadd recientemente dos iilteresantísinias novelas títu? Jadas Mari, Marúcíii, Marta, de la que es autor Mura, y ÉM el de Id muerte, por Rafael Es este prólogo, tan bello, tan sugerente y profundo en su tema fundamental, uno de los trabajos del escritor, en que- -cosa en él rarísima- -se ha mostrado menos rebelde a algunos tópicos manidos. El caso es que se revuelve, con su acostumbrada bizarría, Contra los más puesto? en moda, sobre la Jtwni... DOCTOR SERRADA