Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
el momento de aterrizar los aviadores. Ac- ca- de ¡nuevos sistemas, porque los viejos no baya. Hay que remontarse no ya 3 los aáos de la liepública, sino a todo, el período, de to- seguido fue revelada y ampliada hasta han dé enseíipísíos naáa útil. TSdo estofes ab. suKío, y, sin embargo, es la restauración; para encontrar un goberun tamaño adecuado para sú; transmisión radio- telegráfica, a ana distancia de más el criterio del ...vulgo, j y hasta da algunos nador, de- la. rapacidad y valía de D. Ángel de iS. ooó kilómetros. Al ser recibidas en pensadores gue tienen positiva; Sinfiuerícia Velarde. Los tuvimos igualmente firmes, o Londres, gracias, a este procedimiento ma- en él mundo de las ideas. Por. -fortuna, en igualmente, inteligentes o igualmente sere iravilloso, las fotografías fueron reducidas- esa desenfrenada carrera desde. Mildenháíl. ros, mas nunca coincidiendo esas tres cuaa las dimensiones corrientes de las diminu- a Meibourne há ocurrido un incidente, que lidades en una misma persona con tanto tas jotos de una película cinematográfica. El debe servirnos, de ejemplo y estímulo, aunque equilibrio y ponderación. Pocos son los coste aproximado de esta ¡operación; filé sospechó; que pase, desapercibido en los cen- hombres nuevos, que ha descubierto la Re íe unas 800 libras esterlinas por pie de pe- tros doridg sü conocimiento podría ser más pública, pero, en el Gobierno civil de Vizlícula, equivalente, en números redondos, Útil. Al llegar a Atenas los aviadores norte- caya se ha rev. elado uno de excepcional ca... a cp, OQO pesetas por metro de cinta; y co- americanos Wright y Pelando, dejaron el pacidad política, al qué hemos de ver en mo en, cada píe de película caben 16 foto- aparato eñ el aeródromo y se marcharon puestos eminentes, para bien de España. grafías, s. e comprenderá fácilmente, aunque tranquilamente a ver la Acrópolis Ya lle- Rápido, previsor y decisivo, se anticipó al sea corta la cinta, lo que ha costado, en tra- garemos a Australia- -manifestaron- pero movimiento, desarticuló sus células y su orbajo y dinero, obsequiar al público de Lon- no podemos pasar por Atenas sin admirar ganización. Con ello, y con la enseñanza dres tíon este reportaje gráfico. esa maravilla de- la antigüedad. -Para mí, que a todos había dado de saber rnaatener ¿Quién duda que- todos estos aconteci- esto vale más que todos los records batidos con energía los fueros del poder: publico, mientos, aislados o en conjunto, marcan un durante estos días febriles de grandes ries- bastó para encerrar en su guarida el furor paso, adelante en la historia de, la civiliza- gos; incurridos para anunciar las dualidades insurgente. ción? Tan prodigiosos son, que nadie pieii- de una marca de gaso- liría o de lubrificante, Hasta que cedió el mando a la autoridad o- las sa en ponerlos, en duda; son ciertos, son nado. condiciones de un aeroplano determi- militar, que a las pocas horas, después de asombrosos, y dentro de muy poca tiempo un corto lapso, recaía en el teniente coro... LTIIS ANTOMIO BOLÍN quedarán, envueltos en el olvido, eclipsanal D. Joaquín Ortiz de. Zarate, militar heLondres, octubre de 1934. dos por otras proezas no meros sensacionacho en África, al frente de fuerzas! de les. Pero harán- efecto sobre las masas; choque. Si el abogado se hace en el bu: contribuirán, como tantos otros hechos defete y el profesor en la cátedra? y el inmostrativos de lOs progresos actuales de vestigador en el laboratorio, el militar se la humanidad, a infiiltrar en el ánimo de hace en campaña. Ortiz de Zarate sé enlos hombres la idea de la inevitabilidad del contró, al tomar el mando, conque ápeiías progreso, en todos los órdenes. Cada día Reclamo un espacio, en las páginas na- disponía de fuerzas. Comprendió que) el se hacen más automóviles; cada día corren para rendir a Gobierno se entregaba por completo a As más los automóviles; cada día van los tre- cionales de A B. C dos hombres homenajelas turias, y no quiso distraerle. Tomó lo poco la conducta de los que, en nes más deprisa- cada día sqn más veloces terribles, horas pasadas, han salvado a Bil- que le dieron y pudo reunir mil hombres. los aeroplanos la voz humana- -o el aulli- bao: el gobernador civil, E Ángel Velar- ¡Mil hombres para Vizcaya, para una de do de un perro- -llega desde Australia en dej y el comandante militar, D. Joaquín las esperanzas de la revolución! Fueron -una fracción de segundo; las fotografías Ortiz de Zarate. bastantes. Ortiz de Zarate sabe cuánto es vienen desde las antípodas en menos tiempo El empuje revolucionario era separatista el rendimiento de un soldado, cómo se puedel que se tarda en contar eljiecho; las pe- y marxistá. En Asturias apareció sólo el de multiplicar su acción coactiva. Con senlículas cinematográficas también tardan se- segundo; en Cataluña, sólo el primero tido maniobrero llenó las calles y, los cagundos en venir a Europa desde el más puesto que los obreros no secundaron el minos de retenes y patrullas qué circula lejano continente. movimiento. Fiero, en Vizcaya convergían ban en rápidos vehículos, que se renovaY así nace en la mente del vulgo- -y el las dos, iiisjjrgencias, aliadas y activas eri la ban, iban y venían, como núcleos de una vulgo, muy vulgo por cierto, es quien lleva previa agí ció n münicipalista, una de las poderosa guarnición. Bilbao no- se movió. la voz cantante, en los países que se creen actividades tipo de descomposición y des- ¡Y qué magnífico, qué sobrio espíritu mi- más progresivos- -la jdea. de que el progre- gaste de poder tari recomendadas en la litar en su manda, en sus arengas, que j so; es. inevitable, de; que cualquier paso que técnica del golpe, de Estado. Agrupaciones A B C ha destacado; en su elogio a los se da s un paso adelante. Existe, en rea- ambas de grandes masas, su ofensiva, com- caballeros guardias, soldados de guerrera lidad, la tendencia a creer que todo hecho binada y simultánea hubiera sido de conse- azul en; esa evocación patética a marti. nuevo es una prueba de- progreso, por la cúencias estremecedoras. Terminó pronto la rio? recientes, cuando decía a los guardias simple circunstancia de que no. lo conocía- tragedia cómica dé Barcelona, y aquellas civiles que sus ojos, aun con las cuencas mos ayer. Yo creo que existe hasta la, vaga arengas trascendentes de fracaso qu, e espar- vacías, seguirían mirando a España! idea de que todo Jo nuevo es progreso, a cía la radio facciosa, no lograron poner en Vizcaya no há sufrido la revolución, a menos que esté penado por las leyes o los ignición el coraje soterrado de cuantos tener en su seno conjunción ép Tribunales; y todos sabemos que abundan aquí anhelaban, el triunfo secesionista. Los pesar d. e. insurgentes. Bien sé que un alza. las personas para, las cuales también son sin- chispazos- inmediatos de Mondragón y Ei- energías separatista no incendiaría iglesias miento temáticos de progreso no pocos de lo. s delir bar, el inmediatísimo de. Portugalete, tam- ni cometería estupros. El nacionalismo vastos- penados. por los jueces o por la opinión. poco prendieron eii el marxismo de la villa congado es tan. sano física y moralménte, Para ellos, los delincuentes son unos precur- y el monté; ¿Recusación y desligamiento como enfermo, de inteligencia. Pero en su sores, incomprendidos por los que no com- del: plan revolucionario? No. Vizcaya era el partimos su admiración por el progreso en uno de. los fundamentos de. la rebeldía. Lo gran rriása ano faltaría el delirante, déseide, propenso ejectic- ion es 1 sumarias tipo todos los- órdenes. dicen bien la labor premonitoria- de excitavez abierta- la Los que así piensan raras veces se. -detie- ción, la cantidad de bombas y de armas político. Además, una las aguas? Los esclusa, ¿quién contiene in; nen a. pensar que aunque un. avión vuele encontradas. V fames asesinatos de Mondragón enseñan ide Londres, a Australia en cinco, minutos, Lo que ocurrió fue que los aquí directo- que estepaís no es ya aquella Arcadia f oral Velázquez continúa siendo un. caso cpmplenació- támente único; que el día que las fotogra- res del movimiento, habían aprendido, en que ilusionó a Mané y Flaquer. Los. de sus nalistas hubieran caído a manos fías lleguen lujosamente montadas, en dos larga y aleccionadora experiencia, que te- propios aliados, hecho casi fatal en- las reSegundos, desde Melbourne, el Quijote se- nían frente a sí un- gobernador, con un ple- voluciones realizadas por fuerzas de dis- guirá en el lugar que ningún libro, le ha no sentido del decoro y de la dignidad del tinta violencia. La revolución triunfante aun. arrebatado desde el día que se publicó; o poder una autoridad inaccesible, ál ch an- transitoriamente, hubiera sido terrible para, que, en la fecha no lejana en que hasta los. íage jurídico. Porque de eso, del chantage Vizcaya. Pero la ha contenido la entereza más modestos hogares tengan un aparato de jurídico, de amenazar para obtener, há: vi 1 a los cuales país televisión, faltará en la historia una figura vido siempre la rebeldía española, -C. uando de dos hombres ellos, nuestraelGran no pueVía; se- la Generalidad levantó su bandera separa- de olvidar, Sin comparable a la de Isabel la Católica. Y poi mur que no se detienen a pensar esto, califican tiste, debió, lógicamente, calcular. -su capa- ría hoy una calle d. e Una; tendríamosde la de progresivo cualquier movimiento, por cidad de resistencia y saber que tras el jeres con la obsesión enloquecedora hubietorturados. ¡Cómo equivocado que sea, que se realice en el or- fuego de fusilería vendría el de cañón. afrenta, y niños, explosiones en los sótanos ran sonado las den político de una nación, con tal que se Apenas oyó salvas artilleras, se rindió. Pa- de nuestro barrio barcario! No ha pasado ajuste a las. tendencias que los amantes del só, sencillamente, que nunca- creyó en la rotas por. balas- qué progreso, los creyentes en el progreso inde- posibilidad del fuego de cañón; pasó que, nada, 1 U, nas tejas, los pacos las nada- más. Y habituada, a, que; cada- insolencia y cada osa- iban en buáca de finido e inevitable han dado en calificar de En ocasiones como ésta, que se- r progresivas, requisito que cumplen- -a su día lograban una claudicación del Estado, pan salvarles. son. para- los, hombres un don. 1 juicio- -desde el momento en que rompen confió en que, apenas se insurreccionase t en- de Dios. A. ia hora de las pueblos recompensas, el con la tradición. A ningún constructor de dría a; sus plantas, el Gobierno de- Madrid. Gobierno ha de tener muy presentes a Án- aeroplanos se le ocurre ya inspirarse en los Se equivocó esta ve z, f rancasó el chflntage gel Velarde, y Joaquín Ortiz. de. Zarate. Metratados de Santos Dumcnt o los hermanos jurídico, y el estupor. provocó, tanto como A ÍWright; ningún ingeniero naval estudia los jos cañonazos, una capitulación. que r. ó -pk- recen las más altas. Han hecho más que -planos que sirvieron para, construir las cara- sará a, las ántalógíás épicas; -Pties ese chpntage, ni en grar. de ni eii reprimir una revolución: la han evitado belas de Colon: luego, en el orden político, es evidente que hay que ir siempre en bus- pequeña medida hubiera; sido posible en Viá. JOAQUÍN APAJS CIIA PRQ HONOR-