Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MARTES 30 DE OCTUBRE DE ¿934, EDICIÓN DE LA MAÑANA; PACÍ. 19. DE LA CRIMINAL SEDICIÓN SOCIALISTA EN ASTURIAS vorosos, por su habilidad diplomática, gemela de su ciencia militar. 5 Al; aludir el sábado en A B G a la gestión que preparó la entrega de la cueneá minera, decíamos textualmente que el tálente. polfbigQ áeíygeneral evitó a Bsoaoa xffes tfe- sa, Ér tEs un mérito roÉs que ÍVay res M eerl añadíamos. Bn efecto, 1 mliirese delfeíte migo, su arma iento ptídferoso- y lo- infernal del terreno eran tres factores en contra de la facilidad de la. ocupación, que se presentaba, a mi entender, eorno una carn paña larga, heroica, costosa y cruenta. Además- -añadía, siempre por mi. cuen- ta- hay que considerar que ría inmensa mayoría de los rebelas sonjespañoles, y, un guarrero no rpisede. -s osféñer frente a compatriotas el. mismo criterio implacable que con tm adversario del exterior. Esto es- lo que jo, profano en materias militares, opino. Hay quien. ¿sostiene, -en. cambio, con cierta autoridad que una zona cercada, sin avituallamiento posible, hubiera tenido qué rendirse íntegra a los pocos días- de- presionarla. r yP, -1 A pesar de estas razones técnicas, yo. votaría, con López Ochoa si se me pidiese el voto. Repito que el profeletíia militar de Ás- turiás estaba subordMía doJí. a un problema político, pati- iotieo y hasta humanitario. No se trataba de expulsar a invasores, sino- de apaciguar y volver a la ley a sublevados. En este caso, si se puede evitar la güeirra, porque es guerra civil la más odiosa, hay que hacerlo. López Ochoa lo h zo y merece. bien de. España. Cutnplió López Oohoa en ló milifár y. én k político. ¿Se puede decir lo mismo del que nuestro general llama parlamentario? López Ochoa le dijo al redactor de La Vos. de Asturias: Cumplí. mi palabra, y. él, Be- larmino Tomás, cumplió la suya... ¿Que tenía, que cumplir Belarmino Tomás? Las condiciones que el general impuso- prisión. de la cuarta parte de. los miembros del Comité revolucionario, que. no se disparase un. solo tiro y que se entregasen las armas. He recorrido: la ¡zona mjnera, me he procurado múltiples informaciones para comprobar las sospechas de. ese ciudadano que -levantó los dos puños en alto, en el que encarnaba yo como una metáfora viva la indignación de los. que se creían engañados. Además: -de los tiros de Bimenes y otro- tiroíep en Gijón de anteayer, hubo encuentBós Uremias tropas y los grupos sediciosos que aadanfpor las montañas, y en Peñamayor entre el- jNa. loa y el Selle, tuvieron los bandoleros veintiséis v muertos hace dos días. El comandante Doval, al frente de cuatrocientos guardias civiles que han venido voluntarios de toda España, organiza. una- rebusca de armamento, confiada principalmente a su pericia. El Ejército seguirá en Asturias en número de veinte mil hombres, hasta que aparezca el último fusil de los miles; en desconocida cuantía que poseen los marxistas. Yo creo que para interpretar la conversación entre el caudillo y el rebelde hay que acordarse de un apotegma comunista, que forma parte substancial de su dialéctica: La mentira es un arma lícita. Belarmino Tomás sabía que el comunismo tiene ese dogma. Los caballeros no conciben la doblez, y el general, gran caballero, no lo sabía. -TOMAS BORRAS CQNJ 1 NUAN EN LAS MONTAÑAS DE AS TÜR! AS LA PERSECUCIÓN- DE LOS REB. BL- DES Y LAS OPERACIONES DEL DESARME POR FUERZAS MILITARES Y. DE LA ÜU R D Í AC I V I L i l La rendición délas cuencas mineras. Trágicos episodios del la crueldad socialista. La significación patriótica de Asturias. Heroica actuación de la Aviación. Otras informaciones. íntegramente las condiciones que. impuse, que fueron. las que dejo mencionadas, y no, es cierto que él impusiese condición alguna. No me comprometí a facilitar salvo- conducto alguno y a aue nadie pudiese elu- dir la acción de la Justicia por los actos JVlanifestaciones- del general delictivos que hubiese cometido. Lo. único que Belarmino Tomás me pidió, no como- López Ochoa condición para rendirse, sino como ruego, Oviedo 29, 7. tarde. (Crónica telefónica fue que en los pueblos de la cuenca, minetíe nuestro enviado especial. El sábado ra no entrasen en vanguardia las tropas reapareció en A B C mi referencia transfor- gulares. Le ofrecí llevarlas únicamente a mada en su punto principal en- un galima- retaguardia, pero le- anuncié que en el motías. Las líneas confusas yo las había escri- mento en- que sonase un tiro las pondría to como, preparan los boticarios algunas a la cabeza de las; columnas, con órdenes drogas. azucarando el exterior para que de avanzar implacablemente como si se ha. sé disimulen los sabores de lo que lleva llasen en terreno enemigo. Cumplí mi pala dentro. Si la Censura. no permitió exp li- bra y él cumplió la! suya. Mientras se llecar bien los contactos del insigne, caudillo. vaban a rcáb o estas deliberaciones, un, caLópez Ochoa, con el representante del Co- ñón que los refeeldes; uten ann ¡em; f lazado en mité revolucionario, yo no tengo más que San Lázaro fsegÜíaVii estilizándonos... Aperepetir la frase de Fígaro: Lo que no se nas- salió de nuestra entrevista- ¡el parlamenpuede decir, no se; debe decir. Mas hay tario de los mineros, el cañan dejó de sopara los- periodistas una providencia par- nar. Las cuencas mineras fueron ocupadas ticular y a inri me acudió en este caso. al día siguiente sin que sonase. un sólo tiro, Cuando la Censura. de Madrid tachaba al- Hemos salvado muchas vidas de seres, inogunos, quizá. elocuentes, renglones de mis centes, y el Ejército. ha cumplido su misión notas, la de Oviedo autorizaba a La Vos. con absoluta fidelidad, sin la; más; mínima dé Aslwrias la publicación de lo que confia- concesión y sin pacto- alguno con los reba en una entrevista reporteril. el. propio beldes. Esto es todo. Sr. Lóoez Qchoa. -Hasta la referencia La S i eí general López Ochoa ha creído que Asturias. aquí será permitido de este Vos de ¿Le podía Hacer las: manifestaciones que copio, to observador el comentario? aNo le, modeshemos es que, con su superior criterio, opinó; que debían, conocerlas los españoles. Paso libre, regateado al -caudillo los aplausos, y fer. pues, para sus palabras. He aquí lo, que publicó el sábado- por la noche La Vos de Asturias, que es lo. mismo a que aludía yo en A B C del sábado por, la, mañana: ¿Cómo logró usted la rendición- de Cerrar las cuencas mineras? -Sin disparar un tiro. Se ha hablado de un, pacto coa los rebeldes. No ha habido tal pacto. La verdad estricta de las nego, ciaciones para la rendición de las cuencas mineras es ésta. El general López Ochoa recapacita y- cuenta: -P o r mediación de una tercera persona, uno de los jefes de los rebeldes llamado Belarminb, Tomás, me hizo saber, que estaba dispuesto, a procurar la rendición de toda -la. cuerj minera y quería conocer las. condiciones que yo impondría. Expuse, al emisario mis condiciones: -entrega de la cuarta parte de los miembros del Comité provincial revolucionario, entrega de las arTrágicos episodios de la mas inmediatamente a Tos representantes de la autoridad que habían sido, depuestos y crueldad socialista aprisionados, y- que no se disparase un sólo tiro cuando las fuerzas avanzasen. Belarmino Tomás, al, conocer mis condiciones, El tío cura, ñaña a 9 de la me manifestó que estaba, dispuesto a venir Oviedo 29, 10 mañana. (Crónica, telefó a hablar, conmigo si- yo le prometía no conica de nuestro enviado especial. Hemos gerle prisionei o. Le di. mi palabra de acepseguido paso a paso, un drama íntimo, amartarle corrió parlamentario y, acto seguido, guísimoy desolador, y i: vía en Oviedo el case present gn. el cuartel general. Aceptó nénigo. -D... Aurelio; Gago, y. íupimos que había La rendición de Ja cuenca -minera