Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID DÍA 9 DE OCTUBRE DE J 934 NUMERO SUELTO 10 CENTS. ÍS ü SS DIARIO ILUSTRADO. A Ñ O TRIGESI M Ó N U M E RO 9.789 É SUSCRIPCIÓN: Ü. N MES; 3 PTAS, PROVINCIAS: TRES MESES, 9. AMERICA t PORTUGAL: TRZS MES ES, 10 PESETAS fí. í) TRES MESES 25 PESETAS. REDACCiOR Y ADMIKÍSTRACION: SERRANO, 61, MADRID. APARTADO N. 4 S DESPUÉS DE LA TRAICIÓN SEPARATISTA CON LA SOBERANÍA DE ESPAÑA SE RESTABLECE La C. N T. de Cataluña, después de manifestar que no ha intervenido en el movimiento, da orden de que hoy. se reanude e) trabajo. Huida de Azaña, Casares Quiroga y Menéndez. Han sido presos en el Uruguay Companys y todos los que eran consejeros de la Generalidad, salvo Dencás, que ha desaparecido. También han sido detenidos allí Luis Bello y el diputado socialista Sabrás, Cataluña es España Las últimas torres facciosas se rinden sobre el tablero de España. Queremos, en las primeras líneas de esta alegría en prosa, que es nuestro editorial, enviar un saludo a Cataluña, jirón iluminado de la geografía española, tierra de España, mirador mediterráneo de la marca nacional y a conciencia patria. A todos los catalanes, que sienten hoy mejor que ayer el- orgullo de la hispanidad, va el saludo de Madrid, prieto de esperanza y de afanes. No había ningún español, ciertamente, que no creyera, si alguna vez Cataluña se declaraba independiente, en la reconquista con una guerra civil que durara semanas o meses. Y, sin embargo, han bastado los primeros tiros, consecuencia de las primeras órdenes del único Gobierno, para que a las pocas horas de proclamarse la independencia quedaran los catalanes libres de la tiranía separatista. Han bastado los primeros tiros del Ejército para que Companys se rindiera y Manuel Azaña huyese por una alcantarilla, como escurriéndose por la antología de sus sentimientos. El crimen de alta traición- -biombo desmedido d las bajas pasiones y de las raterías que quisieron borrarse con sangre- -ha tenido en Cataluña el final que, conforme a razón, era de esperar desde el primer momento. La conclusión, que, de no haber segado vidas humanas, sería de un cómico subido, demuestra la cobardía del delincuente Companys y ratifica la de Azaña, y el poblé diablo de Bello, el sádido- Casares y el megalómano bilbaíno Prieto. Si el separatismo catalán hubiera sido un hecho y no el fantasma inflado de una minoría barcelonesa de locos y delincuentes vulgares unidos a unos hombres desecho de Castilla, no se hubiera vencido tan fácilmente. Ni difícilmente tampoco. Cuando un pueblo quiere su independencia, la consigue más pronto o más tarde. Cuando ese üueblo es como el nuestro, revuelto y encrespado, viril y enterizo, la consigue, siempre pron- to. Napoleón no pudo contra los es- formidable siembra de anarquía hecha desde pañoles. Sus generales no podían con las alturas del Poder no podía fructificar si se decidía las manólas del Barquillo. el Poder legítimo energía. a hacerlo frencon rapidez Si Cataluña no hubiera sido ahora y te Y esto es loy que ha ocurrido y esto es siempre España, España estaría ya en lo que tiene hoy a millares de españoles, que derrota, aparte de lo que más tarde de- en Barcelona vivían como en una peíadicidiera una guerra civil. lla, conr el corazón palpitante, y estoles lo Las razones de que la cornedieta dra- que hacía que en la mañana del domingo la mática terminara como ha terminado, gente, que había pasado una noche verdano necesitan mayores explicaciones. deramente dramática, aplaudiera con entuUnos miserables, cuyas biografías se siasmo indecible al paso de los. soldados y de la Guardia civil, mantuvieron siempre de espaldas al ho- autondad y el orden. que representaban la nor, han sacrificado las vidas de un Durante desde la noche del puñado de gentes engañadas, huyendo jueves, las horas y horas, radio barcelonesas emisoras de en el momento del peligro. Esa es la se han entregado, bajo el control del Goúnica verdad de esta lamentable pági- bierno separatista, a desmoralizar a los unos na, que puede ser para muchos una y a excitar a los otros, s n detenerse a penlección inolvidable. Cataluña, rescata- sar un minuto en las consecuencias que, de da de los criminales, es España. Con salir las cosas con arreglo a sus planes, puellos hubiera sido un presidio. Un pre- dieran haber sido trágicas para todos, incluso para los propios miembros del Gosidio gobernado por presidiariosc La noche histórica en que Jos separatistas catalanes intentaron consumar sus crímenes con la independencia Una huelga general, impuesta pistola en mano, por los guardias de Seguridad al servicio del Gobierno de Cataluña y por los elementos de Estat cátala, Barcelona 8, 3 tarde. (Crónica telefónica de nuestro redactor. Un pretexto cualquiera- -el de temer que la F. A. I. desviara el sentido de la protesta- para movilizar, exhibir y armar a los individuos de Esíat caíala, constituidos en ejército faccioso, y tantos otros rasgos de la actuación de c te Gobierno en lo úkimos días, habían de culminar en la apelación desesperada que desde la consejería de Gobernación hacia, de madiugada, r Dencás, a todos los elementos sociales avanzados, a los socialistas y comunistas, recomendándoles abiertamente el asesinato de cuantos fueran sospechosos de atacar al régimen que trataban de establecer y que ha durado apenas ocho horas. Como era natural, toda esa bierno que hoj se encuentran en prisión? Mentiras aquí- -que se había sublevado la escuadra, que la Guardia civil hacía causa coniün con los revolucionario -y mentiras allá, siendo la primera que el movimiento de adhesión a la Generalidad era unánime, cuando nos hallábamos baio un résriraen de terror oficial, para llegar a la terrible hipocresía de hablar a los hermanos de España, de hablar del Estat cátala dentro de la República federal española, los que. como Dencás, no han gritado en su vida un viva a España hasta que vio los cañones del Ejército que disparaban contra el edificio en que él se encontraba. Se rompen las amarras Durante la mañana del sábado, las cosas continuaron sin variación sensible, es decir, incrementándose a cada momento la excitación, pero sin que el Gobierno de la Generalidad, que esperaba un movimiento en toda España para decidirse a actuar por su cuenta, creyera encontrar nunca la oportunidad. Fue en estas circunstancias, -sin duda, cuando al saberse que los guardias de los cuarteles habían detenido a elementos sospechosos- -elementos de Estat cátala armados, que rondaban los edificios- -al conocerse el estado de ánimo del general de la División y de las fuerzas, los más audaces decidieron romper las amanas y lanzarse a ia ventura, arrastrando iras de sí a los vacilantes. A las doce, aproximadamente, en la Consejería de Gobernación comenzaron los Preparativos. Habló por porfío Den-