Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A- B C. VIERNES 5 DE OCTUBRE BE 1934. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. ig, A lá salida de Palacio volvió a repetir, él Sr. Safnper que no- había hablado con el presidente, 1 absolutamente nada, sobre la crisis. Únicamente lo había hecho sobre el orden publico. y que (quizá por. la tarde podría constituirse Añadió que creía; que por. la tardé se fór- maría el Ministerio. el Gobierno. v -Y, este Gobierno, ¿será análogo al. que estaba proyectado? D. Cirilo del Rio manifiesta que Las nuevas consultas A. las doce y media llegó a Palacio el diputado de la Lliga, Sr. Ventosa. -Ha sido llamado, dijo a los informadores, un representante de la Lliga y cómo el Sr. Cambó se encuentra resfriado, vengo yo a ampliar la consulta. El Sr. Ventosa es el primer consultado La actitud de la Lliga en relación con el Gobierno que se proyecta formar A la una y media salió de la Cámara presidencial el Sr. Ventosa. Dijo que él presidente le había hablado respecto a la formación del Gobierno y a la actitud de la Lliga en relación con él. -Yo le he contestado- -añadió- -que nosotros, como lo hemos hecho en alguna otra ocasión, mantendremos una. actitud de independencia y de expectación, y que procederemo s conforme a los actos que vaya realizando. 0 r consiguiente, sin -Compromiso previo de: ninguna clase, deseamos. que el Gobierno que se trata de formar tenga mu- chos aciertos, pero le juzgaremos por sus actos. -Exactamente igual. es dimisionario y que se va a su A las dos y cuarto de la tarde abandonó- Palacio D, Melquíades Alvarez. Dijoía los c a s a A las tres, menos cuarto de la tarde saperiodistas: Hemos tratado únicamente dej detalles de acoplamiento y sobre las lÍE- eas i lió, de Palacio el ministro dimisionario de generales del programa a realizar por e l Agricultura, D. Cirilo del, Río, diciendo a- Gobierno. r los informadores: -Lo. que yo pueda manifestar a ustedes tiene poca importancia. Esta es una crisis parlamentaria y, parlamentariamente, nosotros, representamos poca cosa, pues solamente somos: tres diputados, y la insignificancia del número no permite que tenga interés lo, que yo diga. Afirma Él Socialista Que la moral pú- ¿De qué han tratado ustedes? Mica es más liaja en este régimen que en el- Hemos hablado de una po rción de deanterior. talles dé. acoplamiento, y lo. único, que. pueAñade que jamás, bajo. la Monarquía, se do decirles, es que sigo siendo un ministro persiguió al proletariado como hoy. dimisionario, que se va a su casa a. ocupar- Luego dice quo sóio es superior en, impose desús chicos y de surmujer. -v pularidad este régimen- al- encarnado por I) Alfonso XIII. Después se le preguntó si al Sr. Zavalá, Y se queja fio que la República haya dado qué es progresista, se le había ofrecido una entrada en el fiotóerno a hombres de extrema derecha orie estuvieron en guerra con lá cartera y contestó que, en efecto, se. le había hecho el qfi ecirniendo, pero el señar. Monarquía por considerarla excesivamente Zavala la había rechazado. Iliberal. Poco después, el presidente de Ja Repú ¿Ahora salimos con esas? Pero ¿no fueron los socialistas los que tanto se jactaban blica sé trasladó a su domicilio parficular. de Iiabér traído la República? Leídos estos madrigales de los socialistas, uno iíó se explica por qué ios socialistas reclaman el Poder dentro del. régimen. Gomo no sea para hacerle la autopsia. Siguen las gestiones paca- resolver ía crisis: En el domicilio del Sr. Lerroux: i ri ¿Cree usted que se podrá formar el Gobierno. que se intenta? -De: eso yo; no puedo decir, nada, porque de ello no hemos tratado. ¿Cree usted que las dificultades existentes pueden estar relacionadas con el ma- v tiz anticatalanista. de ese futuro Gabinete? -Yo no sé que haya dificultades. Ahí están todavía lósrepreséntantes de otros grupos políticos, que serán los que puedan contestar a esa pregunta. -Es que el Sr. Lerroux Üa dicho que hay dificultades. -Pues si el Sr. Lerroux ha dicho eso, él será el que lo sepa. Insisto en que nosotros no hemos echo más que decir que al Gobierno le juzgaremos por sus actos. ¿Y no han sido invitados ustedes a. formar parte de ese nuevo Gobierno? -No era este el momento para tal invitación. En todo caso correspondería al encargado de formar Gobierno. El Sr, Gil Robles se ratifica en su consulta anterior M í a s d o s de la tarde salió de Palacio él jefe de la C- E. D. A. quien dijo a lqs periodistas. que había ampliado los térmi. nos de la consulta, ratificándose en los térmiuqs generales de la. anterior. ¿Ha habido alguna variación esencial en esa consulta? -rLa pregunta ha sido la misma, y 1 a misma la respuesta. ¿Habrá Gobierno hoy? -No lo sé. r Los Sres. Martínez de Velasco y t Melquíades Aívarez dicen que se ha tratado de acoplamiento de carterasy líneas generales del programa a realizar Al salir de Palacio el Sr. Martínez de Velasco manifestó que el presidente. le había hecho preguntas de detalle, acerca del acoplamiento detaiievo Gobierno. A nuevas preguntas dij, o q- ue tenía buena impresión Don Alejandro Lerroux regresó c de Palacio a su doíríicilío, donde le espera ban lo señores Rocha, Guerra deis, Río, y Salazar. Alonsol a s últimas noticias no acusan novedad La expectación entre los amigos- del se ninguna, en los movimientos de lá Escuadra 1 ñor Lerroux era enorme. Girculaban las, Se Etiopía. más variadas versiones acerca de las diEl transporte de guerra Esmeralda conficultades surgidas en la formación del Gotinua en Burdeos. bierno. Era creencia muy generalizada la El submarino Herr Indalecio sigue en Valencia. de que estas dificultades empezaron. a surgir después de la visita que anteanoche hizo AI íiablar el otro día de las ochenta y cua- al. Sr. Lerroux e. l secretario general ds la Presidencia de la República, Sr. Sánchez tro combinaciones Se fantasía que se pueden Guerra. realizar con tres trajes, usandp el pantalón del completo A con el chaleco y la ameri Se afirmaba también que la cartera de cana del completo B, y así sucesivamente, papel nos olvidamos de un detalle curioso: los aco- Agricultura jugaba crisis. importantísimo en el desarrollo de la plamientos que es posible llevar a cabo con Por eso, el Sr. Lerroux, convencido de los tees trajes alcanzarán cantidades astroque era preciso, orillar estás dificultades nómicas si el feliz poseedor de esta combinatoria de elegancia posee, además, un antes de entregar la. lista del; Gobierno al manclsferlarid de Tarrasa. jefe del Estado. salió, de su domicilio por la mañana, para entrevistarse con el señor Gil Robles. Se desgáñitan los periódicos republicanos gritando que el nuevo Gobierno trae consigo la descomposición del régimen qué el Las dificultades de úlrima hora pueblOi se dio a sí mismo el día 14 de abril. estriban en el nombramiento para Pero ¿y el 19 ¿Jé noviembre, qué dijo; el pueblo? ¿Es que estas elecciones no fueron, ministro del Sr. Anguera de Sojo por lo menos, tan sinceras como aquéllas? ¿O es que los corifeos de la democracia, sólo La verdad de lo que ocurría, según nuescpnsicieran válido el. voto del pueblo cuando tras impresiones, estribaba dé un modo esenconviene a su ideología? cial en la presencia del Sr. Anguera de Soio en. el futuro Gobierno. Esta designación había producido inquie Ef error acecha a toda audacia informativa dice anoche el Heraldo en un re tud, extraordinaria, no sólo en la Generalicuadro de su primera plana, con todo; lujo dad de Cataluña, sino en el partido de Llitipográfico. Se refiere, con regocijo, a los ti- ga Regionalista, que dirige el Sr. Cambó. tulares de A B. C y El Bébate anunciando la exacta composición del nuevo Gobierno. Parece ser que éste hizo llegar a los altos poderes del Estado su creencia de que QuS ligereza, ¿verdad? Claro es que cuando al Heraldo se le la efectividad del nombramiento del señor ocurrió gastarnos esa broína, suponiéndonos Amtuera dé Sojo significaría tpnto como m a l informados, lucía en todo su esplendor la vuelta a la antigua Solidaridad en Cata el sol de mediodía de sus; ilusiones. Pero luña; es decir, que se borrarían las difellegó la nociie cavernícola y- obscurantista, y cuando Heraldo salió a la calle, con su rencias que existen entre las izquierdas catalanas y las fuerzas de centro y derecha pomposo recuadro, ya eran ministros exactamente las mismas personas que El Deba- ante la presencia del Sr. Angueri de S o jo te y A. B O habían anunciado por la ma- en el Gobierno. Y parece también que el ñana. Sr, Nicolau D Olwer, jefé de otras fuerzas Cuidado, colega. El error acecha a toda de izquierdas catalanas, hatíía manifestado a d ca u ai íi su repulsa á dicha designación. En esto estribaban las principales díficul S e tiene la impresión de que el Sr. Pita Romero, en la diversidad de labores de su fecunda carrera política, representa a un partido muy poderoso que piensa formai- se.