Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID. DÍA- 5. DE, OCTUBRE DE 1934 NUMERO SUELTO 1 6- CENTS, g DIARIO ILUSTRA DO: A Ñ O TR 1 GES M O N UM ERO 517 8 í- i í SUSCRIPCIÓN: UN MES, 3 PTAS, PROVINCIAS: TRES MESES, 9. AMERICA Y PORTUGAL: TRES MESES, 10 PESETAS EXTRANJERO: TRES MESES, 25 PESETAS. REDACCIÓN Y ADMINISTRACIÓN: SERRANO, 61, MADRID. APARTADO N. 43 LA SOLUCIÓN DE LA GRISJS AYER QUEDO CONSTITUIDO EL NUEVO GOBIERNO BALO LA. PRESIDENCIA DEL SEÑOR. LERROtlX, CON SIETE RADICALES; TRES POPULARES AGRARIOS, UN AGRARI O, UN. LIBERAL! DEMÓCRATA Y DOS MINISTROS SIN CARTERA El Sr. Lerroux dice que el Gobierno quiere vivir dentro de la ley y no consentirá ninguna extralimítación. Un interesante discurso- programa del presidente del Consejo al tomar posesión del cargo: Este Gobierno no es de persecución ni de represalia; no se consentirá ataques a la República; la ley, para todos, y para Jos obreros también; el Gobierno no entrará jamás a saco en Jas libertades autonómicas. Un buen Gobierno, salvo algún error, como la exclusión del Sr. Solazar Alonso, el mejor ministro del Gabinete anterior. Con- tara la nueva situación- con nuestro apoyo decidida en cuantos empeños patrióticos emprenda. Si al fin se atreve a poner coto a las insolencias y rebeldías de los separatismos criminales, si acomete resueltamente la solución del gravísimo problema del. orden público, si inicia el desagravio a las vejaciones y atropellos contra los católicos, que son la inmensa mayoría de los españoles; si rectifica la desastrosa política económica seguida hasta ahora por la República y procura evitar los estragos de la Reforma agraria, nos tendrá, a su lado para aplaudirle y alentarle. No quisiéramos- -y lo decimos muy sinceramente- -que la realidad nos desengañase respecto a las fundadas esperanzas que hoy ciframos, en su actuación Por lo pronto no. es mal síntoma de futuros aciertos- el rencor, la rabia y el despecho con que es réci pido por, los periódicos, republicanos. perante, la quema de conventos ante la pasividad del Poder público, el despojo de la propiedad, privada, los innumerables atropellos al derecho de gentes; Bata, Villa Cisneros, Castilblanco, Casas Viejal; el Estatuto de Cataluña, que tan excelentes resultados está dando; el incremento del separatismo; vasco, los atracos a mano armada, los asesinatos, cientos de miles de obreros en la miseria por falta de trabajo, España dividida en discordias feroces y a punto de estallar la guerra civil; los que mandaban, fomentando entre, claudicaciones la rebeldía de los. de abajo. Y, al fin, después de estos tres años y medio, un Gobierno como el actual. Y nos preguntamos con amargura si aquella revolución y sus trastornos consiguientes, estos, tres años, y medio que- acaba depasar España ¿valían la pena? do a rodar si la solución nó coincide éxac- tamente coa la que más habría de convenirles. Puños cerrados, barretinas caladas, amenazas sin disimulo. La actitud de esos nuevos poderes tiene el mismo carácter- ...de. desdén y de dominio que la de un rico que va gustando y rechazando platos en un restaurante: -Yo pago, y a mí me da usted lo que me gusta. Que corresponde a: Yo puedo, y a mí me dan ustedes los ministros que no me estorben. Hay otra circunstancia notable; pero ésta es muy antigua. Privaba ya en el viejo régimen. Es. la de esos señores que, interrogados acerca de cuál será la cartera que desempeñen, contestan con una humildad que resulta la más intolerable de las soberbias: -Iré a donde me ordenen. Yo soy un disciplinado hombre de partido. A ninguno se le ocurre decir: -Yo no entiendo más que de tal o cual materia, y si no es en el departamento concon ella, no iré a Notas de la- crisis gruente sabría qué hacer. otro alguno, por. Las crisis ministeriales de la República que no Admiten todas las posibilidades. No. tienen soluciones rechinantes, lentas, compli- Saltan por todos los tramos de la lista. cadas, en la que parece qué. todo, se va a Guerra, Jusasfixiar. Ni una sola vez se ha recibido esa Tantoo les da Agricultura comoser ministros. caso. es natural impresión de que un procedimiento ticia a Comercio. El pueblo, lo que mendos Pero nosotros, al nuevo va a substituir a un procedimiento nos importa es disciplina, y lo qué? más, agotado, sino la. de que unos cuantos hom- su- competencia, su de ella no se habla jamás. y bres se afanan, sudorosos, etí mover los Paladeemos la suprema, novedad del nuebrazos y la lengua del gigantesco cuerpo del Estado para, ¡con... la- respiración artifi- vo Gabinete; la que significan esos dos ministros sin cartera. Abierto el camino, precial, sostenerle la vida. parémonos para ver El corazón de los. ciudadanos se agita cartera, porque aquí, muchos ministros sin en España, tomamos violentamente en estas vacilaciones. El Go- del extranjero las ideas para aplicarlas mal. bierno que- se da como seguro a las doce Somos como esos negros que admiten de de la mañana, se ha desbaratado a las tres Europa la chistera, para llevarla con su tade la tarde. A veces se diría que vamos a parrabos. Se explica que el señor Martínez disponer de dos Gobiernos; a veces, que jefe los grupos más ya no volveremos a tener ninguno más por de Velasco, de la de unode asista y robusnumerosos los siglos de los siglos. La verdad que es- tezca en esa forma mayoría, al cribe el reportero político a la vuelta de nadie habrá en toda Gobierno actual. Pero la plasus indagaciones, ya no es verdad cuando el neta ciue sea capaz de redondez del más periódico llega a manos del comprador más leve fundamento serio descubrirel eljoven a que impaciente. Pita Romero Esos elementos clásicos, constitucionales, Los ministros disfrute de- igual merced. sin cartera, en los países, que hasta ahora intervenían en las crisis, donde se introdujo este refuerzo, ministerial, están considerablemente aumentados. Ya no son hombres- representativos, de gran exper depende todo del Parlamento y del jefe autoridad de gran del Estado, sino de colectividades... y de in- rienda política, de gran o sobre losy partidos. sobre tereses que apuntan preferencias, oponen influjo de esto el pueblo, Sr. Pita. hay en el vetos y se reservan el derechp a echarlp. tq- Nada r Pero al considerar la formación de estos hombres no podemos- reprimir un gesto de amargura al mirar hacia atrás. Vemos. un pueblo ingenuo y noble engañado y corrompido por una campaña vil de difamación personal, ajena a la política. Recordamos cómo los errores y las debilidades de los gobernantes de entonces precipitaron la caída dé la Monarquía, fomentando inconscientemente el sincero malestar de las masas. Después la proclamación de la República y el entusiasmo que el cambio de política despertó en miichas gentes de buena fe. Inmediatamente, el desengaño, los errores, las; arbitrariedades, el sectarisnio im-