Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID DÍA 3 DE TÜLÍQVpE 1.9 3 4: to SUELTO 10 CENTS. DIARIO ILUSTRADO. AÑO TR 1 GE Sl- M Ov N t l M E RO- 9.705 SUSCRIPCIÓN: UN MES, 3 PTAS. PROVINCIAS: TRES MESES, 9. AMERICA Y PORTUGAL- TRES MESES, 10. PESETAS EXTRANJERO: TRES MESES, 25 PESETAS. REDACCIÓN Y ADMINISTRACIÓN: SERRANO, 61, MADRíÉfc ip? ARTÁDON. 43 UN A ACTiTlí D PATR O- PARECE OUE EL GOBIERNO DESISTE DEL T I C A -V V La fórmula desdichada que el Gobierno: PROYECTO DE LEY SOhabía imaginado para el pleito de Cataluña, BRE EL CONFLICTO no podía prosperar sin los votos unánimes de la C. E D A y no prospera. afortunaCON CATALUÑA damente, porque una gran parte d é los diputados de la C. E. D, A no están dispues; ios a votarla. Es es de justicia reconocerlo así. Teníamos, a decir verdad, la esperanza de que ocuf riera; L á actitud de la E s querra, y de la Generalidad y d e l ¡Parlamento catalán, es t a n- clara que sólo cerrando los 0 jos, y los, oídos, se puede desconocer la cínica rebeldía en que se hallan situados. Se h a corroborado en las noticias oficiales del sábado, según las cuáles en el término de cuarenta y ocho horas, -va a, darse el reglamento para aplicar la ley facciosa. iAjnte- esas realidades, lo que el Gobierno proponía en la fórmula era algo peor que uña dejación: era u n abandono del prestigio y efectividad de la soberanía del Estado. Esperábamos- -lo repetimos- -que los diputados de la minoría que acau- dilla. eL Sr. Gil Robles no se prestasen a colaborar en- el triunfo de los rebeldes. Nuestra impresión se confirma en la lectura del interesante. y acertado artículo que anteayer- publicara El. Debate. El título lo sintetiza. con una rotunda y firme conclu- sión: N o hay fórmula ante la rebeldía. Eso e s no la h a y no puede haberla. Laactitud de la Generalidad excluye todo intento dé hallarla. Porque, el solo intento de conseguirla, ya sería una humillación para el Poder central; es decir, para España. Y agravada por el asenso previo, de las Cortes. Resultaría que las Cortes y el Gobierno de España. se allanaban- -peor aún, se sometían- ante la- resistencia: y la amenaza de n o cuínplir un fallo legítimo y solemfie; del Tribunal de Garantías. Cualquier corporación, cualesquiera de los ciudadanos españoles a quienes afectaran: sentencias de ése Tribunal, quedarían autorizados por él mal ejemplo a no cumplirlas, e- incluso, a la aspiración de contrariar- las con franca y pública rebeldía. El Debate rechaza de, golpe la posibilidad de apoyar esa hipótesis facciosa, y, por la. relación- conocida cíe: El Debate con la C. E. D. -i A pensamos que sera también el pensamiento de la. C E D. A. Si hubo algún titubeo, se ha desvanecido al saberse cómo. la Generalidad insiste p. orJiadamenté en la rebeldía, r V Como nuestro criterio, l i b r e e independiente, no se deja influir jamás- por tendencias partidistas, no. juzgamos a: las gentes con prejuicios pasionales, sino por sus actos. Y esto n o s p e r r n i t e l a complacencia de señalar. con aplauso la actitud de El Debate qué, lógicamente, suponemos- bon presunción que las impresiones políticas de anoche confirman- -es la. de la C. E. D. A. Del propio modo, que hubiésemos aplicado con leal sinceridad una censura a los dipu- tados qué hubieran... facilitado el sábado la aprobación d e j a infortunada fórmula. -Sobre ellos hubiese recaído entonces, inevitablemente, la mayor, responsabilidad en las consecuencias de otorgar esa victoria, no a Cataluña, ni siquiera a la organización regional de Cataluña, sino á unos elementos políticos de Cjitajuña- -centra España. Porque entiende que ha pasado ya el momento de ias fórmulas El Sr. Samper aprovecha la tregua parlamenfaria para intensificar sus gestiones con la mayoría. Conferencias con el presidente de la República y con el Sr. Lerroux El presidente del Consejo estuvo el domingo por la mañana en el domicilio del jefe del Estado, con quien despachó durante largo tiempo. Debió de darle cuenta el Sr. Samper de la situación parlamentaria y de la resistencia de algunos elementos de la ¡mayoría a yót r- él proyecto dé ley con la- fórmuia resolutofia. del conflicto con Cataluña El Sr. Samper. ¿después. de esta entrévista, marchó al campo y luego de almorzar visitó a D. Alejandro Lerroux en su hotel de San Rafael. Esta conversación. fue larga, y. en ella, seguramente, debieron de ser- examinados to- dos los aspectos de la situación política y del. panorama parlamentario. Hemos de creer que estudiados el pro y el contra de una resolución de. crisis, el. señor Lerroux debió entender que pesaban más las condiciones adversas que las favorables, -y. que, por tanto, el. Sr. Samper debía continuar; en- su puestp; -para hacer fren; te, al conflicto, provocado; por la Generalidad de Cataluña. V tencia del Tribunal de Garantías Constitucionales y la reforma de la base 22 de laley Agraria y la atribución a Cataluña del derecho a legislar en materia de cultivos. Precisamente esta exigencia de la simultaneidad era un nuevo ataque al prestigio del Poder central. Pero, por? i esto no fuera poco, el Gobierno de la Generalidad anun- ciaba, inmediatamente, el Reglamento para la aplicación de la ley anulada por el másalto Tribunal del país. Entendían los diputados radicales que el Gobierno debiera, ante todo, asegurar el cumplimiento de la sentencia del Tribunal de Garantías v anunciar la adopción de medidas encaminadas a la solución del problema, no por vía legislativa, sino de modo ejecutivo, como tal Gobierno. Para e, so podría contar con los votos íntegros de la mayoría y aún con los de otros grupos no tniriMeviales ni gubernamentales. En suma: una proposición de confianza en ese sentido concertaría el mayor número de voluntades. Los señores Samper y Lucia- -Después da esta entrevista, el presidente del Consejo recibió al jefe de la Derecha Regional Valenciana, Sr. Lucia, que, como eb sabido, tiene una íntima amistad con el Si Gil Robles. Este, que ayer pasó la frontera de Francia, camino de París, había dejado al Sr. Lucia un itinerario dé su viajé para que le tuv. iera al corriente de. cuanto ocurriera en las Cortes. Ignoramos, como es natural, lo tratado, eá esta entrevista por- la reserva que guardaron tanto el- S. r. Samper cómo el Sr. Lucia; pero no es aventurado suponer que el jefe de la Derecha Regional Valenciana, -coincidiendo i con el pensamiento del Sr. Gil Robles, entendiera impolíticoVel planteamiento de. una votación sobre? un proyecto de ley que- dis- gustaba a numerosos diputados de láí. ma: Debieron de examinarse en esta conversaciórí todas- las- fórmulas posibles, para- -ir á un cierre próximo, de las Cortes, después de hacer el Gobierno tina, declátación terminante en orden al conflicto de- Cataluña. V La vrsita de los diputados radi: Entrevistas con los señores Cambó y Martínez de Velasco El. presidente del Consejo suspendió sus trabajos alas, dos de la tardé y volvió a. ia Presidencia a las. cuatro. y media. Mediad hora después recibió en. su despacho ál jefe de la minoría regionalista, D. Francisco Cambó, y a las seis se avistó con. el jéfé de- la minoría agraria, D. José Martínez- de Vélásco; Parece obvio, decir que estás entrevistas estuvieron dedicadas exclusivamente al examen de la situación jíarláríientaíia eñ ordert al pleito de Cataluña. ¿Qué; actitudes adoptaron los Síes. -Cam- bó y Martínez de Velasco? -Ño debieron ocultar al Sr. Samper. los peligros de- una votación sobre: la fórmula. contenida en el proyecto de ley que figura en el orden del dia. Ignoramos cuál fue el consejo del Sr. Cambó, ni si éste es O no. partidario de una votación de confian- zá, que íortaíezca al Gobierno para la adop- cipn de medidas conducentes ál féstáblepi miento de la noririalidad con Catalün J 1 v, v v; cales En la mañana de: ayer el Sr: Safnpér recibió én su despacho- oficial; a una; comisión de diputados radicales, que deseaba ha triarle, en nombré, de- la; minoría, acerca de la situación parlamentaria creada, cotí el pío. yecto de ley sobre Cataluña: En la- tarde del sábado y e ñ vista del ca; i- iz qué tomaban los acontecimientos, varios diputados radicales indicaron su propositó de avistarse con el Sty- Sampér para rnanifestarle que el proyecto de ley con la (fórmula dé delimitación de competencia- en- tre él Poder central y XQ- Generalidad, no debía ser puesto a votación. Entendían que esta cuestión tratada con arpegio a. lav fórmula del Gobierno, provocaba, -en Vía mayp. ría una, verdadera división. Además, -la, íór muía quedaba invalidada por la. -actitud contumaz. del Gobierno de Cataluña, -negándose af cualquier, arreglo que no llevará irn: plícita. la; simültaheidad de las dos mediadas del Gobierno; la iroposici- ón; Üe l a sen-