Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADR 1 DD 1 A 29 DE MARZO DE 1934 NUMERO SUELTO 10 CENTS. DIARIO ILUSTRADO. AÑO TRIGESIMO. NUMERO 9.624) W M SUSCKíPClONj UN MES, 3 PTAi PHOV INClASi rREb MESES, 9. AMERICA í PORTUGAL: TRES MESES, 10 PESK I AÍ EXTRANJERO: TRES MESES, 25 PESETAS. REDACCIÓN Y ADMINISTRACIÓN: SERRANO, 61, MADRID. AfARTADO N 43 LA PENA DE MUERTE LA SITUACIÓN POLÍTI No se pide, ni se impone, ni se cumple CA Y P A RLAMENTAR 1 A 3 a pfna. de muerte sin. una íntima y apurada resistencia de los agentes de la ley, ni sin Durante un año prorrogaJa repugnancia y el duelo de la conciencia pública. La abolición hace asi su camino ble será establecida la pena y ai. fifi será, cuando deba serlo, victoria definitiva de la moral y de la cultura, sin que de muerte para determinalos legisladores tengan que borrar la pena. ¡Que siga figurando en el Código, que la ley dos delitos mantenga la intimidación de los instintos criminales, no es obstáculo para que el sentimiento, la educación y las costumbres continúen sü obra humanitaria. Países hay. en que rio se aplica, no es necesario aplicar la pena dé muerte, aunque esté en los Códigos, Aquí, en- España, estuvo prácticamente abolida por largos períodos- y, sólo ha reaparecido en circunstancias de consternación social. Abolida legalmenté estuvo mucho tiempo en Italia, que luego necesitó restablecerla y apenas ha. necesitado, aplicarla para lograr la extinción de la delincuencia- grave. El- mantenimiento de la pena no im- pide la abolición práctica, la satisfacción de los principios humanitarios, la lenidad misma, de los agentes de la l. ey cuando se apoya. en el consentimiento. social, y evita en. cambio. rectificaciones desagradables como la que el Gobierno español se ha visto obligado a promover. Peores consecuencias ten. dría rio rectificar, sostener una abolición legal prematura en Circunstancias de pánico agudo, porque en ellas se desbordan los instintos de la defensa social, surgen los linchamientos, las represalias, la locura colectiva; y lo más vergonzoso: surge Casas Viejas; surgen las consignas terribles: ni heridos ni prisioneros máximo rigor con Jos detenidos Nota distintiva de la criminalidad que el Gobierno trata de contener con el restablecimiento de la pena de riiuerte, es la alevosía y la cobardía, la superioridad de fuerza y de medios, elseguro de impunidad, la supresión de riesgo con que prepara sus crímenes. Operando en cuadrilla, con lujo de armamento, con automóviles, con centinelas y- retaguardias, los atracadores, que casi nunca dejan de ser asesinos, demuestran por 3 a propia vida un apego tan enorme como el desprecio con que suprimen la vida del prójimo. Se, ha dicho ya que. no sirve contra elle? la: pena de muerte. Hay quien los pre senta: como desesperados- ¿de qué, si son insaciables, en. la recaudación? -como gente brava, retadora del peligro. Pronto se verá lo contrario. Parece que los proyectos ministeriales, encontrarán en, las Cortes una oposición que no nos extraña. Cuestión de izquierdas. Esta criminalidad- -lo hemos razonado a l g u n a vez- -es una de tantas derivaciones de la indisciplina social, que, al abrigo del ambiente revolucionario, comenzó en el reclutamiento, de pistoleros, en la suelta de las cárceles, en la quema de conventos, en los íñotin. e s rurales dé expropiación... Al izquierdisrní? le aflige el restablecimiento de la pena dé níuerte, que quizá no sea necesario aplicar. En. último término las vidas inocentes, que salve la represión se- rán muchas más que las vidas, tenebrosas de: los asesinos sa ificada a. ia ley. La comipasión pública tiene que hacer sus El proyecto aprobado en el Con sejo de ayer Ayer mañana se. celebró en la Presidencia del Consejo la reunión, ministerial que tanta expectación había producido, por ha- berse anunciado queen ella se aprobaría, un importante proyecto de ley restableciendo la pena de muerte. No fue defraudada, la curiosidod que hubo de pespertar el consejo. En él fue aprobado dicho proyecto de excepción, sobre el que el Sr. Lerroux se limitó a decir lo siguiente: -Hemos estudiado la manera- dé reprimir rápidamente el estado de criminalidad que se ha desarrollado. y que ha culminado en los dos últimos sucesos. ya conocidos. el atraco perfectamente planeado y realizado, en Barcelona, y él suceso perpetrado en Zá- ragoza. El Gobierno había encargado a los ministros de Justicia y Gobernación qué redactasen un anteproyecto en fo r ma de bases; lo hemos estudiado y ahora redactarán un proyecto de ley, cuyas líneas generales han sido, aprobadas hoy, y únicamente falta darle forma definitiva. Dada la gravedad áú asunto, y como quiera que está ausente un ministro, esperamos. el regreso del Sr. Madariaga pora que éste conozca el proyecto. Y de este asunto no me pregunten ustedes ni una sola palabra más, porque no podría satisfacer su curiosidad. hubiese designado abogado defensor, se es cogerá éste entre aquellos letrados que abonan cuota superior a ía cuota media. No se alude en el proyecto para nada al Código penal. Es, pues, una ley cspcc a! y no, cohio se ha dicho, de modificación de aquél. Transcurrido el año dé duración, podrán las Cortes prorrogar su vigerxia. En materia de explosivos se ajustará este proyecto a las nuevas modalidades, que imperan en la actualidad, pues la ley del; 94, que se halla vigente en esía- riiaíer a. Resulta anticuada, por comprender delitos cir a. realización no es del día; en cambio, dentro del delito de empleo de explosivos; se comprenderá, por ejemplo, el liso dr botellas cen líquidos inflamables. V Sabemos que el criterio de; algunos ministros en la redacción de éste proj- estó, era él de extenderse, en disquisiciones k aiistas, pero pieyominó en el Gobierno el da- una redacción sintética, que pueda ser. per- íeetaménte comprendida por aquellos para los qus se desea sirva de éjerr. plaridad el simple enunciado de la ley. Este proyectó será leído en la sesión de. Cortés que se celebrará el martes próxinicv: y, desde luego, el Gobierno lo declarará- de- urgencia. Un 1 1 1 1 stro, con él que anoche -habíanles, 111 nos decía: -Hemos sufrido mucho con este proyectó qué parece tildar de personas feroces h los gue hemos tenido siempre horror y condenación pa r a la pena capital, pero la condiciónde gobernante impone estos sacrificios, y él prescindir de todo sentimentalismo ante- el bien general del país. Cprnentarios en h Cámara Entré los diputados que- esi escaso uúmeró- la desanimación en él Congreso suóeró ayer a la de; días anteriores- -asistieron a íá Cámara, fue el tema de los conientarips- él proyecto del Gobierno para el restablecimiento de la pena de muerte. Recogimos las siguientes. opiniones: El señor Gil Robles. -Si el Gobierno estima necesario esa medida, la minoría popular agraria, ¿qué va a hacer sino darle: los votos para que sé apruebe El señor. Largo Caballero. -Va el proyecto contra los efectos y no contra las causas. Mala señal cuándo un régimen, tiene que apa- lar a ésas médidai éxtremas. Y para los malos gobernantes, ¿no sé propone también -eáa pena? Contra delitos de terrorismo, explosivos y descarrilamiento. Atracos a mano armada. E í procedimiento En dicho consejo de ministros quedó 1 terminado este proyecto de ley, únicamente a falta de algún matiz de redacción en cuanto a la definición del delito ái uso dé explosivos. Consta el proyecto de un preámbulo, en el que el Gobierno justifica la adopción de esta medida excepcional. Le siguen tres artículos. El primero comprende los delitos de empleo de explosivos y descarrilamiento intencionado de trenes, bajo la concepción genérica de terrorismo. El artículo segundo trata de los atracos a maño armada, perpetrados por dos ó más personas, y el terce: ro, se refiere al procedimiento. Las penas sarán de. reclusión perpetua a muerte, y para su aplicación se habrán deproducir, a consecuencia del delito; muertes o lesiones. Estafan. encargados de aplicar esta ley los, Tribunales de urgencia, y. se admitirá recurso deCasación ante él Tribuna! Supremo. En casas de aplicación dé pena de muerte. los magistrados que, compondrán el tribunal serán cjticb en lugar. vde tres. Si- el r; o no Cuando el señor Gil IJobles se enteró: da. la pregupta que antecede dijo: -Como la ley rio tiene efecto retroactivo el seño. r Largo Caballero puede estar tran- quilo. Don Melquíades Alvares. -Cyeo necesario el restablecimiento de la pena de muerte para acabar con el estado anárquico del país. El señor Martínez de Velasco. $i tl. Qóbierno lo considera necesario, la minoría agraria le dará nuestros votos para a- ca ¡bar con las alteraciones de orden publico, ¡los atracos y la anarquía; y, no solalncnte, tendrá el Gobierno nuestros votos, sino también; nuestra adhesión incondicional. Don Abilio Calderón. -Yo no soy sanguinario, pero dado el. estado del país, -me, parece una medida necesaria,