Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DIARIO ILUSTRADO. AÑO TRIGÉSIMO, 1 0 CENTS. NUMERO J f J f jé DIARIO ILUSTRADO; AÑO tRIGErSIMO. 10 CENTS. NUMERO É B FUNDADO EL i. DE JUNIO DE 1905 POR D. TORCUATO LUCA DE TENA LA TRISTE HISTORIA MAÑANA NO COMO M A R T I R O L O G I O EN CASA DEL BACILO FASCISTA Siempre hemos creído que un banquete es Azaña Ba dichoque algunos se. lamentan Otros, cómodamente, h o s de su! silencio Vanidad. Pero, en todo casó; un pretexto que buscan; algunos hombres aconsejan desde sus casas ser para comer, fuera de su casa; yo no figuro entre esos que se lamentan. Ni más animosos, -más combativos, más duros en íás represalias. Es- -Mañana no como en casa, porqué tengo me extraño tampoco. Porque yo conozco la muy fácil aconsejar. 1 historia de un bacilo de Koch. Este bacilo b a n q u e t e (Palabras del jefe. de. F. E. de Kooh entró en un organismo debilitado. ¿A- quién? ante la tumba del: estudiante ¡Verdaderamente 1 no figuraba entre sus, espe- -A Gutiérrez, que le han hecho ministro. asesinado Matías Montero Roranzas tata grande ventura, porque vivía dríguez. i, desde mucho tiempo airtes en los legajos- -Mañana no como en casa, porque tengo polvorientos de una oficina. Pero un día se banquete: Por si acaso la frase citada es una alusión hizo en la covachuela una limpieza, golpea- ¿A quién? ron: los papeles con estrépito, se. llenó el -A Gutiérrez; que ha dejado dé ser mi- a; mi artículo del sábado pasado en A B C, me complazco en recogerla aquí sin intenámbito de polvo, flotaron infinitos microbios nistro. 1 que languidecían sin eficacia, y el bacilo en Se celebra todo. El caso es no comer en ción alguna de polémica. Únicamente, eso sí, de poner las cosas en su punto. Ante, todo, cuestión fue aspirado casualmente por un casa. Los poco iniciados se sorprenden de individuo. Pudo aspirar otro cualquiera, pero que- lo mismo se da un. banquete a quien ño esté desmemoriado recordará que aspiró aquél. En cuanto el bacilo de Koch se nistfo que a un ex. ministro. Si- no fueran li- en dicho artículo sobre el libro del Caballero encontró instalado en los pulmones adquirió geros en el comentario comprenderían que Audaz yo no he aconsejado nada a nadie. una gran idea de sí mismo. Hizo un viaj e el ex ministro es más merecedor. Entre nos- Sólo me permití opinar acerca de la pasivide circunvalación, y, a su regreso, formuló, otros hay pocas i ambiciones a ministros; a. dad con que Falange Española ha soportado con gesto, importante, unas declaraciones lo que se aspira fervorosamente es a ex mi- los atentados y agresiones de! sus a- dvérsa- ante ún numeroso, grupo de leucocitos. nistro. Se calumnia a los ministros, de ambi- rios sin otra forma de protesta i que lá in -Esto no. me gusta- -afirmó- hay que ciosos. Ojalá fueran ambiciosos, que serian dignación verbal. No había en mis observahacer mucha; modificaciones en este cuer- buenos ministros. Pero observarles. No son ciones el menor tono de menosprecio. Lo que po. Por fortuna, estoy aquí yo y todo mar- ambiciosos. Aspiran a pasar por el ministe- sí reflejaba, en ellas era mi asombro, que en rio. A ser. ex- ministros. A asegurar un por- eso coincide con el de muchas. gentes, al ver chará. bien, en adelante. Y se dedicó a reproducirse prodigiosa- venir pasivo. Por. eso son tan malos minis- la indefensión en que F E: deja: a sus. anitros. Porque, no van para ministros, sino mosas juventudes. Y he aquí que, por una mente. Fundó tantas colonias, de baciios Koch, como podían vivir en el organisriio. para ex ministros. De ahí que si a un minis- trágica coincidencia, al aparecer mi artículo tro le dan un banquete, a un ex ministro aquella misma mañana la Prensa publicaba Perseguía a los fagocitos como sostenedo: res de un orden arcaico. Su teoría era la le dan dos banquetes. el vergonzoso y cobarde asesinato del inforY como ya hay una norma para el- feste- tunado estudiante Matías Montero Rodríde; que. él cuerpo estaba hecho para los bajo a manteles, nos sorprende la noticia de guez. Pues bien, si no s. e ptido evitar tan cilos de Kocív y que nadie que no fuese un un banquete- fuera de uso. Un banquete al auténtico bacilo de Koch tenía derecho a intervenir en la marcha de aquel organis- 1- ilustre- -de Verdad- -español D. Juan de la infame atentado contra un muchacho, que se Cierva, ingeniero, inventor y admirado en sabía amenazado de muerte ¿no pudie mo. Así, nombró delegados para presidir el mundo. Un banquete fuera del área polí- ron siquiera manifestar las huestes de F E. las funciones del hígado, del estómago, de los intestinos, del cerebro, del. bazo... En tica y de la reclama mediocre. Un banquete su protesta en una pacífica manifestación a un español, que se codea con los sabios por las calles de Madrid? Y, sin. embargo, algunos puntos había resistencia, pero era del mundo. Esta vez el motivo se justifica, nada se hizo, sino premiar; el sacrificio con sofocada. Vosotros no sois el cuerpo gritaban los leucocitos. No- -respondía el la admiración es sincera, y. el banquete no unas frases sobrias al sepultar a la víctima. es un pretexto para, comer fuera de casa. Allá cada cual con su conciencia. Pero a mubacilo de Koch- -pero somos cuerpo, porque El banquete s, e ha dignificado. Y también es chos les parecerá acaso excesivo él exponer en él estamos Y continuaba. Al fin, todo quedó saturado por él. Las un descansó. No habrá discursos políticos, las vidas de sus afiliados sin otra ior- ma de 1 toxinas invadieron hasta el rinconcito más tan manidos, tan insinceros, tan, indigestos. actividad ciudadana que la venta, dé únTse apartado. La cosa marchaba divinamente. No se festeja la mediocridad a merced del manarío, ni otro consuelo a- las familias; que azar. El ingeniero La Cierva es 3 a ciencia, una conmovedora oración fúnebre. Esto no Y cuando ya estaba la situación dominada Y los bacilos de Koch se contaban por bi- la inteligencia, el progreso, lo extraordina- es invitar a. la violencia desde las columnas rio; tari- extraordinario, que no parece que de A- B C como me atribuye, con su mala llones de trillones, ocurrió lo más extraño que podía suponer, nadie. Y fue que se mu- nos hemos enterado plenamente. fe habitual, ese folletín nocturno y lubrifirió el individuo. Y es que él inventor del autogiro ya ño cante llamado Heraldo de Madrid. Lo que sí- -Bueno- -dijo el bacilo de Koch, míen- es de España, es del mundo, y a nosotros decía yo, y repito, es que un- fascismo teórico, el. mundo nos interesa muy poco, porque en tras el hombre daba las boqueadas- buesin violencia como medio táctico, será lo que nuestra, pequenez novemos más allá del tér- se quiera, pero no es fascismo. Lo cuál no no; esto es lo más idiota que puede, ocúrrírmino municipal del que hemos hecho ley. sele a nadie. Cuando todo marchaba tan Además, el: inventor se llama La Cierva, y. significa que yo predico ni aconsejó bien, sé muere este imbécil. Con gente así no es posible hacer nada. ¿De qué vivo yo ya conocemos el rencor envidioso a los ape- nada, sino que demuestro- un hecho histórico irrebatible, confirmado por el fascismo itallidos consagrados públicamente. H a hecho ahora? ¿Es que esté animal agonizante prefalta que el extranjero acepte con elogio el liano y el hitlerismo alemán; En el triunfo fiere! el triunfo de los repugnantes fagocide ambas! causas se ha adelantado la lucha tos? ¡Hay que ver la organización que te- invento- español, que se le premie. con la nía yo montada... Y! para esto! más estimada condecoración mundial, que en la calle á la iii: olaritación! de las ideas y El sujeto murió, y el bacilo decidió que, Lindbergh diga que el autogiro se ha ade- a la de un nuevo régimen. Aquí, en España, durante los dos últimos agónicos Gobiernos lantado medio siglo al progreso de la aviaamargado por la incomprensión que rodea ción. Y todavía no nos. hemos estremecido- de la Monarquía, el doctor Albiñana y susal genio, declaraba disuejto su partido, -y que, en lo futuro, no se dedicaría más que de entusiasmo. Porque- micstros entusiasmos legionarios parecieron adaptarse ese espíy nuestro mundo se encierran los domingos ritu combativo del fascismo. Pero ahora: sin a tuberculizar a las vacas. en unos locales, donde parlamos de, la de- duda imperan otros modos, y se prefiere la Conociendo esta historia, se comprenderá que no me extrañe nada la sombría taci- recha o de lá izquierda, y como la inteliresignación cristiana ante lá hostilidad, actiturnidad de Azaña, 1 i el gallarda y apesa- gencia es el centro, no la advertimos, y así tud loable para ganar el cielo, aunque quizá 1 dumbrado gesto, con que renuncia a inter- -sabemos- de este- intelig nte Sr. La Cierva no sea la mejor para lograr la conquista venir en- la política hasta- ¡que- pueda volver lo que nos han dicho otros hombres que vi- del Estado. a donynar en política. ven más allá de nuestro, término municipal. W. -FERNANDEZ FLOREZ G. CQRROCHANO ALVARO ALCALÁ GALIANÓ