Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MARTES 12 DE DICIEMBRE DE 1933. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 23. f i éste Gobierno civil de un movimiento revolucionario en Villanueva de la Serena. Poco después pudo saberse que un sargento tíe Infantería de los que prestaban servicio en la Caía de Recluta allí establecida se había hecho fuerte en el edificio de la indi cada dependencia, al frente de unos paisanos, cuyo numeró no se puede precisar con exactitud. Estos revoltosos se adueñaron de los fusiles y pistolas que había en la mencionada zona. Al tener, conocimiento el jefe del puesto de Ja Guardia civil de aquel pueblo se destacó una pareja para informarse de todo, y al llegar frente al referido edificio recibió una descarga, resultando muerto un guardia y herido grave el otro. El jefe de dichas oficinas, que posteriormente intentó acercarse acompañado del sargento del puesto de la Guardia civil, fue recibido de igual manara, siendo muerto el mencionado sargento. Enviadas la compañía de asalto 33, la sección aúe mandaba el teniente Sr. Parra, y que estaba destacado en Don Benito, fuerzas de la Guardia civil de esta Comandancia, al mando del coronel del Cuerpo y del primer jefe, de ella, Sr. Pereyta, cercaron el edificio de la zona y abrieron fuego sohre él, siendo ésta perfectamente cercada por dicha 1 fuerza y tomadas todas las medidas de precaución para que el movimiento quedase limitado a los individuos allí refugiados y que 110 pudiesen escapar. Requerido por mí el señor alcalde, me confirmó que la tranquilidad en el pueblo era absoluta, y yo me complazco en manifestar el alto espíritu de ciudadanía mostrado por el vecindario. Como el edificio en que se encuentra instalada la Zona de Reclutamiento forma parte de un antiguo convento ruinoso, de complicada y extensa planta, se empleó la mayor prudencia para evitar un posible asalto sin más elementes de fuerza que los mencionados, sin que hubiese que lamentar sensibles bajas, como era de. temer y presumir. El sargento que mandaba la rebelión, y que se llama Pío Sopeña, fue insistentemente requerido para que se rindiera con los paisanos que capitaneaba, negándose con insistencia, En ese estado Lis cosas, y en vista de la insospechada actitud de rebeldía en que se encontraba, y que cundía el estado de naíural alarma en el pueblo, con el. temor de qut se extendiese al resto de la provin cia, requerí ai señor coronel del regimiento 16 de línea, de guarnición en esta plaza, a que me prestase asistencia para: reducir A 1.015 rebeldes. Requeridos por mí elementos de transporte, los puse a disposición de este señor coronel, que envió una compañía de dicho. regimiento con ametralladoras, bombas de mano, dos morteros y un cañón para batir el ruinoso edificio. Abierto el fuego en las primeras horas de la noche, mantuvimos la esperanza de qtie el alarde de elementos de combate sería suficiente para que los rebeldes depusieran su loca actitud y se entregasen. Desgraciadamente no fue así, y en las primeras horas de hoy el edificio fue asaltado por nuestras fuerzas, adueñándose de todas independencias. En la lucha resultaron muertos siete de los revoltosos, cuyos cadáver; se están identificando, sin que nosotros tuviéramos que lamentar otras desgracias que as de un guardia civil. herido en una muñeca y la herida de un dedo de un guardia de asalto. No ha sido hallado ni identificado en ninguno de los muertos el sargento Pío Sopeña, y se procede a practicar un minucioso y detenido registro en las ruinas y en el huerto, en el que hay pozos y galerías de conducción de agua, por si en ellos se encontrase oculto, como se presume, toda vez que en el momento t i asalto parece comprobado que estaba allí haciendo fuego. Al hacer estas manifestaciones el señor gobernador, se complace en hacer público el mera hora de la noche se extendía, por la capital, y que de madrugada adquirió proporciones trágicas con la noticia del criminal atentado contra el rápido Barcelona- Sevilla, cometido a la entrada del puente; sobre el barranco de Puzol, entre las; estaciones de este nombre y la del Puig. Formaban este tren las siguientes unidades: máquina, furgón, dos coches de tercera, dos de primera, un coche cama, un vaClausura de Centros déla C. N. T. gón restaurante y el furgón de equipajes. Badajoz, i i 12 mañana. El gobernador. Sobre las oiice de la noche- -las once y seis ordenó el sábado la clausura dé los Centros minutos, según un despertador, parado, re: dt la C. N. T. de varios pueblos de la pro- cogido, del: furgón de cola- -el convoy entraba en el. puente: dicho, cuando descarriló vincia, entre ellos los de Azuaga, Fuentecantos, Fregenal y Medina de las Torres. la máquina, paTánd. oe ¡i seco, sobre la derecha, el ténd e ¡r) eli. fui gpn. y. los coches de tercera. siAparece el cadáver del sargento niestroCasi mmédiatániéute de ocurrir el don oyeron él interventor en ruta, Pío Sopeña Florentino Tómij. p, y el maquinista una Badajoz 11, 10 noche. Las nuevas noti- explosión, opaca, como la de un dispositivo cias recibidas de Villanueva de la Serena por presión; volando el puente, que cedió, dicen que, después del asalto al convento cayendo; al, fondo él; ténder, el furgón y los donde se guarecían los rebeldes, comenzó la coches de tercera. Puede- -nos decía horas vida ordinaria de la población, estando el después, a u n e n el Jugar de la catástrofe, e! vecindario consternado. Se sabe que al co- Sr. f omijo- Kju. e el. gü e nte haya cedido por menzar ayer el tiroteo, los rebeldes dejaron el peso acumulado en un sitio de los coches, salir del edificio al suboficial, su mujer y en los que iban. muchos viajeros; y de esta varios soldados. opinión. enVclubitativo, es el maquinista, pero De fuente autorizada se afirma que entre arntos coinciden en haber oído la explosión, los escombros ha aparecido él cadáver del. y el maquinista, además, añade cjue. la másargento Pío Sopeña, siendo, por tanto, ocho quina, apenas entró en el puente, daba sal; los muertos rebeldes. tos, con tendencia a descarrilar, produciéndose a los diez o doce metros. Los rieles apaSon detenidos dos individuos que recen. cortados y desviados, de donde se deduce lograron escapar del convento habíanque los autores del criminal elatentado afinado y cuidado hasta refinaBadajoz 11, 10 noche. Han sido dete- miento las. previsiones de. su horrible plan: nidos dos individuos que lograron escapar cortadura de la vía y bomba por dispositivo del convento. Uno de ellos, cuando más In- a presión automática para que cuando el tenso era el bombardeo, saltó la tapia, dispa- convoy pasara se produjera la explosión. rando sobre el oficial de la guardia de asalResulta innecesario pintar la confusión to, cayendo en un charco de cieno, creyéndo- horrible que se produjo; las escenas de hole muerto. Seguidamente se fugó, logrando rror y dolor que se desarrollaron, propias detenérsele. Se cree que se han fugado. tres de la magnitud de la catástrofe, de la hora individuos, pues parece que eran trece los revoltosos concentrados en dicho convento. en quc. ocurrió y del; -lugar que fue desolado escenario: E l maquinista se trasladó a pie, como es El sargento Sopeña no pudo con- de suponer, a la estación del Puig, desde la seguir que se sumarán al movi- que sé dio aviso. a- Valencia de Ib ocurrido. Curósele, preveríti vameñte, íde: -las- -lésiójies miento los soldados menos graves que había sufrido, y con el Badajoz 11, 11 noche. El origen, de los personal de la estación, un médico y el bo- r sucesos arranca desde las elecciones. Se ve- tiquíñ regresó rápidamente al sitio de la cania hablando en los pueblos que se prepara- tástrofe. Vecinos y autoridades del pueblo ba 1 1 golpe do extremistas para apoderar- dicho y de los de Puzol, Ságunto y otros 11 se del Ayuntamiento, señalándose como ca- acudieron con toda diligencia, comenzando becilla al sargento Sopeña. Este, el sábado los trabajos de salvamento, que se hacían por la noche, dicen que preguntó a los sol- con mucha dificultad. En la estación del dados si auerían sumarse al movimiento, no Norte, de Valencia, se tuvo las primeras nolegrando la adhesión de ninguno de ellos. ticias del siniestro alrededor de las doce, causando una dolorosá sensación. Rápidamente organizó. un Ha sido detenido como sospe- dispusosetodas aquellas tren de socorro y se choso, entre otros, el médico de remediar, en lo posible, medidas ídecuadas a el estragó; ejemplo de ciudadanía, compartido por todas las fuerzas que han cooperado al restablecimiento de la normalidad, así como en enaltecer el espíritu. patriótico, de los vecinos, que con su serenidad y adhesión a la fuerza han facilitado el desenlace feliz de: estos tristes y lamentables acontecimientos, obra de locos que no desean sii; o; la. destrucción de la sociedad. VV la Casa del Pueblo Badajoz 11, 11 noche. Han sido detenidos, entre otros sospechosos, acusados de estar comprometidos, pero que luego no se sumaron al movimiento, un hermano del alcalde! del pueblo, un concejal y el médico de la Casa del Pueblo. Continúan las detenciones. h a n regresado las fuerzas que tomaron. parte en el asalto al convento. Asistencia a los heridos Mientras tanto, alrededor de la u n a s a lía del Puig, en dirección de la capital, el primer convoy de heridos, formado porr una ináquiná. y un furgón, en el que se acondicionaron aquellos más graves. Este convoy se hubo de detener al llegar, al Cabañal causando ello gran alarma, pues se atribuye a dificultades en el viaje, causadas por sabotages u otros actos criminales; afortunadamente sé debió a un accidente natural: a la inutilización de una válvula dé la- locomotora. En la estación se hallaban preparadas las ambulancias de los Institutos Provincial y Municipal de Sanidad y las del Ejército. A las tres menos veinte minutos llegó; e. st? primer convoy dé heridos, acompañados de dos médicos. En la misma clínica de la estación fueron curados, provisionalmente, Rafael Peris Vila y el mozo Jesús Dura, herido en un pie. El jugador de pelota GuiKén quedó c: i el Cabañal, donde, s p i e atendió, -y. D. -V- íctdr lLiti ¿3. rgté, jefe de ia ambulancia ¿e r Del criminal atentado contra el rápido BarcelonaSevilla a- la entrada del puente Puzol Trágicos detalles de la voladura del puente Valencia ir, 10 mañana. Sobre la una de la madrugada estalló un petardo en Ja. estación del Norte, sin otras consecuencia? qus las de contribuir á la alarma qué desde pri-