Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
C. MARTES 12 DE DICIEMBRE DE 1933. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 20. 1 Sr. Martínez Barrio hizo un nuevo explosión algunas bombas y petardos en elogio de sus compañeros de Gobierno, y Madrid, Villaverde y Canillas. Más tarde agregó: concretáronse las noticias, en el sentido de- -Cuando se exige a todos los servido- que en el próximo pueblo de Villaverde, al res del Estado una labor ímproba, que ade- anochecer, había hecho explosión una bommás realizan con exacto cumplimiento del ba en la fábrica hidroeléctrica, quedando, a deber, los ministros deben dar el ejemplo. consecuencia de la explosión, a obscuras el pueblo. El presidente. cena con varios Inmediatamente salieron para allá fuerzas una batida consejeros en el ministerio de la de asalto, para dar y mecánicos por los alrededores del p. ueblo, electricistas, para arreglar la avería. Los desperfectos Guerra A las diez y media de la noche el presi- ocasionados por la explosión son muy condente y algunos ministros cenaron en el siderables. También en el próximo pueblo de Canillas Palacio de Buenavista. El Sr. Martínez. Barrio pensaba pasar en el departamento toda hizo explosión otra bomba en una fábrica, donde se produjeron daños que hasta ahora la noche, aunque descansaría unas horas. no se han podido justipreciar. A las siete de la tarde estallaron tres petardos, con un intervalo ele un minuto, en una esquina de la calle del General Ricardos, próxima al puente de Toledo. A la misma- hora, aproximadamente, hicieron que rso han tenido partici- habían explosión otros tres dealos cuatro que sido colocados junto cada uno de los pies de un soporte de los que sustentan pación en el movimiento Anoche estuvieron reunidas las Comisio- cables eléctricos en la Pradera de San nes ejecutivas del partido socialista. y de la Isidro. Unión General de Trabajadores, que. habían La torre férrea quedó destrozada en su sido convocadas con toda urgencia. para tra- basamento, y cuando acudieron fuerzas de tar del actual- movimiento revolucionario. asalto y Seguridad se advirtió que junto a Asistieron los componentes de ambas eje- uno de los pies de la torre, había un petardo cutivas, y la reunión se prolongó hasta la que no había reventado. Fue retirado de allí una y cuarto de la madrugada. A la salida y puesto a buen recaudo. íué entregada a los periodistas que esperaA las ocho y cuarto de la noche una forban la siguiente nota: midable detonación, que se dejó oír hacia la Reunidas conjuntamente las Comisiones Avenida de Pi. y Margal! y plaza del Callao, ejecutivas del partido socialista y de la sembró la alarma entre los centenares de Unión General de Trabajadores, han exami- transeúntes que a dicha hora circulaban por nado la situación política y social del ac- aquellos sitios. tual, momento, ateniéndose a. las informacioSe produjeron sustos, carreras y cierre de nes que poseen. La gravedad de dicha si- portales. La gente corría en distintas directuación, no sólo no se les oculta ni preten- ciones, unos a ponerse en salvo y otros, los den silenciarla, sino que la reconocen y sub- más atrevidos, en- busca del origen de la exrayan. plosión. Los guardias de Segundad y de la Al hacerlo así declaran que los organis- circulación, así como un pelotón de los de mos nacionales a quienes estas Comisiones asalto, sé dirigieron hacia la calle de Conejecutivas representan no han tenido, ni tie- cepción Arenal, donde comprobaron que la nen participación alguna en el movimiento explosión se había producido bajo un maginiciado en diversas poblaciones de España nífico automóvil particular que se hallaba por determinado sector obrero, y conside- estacionado ante la acera de los impares, ran que- la responsabilidad de que se haya frente al número 3, donde está instalado el producido el antedicho movimiento corres- bar Rimbombín, propiedad de doña Milagros ponde plenamente al Gobierno y a las per- Lomo. En la finca contigua a ésta hay otro sonalidades y partidos políticos que, por su bar, llamado La Peña del Águila. menosprecio de las reivindicaciones sociales A consecuencia de la explosión, él autohan desviado la República de aquellos cau- móvil M. 18.858 E. propiedad- del médico ces e. n que la voluntad del pueblo la situó. D. Antonio Palacios, resultó con el paraLas ejecutivas reiteran a la clase traba- brisas y uno de los faros hechos añicos; en jadora afecta a nuestro organismo y a k. la cubierta del motor se había producido un opinión pública en general su firme decisión tremendo agujero, varias piezas del motor de cumplir, cuando la hora sea llegada, los saltaron en pedazos y una rueda de repuesto, deberes que nuestros representados y nues- que estaba colocada en la parte anterior detros ideales nos imponen. recha del vehículo, también quedó deshecha. Muchos cristales de las casas cercanas al luRecomendación a los obreros de gar del suceso cayeron a la calle en pedazos. Fue raro, en verdad, que ninguno de los que no abandonen el trabajo chóferes que en la calle dicha aguardaban También facilitaron la nota siguiente: la salida de sus señores de teatros y cines Como consecuencia de la declaración con- resultase herido ni por la explosión ni por tenida en la precedente nota, la Comisión la lluvia de pedazos de cristal que cayó soejecutiva de la Unión General de Trabaja- bre ellos. dores, que ha convocado con urgencia al En el bar Rimbombín cayeron destrozaComité nacional para deliberar sobre la si- dos la luna del escaparate, y otras del estatuación presente, recomienda a todos los blecimiento, y no pocos útiles quedaron inobreros afiliados a la Unión que se absten- utilizados. En La Peña. del Águila sólo se gan de: atender requerimiento que elementos produjo la rotura de una farola que alumajenos. les puedan hacer para abandonar el braba la muestra del establecimiento. Los trabajo, dos bares se encontraban cerrados y en su interior no había nadie. Poco antes de producirse la explosión un sujeto penetró en el portal y preguntó a la no se había abierto La Peña El domingo hicieron explosión portera si aún como se le dijera que no, sidel Águila, y, ser- -decía- -un cw Madrid y en los pueblos mulando contrariedad, por se retiró, pero camarero que no trabajaba, próximos numerosos petardos antes de salir preguntó también si La Peña A las seis de la tardé del domingo comentenía acceso al patio de la casa. zaron a recibirse en la Dirección general Momentos después ocurrió la explosión. noticias de que habían hecho Diez minutos después de la explosión de la anterior bomba, cuando los guardias de asalto se ocupaban de disolver al público. aglomerado n la calle de Concepción Are- nal, sonó, cercana, otra potentísima detonación. La gente acudió presurosa al lugar de! suceso, que era la callé de Jacometrezo, frente ai 6. a espaldas del cine Capítol. Allí, manos desconocidas, habían colocado, el segundo petardo, bajo otro coche de ios múltiples que aguardaban la salida de sus. dueños, distraídos en el cinematógrafo. El automóvil era un Chrysler, roatrícti, la 38.621, de Barcelona, propiedad de doña Margarita Ruiz dé Liori, domiciliada, en Zurbano, 61. En este coche no produjo desperfectos el petardo. En cambio reventó la rueda trasera izquierda del qué había al lado, propiedad de D. Jorge Soto Candelas, domiciliado en Jener, 8. Además de este desperfecto, la explosión produjo la rotura de seis u ocho cristales de la fachada posterior del cine Capitol. En el lugar del suceso quedó, buen rato después de. ocurrida la explosión, un mar- cado olor a ácido clorhídrico. Desde anochecido comenzaron a oírse en la glorieta de Atocha fuertes detonaciones, que produjeron la natural alarma entre el numeroso público que a aquellas horas cir- culaba por la plaza. A las siete y diez se oyeron tres expío- siones, que tal vez fueran las correspondientes a las bombas colocadas en la. Carrera de San Isidro y a que más arriba aludimos. A las ochó y treinta se percibió otra detonación, y a las nueve y treinta i una más, tan estruendosa que llevó el pánico a todas partes. A las nueve y cuarenta y cinco se percibieron otras dos, y minutos después, tres más. Eran las diez y cinco minutos cuando se expandió la última explosión, y el público, poseído de pánico, huyó ya de la glorieta en todas direcciones, utilizando los tranvías, los taxis y él Metro. A las once de la noche la plaza había quedado casi desierta. Uno de los explosivos estalló en la trase- ra del jardín que circunda el edificio del antiguo ministerio de Fomento. Fue arrojado por la verja dé la calle de Claucíio Moyano, y quien la arrojó aprovechó la obscuridad de la noche para huir. Al conocerse en la Dirección de Segu ridad las noticias precedentes, se dispuso que marcharan. a la glorieta de Atocha y; calle de Alcalá Zamora fuerzas dé Seguridad y de la Guardia civil, al mando de sus respectivos oficiales. Dichas fuerzas practicaron registros en los alrededores y detuvieron a tres sospechosos. Cuantos automóviles pasaban por aquellos lugares eran registrados, y los transeúntes, cacheados. No pudo concretarse los sitios donde se produjeron las restantes explosiones, pues mientras unos aseguraban haberlas oído hacia el Botánico o el Retiro, otros afirmaban que habían sido oídas en dirección del paseo de las Delicias. A las once de la noche, en la Dirección de Seguridad, había más de 200 detenidos, y muchos en las Comisarías, de donde no se trasladaron a la Dirección, por incapacidad de los calabozos de dicho Centro. La actitud de Ja II. G. T. y dd partido SOCialista- Manifestaciones del jefe superior de. Policía El jefe superior, de Policía, D. Jacinto. Vázquez, confirmó después las noticias quede las explosiones damos en otro lugar, y dijo que la actuación de los terroristas ha puesto de manifiesto que el criminal prepósito de éstos no era más que producir honda alarma, según se desprende de la calidad de algunos artefactos recogidos y del hecho de qus hasta una rhujé de vida airada baya tenido que ser detenida Por ásdicarse duraste la tarde a arrojar en la Tía En Madrid