Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID DÍA 12 DE DI OBRE. DE 1933 NUMERO SUELTO 10 CENTS. g W) é- DIARIO ILUSTRADO. AÑO V I G É SIMO NOVEN O N. 9.543 J f SUSCRIPCIÓN: UN MES, 3 PJAS. PROVINCIAS: TRES MESES, 9. AMÉRICA Y PORTUGAL: TRES MESES, 10 PESETAS EXTRANJERO T R E S M E S E S 25 PESETAS. REDACCIÓN Y ADMINISTRACIÓN; SERRANO, 61, MADRID. APARTADO N. 43. EL MOVIMIENTO REVOLUCIONARIO ANARCOSINDICALISTA DESPUÉS DE LA JORNADA AGITADISSMA DEL DOMINGO EN VARIAS PROVINCIAS LOS SINDICALISTAS INTENTARON AYER; CON PLENO FRACASO, LA HUELGA. EL GOBIERNO DOMINO EN TODO MOMENTO LA REBEL 3 ON OU E PUEDE CONSIDERARSE SOFOCAD A Nuevos detalles del salvaje atentado contra el tren Barcelona Sevilla en Puzol. Epílogo del trágico episodio de Villánueva de la Serena con el hallazgo del cadáver del sargento Sopeña. En toda la nación se advierte una fuerte reacción ciudadana en defensa del orden. E! intento de los sindicalistas de provocar la huelga en Madridafracasá desde el primer momento. Anoche mismo se reintegraron al trabajo los ferroviarios andaluces quethabían comenzado el paró. Detención en Madrid de varios fabricantes de bombas; Hoy habrá sentencias de varios Tribunales de Urgencia. La U. G. T. recomienda a sus afiliados que no abandonen el trabajo. El Gobierno sigue vigilante a cualquier nuevo chispazo aislado. Los episodios en numerosas poblaciones durante las cuarenta y ocho horas últimas confirman la extensiva, preparación que ha tenido el movimiento revolucionario y el designio de los anarcosindicalistas de ocasionar los mayores dañas. Donde no- han podido realizarlos se ha ¡visto, por lo. menos; el. intento. Y donde- no ¡llegaron a intentarlos, por tropezarse desde el primerr: insíante- con medidas que les. reducía a la. impotencia, a lo menos. han. procurado despertar yjmantener la, alatma. En todo, los sitios Ka domiriádo porJparte de los insurgentes elAnstinfo destructor, -el ansia cruel de producir 1, victimas, aun las más inocentes. Ha habido atentados de monstruosidad salvaje, como- el. de la línea férrea en las cercanías de Valencia. Ha habido propósito de otros no menos vandálicos. Toda la intentona revolucionaria está salpicada de sucesos análogos, que han indignado a la opinión. Por fortuna, el período agudo ya ha pasado; el Gobierno dice estar seguro de- dominar la situación, y los focos esporádicos que aún resten serán rápidamente disipados. No es cosa de horas, pero sí de poquísimos días. Le bastará al. Gobierno, sin necesidad de proclamar el estado de guerra, cotí aplicar la ley de Orden público. Ño estamos, es bien sabido, conformes con algunas cosas de esa ley, pero no. es el momento de discutirla, porque ahora debemos todos nuestra adhesión al Poder. Fiemos en que sabrá aplicar esa ley con espíritu sereno y justiciero. preciso restaurar cuanto antes, la paz pública alterada por estos conatos de revolución, para luego ahondar en las causas. Todo espíritu observador e imparcial puede; señalarlas. Sólo algún comentarista ladeado y fanático, que no excusa ocasión para entregarse a la fobia sec ¡arista, puede decir que el estado de perturbación se ha engendrado en los años de la Monarquía. No- merece la pena de contestarse esa paparrucha. Basta fía sólo con recordar, -el orden de, que se gozó en esos años últimos. Para quien tenga ojos y atención, la simiente ha germinado en esto s veintitantos meses del. nuevo régimen, en que; rota la disciplina social, subvertidos tantos valores y desconocido el principio de autoridad, han ido fermentando las. corrientes anárquicas; con amplitud de ejercicio y de propagandas. 1 La- crisis de disciplina, atando. alcanza a todos los órdenes, no puede producir, otros frutos. La impunidad de infi- nitos, atsitiados contra- la propiedad y contra lá; s personas ha sido un factor de incitación y de, auge- parat los grupos disolventes. -Esa impunidad se ha llevado también, a la propa- ganda. Desde la tribuna. 1 del mitin la excitación ha sido constante. No hace sino semanas, el Sr. Largo Caballero la repetía en Madrid, con el detalle de señalar precisamente el día IO para echarse a la calle. Invitaba a su público a votar el día 3, sin que ello fuera obstáculo para salir a la callé el, día io. El partido socialista y la U. G. T. dijeron- ayer que- no se suman a esta inten- tona, y aun la condenan, cuando está fracasada. Mejor hubiera sido decirlo el primer día en que se iniciaron los acontecimientos. De todos modos, no pueden negar que han contribuido a preparar el ambiente. Esperemos ahora que la realidad corrobore bien- pronto los optimismos del Gobierno y que, recobrada la tranquilidad material, podamos ir hacia la. otra, Hacia la de los espíritus, absolutamente indispensable para la vida de España. Actuación del Gobierno frente al movimiento El ministro de la Gobernación habló por la radio a toda Es. paña. Unbando A las dos y media de la tarde. del domingo el Sr. Rico Afelio pronunció- desde su despacho f oficial unas breves palabras dirigidas a la opinión pública, que fueron rabiadas por mediación de una emisora madrileña. E 1 ministro de la Gobernación execró los numerosos actos de rebeldía efectuados por f los elementos extremistas, y aseguró que el Gobierno. confiaba poder, dominar los pe quéños focos existentes en algunos pueblos 1 de las. provincias de Huesca y Teruel. También comunicó que, por la tarde, sería dictado un nuevo bando, qué dice así: Hago saber: Artículo i. Se prohibe la formación y- circulación de grupos y los estacionamientos de 1 personas en las calles, caminos, carreteras y- en la vía pública en general. rtz Prohibida la circulación por las vías férreas, serán tratadas como sospechosas cuantas, personas ajenas al servicio, se acerquen, o transiten por dichas vías, puentes, dependencias e instalaciones desde las cinco, de la tarde hasta las ocho de la mañana. Art. 3. Con independencia de las penas que el Código señala, se aplicarán fulminantemente las sanciones especiales que la ley de Orden público previene para el estado de alarma a. cuantas personas les sean encontradas armas y substancias explosivas. El Gobierno espera que todos los espa- fióles continuarán prestando al Poder público las asistencias, necesarias para resta- PREVIA CENSURA I