Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
para muchos de su época. Para todos ha sido Fernández Cortés el hombre bueno que con la supremacía de su clarísima inteligencia y, Ja virtud del incansable trabajo guió la enseñanza y la investigación agronómica por derroteros a veces insospechados, que con su potente imaginación trazó. Con la muerte de Fernández Cortés desaparece una de las figuras de relieve científico más destacado de la Ingeniería española. Discípulo dilecto de D. José de Arce, fue brillante continuador del aristocrático rango intelectual que aquél marcara... De origen modesto, nació en las Rozas, en 1865, y cursó Fernández Cortés el Bachillerato en el Instituto de San Isidro, de Ejemplaridad de una gestión Madrid, donde ya fue señalado su preclaro acertada criterio en todas las asignaturas, en las que Durante su campaña preelectoral insistía logró m a t r í c u l a de honor y alcanzó el futuro presidente en la necesidad de la el grado de Bachiller en 1883. Pasó a estu restauración forestal, y aseguraba- que, de diar, con notorio aprovechamiento, la ca. Pensando en España practicarse en amplia escala, -seria- factor rrera de ingeniero agrónomo, por la que Ahora permítasenos una breve considera- sentía fervorosa vovación, y concluyó ésta importante para remediar el paro. Y aducía ción española. como ejemplo. su experiencia personal en el con el número uno, que en todos los cursos Es evidente que nuestro país sufre, como Estado de Nueva York. supo conquistar en buena lid. todos, los desdichados efectos del paro Qué hizo allí Mr. R oosevelt en orden a Muy joven el ingeniero, era tan j. usto su obrero. la política forestal? renombre que fue en seguida catedrático Es evidente que nuestras entidades pú- de la Escuela Politécnica, cuando las persoSimplemente, colocó a 25.000 hombres en el año 1932 en trabajos de formación y blicas poseen 15.000 montes con 6.400.000 nalidades más brillantes de la ingeniería, hectáreas, la mayoría de propiedad muni- en sus diversos ramos, rivalizaban en des entretenimiento de- viveros, en siembras y cipal. plantaciones, -abriendo caminos- y cortafuetacar en el extenso cuadro de honor de aquel Es evidente, por desgracia, que casi toda gos, efectuando entresacas, limpias y podas, Centro de enseñanza. combatiendo plagas, etc. y, por último, lo- esa inmensa superficie, inadecuada para el Suprimido este y sirviendo a su irresisgró la aprobación de un presupuesto de gas- cultivo agrícola permanente, debiera dedi- tible vocación de agrónomo, puso a contritos de unos 200.000.030 de pesetas para com- carse a la producción forestal para enribución su inteligencia para enaltecer la proprar y repoblar, en doce años, unas 400.000 quecer ai país y proporcionarle los demás fesión, tanto e n Comisiones de defensa beneficios del bosque. hectáreas. Predicó. pues, con el ejemplo. de plagas del campo, en Andalucía orien En tales condiciones y con tan oportuno Sólo en el año 1932 hizo plantar 22.000.000 tal, como en el Catastro, en el ministerio de ejemplo americano, reproducido en otras ¡de árboles en unas 10.000 hectáreas. Hacienda, labores que supo cohonestar con naciones, ¿por qué no se ejecuta alguna vez Aleccionado con el éxito de su experienla preparación para el ingreso en Academia un meditado plan de regeneración forestal cia, apenas elevado a la más alta magistraparticular, que con su cuñado, D. Antonio tura de su país ha hecho aprobar una ley que contribuya a solucionar el problema del Dorronsorro, también de feliz memoria para paro obrero, enriqueciendo de paso al país? la agronomía española, la más sólida repuque, por curiosidad en el estilo, transcribimos en buena parte: tación, y de la que salieron muchos de los JUAN A. PEREZ- URRUTI ingenieros que hoy leerán melancólicos esIngeniero de Montes. tas líneas. Ley de 3 J de marzo de 1933 En 190 S, llamado al Claustro de la. Es Reunidos el Senado y la Casa de Reprecuela de Ingenieros Agrónomos, continuó sentantes. Al objeto de atenuar la actual cri- UNA GRAN PERDIDA contribuyendo a rodear de prestigio a los sis de trabajo y de proveer a. la restauraalumnos de elía, que gran- parte de la buena ción de las riquezas, naturales del país y a acogida que, al concluir la carrera, enconsu prosperidad, realizando un programa de traron en la opinión pública, la- debieron, a obras públicas í; tiles; queda- autorizado el: Presidente para colocar a les ciudadanos Don Mariano Fernández Cortés conocerse en otros sectores de la técnica, que en dicha Escuela había profesores de americanos parados en la ejecución de tra; Ha fallecido D. Mariano Fernández Cor- la envergadura de Fernández Cortés, quien bájos de carácter público relativos a la. ressimultaneaba, a fuerza de. un derroche de tés! tauración forestal de tierras de los Estados Así, escueto, solemne, el grito de dolor energías agotador, su labor pedagógica con Unidos o de varios Estados, apropiadas para escapa de los labios de técnicos y de agri- la de regentar la Estación de Ensayo de lá ¡producción de monte alto, para prevenir Máquinas agrícolas enterrando en cultores, que tuvieron en D. Mariano Cor- tesoro de su salud, desde entonces ambas el ios incendios de los bosques, evitar inundaverdade 1 tés el maestro insigne, o el amigo fraterno ramente quebrantada. ciones y erosiones del suelo, combatir plagas y enfermedades de los montes, abrir y Veinticinco promociones han recibido entretener sendas, pistas y. corta fuegos. sus enseñanzas y recueidan con agrado y Queda acordado, que el Presidente puede con provecho sus explicaciones, claras y discrecionalmente extender la aplicación de precisas escribía no hace aún un año I11 esta ley a 1 tierras de propiedad de condagar, revista de los alumnos de Ingenieros. dejs, Municipios y aun de particulares; pero Brevemente cruzó; por el Consejo Agronósólo al objeto de efectuar en ellas trabajos mico, ya que por imperativo de una legiscooperativos contra los incendios y las plalación que no respeta a los prestigios, hubo gas, así como trabajos de interés público, de ser jubilado hace pocos meses, pero en para evitar las inundaciones. este alto Centro consultivo, como también Se autoriza al Presidente para proveer de en el Banco Hipotecario, del que era censor alojamiento, subsistencia, vestido, asistencia en su Consejo desde hace nueve años, dejó médica y hospitalización a los que emplee pruebas muy estimables de su gran compey; una asignación en metálico, si la creyera tencia. necesaria, y poder a discreción transportar a dijehos trabajadores a los sitios, de empleo. Que no son exagerados nuestros pesares, Para estos trabajos no se hará distinción que en último caso serían expresión sincera entre los ciudadanos americanos por su raza, de merecida alabanza a quien huyó de recicolor ni creencias, excluyéndose tan sólo birla en vida, lo demuestran, estas palabras los convictos de crimen y los que cumplan que oímos en la triste tarde en la que las Condena. principales figuras científicas y económicas S, e autoriza también al Presidente para rendían el tributo de dar tierra a quien tanto destinar parte de los fondos de esta ley a la se desveló por que ella fuera pródiga para investigación forestal, incluso para experienel agricultor. Decían ilustres catedráticos: cias del Laboratorio de productos forestales Hay quereconocer que nadie como. D. Ma. Siguen otras prescripciones de menor inriano supo sacrificar vanidades y comoditerés. dades al cumplimiento del deber, pero tsmibién es xierto- que nadie, coma él logró meR ealizaciqn activa del programa recer el respeto yna ¿á imiraciór: de compañeros y- de extraños Én cumplimiento de esta ley se propone el presidente dar colocación en trabajéis fo- JOSÉ M. DE SOROA réstales a 250.000- hombres, distribuidos eri ceñios y un tratamiento forestal extensivo a 120 millones de hectáreas. Sexta. Hay que reforzar la protección íederal a los Estados y a los propietarios particulares de bosques; y Séptimo. Es preciso controlar las cortas en los montes de propiedad privada. La realización de este programa forestal representa el siguiente gasto aproximado: Primer quinquenio, 1.170.000.000 pesetas. Segundo quinquenio, 1.140.O CO. 000 pesetas. Tercer quinquenio, 1. 100.000.000 pesetas. Cuarto quinquenio, 940. coc. ooo pesetas. Total, 4.35 CVCOO. CCO pesetas. unos. 1,200 campamentos al mando de ofU cíales militares y de técnicos forestales. A estos hombres se les proporciona alimento, calzado, vestido, alojamiento, asistencia médica y unas 300 pesetas mensuales en metálico. Apenas aprobada la ley empezaron a actuar 16 campamentos con unos 25.000 hombres encargados de preparar las viviendas, instalar teléfonos, abrir caminos, establecer viveros. Y es de esperar que pronto se cubra el cupo de. este ejército civil que habrá de dedicarse, según su creador, a la tarea más sana, más alegre y más patriótica que cabe imaginar. Es de creer que surj a n ciudades alrededor de estos campamentos, aumentando la densidad de la población y la. capacidad adquisitiva de las zonas de los trabajos: 41 V