Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
BASKET- BALL LA ELIMINACIÓN DE LOS EOUlPOS CATALANES Y LOS COMENTARIOS DE LA PRENSA BARCELONESA De intento hemos dejado para hoy la publicación de estos comentarios, a fin de conocer previamente las reseñas de los cronistas catalanes, y caso de que no reflejasen la verdad de lo ocurrido, situar las cosas en su punto. No aludimos a nadie, pero tenemos la seguridad de que tampoco podrán desmentirnos. Para nosotros, todo lo interesante de las semifinales del domingo último puede condensarse bajo dos epígrafes: Una. retirada. -Venía el lluro de Mataré con un margen muy corto de puntos: cuatro. Y este margen se había producido después de la retirada de uno de los mejores delanteros madrileños, retirada forzosa por el número de faltas. personales cometidas. Y aunque otra cosa aparentasen los jugadores ilurenses, tenían el convencimiento íntimo de la dificultad, casi insuperable, de llegar a la final. El Sr. Duplat dirigió la primera parte y once minutos de la segunda, como él acostumbra, y en la forma en que se arbitra en Madrid, y en casi todo el mundo: castigando todas las infracciones del Reglamento. ¿Que unos jugadores pretenden llevar el par- tido por un camino ilegal? Pues se verán interrumpidos constantemente. A Duplat se Je podrá tachar de minuciosidad, pero nunca de parcialidad, y como el Madrid pretendió seguir los derroteros del lluro, vimos un juego cortado a cada momento y numerosas faltas castigadas a ambos equipos. pe ellas supo sacar más provecho el lluro, y de ahí que no se patentizase tanto la superioridad de los merengues, que, no obstante, aventajaron inmediatamente a sus rivales. Comprendemos fácilmente el estado de ánimo de los jugadores catalanes, que, nerviosos por la marcha del tanteo, protestaron. enérgicamente del primer patinazo arbitral; lo qu no podemos excusar en modo alguno és la actitud incorrecta y estridente de uno de los directivos catalanes, que, sin; respetar la presencia de los miembíos de la; Confederación Española ni hacerles la menor consulta, estimuló y ordenó la retirada de los subeampeones de Cataluña, haciendo imposible la solución del incidente. Creemos que, a pesar de la lesión de Castellví de continuar los nueve minutos de juego que faltaban, también hubiese quedado finalista el Madrid. Ahí está el tanteo 3 3 9 9 Descanso. o 2 2 y rápidos; su juego, a base de driblings continuados y tiros de lejos, que tan excelente resultado les proporcionara en Sabadell, desapareció como por encanto, y allí sólo quedó un equipo que se debatía desesperadamente por mantener una, ventaja que se les iba de las manos. Para ello recurrieron al clásico empujón, prueba de su desconocimiento del gardeo, e incurrieron en constantes faltas personales. Verdaderamente no vimos a más equipo que al Rayo, que con una serenidad extraordinaria, sin apresuramientos y sin el menor desfallecimiento, ligaron constantemente las jjigadas necesarias para desmarcar a sus contrarios y tirar con precisión al tablero. ¿Parcialidad o incompetencia en el arbitro? ¡De ninguna manera! ¿Diferente interpretación de las reglas? Desde luego. Y no tiene nada de extraño, ya que el reglamento de juego, publicado hace tiempo por la Federación Española, carece de anotaciones y aclaraciones a sus diferentes artículos. Tal el caso del dos a uno. Pero querer justificar la copiosa derrota del Juventus con tres o cuatro errores de saques de banda es sacar las cosas de quicio o alimentar pasiones antideportivas, pues por mucho que puedan influir esas decisiones arbitrales no bastan para modificar un tanteo. Más bien creemos, que pueda buscarse una justificación en las veintidós horas, de autocar que traían los jugadores dentro del cuerpo y en la técni- ca del Rayo. Para nosotros, y teniendo en cuenta el estado de ánimos, Gil arbitró bien. con energía, acierto e imparcialidad. Anotación: o 13 2 2 Descanso. 13 18 18 23 Final. 4 4 6 6 Y ahora a esperar la final madrileña del domingo. -DAKOTA. DESDE ROMA PAULINO MUY VALIENTE, PERO CARNERA DEMASIADO FUERTE (Exclusivo para A B C. Ha progresado demasiado el gigante de Sequals. Ya no es aquel mastodonte torpón, que empujaba, agarraba y hacía el payaso en el ring. Nos explicamos que haya destrozado, a Sharkey. Y se nos figura que, si no surge otro gigante como él, hasta que no le venza, el tiempo, ningún boxeador ha de vencerle. Ha vencido a Paulino netamente. No hay disculpa. El arbitro le ha dejado empujar, pero ¡os empujones no han decidido: han inclinado un poco más la balanza, simplemente. Envía los dos puños con fuerza destructora, se sirve de la izquierda amagando con ella en tedas las direcciones, se mueve con rapidez y con soltura, sabe cubrirse... Uzcudun ha sido ante él muy valiente. Pero con valor no basta. Hacen falta otras, cosas, y las otras cosas, en este caso, las había acaparado su rival. Paulino creía ciegamente en su victoria. Ponerla en duda, era ofenderle. En cuanto Camera, de un manotón, le ha echado sobre las cuerdas, ha dudado de todo. Y se nos figura que desde aquel mismo momento se ha hecho a. la idea de que ya era bastante no perder más que por puntos. Los mejores golpes de Paulino no hacían en el estómago del italiano más efecto, que un mordisco a un diamante. Hacían daño, en cambio, en la quijada de Camera. Pero, para llegar a la quijada de Carnera con fuerza y con facilidad, ha ría falta a Uzcudun una escalera y un boxeador no es un bombero de servicio. El público se rera de Paulino al principio. Al final le admiraba. El público recibió con vítores al gigante; le pidió luego la cabeza del español, y, finalmente, desilusionado por el uno y entusiasmado por el otro, silbó al gigante y aplaudió al pequeño. David venció a Goliath. Pero no le cortó ia cabeza. Se conformó con conservar la suya. Cada vez parece más admirable el coraje del vasco. A los treinta y cuatro años, cuando podía vivir la vida cómoda del que se ha ganado bien el descanso, se ha metido en la plaza Siena, entre 60.000 italianos entusiasmados con su campeón, galvanizados por la presencia de su duce y enloquecidos por las victorias de Locatelli y Tamagnini, que acababan de ver, y por tres triunfos futbolísticos de Italia, que les acababan de ser anunciados. Se ha metido en la plaza Siena y se ha pegado con el. campeón mundial, hombre de dos metros y cuatro centímetros de altura, que mató no hace mucho a Ernie Schaaf y dejó maltrecho a Jack Sharkey. Cuando se inicia una aventura como ésa, y en el ring no se entiende de otra cosa que no sea pelear sin descanso, se tiene derecho a que- en la hoja de servicios, al mencionar el valor, se diga: Probadísimo Un detalle: Paulino, erguido, clavándose la izquierda de Carnera, poniendo la cara y el otro el puño, pasaba un serio apuro en el asalto decimocuarto. Chillaban Gyai 1 zábal, Casal y Johnston; en vascuence, eii español y en inglés. Los tres le aconsejaban que se agachase para evitar las andanadas mortíferas. Pero él, animado ya entonces por el público, lo arrostraba todo; 3 S 3 9 12 El Madrid marcó tres puntos mas, que se anularon por ser producto del error arbitral. Y una sorpresa. -En contra de lo que todos esperaban, el Rayo, con una moral elevadísima, salió a disputar palmo a palmo al juventus el derecho a jugar la final. Y este equipo, de técnica muy pobre, no pudo adaptarse al estado del terreno, removido y pesado por el temporal de lluvias, viéndose estrechamente marcados sus jugadores por otros, más científicos, que cortaban todos sus pases, y servicios a los delanteros. Ni una sola vez vimos pivotar a los muchachas vallesanos ni ejecutar pases cortos Hlawco y publica en su número del domingo próximo: ESPAÑA ANTE EL CAMPEO SIATO MUNDIAL 0 EFUT 80 L crónica de Rran interés deportivo, que firma Tom Ray.