Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID D 1 A 13 DE J U N I O D E 1933. NUMERO SUELTO ÍO C E N T S 1 $I B B DIARIO ILUSTRAI GÉ SI M O N O V E N O N. 9.387 g jg jg SUSCRIPCIÓN: UN MES, 3 PTAS. PROVINCIAS: TRES MESES, 9. AMÉRICA Y PORTUGAL: TRES MESES, 10 PESETAS EXTRANJERO: TRES MESES, 25 PESETAS. REDACCIÓN Y ADMINISTRACIÓN: SERRANO, 55, MADRID. APARTADO N. 43 ETO, ANOCHE QUEDO RESUELTA LA SIDENCIA, EL GOBIERNO DIMISIONARIO La interesantísima jornada del domingo. Los propósitos del Sr. Prieto quiebran en la minoría socialista. Explicación del Sr. Prieto ante los diputados ministeriales y los periodistas. Nuevas consultas en Palacio. Las gestiones del Sr. Domingo, que también declina el encargo. El Sr. Azaña, encargado de formar Gobierno- Declaraciones del Sr. Lerroux. Desarrollo de Ja crisis durante el lunes. La colaboración de los federales. E! nuevo Gobierno. Rumbos de la crisis. La actitud de las oposiciones. Injusto, pasional y temerario el voto de abril, no por eso dejaba de ser el voto de la nación. Imponía el recogimiento y la paciencia a los vencidos en aquella triste jornada. Sólo les cabía esperar, sin ánimo de lucha, los frutos de experiencia y contrición que diese, a fecha muy alejada, el ensayo de un régimen extraño a las condiciones históricas y a los sentimientos más profundos del país. Hoy, desde las cimas de la República, se declara temible y arrollador el auge que las derechas han ganado sin esfuerzo y casi sin propósito. La perspectiva de una convocatoria electoral empavorece a los adictos más audaces, a los más interesados y resueltos a la defensa. Se habla y se escribe en las consultas áulicas del peligro de la República, y hay quien pone en seis meses el plazo de salvación, creyendo posibles todavía, aunque apremiantes y de apuro, las rectificaciones. ¿Cómo se ha hecho el milagro de esta mudanza, increíble por lo súbita y sin igual en las evoluciones de los pueblos? El artífice que ha podido tanto es el Sr. Azaña, con la coalición que acaudilla en el Gobierno desde diciembre de IQ I. Si el Sr. Azaña se hubiera propuesto ser un estadista- -el estadista genial que proclamaron las serviles adulaciones de sil Prensa- si hubiera discurrido su política para el bien publico guiándose por objetivos nacionales, ahora, en vista de la situación que condenan tan acerbamente muchos hombres del régimen y el sufragio del país donde se le consulta, tendríamos que atribuirle incapacidad y fracaso. Nada de eso. El Sr. Azaña, con plenitud de poder y de recursos, con la dirección exclusiva e imperiosa del Gobierno, con la sumisión incondicional de los partidos colaboradores, ha realizado y conseguido lodo lo que se proponía, tal como se lo proponía. No hay en su obra nada que sea descuido, imprevisión, indeliberación, sometimiento a dificultades. Todo responde a su vocación, a su idiosincrasia y a su cálculo. No es que se haya propuesto poner en peligro o la República; es que no le ha preocupado ninguna consecuencia de su política ni producir el vasto frente de cv. ewic os que la maldicen. Una plataforma, una significación terrorista, un séquito de asalto, propicio a la acción violenta, es lo que debe a su política. Y esa política- -el dolor del patriotismo unitario de España, el dolor de veinte millones de católicos, la trituración del Ejército, la persecución ilegal y cruel de los anetiñgosj de los desafectos y de los sosdiputados de las distintas fracciones que forman la mayoría. El Sr. Prieto, en esos momentos, contaba, para formar Gobierno, con los cinco grupos mayoritarios, o sea socialistas, radicales- soCrisis extraparlamentaria dijeron con re- cialistas, Acción Republicana, O. R. G. A. y; tintín algunos periódicos del corro al verla catalanes. Según su plan, le quedaba por redesviarse del sencillo plan con que la pre- solver el punto relativo a la ampliación de sentó el Gobierno dimisionario para resol- la base parlamentaria del futuro Gobierno, verla él solo y a su, gusto. Extraparlamen- seg ún el encargo que recibió del presidente taria fue en el primer momento; pero la de la República, y con el que, al parecer, Presidencia de la República se la entregó en se habían mostrado conformes en la noche seguida al Parlamento, y el trámite prolijo del sábado los organismos directivos del parde las consultas parlamentarias ha eviden- tido socialista, tanto que, según manifestaciado que es el Parlamento el que está en ciones del propio Sr. Prieto, hubo unanimicrisis, y que no puede ser él Parlamento quien la resuelva. Se han perdido los días en dad en la Ejecutiva de la agrupación y una un espectáculo penoso para conseguir una leve discrepancia- -nueve votos- -en la minosituación parlamentaria más viable, y el ría del partido. efecto ha sido contraproducente, mayor el Así las cosas, se supo que la minoría soencono de las discordias anteriores, y acen- cialista había sido convocada con urgencia tuadas y más visibles las disidencias que se y anticipaba la reunión que estaba convocahabían iniciado en los dos principales grupos de la mayoría. El Gobierno es, en rea- da para la tarde del domingo. ¿Qué había ocurrido? Lo ignoramos; pero lidad, el mismo que se encontró sin la confianza del jefe del Estado para reorganizar- es lo cierto que a las doce del día había ya se a su antojo. Los concursos que lo han en la Cámara numerosos diputados sociamodificado no responden a los motivos que listas, avisados casi todos por teléfono, y sugirieron la denegación de confianza. Hay que minutos después se reunían todos en aquí algo confuso y desagradable, que es la una de las secciones de ia Cámara con el nota de más interés y gravedad en la crisis. Sr. Prieto y los ministros dimisionarios de Y como en él antiguo régimen, ahora, en la primera actuación del poder moderador de la Instrucción y Trabajo. Hay que advertir, República, se han deslizado reticencias y porque esto puede servir de antecedente críticas inspiradas en el despecho y en la para lo sucedido luego, que el Sr. Prieto pasión: los grupos de la mayoría se han des- no había celebrado ninguna consulta ni reaahogado en un ambiente de cólera y de coac- lizado gestión alguna fuera de su partido; ción con vociferaciones lamentables; y el y decimos esto porque sólo habló separadiscurso del Sr. Prieto, narrando y subra- damente, y en los domicilios respectivos de yando coram populo sus conversaciones con ambos, con los Sres. De los Ríos y Largo el presidente de la República, también es Caballero. cosa chocante y de nuevo estilo. No hay que decir la expectación que haNo hay quien se explique el curso y el bía en la Cámara mientras se celebraba la desenlace de una crisis tan laboriosa que lo reunión de los socialistas. Los Sres. Albornoz y Domingo habían llegado mientras deja todo peor que estaba. tanto, reuniéndose con su minería; y a la una de la tarde llegó el Sr. Azaña, quien inmediatamente pasó a otra Je las secciones rnra ccníeicnciri! con yus amibos de Acción Republicana. Se prolongaba la reunión de la minoría Los propósitos del Sr. Prieto socialista, y como diera la una de la tarde, para quiebran en Ja minoría socialista hora señalada de ja la visita delySr. Prieto al presidente República, aquél no En las primeras horas de ia mañana del saliera de la reunión, Í 03 comentarios se hidomingo empegaron a llegar al Congreso cieron más intensos y se habló de que surpechosos, el agravio de clases e intereses- la política del Sr. Azaña y de la coalición que le sigue, es la que ha prevalecido en la crisis que debía eliminarla. La interesantísima jornada go