Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
AJEDREZ encontrar el camino más corto para alcanzar la victoria. 2 t 2 ve es 1. D 3 C. Problema número 8 La clave es 1. C 2 A, con las siguientes variantes normales: ...1. R 6 A 2. D? R, etcétera. 1. P 6 A 2. C q R, etc. 1 C 7 A 2. C 5 R, etc. ...1. A 7 C; 2. D 4 D- f etcétera. 1. C 4 C; 2. A 7 C- j- etc. 1 C 5 A 2. C X C etc. ...1. CSC; 2. C 4 A, etcétera. Además hay las variantes cortas ...1. R 4 D 2. A 7 C mate. ...1. R ó D 2. D 3 R mate. ...1. A ó A 2. D 4 D tóate. Han enviado soluciones exactas los señores siguientes: Al problema número 84: S. Socías y M. Pérez, de Madrid; F. Gilí, de Lisboa; F. Parra, Santa Cruz de Múdela; A. G. Granados y P. Romero, de Basa; J. Casanovas, Palma de Mallorca; M. Mulet, Esporlán (Mallorca) Casino de Mancha Real; Isidoro Salvador, Melilía. Al problema 8 í A. Robles, de Santiago; C. F. Vallín, de Madr; d; F. Sánchez, Málaga; y a los dos problemas: Miguel Adellac, Lorenzo Marco, Dionisio Dopico, M. Cervino, Rafael y Francisco Péiez Muñoz, Cuyas Ortiz, Pedro Alonso Val, T- Banegas, C. Salgueiro, M. Bellido, J. García, M. Bueis, J. de D. Alagón, P. Cabeza de Vaca, A. J. Tamayo y E. Gumersindo, de Madrid; Antonio Cano y Nicanor Olmos, de Málaga; Manzanera, de Redcvan; J. Carmona, de Navalperal de Pinares; M. E. Fernández, de León; Bernades, Utiel; Lorenzo Millo, Paterna; Ramón Coll, Barcelona; Casino Mahonés; Luis San Juan, Comillas; Juan Macorra, Cham- ariín; Abelardo Tomé, Corma; Santos Hernández, El Jemis de Beni- Arós; T M. Bergarache, Trun; Valerp Mariscal, Jaén; Guillermo Pinto y Quintana Roji, Burgos; F. Llórente, Pinos del Rey; Alberto Cipra y Méndez Vicente, Guadarrama; Ramón Moreno, Cartagena; J. Mateo y A. P. C- Zamora; José Marcos, Fuente Santa; E. Rubido, Vigo; M. González, Manzanares; L. Gómez, Cándete; J. Gutiérrez, Torrelaveqa; Pérez Hickman, Cáceres; F. Gil, Valladolid; E. Gómez, Moniijo; García Talavera, Tacainonte; M. Diazo, Tetuán de las Victorias; A. Fuentes, MeliUa; Rojo Rubio, Monda; López Medina, Jódar; doctor Ortega Cerón, Benamejí; Lorenzo Alonso, Boñar; J. Regojo, Muñas; Alvaro de Corral; Jesús Ibarrola, Bilbao; señorita Pepucha Kichicha, Algorta; Dispenes; Sección Ajedrez, -Oliva: M. C. G, de Granada; Club Vegadeo; Anónimo; Peña Ajedrez, Ayamonte; Centro Artístico, Granada; M. Briso, Daimiel; F. Baca, Burgos. A todos envío mi felicitación y emplazo muy pronto para mayores empeños a los que quieran acudir. t 3 por Schiffmann. -La clave es 1, T Í D. -M. GOLMAYO. Problema núm, 88, por Macorra. (Cinco fichas. H SOLUCIÓN AL PROELEMA NÚMERO 87, LA RIVALIDAD ALM 1 RALL- KARL 1 N Valia ajedrecista del joven ingeniero catalán. S La victoria de Almirall en el rea cíente torneo internacional de Madrid, resultado que yo estimé perfectamente normal y merecido, no íué considerada lo mismo por muchos aficionados, que, creyendo aKarlin superior, atribuyeron a pura desgracia el que no obtuviese el primer puesto en la contienda. De aquí que los partidarios de uno y otro jugador les organizasen un match para dilucidar la supremacía en disputa, y, efectivamente, acaba de verificarse, a cinco partidas, con resultado nulo, alcanzando dos puntos y medio cada contendiente. Esto me da ocasión para presumir de acierto en mis pronósticos, pues a pesar del desentreno de Almirall, ha vencido su clase, tan primordial en el juegociencia, como en las carreras de caballos la sangre, que, según dicen los ingleses, es la que corre y realmente influye más en la velocidad que cualquier otra condición de la arquitectura externa. Por su parte, Karlin, que es muy joven y parece un chiquillo, ha demostrado poseer madera de maestro y un temperamento magnífico de luchador. En la última sesión el score estaba a su favor, con dos puntos y medio a uno y medio, y le bastaba, por lo tanto, con asegurar unas tablas para salir vencedor. Sin embargo, se lanzó desde el principio a un ataque violentísimo, ctmplicó luego la partida, y, por último, se arriesgó a entregar una pieza para forzar la victoria, manera geiitletnan de combatir, muy rara en los profesionales, que le ha conquistado entre nosotros grandes simpatías. En dicha partida la suerte le fue adversa tuvo en su contra, además de la serenidad temperamental de un enemigo que se defendió con tenacidad desde una posición muy inferior, su propia lentitud, la cual en la fase más embrollada de la lucha le dejó sin tiempo, abocándole a una catástrofe de reloj y le impidió encontrar el camino del éxito, que estaba encubierto por una profusión de variantes atrayentes y falsas. Anteayer, en vísperas de marchar para Folkestone, donde, junto con Stoltz Staahlberg y Lundin, formará el equipo que ha de representar a Suecia, el simpático maestro se ha despedido de la afición madrileña con una sesión de simultáneas, jugada también en los salones del Círculo Militar, y en la que han tomado parte, galantemente invitados, jugadores de otras Sociedades. El resultado ha sido muy halagüeño para Kar- lin, con nueve victorias, tres empates (señores Cadenas, Rubio y Ganzenmuller) y dos derrotas (Sres. García y Sierra) A continuación transcribo una partida del interesante match Almirall- Karlin, que ha consagrado públicamente la valia ajedrecística, no bien conocida hasta ahora, del joven ingeniero catalán. Apertura de peón de rey, defensa Nimzowitch. Blancas, Karlin; negras, Almirall. 1. P 4 R, C 3 A D 2. P 4 D (aquí el blanco con 2. C R 3 A puede entrar en los plantaos normales de peón de rey como el RuiLópez. qiuoco piano, paitida de los cuatro caballos, etc. y, caso de hacer el negro... 2, P 4 D, entrarían, las blancas en una variante favorable para ellas del contragambito del centro- continuando con 3. P X P D X P 4- C 3 A, D 4 T D 5. P 4 D etcétera) P 4 D 3. P 5 R A 4 A 4. P 4 C R (P 3 A D parece más correcto) A 3 C 5. P 4 T R, P 4 T R (la partida comienza a tomar un sesgo de violencia con este avance impetuoso de los peones del flanco de rey y la renuncia implícita o por lo menos aplazamiento de los enroques en los dos bandos que lleva consigo) 6. P 5 C, P 3 R 7 P 3 A D C R 2 R 8. C 3 T R! D 2 D 9. C 4 A, A X C ...9. A 4 A parecía preferible conservando todo el tiempo posible la acción de este alfil excelentemente situado, y que podía ser ampliamente sostenido, pues el cambiar una pieza desarrollada por otra que aún permanecía en la casilla inicial sin producir en el enemigo ninguna debilidad puede considerarse como una falta) 10. T X A P 3 C R 11. A 3 D P 3 T D 12. P 4 C D C i D 13. D 3 C, C i A 14. T 3 T (de tirar a ganar con procedimientos violentos era llegado el momento de efectuar una entrega de pieza suficientemente compensadora, como indica la siguiente variante 14. C X P C, P X C; 1? A X P y después habría caído el P T R de las negras, quedando el blanco con tres peones v un buen ataque por la pieza sacrificada) T i C R 15. P 4 T P 3 C D 16. A 3 R, P 3 A D 17. D 1 D, P 4 T 18. P s C P 4 A 19. D a A, T 2 T 20. D 2 R (las cuatro jugadas de tanteo que ha hecho el blanco con su dama demuestran un criteiio vacilante en la orientación y manera de proseguir el ataque para materializar Jas ventajas teóricas de espacio y espléndido desarrollo que han adquirido sus fichas. Mientras tanto las negras han aprovechado estas pérdidas de tiempo del ataque para efectuar trabajosamente, por lo reducido del campo de que disponen para moverse, un mejor acomodo a sus piezas. Estas consideraciones bastan para explicar el fracaso del sacrificio que efectúa Karlin una jugada después) T 2 A 21. C X P T P X C 22. D X P C 2 R 23. P X P P X P 24. P 6 C, T 2 C 25. D 4 C, P 5 A 26. A 2 A, C 3 C 27. P 4 A, C 3 A 28. P S T C 3 C 2 R; 29. P 6 T C 4 A 30. A X Q P X A 31. D 3 A, P s D I; 32. P X P, C s C; 33, D 2 R, D X P T 34- P 7 T T i T 35. P 6 C P X P 36- D 2 C. D 3 A! 37. P S D C X P 38. T i D C S C 39. D 5 C, C 6 D 40. R i A T X P T 41. T X T T X T, y las blancas abandonaron. Una partida en la que, a mi juicio, se pueden distinguir dos fases bien caracterizadas dentro de la riqueza combinatoria que en todo momento prestó gran animación al combate. Hasta la jugada 14 hay en el blanco resolución y en el negro timidez, obteniendo el primer bando gran ventaja de posición. Después, hasta la jugada 32, vacilación en el blanco y tenacidad en el negro producen el aniquilamiento progresivo de todos los elementos del ataque y el fracaso del sacrificio con que se pretendió forzar el asalto de la posición negra. El resto hasta el final ya no cuenta, pues la suerte e- naba decidida y era cuestión de técnica el realizarla; pero todavía es de admirar la elegante precisión con que Almirall supo S A SOLUCIONES Problema 84. La cla- Esta noche en Price LUCHA PANCRACSO Mate en dos, (Seis Echas.