Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B- C SÁBADO 8 DE ABRIi; DE 1933. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 25. EL PROYECTO DE LEY DE ORDEN PUBLICO Determinación de los actos delictivos que afectan al Orden público. El empleo de la fuerza. Carácter urgente de los sumarios y causas. Sanciones a la apología de los delitos. Estados de prevención, alarma y guerra y medidas a adoptar en cada uno con establecimiento de previa censura y suspensión de periódicos en el segundo. Multas hasta cien mil pesetas, registros, detenciones y destierros. Los extranjeros. Los Tribunales de urgencia. f El ministro de la Gobernación leyó ayer a última hora en la sesión de Cortes el proyecto de ley de Orden público. Se afirma en el preámbulo que hay moiuentps de perturbación del orden en que son insuficientes los medios normales y es preciso apelar al empleo de otros extraordinarios, conforme a una regulación jurídica que sea garantía de las libertades individuales. España se ha regido durante más de seis decenios por la ley de Orden público de 23 de abril de 1870, excelente para su tiempo y llena de aciertos, pero era preciso adaptar las normas directrices de aquella ley a las circunstancias actuales, y especialmente al Código fundamental de la República. Continúa la exposición de motivos, subrayando las novedades introducidas en el proyecto, con gran extensión, razonándolas y fundamentándolas. El empleo de la fuerza Las agrupaciones de personas que públicamente se produzcan con armas, ostensibles u ocultas, o con instrumentos contundentes o agresivos, serán disueltas por la fuerza pública en cuanto no obedezcan al primer toque de atención. No se requerirá esta intimación cuando los manifestantes llevasen ostensiblemente medios de acción violenta o hicieran actos de agresión contra la fuerza pública. No cabrá, sin embargo, hacer fuego sin que proceda un toque de atención, salvo el caso en que los perturbadores disparasen contra la fuerza pública. Cualquier manifestación no autorizada será disuelta por la fuerza pública si se niega a hacerlo, después de dos toques de atención. Cuando tenga carácter tumultuario, bastará un toque y no será necesaria esta intimación cuando hubiere sido atacada la fuerza por los manifestantes, siempre con un toque de atención. Tanto en este caso como en el anterior, las Asociaciones o Sindicatos organizadores de la manifestación serán suspendidos en sus funcionamientos, con la in- Los hechos que afectan al orden público En la parte dispositiva determina que la conservación del orden público corresponde, dentro del ámbito de su respectiva jurisdicción, a todas las autoridades de la República y de sus regiones, provincias y Municipios. Podrá, el Gobierno, por acuerdo del Consejo de ministros, disponer el nombramiento de gobernadores civiles generales para el territorio de varias provincias o de parte de ellas con las facultades que el mismo Gobierno determine. En las regiones autónomas se estará a lo dispuesto en el respectivo Estatuto. El ejercicio de la autoridad gubernativa en las provincias corresponde al gobernador civil, y en jas poblaciones que no sean capital de provincia, a los alcaldes. Toda autoridad, por sí misma o por sus agentes, que conozca un hecho que afecte al orden público, lo comunicará al gobernador civil. Se señalan los actos que afectan al orden público, según los artículos pertinentes de la Constitución, y todos aquellos que, realizados colectivamente, trasciendan a la vida pública ciudadana. En todo caso serán actos ejecutados contra el orden público los realizados con armas o por medio de explosivos, los de coacción o amenaza, y los que, no realizados en virtud de un derecho taxativamente reconocido por la ley, afecten a la regularidad de los servicios públicos y al abastecimiento y servicio necesarios de la población, las huelgas y cesación de industrias ilegales, y los que de cualquier manera perturben el servicio público. También serán actos delictivos los que, realizados individualmente o por grupos menores de veinte personas, tengan efecto simultáneo o sucesivamente con unidad de fin. Se exceptúan los hechos realizados por medio di la imprenta o otro medio mecánico de difusión. Sólo se considerará de orden público el reparto, expendición y exhibición públicos de impresos y; láminas. cautación de locales y detención de dirigentes, dando inmediatamente cuenta a la autoridad judicial. Cuando los agentes de la autoridad, en el ejercicio de su función, fuesen agredidos con armas de fuego o por medio de explosivos, podrán hacer uso inmediato de la fuerza para defenderse de la agresión o repelerla. Asimismo podrán requerir el auxilio de cualesquiera persona para la persecución y detención de los agresores. Los que presenciaran la agresión podrán ser requeridos para que concurran sin dilación a la Comisaría de Policía, cuartel de Guardia civil o lugar público oficial más próximo. La autoridad gubernativa y sus agentes podrán comprobar, en todo caso, que no se transita por la vía pública con armas, para cuyo uso no se tenga la debida licencia. Cuando tengan sospecha de que existen en cualquier domicilio efectos de un delito relativo a orden público o personas responsables de los mismos y no hubiese tiempo para solicitar el correspondiente mandamiento judicial, podrán solicitar autorización de la persona que se hallase en el local, y, si les fuese negada, podrán tornar las precauciones convenientes para evitar la salida de las personas ínterin se dé conocimiento al juez. No será necesario mandamiento judicial en los casos de agresión con armas a los agentes, cuando un delincuente infraganü en ese caso se refugiase en su propio domicilio o en el ajeno y cuando fuese necesario prestar auxilio a las personas o evitar daño inminente en las cosas. En casos de perturbación grave y momentánea en el orden público, que, a juicio de la autoridad gubernativa, no exija la declaración del estado de guerra, podrá convocar a las autoridades de todo orden y requerir su auxilio. Además, podrá la autoridad gubernativa acordar discrecionalmente las pertinentes medidas para el abastecimiento y servicios de la población, suspensión de todos los actos públicos y las conducentes a garantizar la libertad y seguridad de los cíuda danos y protección de bienes y edificios. Los sumarios y causas en los delitos relativos al orden público se considerarán siempre de carácter urgente En los delitos relacionados con el orden público, los sumarios y causas se considerarán siempre de carácter urgente y se aplicarán los procedimientos del título tercero, libro cuarto, de la ley de Enjuiciamiento criminal, podrá acordarse la formación de piezas separadas para cada individuo responsable y, en todo caso, la prisión provisional, y cuando los delitos resulten realizados, favorecidos o estimulados por una Asociación o Sindicato o por dichas entidades se hiciere la apología de los mibrnos, podrá decretarse, desde luego, su suspensión. En todos estos procedimientos intervendrá el Ministerio fiscal. La autoridad gubernativa podrá corregir las alteraciones del orden público siempre que no constituyan delito, y, asimismo, la infracción de las disposiciones para su observancia, con multa de IO a 5 ooo pesetas. El ministro de la Gobernación podrá imponerlas hasta la cuantía de 50.000. Si la persona responsable de la multa careciera de arraigo podrá ser detenida hasta que efectúe el pago. En caso de insolvencia, la autoridad judicial podrá imponerle ar- esto (hasta de tres meses. La inserción de los bandos de la autoridad gubernativa (u Jos peí ¡odíeos de la provincia o localidad sera obligatoria. QUEDA V. INVITADO a pasar por la Casa Miehelin, calle Don Ramón de la Cruz, 16, d o n d e le serán demostradas prácticamente las cualidades d e l neumático Superconfort. Campo, pinares, sol. HOTEL MTJSKAKIA. Teléfono 20. El Plantío (Madrid) Todo confort Único hotel en pleno campo. Magníficos autobuses. Jacometrezo, 1. El estado de prevención En el título segundo se refiere el pro- yectq al estado de prevención. Cuando la