Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CRITICA Y NOTICIAS DE UBROS Los mutrto viven de ¡os ¿Pnnt ls, por J, Lfipcz Prudencio. EI, m ¿dlco de Los Roblcan, de Jo 9 ¿A n d r í i Morcrio, por L. de G. MedJtcrrineoií (poeaia) de Julio Bernicer, -LOS MUERTOS VIVEN ilLiiire cKriicjf jy. Jcfé Fruicís hft trcúi ¡ÍLlú rn im yaluiuínt UF tltuta Loj mturioi i ifn, iriíji o b o u natiativo eit iDdM loi cLukfl h i t e 1 1 de l u xiraordlnaríBi doííi que i! í frulL Poco k l id IUIH y acan HD hi) cniitn Ir lupcTC. m el arte difldl i pre encir, ttn iniñi 4 tUd dE cmodAn o briei lMd de rccuTiH, el cioT j d olma de) pulule, y de dar i d j pl idcD y real a lai Einnai ut ofrece a la CDnErcnpEación de loa ItcEiJr Sólo dii riMiicndD de ettaa faculiAt Ei te puede loErar que iu brere c qLcmA noífle eo, un concJio cuenlci. dej? B d ijitoiD del leclar u n t bucllA emorívB cn i hundAí JQit JUXCU r Te 9. que la prolija conitmcci n noYetetca de otn c criEarEL Lot Iraioá vivo de cato acuJna abren a U viita dd eapec uidor hodioore dllatailo en que K pcrd ben. BÍD iKceikUd dd dcOllndo relato, loa exXBiMH panDfunai de un Inteieunle pro e c u drarrdtieo, que tiu qera podido dar materia a una cxtenu mrvdt. La prodiicdcrnei TFunidaí ea ctle volumen tienen, adeniit de loi itriclivoi lEeiapre pet iareA i Eai QIM- AI de eite admiratJí eícrcEor, una TXAÍ tíwciii H que iln ilu i, el motivo del ihoTo que el esírlrnr b i puerto il frente ¿el volumen, con arle exqüiiíEa, enLuiviDijo i lmcnTe el pelííro de I rDÍLAfreria au TiEicÍMa v de LB lán aviu (iria ÍTn; i ¡nativa de Ea fícciíjnri uLiIjr- dü en loi curntoi y comedju de n u ía, d eKritor ha It- grado infundir en ealw reíalos el preitígin miitpfio. o y íugeitíTü de la Influencia que citnwrra lo p í u d o muerto, reaparecíKIIÍQ J- diíaínado m acción müi nm de u iilú. ti W Icr que proaípjcn d camino q; te ot muerloi abandoSAío en un o í o el autof penetra reJudlamfnie en el íeireno de la B arEciím, no pefnmt y concretan pero rcaí v det tmierto anEí 1 nivoi, liicííndoie o r por Irtííono- Ea I H d e n i ciu? lo que fe adTTETle ei IJ nfiueFicii TEiíiccrioH. incxpllcalJp pero rfertivi y ikmiinAilora. de to M rei que abandi naTiHi li vida, wbrc iquellüi con quienes convmíron. y loi que proíiffuieroa noIUndabí lendan y OCUJÚTHID 1 M par jej eo que I M díüparecidM vivieron. ATfftinai de n j u he hi produccEontE, como U Ittülada El cafetal ¿r ft b. vm una verdadera ülÍErana de i n e fina y Ae honda y de ftuiil obií er iicibn pkiecl ca. que adeñilip e Ei empaparU de vivo y iuh fi iva fidelidad rcaliitL Kada en cita naTr ciún d borda de la reslidid hiflArica que oot i n d a en el Lndar C tidiAnn de la viilj, y, iln emhar g a; a ece en iqud nm icnCc con 1 r da d rdieve lanFÍble de Ea TÍ ida y paCpiunle, el niiErrÍDW indujo que lo panada muerto tij ue ejereien io BObrí vida de lo que lo tupuijeron deupaiecido para liempreNa fM flcll Mbcr. pur d lutíu dJlo Je eitt libro, ti la Dota que f i ¡ura Como denominador eorniín de citii irati Jo ea una preocupación o codvicci ti f nre ild lutoTt o il e (rata Ü O de un nifro intirumenlo o recuEiu eALítico de que He ha -alida para iluminar con un tono mj eitivo, lo cuadroa que hx iraudo. La quc it podenioi iKfunir e que con ud habnidad y uueitrLi To ba ejecuudop que d ef to en el espectador ei de una viva y e m t i v t inteniSd id, FodrA Q ha obfilecer k una pi- eocupadón o convicción eJeciiva. pero de tal modo eilL hecho Sufi luKita la perplejidad, y cu c a u) como I que hcmoi mencLonado. m el Ütulodo Cabrio dt mtl r, de TüaravlEloia factura: el de LÜ Ifíí mirüdaj üjvlri y tl upoi otm. Ja palpitación de Tcalidad que anima la eieena oULfa ti lector temo a penMr mifl bien en la poiibiliíJad de Unt atenta y Hel obif rVAci n de la -ida que cu b ipeljirlAn a un rccurio técnico y cil ica para dar atractivo a la o b n J. LÓPEZ PRUDENCIO EL UtolCo H Loa KaU. t -El i b a y eudo hmoofiímo con q u el lutof de este libro, asi Anúréí Moreno, H aiJelanEa fU d prülüío y en loi í crlt! co 4 tiñatEi de H nídiea dt Loi RíhUí a loi pcmibEei rlíiiramboa con que el elogio ratinaTÍD o amiiM fídya de atc ger lu t p i ridún en el nibíEo literariot na ha de impí 4i rno declirar, de 4 e luc o, quÍH p i l a vei, d íríníco eíceptlcltn o. un poco diiplicenit, del novel jilerlto K ha p j u do de Uato. Nü ea quc- onnj d aulor ureiupone en labioi de fu padre- a El médico di LoJ RobUí Ii meiof Bovela eonlenrpoianca, que, ciiüudo patín ¿nt Mrflot. nutrir l i i aníoJofflas ni que- -xgán el Eambién preiuulD tukJo de la eipou del noidiiin, rceoitido rn el eipiKí- i vatzst eueo que ¿ríe imiífiEía- -Jmí An, i. kl dfíi Moreno sea ua verdadero ¿eniOf capaz de CKribír una obfa de la taJla de ai pirlmidei de Egipto no, no. Tranquilice el Jm- en eícntor, qoE por i t i no enconlrarl íun mEnto para m iu. itifi ido recelo de r victima de Ule Slpírbofej, c! fnfadidai y buileaciL Aquí vamoi a decir, lenciiljmente y en e f da i, que k nadie ei nús debido que a un hombre lací pertreidiado, eomo ni Andréí Tiforeno, de del Loí Hí ffi acusa encElenleí ilnnoi de míe hay en H autor un noTdJiT: i de imaglnieloa exuU berante para tfcar amblenleí y pcrmnajei Doveleieofl. y- -eato mi) acrntuadafneute- -un eicriror de peripicuo sentido Irfinlío al enfrenOTK ran la vida y penetrar en el foudo de lai eo i (y de loi bonjlire Y por ti Jo í Aniiréa Moreno lonriete aún con iu dejo de irlo hunioríimo clavado en d Juido que acabamoi de expfciar, abí va el repnro qkit CNji vu novclai un aE n, itnv? roííUiiÍH contra el Ebombo perlodlHko, hulacr expeditivo que E! mixUío di Mdo por toda día, de rnodrar Impadentemcnle en ealc lu primer libro el conncfmicnto cncielopjdjco de alnuí y dt medJoi Hcialeií y aun de cíudadci de divcriidad vaitlijma, eijTna d K hubiera vivida nnacho, mucho, tanto que y la tici de vuelta de Ua víije dilatado, eon hondoi urc en el ulnia y la mirada caníiada de hab r co- itcniplado tanorimai de infinjia variedad En loa libro iiuc vDi que Jüii AnJria Moreno nr x- a a ofrecíeiKÍo- -pele a HU enpjañador dcilffruo de no eaeríblr mi -le iri poundo EQ tranquilo ledirnento eie anhdo impetuooo de volcar en Iti pifinat Je Una novela d mundo Inacabable de Inlulcionei y d, layl, mucho mil licniEadji de ejifcricndaí y de OKicnei directu de loa hombres y dr lai C 041 L Enioncei dcuparrcerá la rai ¿n de tite TEparo y venilri la pTeniíud del escritor, que con tan excelcntei auspicio) preseuLi. 1- fi mejor de Bt mídica de Los Roblrt ea la pintura, certera y tobr ¡3, dpi puEbCo caitellano en que la acclípn central ae ÍSEÚIH ambiente lamilÍBr para d autor, eo qulertj por cierto, DO empsT la clari viiifin de virtiidcB y de pecador Ei filial p iiÚn de carino por la tierra nallKa. En euaiiLQ a la fíbuia mil ma de la novela, na i lo mAi original del libro, y adolíce, a lu fioal, de un desenlace nielodramitieo de escaí: conti tmcJEL Pero e ro defectoi- -en I H qUe lui tEmoa icmc rmoi de anidiiar con nucjlrOB eliKioi la BUicrptíbJEidad ir xifea dd autor- -citan neutral! tadoi por la bellcfa literaria de ar. e tarapu en que va d huraoríiU rellejaiido la ímpretlfin que le anj lere el eipecticulo de la vida. -L DZ G MrDiTERa, (ax Poeilisi, Julio Bemícer, Eme poeta allcaolino, de frondosa ci 6 n y léxico brillaote, en homenaje de admjr 3 ci 6 n. dedica lu obfa al nd alio de loj pOTla. 1 e paEloEea cont no poriflfos- -queda nombrado Kduardr Marqulna- poeta de d a r u Eumbrej cuyo vrrHi Iraiciendcn a daiEeíimo, lumlnotid Ld. maTAvilla aurlfliul a Mediterráneo y con esiafl palabra de lincera y devodón hace el autor de o l e libro au ni i claro y lumioo o doElo. mejor y raia exacto, desde IneEO, que el que pudiera hacer d Cñtica m peripicaí y e: tiRen r. Porque La o b n poétien de Betniccr. con inEccedEntei ED Cancip at dt la tcácáad y en El frfejo di lar Ae dj, et BATO O luminosidad y maraviila auriaiul al cantar lai belleuf, todaí l u bcllEEai dd mar runa y vehículo de l u m s e dareeldaí civiliu d o n t i t d mar anil dd arte, d Mart niiJulio Bernicern ea cualquiera de laa compoaEeicnei cue aparecen nKi- upadaí en cita m úJiíma obra, e nos muestra como excelente poeta- u rima E íicil y varía- -y como profucuSo o l? rva 3o labe ver la Im y d color dd tediirrrineo y b e ieualniente escuchar b armonía lublime dé fíC lira, pnluda duEce o bravamente p o r d cnovimiento de lu ¡eaje. Y ail puede decirse, íin temor a incurrir en el pecado de hipérbole exafo BdamcnEe uumeniaTiva, que en Medili f J v í El el propio mir d que canta tu íTondeo. y d que e n l a BLU bcllcial íin flnCon ealo queda hedió d mejor do; do que nos inspira la reciente lectura dd íihro de verKM dt Julio BeniiceT- pocj c t i o vEivA c ti de dcíaíile cttrn.