Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID Dí A 23 DE FEBRO. DE 1933. NUMERO SUELTO 10 CENTS. DIARIO ILUSTRA DO. A Ñ O Vi GÉS I M O N O V E NO N. 9.293 JS JS) B SUSCRIPCIÓN: UN MES, 3 PTAS. PROVINCIAS: TRES MESES, 9. AMÉRICA Y PORTUGAL: TRES MESES, 10 PESETAS EXTRANJERO: TJtES MESES, 25 PESETAS. REDACCIÓN Y ADMINISTRACIÓN: SERRANO, 55, MADRID. APARTADO N. 43 sucesos de Casas Viejas, y en la impre- habían tomado acuerdos, porque nada había EL M O M E N T O sión, prerjdida en todos los ánimos, de que a la vista, y quet se hallaba muy animado y se avecinaban los acontecimientos previstos. bien dispuesto pa ra la lucha. POLÍTICO Y PARLAMENTARIO El encono entre radicales y socia- La minoría radical defenderá el El irreducible antagonismo entre radicales y socialistas. Este partido publicará hoy un manifiesto al país acerca de la obstrucción de aquéllos. Hoy se iniciará el debate, sobre los sucesos de Casas Viejas. Un compás de espera en la obstrucción de los radicales Entre el Gobierno y las oposiciones se ahondan más, cada hora- que pasa, ¡as diferencias irreducibles Estaba descontado que la sesión de ayer había de ser pacífica y normal. Sin materia de ejercicio la obstrucción de los radicales, puesto que en el orden del día sólo figuraba el proyecto de Confesiones y Congregaciones religiosas, exceptuado de la medida, era natural que el ritmo parlamentario recobrara su equilibrio. Ruegos y preguntas aprobación reglamentaria del acta, diferida hasta contar con número suficiente de diputados, e interpelación sobre construcciones escolares, con un discurso intencionadísimo del Sr. Royo Villanova, y otro, técnico, del Sr. Giner de los Ríos, arquitecto escolar municipal, director de las obras de los grupos escolares. No hay que subrayar el interés político de este debate. Ya se recuerda cómo la campaña del periódico Luz, dirigido por el señor Bello, de Acción Republicana, y muy afecto al presidente del Consejo, determinó la indignación del partido socialista y del ministro de Instrucción pública, que creyeron ver en los artículos del mencionado periódico una maniobra. Por eso no pudo extrañar demasiado a la Cámara que el señor De los Ríos, desde el banco azul, y refiriéndose a unas afirmaciones del seílor iGiner de los Ríos, se dirigiese en tono airado al Sr. Bello, sentado en los bancos de la mayoría, para apostrofarle por tres veces con estas palabras: Y eso motiva la calumnia Las palabras, durísimas, y el gesto, más duro todavía, merecieron un aplauso cerrado de la minoría socialista. Luego, el proyecto de Confesiones y Congregaciones religiosas, con varios discursos en pro y en contra, pero sin gran relieve. La. política no estaba ayer en toda su plenitud dentro del salón de sesiones. Estaba en los pasillos, en los comentarios a las reuniones de las minorías, y especialmente de la radical- socialista, en los augurios sobre el debate relacionado con los Sobre todo, los conceptos con que, se combatieron de grupo a grupo y de corrillo a corrillo, los socialistas y los radicales, demostraban bien a las- claras que el ambiente del Parlamento está a muchas atmósferas y que ya no será posible rendimiento alguno de labor legislativa. Hablaba D. Teodomiro Menéndez, subsecretario de Obras públicas, con varios periodistas, y al, comentar la situación y las derivaciones que pudiera tener la- actitud adoptada por la minoría radical, dijo que si el Sr. Lerroux se encargara de un posible Gobierno los socialistas se echarían a la calle y sería verdaderamente oportuna una huelga general. De estas frases se enteró D. Alejandro Lerroux cuando se retiraba del Parlamento. -Tal criterio- -dijo- -debe hacerlo llegar ese diputado al presidente de la Repúbli- ca. Si yo fuera llamado al Poder y contara para ejercerlo con la opinión pública, no me importarían esas amenazas. Con la opinión pública y la ley yo sabría imponerme a todos. Por otra parte, no hay miedo de que los socialistas declaren una huelga general para impedir un Gobierno cuando no la declararon para concluir con la Dictadura. Esto, al fin y al cabo, decimos nosotros, tiene un valor episódico. Lo interesante es que el partido socialista acordó ayer en la reunión de la Ejecutiva la publicación de un manifiesto al país, en el que se examina la situación parlamentaria y la actitud de obstrucción de la minoría radical. Se comprenderá la importancia de un documento de esa naturaleza, lanzado en los momentos críticos en que se puede pensar, razonablemente, en la situación angustiosa del Gobierno y en los instantes en que cualquier agravio se hace insoportable por la hipersensibilidad de los partidos políticos. Lo de ayer en el salón de sesiones fue un compás de espera. La actitud resuelta de las oposiciones que no quieren cejar en su actitud violenta contra el Gobierno coloca a éste en una situación difícil y hace patente la esterilidad de las Cortes. listas. Mutuas frases duras de los proyecto primitivo de CongregaSres. Menéndez (D. Teodomi- ciones religiosas, pero se oponro) y Lerroux. Un manifiesto del drá al dictamen de la Comisión Al llegar el Sr. Martínez Barrios a la partido socialista Cámara en la tarde de ayer le preguntaron los periodistas si la minoría radical explanaría alguna interpelación o presentaría alguna proposición incidental. -Hay t r e s interpelaciones pendientes- -contestó el ex ministro radical- la de construcción de escuelas, que se reanudará esta tarde, y luego la del Sr. Salazar Alonso sobre la crisis minera, y. también la del Sr. Peire sobre ascensos por méritos de guerra. Se acercó al grupo el Sr. Lerroux y preguntó a los periodistas qué noticias había. Uno de ellos leyó al iefe del partido radical los acuerdos adoptados por la minoría radical- socialista, en su reunión de ayer, y como el Sr. Lerroux no hiciese ninguna observación, los informadores le preguntaron: ¿No hace usted ningún comentario? -Ninguno- -contestó- Me parece admirablemente. Ellos tienen su criterio, lo exponen, y nada más. -Y la minoría radical, ¿qué hará esta tarde? -Pues seguir su programa. Según he leído esta mañana, se pondrá a debate el proyecto de ley de Confesiones y Congregaciones religiosas. En este proyecto no habrá más que discusión, pero no obstrucción. Ahora bien, conste que nosotros defenderemos el proyecto primitivo del Gobierno p que nos opondremos al dictamen de la Comisión. -Se hablaba- -dijo un informador- -de que la minoría radical presentará una proposición incidental relacionada con la construcción de un ferrocarril para Alicante. -No tengo la menor noticia de eso, y no debe haberla, porque en la reunión de la minoría de esta mañana no se ha tratado del asunto. En aquel momento se acercó al grupo el Sr. Vergara, y el Sr. Lerroux, después de saludarle, se interesó por el estado c e salud del Sr. Carner. diciéndoie que le había sorprendido la enfermedad del ministro de Hacienda, al que había dirigido un telegrama esta misma mañana. Después, el Sr. T. er- roux se informó, por el Sr. Vergaw, de a enfermedad del ministro de Hacienda, que necesitará más de cien días, para reponerse. E! Sr. Lerroux, animado y dispuesto para la lucha Ayer se reunió en la Cámara la minoría radical, presidida por el Sr. Lerroux. Este, a la salida de la reunión, manifestó que era la primera de las que diariamente se ha acordado eelebrar para tomar el pulso a la situación y decidir lo que ha de hacerse en las sesiones sucesivas. Además, estas reuniones servirán para enterarse de la actitud que adopten las demás minorías de oposición y enterarlas de lo que nosotros- hacemos, aunque no hava acuerdo concreto respecto a la formación de un frente o bloque oposicionista. Terminó diciendo que nq se La minoría radical- socialista evita que las disensiones que hay en su seno se hagan públicas de modo oficial Ayer mañana se reunieron en vn. i Sección del Congreso los elementos que componen el grupo parlamentario radical- socialista, con asistencia de los ministros Sres. Albornoz y Domingo y de todos los directores generales, excepto el Sr. Feced. La- reunión había despertado la natural expectación por conocerse que en eíia se iba a abordar a fondo la situación política y- parlamentaria