Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES 31 DE ENERO DE iq 33 EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 27. LA ASAMBLEA REGIONAL DE CORDO SE MANIFIESTA GENERAL OPOSICIÓN PROYECTO DE ESTATUTO ANDALUZ Casi todas las representaciones consideran, por lo menos, prematuro el intento. Se retiran Jas delegaciones de Almería, Jaén, Granada y Huelva. alguno, pues entiende que se está perdienAsamblea en Córdoba el tiempo y le Córdoba 30, 10 mañana. Ayer empezó do regionalismo que al pueblo nopor interesa andaluz. Queda, fin, dea celebrarse la Asamblea regional convo- el signado el Sr. cada en Córdoba, que ha de deliberar sobre de Granada. Montesinos, de la Diputación las bases para un proyecto de Estatuto de Se leen varias proposiciones, entre ellas Andalucía, propuesto por la Diputación de la dé Ayuntamiento de Jaén, que dice que, Sevilla. A las doce, en el salón de actos del Círcu- unánimemente, no sienten el autonomismo. lo de la Amistad, cedido galante y desinteresadamente por su Directiva, comenzó la La sesión de la tarde. Continúa sesión de apertura, con menps representacio el ambiente de oposición a) a nes de las que se esperaban. Presidió el Sr. Casas, presidente de la Coaprobación de Estatuto misión gestora de Sevilla, acompañándole en A las cinco y media se reanudó la sesión, el estrado diputados a Cortes de algunas pro- bajo la presidencia del Sr. Casas. vincias andaluzas, así como las representaHabla, en primer ciones oficiales de distintas Corporaciones Huelva, pidiendo que lugar, el alcalde de la Asamblea apruebe municipales y provinciales. su proposición. El Sr. Casas dio cuenta de los antecedentes El diputado a Cortes Sr. que de la Asamblea, y pide que, al deliberar, se reconoce que las Comisiones Crespo dice fuegestoras no tengan en cuenta los intereses y las aspira- ron designadas por el pueblo; pero, en camciones regionales, ya que, al pedir la autonocomo estaban compuestas por concejamía, apoyada por la Contsitución, no se hace bio, lo representaban. Señala que, si no se otra cosa que emanciparse en gran parte del les, Poder central, por entender que a Andalucía aprueba el Estatuto, será un principio para pedir, por lo menos, al Gobierno la autole hace falta más que a otras regiones. extiende en consideSe extiende en consideraciones sobre los nomía municipal. Se que representa la auraciones beneficios que puedan obtenerse con esta au- tonomía, acerca de lo afirmando que, no tonomía, especialmente en su aspecto admi- píritu andalucista, hay elsideberexiste el esde hacerlo. nistrativo, que permita realizar una verdaSe adhiere a las manifestaciones del sedera obra regionalista. Mir El gobernador de Córdoba dedica un sa- ñor Crespo el Sr. de la de las Heras. Jaén El interventor Diputación de ludo a los asambleístas, y abandona su ludice que debe esperarse el resultado práctigar en la mesa presidencial retirándose. El presidente de la Comisión gestora pro- co del Estatuto de Cataluña. Don Rafael Castejón habla de la ponenvincial de Córdoba, Sr. Baquerizo, saluda a los asambleístas, dando cuenta del por qué cia de Huelva, de la que no es conforme, se celebraba la sesión inaugural en Córdo- por entender que se daría a España la senba, entre otras cosas porque Sevilla quería sación de no estar capacitados para una auevitar toda suceptibilidad entre las demás tonomía. Considera que Andalucía está preparada para ello, y puede pedirse su liberprovincias andaluzas, eligiendo Córdoba. Entiende que debe activarse la confec- tad y su autonomía. Insiste en que éste es ción del Estatuto por muchas razones, en- el momento en que debe enterrarse la pantre otras las del paro obrero, la Reforma dereta, dando un mentís al mundo, demosagraria y las obras hidráulicas, aunque trando la capacidad de los andaluces para comprende que es prematuro, porque las poderse gobernar. EISr. Corro, de Granada, apoya la proComisiones gestoras no representan al pueblo en este mandato oficial. Detalla también posición de Huelva. Afirma que Andalucía los distintos aspectos del proyecto de Es- no siente el espíritu regionalista. Se refietatuto. re al de Cataluña, y afirma que fue un comDespués de yarias cuestiones previas, que promiso de la revolución, como lo demuespromueven incidentes, el secretario general tra el hecho de que el Gobierno tuvo que del Comité organizador, D. José Andrés luchar grandemente para poder aprobar mu ¡Vázquez, lee las adhesiones, significando chos de sus preceptos, algunos en contra que, entre Corporaciones y delegaciones, del sentimiento incluso de quienes los votahay 78, y de Ayuntamientos y delegacio- ron. Si hoy hacemos antesala en los despanes de los mismos, 50 chos de los ministerios, como dijo el señor Castejón, seguramente tendríamos que haEl alcalde de Almería lee un telegrama de los concejales de Jaén, exponiendo que cerlo también en los de las Diputaciones. consideran prematura esta Asamblea. No somos contrarios al Estatuto, pero creeSe nombra la Mesa definitiva, que la com- mos que antes hay que hacer una intensa ponen: presidente, Sr. Casas; vicepresiden- propaganda por los campos, por las ciudates, D. Francisco de la Cruz Ceballos, alcal- des y por las aldeas, y después pedir el de de Córdoba, y D. Rafael Aparicio de Estatuto al Poder central; pero no debeArcos, vocal de la Comisión gestora de la mos plantearnos ahora este problema, ya Diputación cordobesa; vocales, los alcaldes que bastante tenemos con los que actualde Almería, Sevilla y Huelva; secretarios, mente hay creados en nuestra tierra. Sres. Ciria y Delgado, secretarios de los El Sr. Chacón, de Sevilla, habla de los Ayuntamientos de Aguilar de la Frontera andaluces ausentes que residen en América, y de El Viso de Alcor, respectivamente. y el anhelo que sienten los de allá por la inLa representación de Granada, dado su dependencia de su región. ¡criterio, declina un cargo en la Mesa, y a Don Rafael Mir, representante del Colerequerimiento del alcalde de Almería, des- gio de Abogados, se muestra partidario del pués de una larga discusión, la acepta, pero aplazamiento, por considerar que el mocois la salvedad de que no representa con- mento es inoportuno, debiendo esperar a formidad, en vla Asamblea- ni compromiso que los Ayuntamientos se nivelen un poco de la situación en que les dejó la Dictadura. Coincide con la ponencia de Huelva. El representante de la Sociedad Económica de Amigos del País de Jaén afirma que encuentra el ambiente contrario a su provincia. Los asambleístas protestan, produciéndose un fuerte escándalo; y entonces se tributa a dicha provincia una gran ovación de desagravio. Habla un poco acerca del andalucismo, y termina adhiriéndose a la ponencia de Huelva. Él representante de Almería dice que, siendo la más humilde de España, desde que recibió aquella Diputación invitaciones de la de Sevilla le faltó tiempo para comenzar sus trabajos, observando que no concurrían a las reuniones los que debieran, actitud demostrativa de no interesarles el Estatuto. Coincide con la apreciación de Jaén, Huelva y Granada, por entender que el Estatuto ha nacido muerto. El diputado Sr. Morón habla en nombre de los diputados a Cortes y de los Ayuntamientos socialistas, uniendo su voto a la ponencia de Huelva, aunque demuestra sus simpatías por la autonomía administrativa, añadiendo que la Asamblea no responde a la conciencia pública y que debe darse por terminada. por hacer falta el tiempo para cosas más útiles. El alcalde de Andújar habló en nombre de los obreros y de los comunistas, mostrándose partidario del Estatuto, protestando de no haber recibido invitación la Confederación obrera, y que el Estatuto se está confeccionando a espaldas de la clase trabajadora. El representante de Málaga se somete a la deliberación de la Asambea. E Sr. Morenilks, de Granada, manifiesta que se está luchando contra la realidad, elogiando grandemente a la Comisión organizadora, que preside el Sr. Casas, por sus trabajos, y lee una proposición, en la que se dice, concretamente, que se reconozca la conveniencia de despertar en Andalucía el espíritu regionalista, reduciéndolo al orden económico y administrativo, expresando que no se siente el problema regional en las ocho provincias andaluzas, y que sería prematuro plantearlo ahora. Comprometerse las delegaciones a hacer propaganda, reuniéndose de nuevo, para determinar que el pueblo tiene o no interés en que se haga una sola región, o una confederación de provincias. Concluye solicitando que termine la Asamblea. El representante de los obreros socialistas de Jaén se muestra en principio conforme con un Estatuto de una sola región, pero reconoce que no se está preparado, y que se aplace, aunque se continúe trabajando. El alcalde de Sevilla, Sr. La Bandera, detalla la proposición de Huelva, y dice que le parece desconsolador el plazo de dos años que se pide. Solicita que se vote, dentro de la misma proposición, la parte de descentralización de Andalucía. Sevilla siente verdadero fervor por toda España, y, por tanto, lo siente también por Andalucía; pero advierte que no siente el regionalismo para figurar como cabeza, sino que lo siente con el corazón, y advierte que si no se adoptaran ningunos acuerdos significaría que los andaluces no están preparados para centralizarse. El alcalde de Huelva insiste en sus anteriores manifestaciones. Un representante de la Unión local de Sindicatos de Sevilla dice que los obreros sienten un odio enorme hacia el Poder central. Opina que el Estatuto puede servir para la liberación nacional, que es a lo que ellos asniran. El Sr. Crespo rectifica alguno 1; conceptos de sus anteriores manifestaciones, y anuncia que D. Blas Infante, que se encuentra entre los asambleístas, presentará una proposición. Hace uso de la paia ra el Sr. Infante, y