Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC, DOMINGO 5 DÉ JUNIO DE 1932, EDICIÓN DE LA MAÑANA, PAG ¿4. datos- muy sfmétricosv. Su pro, aurngntá 15 Empresas productoras de aluminio y de nimillones, pero, sus divisas bajan 141. y los bi- trógeno. Eri. la construcción de viviendas lletes 9 hay verdadera armonía. en estas baratas, especialmente destinadas a funcionarios públicos, y én él mercado hipotecifras y es. dignó de, estudio, y. admiración cario para fomentar la actividad Cdnstrücel proceso sereno, cori que se. desenvuelve eti está ola de crisis la economía más dis- tora; el Estado figura igualmente en primé ra línea. ciplinada con qué cuenta el mundo capitalista. Sueciáj en fifi, aunque aumenta la cif- A todas estas actividades; en cierto modo éülacióri- -seis millones- -reducé el oroylas nuevas, del. Estado como empresario; se üné divisas pof 8i ¡Noruega pierde Oro y diviuria intensificación dé las que pudiéramos sas, y aumenta ligeramente los billetes. Jallamar sus funciones clásicas y tradicionapón reducé algo, muy poco, los billetes, y les. Una de estas funciones clásicas del Esníücho más. su oro. Inglaterra, en fin, retado son ¿en Alemañiá ¿las comunicaciones. duce los billetes en 16 millones, y el oro Los ferrocarriles alemanes siguen siendo en 122. la Empresa más importante del En realidad, hay dos grupos de países. pero la Administración Postal, pof su parte, presta especial interés al desarrollo dé Por un lado, los que acrecientan sus reservas a velocidad mucho mayor que sus bi- las líneas automóviles para el transporte lletes. Por otro, ios que disminuyen sus re- de pasajeros y correspondencia, hasta él punto, de que este servicio, cuya importanservas, sin disminuir en igual proporción cia es hoy considerable y creciente éñ todo los billetes, e incluso aumentándolos. Co. n el mundo, está también én Alemania casi distintos grados en cada grupo, es notorio exclusivamente en manos del Estado. Decique representan entremos igualmente persiva es, asimismo, la participación del Es niciosos: en el. primero se exagera, y en el tado en el sistema de comunicaciones aésegundo se esfuma la garantía. El resultado es fatal. Los movimientos del oro no apa- reas. recen presididos por un criterio económico, En la agricultura no son menores en núy la crisis se desorbita de su peculiar con- mero y en importancia que en la iridustdia torno material para tomar derroteros psico- las intervenciones del Estado. Existe en lógicos, esto es, caprichosos. Alemania un monopolio de alcoholes, y desEn términos generales, el ideal monetario de hace poco tiempo un monopolio del maíz sería la universalización de todas las diviLa colonización interior y el crédito agrísas, de suerte que cada Banco emisor, encola son dos Empresas cuya financiación cajase; como si fuesen oro físico, divisas corre hoy de exclusiva cuenta del Estade los demás países. Pero la política que im- do. Quedaban, hasta hace poco, al margen pera está eii pugna- con ese ideal. Nos mues- de esta corriente arrolladura la Banca. y tra, en efecto, que tos pueblos, a que más los transportes marítimos. Pero én él curoro afluye son precisamente Itís que; con so de los últimos meses el Estado, sé ha mayor prest esa, se desprenden dé las divisas convertido también- -hay que reconocer qué extranjeras. Ello quiere decir que se des- un poco a la fuerza; -en banquero y en hacen de Ia 3 divisas por falta de solidariarmador. Dé los tres grandes institutos dad, y mientras triunfe tari egoísta designio bancarios alemanes que permanecen en pie la crisis económica mundial, dé que es sín- después de la crisis, dos dé ellos, él Dreshdtoma y causa esta desconfianza monetaria, ner Bank y él Commerz un Privatbank, esserá iñsoiüble. Bienvenida sea la. anunciada tán bajo el control inmediato del GobierConferencia monetaria internacional, si ha no, y el tercero, el Deutsche Bank, sólo de ser capaz de crear entre los Bancos dé lia podido sanear sü situación gracias a ia emisión un ambiente de mayor comprensión ayuda de la Sociedad Nacional de Crédito, que, a sü vez, es una institución filial del 7 redpr CÍda Í Banco Nacional, y, por lo tanto, dependien MÁXIMO te del Estado. Las dos grandes Compañías de navegación! alemanas- -el Lloyd Norte Alemán y la Compañía HamburgüeBERLÍN sa- Aríiericana- -han podido evitar la suspensión de pagos Únicamente gracias ál Empresas del Estado apoyo del Estado, a cambio del cual ha adMientras ent los dominios dé la teoría quirido, éste una influencia preponderante prosigue la antigua polémica sobre las ven- sobre la marcha económica de una y otra. tajas e inconvenientes del capitalismo del Estado, ya aumentando cada díáen la prácÉl Estado industrial, el estado minero; él tica- por lo menos en Alemania- -el volu- estado comerciante, el estado asegurador, el men de las Empresas y servicios directa- estado agricultor, el estado banquero y armente explotados por el Estado o interve- mador, el estado empresario de comunicanidos dé modo decisivo en su economía ciones y, por encima, de todo, el estado por el Poder público. Diríase- -siempre financiero, prestamista y capitalista Tal es concretándonos al caso de Alemania- -que eí cuadro qué hoy ofrece la vida económilas tendencias fayorables al desarrollo del ca un poco en todos los países y dé un capitalismo- de Estado surgen de una ne- modo muy especial én un psaís tan gracesidad económica superior (transitoria o vemente afectado, por la cri is como Alepermanentej esto lo dirá el tiempo) que mania. ¿Fracaso del capitalismo privado? les dá fuerza para imponerse incluso a go- Sería eri extremo aventurado y, desde luebernantes y partidos Opuestos a ellas por go, prematuro, dar a esta pregunta una principie y por doctrina. contestación afirmativa. Cierto es que eri. Las Corporaciones públicas alemanas buen número de Casos, el Estado se ha con- -Estado federal, Países o Estados fe- vertido en empresario, no por propia ini- derados, administraciones provinciales y dativa, sino, eri respuesta a demandas de auAyuntamientos- -son hoy empresarias y ca- xilio, formuladas en nombré del interés pitalistas de tina infinita variedad de ne- general, por grandes Empresas capitalisgocios. El Estado, sobre todo, aparece tas, amenazadas en su existencia. Que el como empresario en casi todas las mani- Estado, cuya ayuda ha fesulta do indispeh- festaciones importantes de la vida econó- sable en los momentos de crisis, se retimica moderna. Es propietario y explotador re, pura y simplemente, de las posiciones de minas, de. carbón, de. hierro y de. pota- ocupadas cuando renazca- -si rétiacé- -4 á sa; ejerce una intervención preponderan- prosperidad, no parece, por. otra parte, proste en todos los trabajos relacionados con él bable ni sería justo. Sin necesidad de- Caer aprovechamiento de los yacimientos petro- por ello en el socialismo, el gran desarrolíferos dé Alemania; juega üñ papel im- llo adquirido por las actividades del Estado portante: en el suministr. o de energía eléc- como empresario hará imposible por mutrica, así como en la fabricación de gas cho tiempo el renacimiento deí individualispara alumbrado y usos industriales; en ma- mo; económico. nos del Estado están también las, grandes DIVISAS (MILLONES DÉ DOLARES) BANCOS DE EMISIÓN Francia ...Ü... Alemania a ¿Holanda Suiza i... Suecia Koruega Italia 10 enero 1931, 1.038 95 99 66 101 9 221 2 aüíil 1932. 491 34 34 21- 30 4 80 En este cuadro no hay orientaciones divergentes. Todos los Bancos siguen ijíual trayectoria. Todos reducen sus haberes en divisas. Pero no por la misma causa. La venta de divisas puede obedecer, en efecto, a necesidad o a desconfianza. Á necesidad, cuándo con ella se salde un déficit de la balanza de pagos. A desconfianza, cuando no existe ese déficit, o se ha cubierto de otro modo, y se persigue substituir la divisa- -que es oro en poder del tercero- -con el lingote o la moneda acuñada, que son oro en poder propio. Alemania, Suecia, Noruega e Italia realizaron parte de sus. haberes en divisas, por necesidades monetarias evidentes. Se prueba este aserto analizando el primer cuadro, pues dichos países presentan en baja -salvo Italia- -sus existencias oro, siendo el alza de la del Banco de Italia inferior al volumen de las divisas realizadas. Pero Francia, Holanda y Suiza no han procedido por verdadera necesidad de su balanza de pagos, ya que los tres Bancos respectivos acrecentaron, y en porcentaje marcadísimo, según vimos, las reservas amarillas: Al convertir divisas en oro se dejaron arrastrar pof móviles no financieros, ni siquiera monetarios; exclusivamente psicológicos. Por desconfianza, en fin. Podría justificar ese trasiego un motivo monetario, mejor dicho, fiduciario. Nos referimos al aumento de la circulación. Pero sólo hasta cierto punto; porque en alguno de esos países, no. en todos, los billetes pueden garantizarse, no sólo con oro ¡sino también con divisas. Lo cierto, sin embargo, es que en casi ninguno se produjo una tari sensible distensión de la circulación fiduciaria. He aquí un tercer cuadro complementario de los precedentes: BILLETES EN CIRCULACIÓN (MILLONES DE DOLARES) ABC BANCOS BE EMISIÓN Inglaterra Estados Unidos Francia Alemania Holanda Bélgica Suiza Sueoia Norucg- a Italia JapOn 10 enero 1931. 1.771 1.625 3.042 1.032 335 45 S 1 SS 136 80 S 20 556 2 abril 1932. 1.755 2.546 3.250 1.0 Í 0 402 510 293 142 85 7.25 527 Francia aumenta su circulación en 208 millones de dólares, y d oro en 8 S 7; como redujo- a oro 547 millones de divisas, es bien claro que con el oro físico- -340 iniUoties- -que espontáneamente áfluj ó a sus cajas- -y recriminarla por ello rio es justo- -habría cubierto en más de un 150 por neo los billetes creados en esos quince meses. No precisaba, por tanto, ía conversión. Si la hizo fue por desconfianza, O, eri términos menos acres, por afán dé seguridad. El caso de Holanda es más claro. Aumenta sus billetes en 6 j mü ones, y el oro en 185. Vendió divisas por 65, pero sin necesidad, porque, descontada esa cifra, recibió 120 para garantizar 67; casi a razón ¡del 200 por 100, Son similares los casos jb. elga y suizo. Omitimos el detallé por impreciso. En: cambio, Remanía pierde 318 millones oro y 61 en divisas, sin disminuir su. circulación en forma sensible, ya que sólo ba; de 1.032 a 1.010, Italia presenta uüos rmrmninniii inin u