Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B G. MARTES 17 DE MAYO DE 1932. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 33. INFORMACIONES Y NOTICIAS VARIAS DE MADRID Madrid al día. Dos recepciones académicas. Convocatorias. Noticias diversas, Madrid al día El pueblo madrileño se mostró el domingo profundamente cavernícola- acudiendo en tropel, por mañana, tarde y noche, a la pradera de San Isidro, visitando la ermita, hasta bebiendo agua milagrosa de. la clásica fuente, y, en fin, incurriendo en delito de antilaicismo. Concurrió la circunstancia agravante de reincidencia, porque lo mismo ocurrió el año pasado, al mes de extirpada la horrible reacción. En el teatro de Maravillas, y para ver si alguna vez se logra la de unir a las clases inedias, se celebró un mitin, en el que abundaron los discursos, y, en su ausencia, las cuartillas escritas; en el de Fuencarral peroraron los ferroviarios, a las órdenes de Ángel Pestaña, que justificó una vea más la oportunidad de su apellido, y, por si eran pocos mítines, celebraron varios los federales, partidarios de que se dé la luna, si la piden, a los catalanistas. Solemnidades académicas del mismo día fueron el ingreso del laureado pintor Martínes- en la Academia de Bellas Artes, y del ilustre Sangro y Ros de Olano en la de Ciencias Morales y Políticas. Treparon hacia la Sierra, en cabalgata de caballos de acero, jóvenes ciclistas. Los hijos de los celtas fueron vencidos por los- de los chisperos en el encuentro de balón, y, sin embargo, quedó eliminado el Madrid del campeonato de España. Y én él Hipódromo se- corrió el Gran Premio de Madrid, con gran concurrencia de propios e isidros. Los que acudieron a la corrida de toros se aburrieron soberanamente con. la birria de espectáculo ofrecido. Notición telegráfico del domingo: el asesinato a tiros en Tokio del primer ministro del Japón. El lunes vino con el comienzo de tareas de una nueva Asamblea: la de aparejadores. El servicio municipal de incendios tuvo ocasión de lucirse en una casa de la calle del Amparo, que ardió en dos actos y un intermedio... El jefe superior de Policía anuncio el plausible propósito de acabar con esas manifestaciones callejeras, que con vítores contradictorios son alarma y pueden ser trastorno crónico de la vida madrileña. De actividad intelectual fueron testimonio diversas conferencias en la Academia de Jurisprudencia, Ateneo, Casino de Madrid, Casa de Cataluña. Junta general de abogados, en su Colegio. El banquete del día fue el de los nuevos odontólogos, alarde de humorismo sin dolor ni anestesia local. ¡Pésima suerte la de nuestra región en el campeonato de balón! Lucharon por el desempate el Deportivo Alavés y el Athlehc de Madrid y el resultado fue la eliminación de éste por el triunfo de tos vitorianos. De política, pronósticos y murmuraciones. Estrenos, los de lunes; con, de, en, por, sobre la pantalla. -Aemecé. Dos recepciones académicas La del S r Martínez- Cubells en Lea V. mañana la Academia de Bellas A r t e s i.1 domingo por la tarde se celebró en la Academia de Bellas Artes de San Fernando la recepción como académico de número 1 del ilustre pintor D. Enrique Martínez- Cubeils. Presidió el conde de Romanones, presidente de la Academia, con el Sr. Zabala, secretario; el Sr. Landecho, censor, y el bibliotecario Sr. Herrero. Concurrieron los académicos Sres. Allendesalazar, C a s t e 11 (D. Ángel María) Chicharro, Plá, Anasagasti, Moreno Carbonero, Ezquerra, Tormo, Espina, Capuz, Flores, López Otero, i n g r e s o en ia de Ciencias M o Salvador (D. Miguel) Mañanos, Zules y rales y Políticas del ex ministro otros. El salón estaba lleno de distinguido púSr. Sangro y Ros de P l a n o blico, en el jjue había muchas señoras. A ambos lados de la mesa presidencial Jtil domingo por la tarde la Academia de figuraban en sendos caballetes dos cuadros Ciencias Morales y Políticas celebró sesión donados por el recipiendario a la Academia pública para dar posesión de la plaza de con motivo de su ingreso en la misma, uno académico de número al ilustre ex ministro de ellos de su difunto padre D. Salvador, D. Pedro Sangro y Ros de Olano, marqués el titulado La batalla del Gua, dalete, y el de Guad- el- Jelú. El acto revistió gran briotro una magnífica marina con una figura llantez y solemnidad, y al que concurrió de mujer, original del nuevo académico. un público muy selecto, en el que predomiEl discurso del Sr. Martínez- Cubells vernaban las damas. só sobre el tema El academismo en el Entre otras personalidades- -aparte del arte y fue leído por su autor, con la enpresidente de la Corporación, Sr. Sánchez tonación que los brillantes párrafos requede Toca, que ocupó la presidencia, se hallarían. Comenzó dedicando un elogio al pinban los ex ministros Sres. Wais, Arguelles, tor D. Luis Menéndez Pidal, cuya vacante vicealmirante Carvia, Rodríguez de Viguri ocupaba. Hizo historia del academismo y Tormo; secretario de la Academia, señor; para hablar luego del español, que no tiene conde de Lizárraga; marqués de Figueroay la rigidez y la inflexibilidad que suele achaSres. Posada, Redonet, Pedregal, Puyol, Lócarse a ese concepto. pez Núñez, Pons Junyent, Áznar, Maeztu, Integradas nuestras escuelas por VelázPan de Soraluce, Martín Alvarez, -Miralles quez primero y por Goya después, en niny Segovia (D. Alberto) guno de estos dos colosos se vislumbra acaAbierta la sesión, el ex ministro de Trademismo, alguno, en el sentido que se adbajo leyó su discurso de ingreso sobre el judica a esta palabra. tema que encabeza estas líneas. Justo dé fraCombate las propagandas extremistas y se, oportunísimo y lleno de atinadas obserfuturistas en arte, admitiendo que éste se vaciones y comentarios, el nuevo recipienmodifique con el tiempo, pero nunca con dario destacó sus conocimientos y compedisparatadas contorsiones. tencia de modo notorio. Como sociólogo y Prescindir de lo académico y de los arcomo político constituye un brillante trabatistas consagrados es una utopía. Dice que jo, que mereció unánimes y fervorosos el cubismo primitivo era designado por los aplausos en no pocos pasajes. griegos. con la palabra kybistan que sigEl Sr. Sangro mostró en primer terminó nifica saltar de cabeza y cubistas llamasu gratitud profunda por la honrosa eíeo ban los contemporáneos de Fidias a los ción de que fue objeto. Dedicó un cariñoso recuerdo a la figura de Azcárate y a su antecesor en el sillón académico, el padre Marcelino Arnáiz. Dice que eligió el tema por sentir la inNO ADMITE IMITACIONES; EXIJA SIEMPRE fluencia del gran orientador, el gran maestro D. Gumersindo de ENCÁUSTICO ALEROM tante, en tantos sentidos, Azcárate. Bien cjís- de D. Gumersindo no vaciló en calificarle de tal, porqué su vida; fue, en efecto, una lección de dignidad: intelectual y ciudadana. Nuestro pobre mun- do de pasiones acaso se ordenaría moralmente si pudiéramos siempre, como en este renovar o ampliar caso, sentirnos aleccionados por quienes no militan en nuestro sector ideológico. consulte a Hipotéticamente- -sigue diciendo- es la opinión pública la expresión más pura dé tMFORMES vida de la democracia, el pensar y el sentir Oficina técnica d e sequros CRÁTWT 3 S del ciudadano libre, la vox populi. Mas ya Av. Eduardo Dato, 7- madrid en este misino amplio concepto, se engendra histriones que andaban por laS calles dé Atenas haciendo cabriolas para divertir a las gantes. Lamenta que estén invadidas las Exposiciones por artistas de esta clase, que desorientan al público con sus cabriolas. En este sentido se extiende el discurso del Sr. Martínez- Cubells, que es recibido con muchos aplausos. Estaba encargado de contestar al recipiendario el Sr. D. José Francés, que Hizo una oración elegante y amena- como todas las suyas. Alaba la personalidad artística de los Martínez- Cubells, padre e hijo; y narra los viajes de instrucción del último y sus primeras obras, que le ganaron merecida fama: El invierno en Munich, El Viático en la aldea. Vuelta de la pesca y otras que valieron al recipiendario medallas de honor en diferentes países. Señala su especialidad en cosas v gentes de mar y- de playas. Entra a considerar el tema del academismo abordado por el Sr. Martínez- Cubells, y refuerza los argumentos contra el piruetismo y la geometría, aduciendo textos y razones considerables. Termina defendiendo el arte joven, alegre y claro, con el que quieren confundirse los farsantes audaces y los fracasados encubiertos. El Sr. Francés fue premiado también con calurosa ovación.