Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID. DÍA 20- DE A B RI L DE 3 932 NUMERO SUELTO 3 0 CENTS, jg B m ü k DIARIO 1 LUSTRADO A Ñ O V I G ÉS 1 M OC T A V O N. 9. 124 SVSCRIPCIÓN: UN MES, 3 PTAS. PROVINCIAS: TRES MESES, 9. AMÉRICA Y PORTUGAL: TRES MESES, 10 PTAS. EXTRANJERO: TRES MESES, 25 PESETAS. REDACCIÓN Y ADMINISTRACIÓN: SERRANO, 55, MADRID. APARTADO N. 43, UNA POSTURA EQUIVOCADA Por fin el Sr. Maciá se dignó recibir a los periodistas que deseaban interrogarle sobre la Junta plena de diputados catalanes, y fue para decirles, con palabras de exaltada ufanía, cómo habíase acordado por unanimidad mantener frente ÍA dictamen de la Comisión parlamentaria el voto particular que reproduce el Estatuto Votado en el famoso y espectacular plebiscito. Cuidó de repetir el avi que ese proyecto, el pergeñado por ellos, es el que tiene obligación de mantener como ponencia el Gobierno según el pacto de San Sebastián Y agregó las fanfarronadas de costumbre, en son de amenaza, si e! Parlamento no aprueba y concede todo lo que VESmt cátala exige. Vamos, por partes, a reiterar también nuestra réplica; porque, al revés de lo que practican el Gobierno y los partidos gobernantes, no estamos dispuestos a dejar rii una sola vez sin respuesta las falsedades y las baladronadas. En primer término, la unanimidad de que se jacta el Sr. Maciá na es cierta; porque el Sr. Carrasco, y otros dirutados, han hecho constar ante los periodistas que su adhesión era condicional. Y el compromiso ministerial de presentar a la Cámara como ponencia suya el engendro plebiscitario, está suficientemente desmentido por los hombres de la situación; sin perjuicio de que pidamos, y esperemos, que al comienzo de los debates lo desmienta y aclare de una vez y para siempre el propio jefe del Gobierno. Algo tendrá que decir ese día el Gobierno; no ha de faltar, en todo caso, quien le requiera para ello. Y la mañosa e intencionada afirmación del señor Maciá quedará solemnemente desvirtuada, ante jas Cortes. Pero habrá que esclarecer algo más, y ello ha de ser con urgencia, sin esperar a las sesiones del Parlamento; algo que se ha deslizado, con evidente propósito efectista, en la información oficiosa facilitada en Barcelona. N os referimos directamente a la postura y actitud de D. Marcelino Domingo. El Sr. Domingo habrá visto que en la nota oficiosa dictada por la Secretaría del señor Maciá, luego de dar resalte al asentimiento unánime para mantener íntegro el voto particular, que significa la íntangibilidad del proyecto catalán, se menciona, entre otras, la adhesión incondicional del ministro de Agricultura a los acuerdos. Si el principal de ellos consiste en rechazar el dictamen y convertir en dictamen el voto, ¿en qué situación, en qué postura queda el Sr. Domingo? ¿Puede admitirse que aquí admita el dictamen y que allá lo rechace? ¿Puede entenderse que, en el secreto de una deliberación ministerial, esté convenida la libertad de criterio y de voto por la cual se autoricé a cada ministro a decir y a. votar lo que se le antoje? Y si esa adhesión no significa ni lo uno ni lo otro, ¿quedes lo que expresa, qué interpretación habrá que deducir? El equívoco es manifiesto. Y ya que los (partidos continúan sin saber lo que va a votarse en su nombre; ya que el país sigue ignorando los- límites que cada grupo par- lamentario de la situación ha de marcar a las concesiones, per lo menos sepamos qué piensan, qué van a hacer los ministros res- ponsabíes. Sépase, por el pronto, cuál es, de las dos que aparecen a este lado y al otro del Ebro, la actitud definitiva del Sr. Domingo, su pensamiento definido y concreto. ¿Es el de la Junta de parlamentarios de cuyo asenso al voto particular intransigente se vanagloria el Sr. Maciá? ¿Es el del Gobierno? Si el Sr. Domingo cree que, como político y como ministro, tiene el deber de contestar, no para nosotros, sino para la opinión de toda España, sírvase hacerlo de un modo diáfano y categórico. No queremos esperar sino que el Sr. Domingo aclare que su criterio es el del Gobierno. Aunque sospechamos que, siendo así, el ministro de Agricultura no pueda complacernos en lo del modo categórico. Porque si el Gobierno no ha concluido acuerdo alguno, ni siquiera ha tratado del fondo del asunto, ¿cómo va a saber el ministro de Agricultura si puede estar conforme con sus compañeros? Habremos de contentarnos con que nos diga que rechaza el voto particular. ¿Se atreverá a decirlo... A N T E LA PRÓXIMA DISCUSIÓN DEL PROYECTO DE ESTATUTO CATALÁN La actualidad política gira alrededor de los Estatutos regionales La vacación parlamentaria, unida a la ausencia de Madrid de los ministros de Estado, Hacienda, Gobernación y Trabajo, hacen que el interés político haya languidecido por unos días. Únicamente son palpitantes en este aspecto las noticias que llegan de Barcelona acerca de la discusión del Estatuto catalán. Este y el anteproyecto de Estatuto del país vasconavarro han atraído de nuevo la atención política hacia los pleitos regionales. Se ultiman ahora en el ministerio de Hacienda los datos que solicitó D. Abilio Calderón para conocer la cifra a la que ascenderán los impuestos que los catalanes piden al Estado. Como es natural, dicho resumen es indispensable para el debate de la totalidad del proyecto. Con respecto a las declaraciones que el Sr. Royo Villanova nos hizo días pasados acerca del Estatuto catalán dicho diputado ha recibido un telegrama de Acción Catalana ofreciéndole su tribuna en Barcelona para que sostenga en ella sus teorías, habiéndose negado en otro telegrama el ilustre catedrático a dar conferencias ante los que sostienen, según su frase, teorías tan contrarias a la de Pi y Margall. El ex ministro D. Abilio Calderón ha sido invitado por el Centro Agrario de Valladolid para dar una conferencia el próximo domingo acerca- del tema Castilla ante los Estatutos invitación que ha aceptado el Sr. Calderón. Es inexacto que la minoría agraria se haya puesto de acuerdo. con el Sr. Ventosa en relación con el Estatuto. La conversación que sostuvo en Barcelona con dicho ex ministro el presidente de la minoría, Sr. Martínez de Velasco, se refirió exclusivamente a la unión de las derechas en general, pero sin rozar para nada al Estatuto de Cataluña. LA INDEPENDENCIA DÉLA JUSTICIA Las leyes de excepción van contra los derechos individuales que estorban circunstancialmente al Poder, y aun así, con la restricción de modos y plazos que determinan todas las Constituciones del mundo. No se ha hecho jamás una ley que ponga al arbitrio del Poder y saque de la norma jurídica preestablecida los deberes y las garantías de las funciones públicas. La ley de Defensa de la República tiene un precepto que autoriza al Gobierno para castigar la negligencia y la falta de celo de los funcionarios públicos. Con ser esto grave, como que significa disponer de la responsabilidad del funcionario y del ejercicio de la función por fuera de la norma legal, todavía puede pasar tratándose de funciones en que compete a la jurisdicción del Gobierno la vigilancia y la corrección de irregularidades; pero lo que no podíamos imaginar es que el precepto se aplicase al Poder judicial en ningún caso, ni siquiera tratándose de faltas ciertas y evidentes, cuyo enjuiciamiento y castigo, lo mismo en el orden penal que en el disciplinario, no puede salir de la jurisdicción propia y de la norma legal sin que resulte negada la independencia de la justicia. La Prensa dice que a un juez de Madrid se le ha castigado por negligencia y falta de celo aplicándole la ley de Defensa de la República. No es necesario encarecer la importancia del hecho: que el ministro, vínico ejecutor de la ley, enjuicie y sancione por su cuenta la función de un juez cuando considere mal decretado o mal omitido un procesamiento, mal concedida o mal dene gada una libertad, significa sencillamente hacer de la justicia un negociado de Gobernación. Sube de punto la importancia del caso si se considera que los Tribunales han de actuar en él indeclinablemente, para no incurrir en omisión inexcusable, desentendidos de una acusación oficial y pública; ¿pero con, qué independencia? Hay un precedente de lo que se hace ahora: el decreto que en los últimos meses de la Dictadura retiró ciertas garantías al personal judicial, pero sólo en materia disciplinaria y con expedieate. No debíamos esperar que eí Gobierno se acogiera al precedente de la Dictadura, agravándolo en su alcance y, e n s u a p l i c a c i ó n 7 El frente único para la defensa del voto particular relativo al Estatuto de Cataluña Barcelona 19, 12 noche. (Crónica telefónica de nuestro redactor. En la reunión celebrada ayer tarde en la ¡Generalidad por la casi totalidad de los parlamentarios catalanes se acordó formar el frente único para la defensa del voto particular de los Sres. Lluhí y Xirau Palau. Para ciertos núcleos de catalanistas, todavía poco numeroso, el Estatuto no puede considerarse sino como un paso adelante en el camino de la libertad. Para otros ciertos grupos, y aún para los aludidos antes, los Sres. Lluhí y Xirau se han excedido a presentar un voto particular, que modifica en cierto modo el Estatuto sometido al plebiscito de los catalanes. Para los hombres que gobiernan en Cataluña, el voto particular es ahora. la base mínima de transacción, según afirman. Pero en la intimidad todos sanemos que, si llega el caso, se conforma-