Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
r A B C. MIÉRCOLES DE MARZO DE ¿632! EDICIÓN DE VA MAÑANÉ diputado íaáicali Sr. Riera, t en interés de una inmediata; sol ación Í factoría, estuvieron en el- Gobierno civiLjp. ar rogar al gobernador. la libertad de -1 J i tenidos, qué juzgaban conveniente anuncio de cese de huelga. El Sr. -Asensi Maestre les dijo podía acceder 1 a tal pretensión porque 3 ó detenidos- -que eran, unos ocho- -habían sidc ya puestos a disposición del. Juzgado; 1, perpij les ofreció no. ejercer, represalia de ninguna clase, lo. que, -por otra: partej es impropié del régimen actual. 5 EÑ TOLEDO ES TIROTEADO EL CAMIÓN QUE CONDUCÍA A LOS GUARDIAS DE ASALTO Y RESULTAN HERIDOS EL JEFE DE LA FUERZA Y DOS NÚMEROS, ESTOS MUY GRAVES Durante el día de ayer continuaron los huelguistas promoviendo incidentes. Se practican varias detenciones. Insultos a un diputado socialista. Cuando la huelga se daba por terminada surgen graves sucesos. Los huelguistas apedrean los coches de viajeros. Informes oficiales. Continuaron ayer los desmanes de los huelguistas Moreno Monteja. no, porque cuando aquéllos realizaban el servicio que les habían encomendado les dirigió insultos, en unión de Toledo 8, 3. tarde. EI. estado de la huel- otros, que huyeron. ga es el mismo que ayer. Trabajan los obre Loa demás detenidos son: Ramón Pantords. de la Fábrica de Armas y los- del Ayun- ja, Juan Góíriez Pena, Vicente Salcedo MaAgresión a la fuerza pública tamiento y algunos tálleres particulares, pero rín, Nicanor Iglesias Redondo, Esteban Ri. En vista de esto, y ante la aparente a c t i el ranio de construcción mantiene el paro. vero Martín, Fermín Ü rbán Covárrubias, Cuando a las nueve dé la mañana abrie- Saturnino Ballesteros Moreno, Felipe Ba- tud tranquila de los revoltosos, el teniente: ron los comercios, ya las fuerzas de guar- rroso Briceño, Julio Martín Lillo, Mariano de los guardias de asalto con autori? acioií, del gobernador, decidió retirar a las 1 füér- 4 dias de asaltó llegadas de Madrid, al mando del Rio, Antonio. Jiménez Guerrero y zas que se ha- Jlában en Zocodover, a esa de de un teniente, se hallaban distribuidas ppr Eduardo Blasco López. las ocho de sólo porque los f Zocpclóvér y la calle Ancha! Los estableciAunque los martes el comercio no cierra ¡guardias ya ía noche, nodescanso después 1 necesitábaft. mientos de- calles alejadas entreabrieronxsus ¡a la hora de la comid: hoy lo hicieron de de una dura jornadas sino con intención de puertas, manteniendo. cerradas, los escapara- una a tres, mientras almorzaban los guarque, al cesar la curiosidad que habían d e s tes. En Zocodover se congregaron numero- dias de asalto. A las tres han vuelto a pertado en el público, se retirasen mucha sos huelguistas, y a la llegada de los coches abrir las tiendas, bajo la protección de personas. Al njontarios guardias en, las. ca- 4, de- la estación se iniciaron protestas contra aquéllos. Como volvieran a formarse grumionetas, grtipos, ekácipnadbs por los álrVi. ellos; intentando un grupo volcar un auto. pos en Zpcodover, los. guardias de asalto 1 Los guardias de asalto intervinieron inme- dieron una nueva carga, poniendo en dis- dedores prór. rurhpiérori éh silbidos; per, oj como eran princípálniente de mozalbetes, 1 lo diatamente, y dieron una carga enérgica, persión a los huelguistas. guardias no hicieron caso y fompieron niári? ¿í persiguiendo por las calles inmediatas a los cha por el Miradero y 1- la Puerta de Bisair alborotadores, entre los cuales repartieron Insultos a un diputado gra al Colegio de Huérfanos de Infanteríaij riiuchos golpes. Resultaron algunos contusos, Anoche, cuando salía de la sesión mudonde tienen su alojamiento. que no acudieron a la Casa de Socorro. nicipal el concejal socialista Sr. FernánEn el trayecto, revól sos, apostados é ñ Hoy, como martes, debía celebrarse el dez Villarrubia, diputado, a Cortes, a quien pretil de la calle dé Caweteís- -desde dond 4 tradicional mercado de Zocodover. A ía hora acompañaba un hijo, suyo, fue injuriado y carretera débiMiradero- hi í temprana en que acostumbran los mercade- acosado en Zocodover- por un grupo de co- se domina la las camionetas de asalto- terca! cieron res a instalar sus puestos, sólo se presen- munistas, que intentó agredirle, acudiendo a. de ciencontra disparos de escopeta de fusil, siki tara! algunos- de ellos, que a poco: tuvieron protegerle, la Benemérita! causar, por fortuna, ninguna- i.i baja. En í- f que levantar las instalaciones al surgir un blindaje de los vehículos quedarbnninaTcadoíi! pequeño- revuelo. muchos impactos. 1 í Los primeros disparos Casi al mismo tiempo que se producían las protestas contra los coches del servicio Toledo 8, 12 noche. La tarde transcupúblico, de otro grupo salieron insultos para rrió con tranquilidad. Los guardias de asalI ntentp de asalto a u n cuartclillcíi los guardias de asalto y hasta se les arroja- to continuaron situados en Zocodover y la Momentos después subían de la esta. cipiM ron algunas piedras. Muchos de lov que calle Ancha. Como el comercio permanecía los coches con viajeros del tren de Mádrídjl huían buscaban refugio en el interior de las abierto, mucha gente transitaba confiada por y desde el mismo pretil de la calle. de: Carr, e i tiendas, y temerosos los comerciantes de que dicha calle, siendo casi normal el paseo que tas los revoltosos lanzaron numerosas pie les causaran nuevos destrozos, intentaron ce- a diario allí se organiza. No pocas mujeres dra, s contra. los coches, rompiendo el para 4 rrar, lo que impidieron los guardias, obli- acudieron a. aquellos lugares por la curiobrisas de unode ellos y no lesionando. rn iyi gándoles a levantar los cis re í Se hicieron sidad que despertaban en Toledo los guar- lagrosamente a. los viajeros. En. el indicádqi algunas detenciones. dias, de asalto, y discurrían también por- las trayecto habían sido desparramadas muchá l Grupos de revoltosos, al 1 huir, se encami- calles de Comercio y los soportales de Zo- tachuelas. X naron unos por la calle Nueva; y de paso codover. Próximamente a las hueyé se r a g y p Poco después de anochecido los guardias roHipieron los cristales de la puerta del bar l éi por Zd Zocodover y; l C lles. céntricas íafhcíj J las l á. lií instalado; otros, por la cuesta, de Belén, de asalto que se hallaban, en Zocodover tudel Comité. declarando terminado el. ipáxó o el ipáxó destrozaron una luna de la tienda de ultra- vieron que dar una carga para despejar alAl Algunos grupos- -en su mayoría muefraá de, gunos grupos situados en el centro de la chos jóvenes- -acogieron pon niarcada con marinos de Nisa, y otros, a! pasar por la calle de la Ss. 1, rompieron la cristalería de plaza. Los huelguistas, perseguidos, huyeron trariedad la nota de referencia, y, alguno una ventana de Jos talleres vipogjráñcos de por las calles inmediatas, y en la plaza de llegaron a arrebatar los ejérnplar. es dé magSerrano, en ocasión en que trabajaban den- San Agustín, más conocida por la del hotel nos de los repartidores. En seguida, los g. ru Castilla, uno de los que huían hizo un dis- pos hostiles se- dirigieron al cuartelilld de tro, los operarios. paro contra el guardia de Seguridad, afecto Zocodover, que atacaron a pedradas, y a. t i í ros. Los guardias, que se hallaban en el misí a la plantilla de Toledo, Ramón González Los detenidos rño, y que cruzaron varios disparos con lo Tapiador, que contestó con otro disparo al El guardia de asalto Emilio García con- ajre y siguió persiguiendo a los revoltosos. revolucionarios, eran tres municipales y uricj dujo a; la Comisaría ¡a Mariano Sánchez Tuvo la desgracia de caer casualmente ai de Seguridad; se encerraron: dentro d. el lo -Fernández, de diecisiete años, detenido en suelo y se produjo una leve lesión. cal y por teléfono dieron aviso al gotíernái la calle Nueva por hab ij arrojado piedras, dór de lo que ocurría. El Sr. Asensi tele- i en. unión 1 de otros, que lograron escapar, foneó en seguida al teniente dé los guardias! Se ordena el cese del paro contra los guardias que prestaban allí serde asalto, los cuales se 1 hallaban yá cenandoi vicio. En la Comisaría fue éacheado el deEntre tanto los dirigentes de la Unión de en el Colegio de Huérfanos, y le ordeñó qufff teñido, encontrándosele una piedra de regu- Sindicatos realizaban en el Gobierno civil salieran las fuerzas para Zocodover, cbn eK lar tamaño. Pasó a disposición del Juzgado. gestiones preparatorias del cese de la huelga. fin de amparar a los guardias, a quienes aseii También fue detenido por los guardias de Ya a. las doce y media de la tarde varios diabair en el: cuartelillo. asalto 1.000 y 1.680 el obrero ebanista- Jua n presidentes de Sindicatos, 1- acompañados- del. En los alrededores del- paseo de. A las feeis y. media los presidentes, fe loif 3 Sindicatos obreros, volvieron- al Sobie. rno cir l vil para que se les autorizara la püjjlica. cióii. í de una nota ordenando el parp y aludiendo a un supuesto ofrecimiento al, gobernadbít; en cuanto a los. detenidos: Como, el señóíí: Asensi- no había hecho tal ofrecimiento, ijgt. autorizó, la. hoja. A. las, siete. y mediaíacudip, al Gobierno otra, representación distinta de. los Sindicatos, con, otro manifiesto, qüé, yá fue autorizado para que lo repartieran. Dice: así: Camaradas; Mañana, miércoles, a, la a: diez de la mañana, todos al trábá. jp, poij concluir el plazo de las. cuarenta y- ocho hS ras de huelga. -La Comisión M