Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. VIERNES 26 DE. FEBRERO DE 1932. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 30. no al nuevo pabellón de dementes del hospital Provincial. El vocal Sr. Coca fue designado para representar a la Corporación en la Comisión del seguro de maternidad. A continuación se leyó un resumen de la aplicación, del presupuesto último de la Diputación. También se leyó una moción del visitador de cédulas, Sr. Cantos. En la misma se propone una reorganización, por la cual, y durante los próximos meses de marzo y abril, se utilizarán los locales de las diez recaudaciones de distrito para que, por mañana y tarde, soliciten rectificaciones los contribuyentes. Se gestionará con toda urgencia del ministerio de la Gobernación una declaración terminante sobre si ha de entenderse subsistentes para el presente año las tarifas de cédulas que han estado en vigor en el pasado año, y que de un modo uniforme se establezca la cuantía tíe las de la primera clase de cada una de jas tres tarifas, -así como las bases que determinan la obligatoriedad de adquirir estas cédulas de clase superior. Quedé aprobada. la moción. Seguidamente se levantó la sesión. culpaba a la civilización de las desgracias cultivan los predios. Enumeró las obras púy males del hombre, y señala como primera blicas realizadas por los agricultores para de las características del espíritu románti- beneficiar su propiedad y desarrollaría. Trató luego deí problema de ia poblado co el retorno a lo primitivo, fácilmente señalable, aun hoy, en los mismos escritos de de la isla, que si al principio fue de orden divulgación y propaganda comunistas. Hace concentrado en villas y ciudades próximas a la costa, más tarde, al repartirse los latiuna interesante exposición histórica de cómo fundios, se diseminó cor toda la isla, esse generó en la literatura la admiración por la vida salvaje, después de los escritos de tando actualmente pobladísimos los camPedro Mártir, en que se describía, bajo la pos, salpicados de lindas alquerías y casas de labor. fe de Colón, la vida de los hombres que haEl Sr. Ribas de Pina ilustró su confebitaban América. rencia con muchas proyecciones, y al terAsí como la Naturaleza- -dice a su vez Rousseau- -ha dado al hombre el poder abso- minar fue muy aplaudido por su concienzudo trabajo. luto sobre todos sus miembros, el pacto social da, al pacto político un poder absoluto La defensa del Essobre todo lo suyo. Cada miembro de la comunidad se da a ella con todas sus fuerzas tado en la República y todos sus bienes, y así aparece en general en la ideología de Rouseau. El académico, profesor y diputado a CorSeñala cerno otra característica de la co- tes D. Rafael Salazar Alonso disertó anoche rriente romántica la asfixia de la personali- charla denominó modestamente a su dad y proclama que para fortalecer el im- brillante conferencia- -acerca de tan sugespulso social y oponerlo al individual es ne- tivo tema como el de la defensa del Estado. ¿Qué hemos de hacer? -se pregunta. cesario que en vez de dominar la vida al ¿Defender al Estado? ¿Contribuir a su deespíritu, domine el espíritu, a la vida. No se puede dar el triunfo al impulso so- rrota? Mi posición- -dice- -es la de defencial sin vigorizar la personalidad, en vez de der sin vacilaciones ni titubeos la conciliaabatirla. Los santos y los héroes en quie- ción de intereses. ner predominan el altruismo sobre el egoísEvoca la política rusa en tiempos de Kerenski, quien, por tener de la revolución y mo representan, no una personalidad anonadada, sino una personalidad agigantada y su- de los que la preparaban un equivocado concepto, no impidió, confiado en exceso, los blimada. La tercera característica del espíritu ro- trabajos de organización que para realizarmántico es el verbalismo! Los hombres creen la llevaban a efecto las huestes do Lenín. haber triunfado cuando han proclamado con Y cuándo las tropas- llegaban, a una poblapalabras unos cuantos rótulos pomposos, ción para sofocar un movimiento o destruir un foco de peligro, no encontraban enemidetrás de los cuales no hay realidad alguna. Los custodios de la obra legislativa han go; pero el sabotage, la huelga constante solido ser los mismos custodios de la elo- y con cualquier fútil pretexto iban minando el Estado y preparando su derrota. Y es cuencia los abogados. la Ahora al abogadismo ha substituido el ga- -añade- -que la lucha, que contienda no era, ni puede entablarse lenismo: los lugares comunss de la elo- de es hoy tampoco, lasino de técnica contra general- a general, cuencia, que antes eran la libertad, los de- técnica. rechos individuales, la soberanía popular, Técnica de la revolución para atacar al son ahora el complejo de Edipo, los estados intersexualcs, etc. Bien dijo el persona- Estado; técnica para defenderla de sus eneje de Moliere que era preferible que los migos. Habla de la huelga general, que considehombres perecieran observando las reglas ra arma peligrosa, que no debe jamás utique el que se salvaran infringiéndolas. El Sr. Goicoechea señala a continuación lizarse desde el Gobierno, porque ello supocomo características del espíritu jurídico el ne gran torpeza, ya que el comunismo conrespeto a lo tradicional, apoyado en sus sidera siempre al Estado como fortaleza que tres fundamentales soportes: deja familia, hay que conquistar. Estima gran error el suponer que la diel derecho y la nación, y reconoce el piérito de la escuela tradicionalista españo- visión de los obreros puede ser beneficiosa la por haber substituido al puro filosofismo para la destrucción de aquellas ideas, pues de Bonald el entronque de la tradición con ios comunistas pueden pertenecer a los dos bandos. el- nacionalismo. Considera inútil, supuesto el Estado La obra del espíritu jurídico es callada y quiere defenderse, concretar que defensa en austera. Pero su empuje constructivo es cien leyes que se llamen así. Son su leyes de exveces mayor que el de los trastornos re- cepción, al fin y al cabo; pero, tanto en Alepentinos, realizados con estrépito. Ni las mania como en España, de absoluta inefiresoluciones bruscas pueden ser hondas, ni cacia. Alemania, sintiendo más que otro las hondas pueden ser bruscas. cualquier país, el tirón del enemigo, por su Mejor, en definitiva, que la. democracia situación geográfica, estableció la ley de Deinorganizada es upa demofilia, en que una fensa, que ahora se ha modificado; pero se minoría selecta, mirando al bien común, sea advirtió durante su vigencia, y a pesar de capaz del sacrificio personal, sin dejarse la dureza en la expresión, que la inquietud contagiar del egoísmo colectivo. seguía, y la reacción favorable al Estado Muchos aplausos y felicitaciones recibió que se observa, más que otra cosa, promete el ilustre orador al terminar su interesan- convertirse en servicio del neo- Estado. te y erudita disertación. Por lo que hace a üspaña- -añade el se Problemas de geografía humana ñor Salazar Alonso- hemos puesto en la Constitución una ley de Defensa, con el aplicados a la isia de Mallorca máximo cuidado llevada a la práctica; pero cuya ineficacia, como antes he dicho, es En el Centro del Ejército y la Armada bien patente, y cuyos x peligros aumenta el dio ayer tarde una conferencia sobre el hecho de haber adscrito su vigencia a la dutema que encabeza estas líneas el teniente ración de las Cortes Constituyentes. Esto coronel de- Artillería D. Miguel- Ribas de es establecer una interrogante para el día de Pina, de la Sociedad Geográfica Nacional, mañana; es una laguna que se abre en lo La disertación del Sr. Ribas de Pina fue futuro. una amena ojeada a la. historia de MallorAfirma que la Dictadura y el peder perca, deteniéndose principalmente en la par- sonal deben catalogarse entre los enemigos te sociológica y geográfica. del Estado, y se lamenta de que en el proEstudió el conferenciante la transforma- yecto de Código penal que se está prepación de la propiedad en- la isla al desapare- rando ao haya algo que suponga una verdacer las vinculaciones y señoríos y al reali- dera defensa deí Estado. NG es más- -añazarse la parcelación entre las familias que de- -que un retoque muy bien hecho del Có- Reuniones, lecturas y conferencias El Sr. Goicoechea disería en Acción E s p a n o la sobre El espíritu romántico y el espíritu j u r í d ico en 1 a o b r a Constitucional Ante numeroso y distinguido público dio ayer tarde en Acción Española una conferencia el ilustre ex ministro D. Antonio Goicoechea. Desarrolló el tema El espíritu romántico y el espíritu jurídico en la obra constitucional Comenzó el Sr. Goicoechea, tras breves palabras de proemio, por justificar) a dirección fundamentalmente técnica de las conferencias de Acción Española, mostrando su disconformidad con la opinión de Charles Maurras, expresada en su lema constante Politique d ahora. La política no es- -afirma el orador- -más que una sirviente, y su cualidad más excelsa, la propia de los servidores: la fidelidad. Fidelidad a un ideal que otros trazaren en la soledad del gabinete o del laboratorio, y que el político debe tratar de realizar, luchando entre las exigencias del ideal mis- no y las oportunidades inexorables de su aplicación. Justifica a continuación la contraposición entré la corriente romántica y la corriente jurídica, personificadas, para él, antes de la revolución francesa, respectivamente, en Rousseau y Montesquieu. Describe el tipo del primero, hombre de desbordante vida interior, ingenio lego, pero de sensibilidad exaltada y enfermiza, señalando las analogías de su pesimismo con el que refleja el personaje de Chateaubriand, Rene, prototipo de la literatura romántica por. excelencia. Rechaza la opinión de Taine de que la re volucióíi francesa haya sido la obra del espíritu clásico, y describe el ambiente de romanticismo que siguió en Francia la publicación, en 1759, de la obra novelesca de Rousseau La nueva Eloísa. Para demostrar la existencia de ese ambiente refiere el Sr. Goicoechea anécdotas diversas. de los amores de Rousseau con madame de la Tou. r Franqueville, de las memorias de maclame d Epinay y de la de la desgraciada amante del español marqués de Mora, mademoiselle Espinasse. Recuerda cómo Rousseau comenzó su cabrera ds escritor con un discurso en el que