Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C: MIÉRCOLES 6 DE ENERO DE 1932. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 2 ñor Lerroux- Nosotros no hemos dado un paso más allá de donde nos proponíanlos ir. Luego, sonriente, agregó: ¡Esto va bien! El ministro de Trabajo, Sr. Largó Caballero, -interrogado por los periodistas, dijo que su predicción de que nada ocurriría en el Parlamento en relación con los sucesos de Castilblanco se había cumplido. -Creo- -agregó- -que el Sr. Azaña ha tenido un acierto indudable con su discurso. Cuanto ha dicho responde unánimemente al pensamiento del Gobierno. El ministro hizo constar que la Sociedad obrera de Castilblanco no estaba afiliada a la Unión General de Trabajadores ni al partido socialista. Había pretendido entrar en la organización, pero aún no se le concedió el alta. -Parece mentira- -añadió- -que se nos achaquen predicaciones violentas contra la Guardia civil. Jamás lo hicimos. Si ahora fuéramos contra es %I nstituto daríamos ¡muestras de verdadera insensatez. EN ARNEDO, LA GUARDIA CIVIL, AL J NTENTAR CONTENER UNA MAN 1 FESTA- C 1O N LEVANTISCA, ES AGREDÍ DA Y TI ENE OUE DISPARAR, RESULTANDO SEIS MUERTOS Los manifestantes obreros, pusieron delante a las mujeres y a los niños. En el hospital de Arnedo ingresan veinticinco heridos. Los sucesos se registraron cuando Ja huelga estaba resuelta por haberse aprobado las bases de trabajo. La primera noticia en el Congreso Una versión facilitada por un diputado socialista res- -es que hay muertos y heridos, cosa dolorosísima. Se hallaban reunidos ayer en el Congreso varios ministros con el presidente, en el saDon Marcelino Domingo mostraba su sa- loncillo del Gobierno, cuando el diputado sotisfacción por las palabras del Sr. Azaña. cialista D. Amos Sabrás diputado por LoEntendía que- con ellas quedaba a salvo el groño, llamó al Sr. Casares Quirpga para ¡prestigio de la Guardia civil. darle cuenta de unas graves noticias que- -Me conviene hacer constar- -dijo que acababa de recibir de Arnedo, ¡el Sr. Azaña ha expresado el unánime senEl Sr. Sabrás había hablado por teléfotir del Gobierno en este conflicto. No se no con el ingeniero de Caminos Sr. Orad de puede, aprovechándose de un hecho fortui- la Torre, qué se encontraba en el pueblo anto, poner al pueblo enfrente de la Guardia tes mencionado. El Sr. Sabrás, al salir de la jdvií. cabina, y luego de requerir al ministro de la Gobernación, dijo a los informadores que Para. los Sres. Beunza y Gil Robles, el la Guardia civil había disparado en la plaza espectáculo dado por la Cámara ha sido pública de Arnedo contra un grupo d. e obrelamentable. El debate dio la impresión de ros y había matado a siete de éstos y lerido que el Parlamento quiere sobrevivirse y no a treinta. Nuevamente el diputado socialispuede. ta habló con su amigo el Sr. De la Torre; y Esta opinión la compartía también el se- ya en la segunda conversación éste precisó ñor Royo Villanova, para quien la inter- los detalles, y dijo que los muertos eran cuapelación y su desarrollo habían demostra- tro, pero que el numero de heridos era el que antes transmitió. do que las Cortes estaban deshechas. La. referencia del Sr. Sabrás, muy exSegún el conde de Romanones, el prerecogida por los periodistas; sidente del Consejo había hecho un dis- tensa, fue nos abstenemos de publicaríapero en curso muy hábil, porque había rozado cues- nosotros extensión en espera de las noticias toda su tiones muy delicadas sin resbalar. del propio lugar del suceso. ¿Cree usted- -le preguntó un informaDiremos que, el Sr. Sabrás, hace dor- -que la segunda parte del discurso trae- tiempo un patrónsegúnArnedo, el Sr. Muro, de rá consecuencias? despidió a treinta obreros porque, no vota- -Esa pregunta pueden contestarla otros ron a determinado candidato; que luego rehombres; pero no yo. admitió a quince, pero se negó, a pesar de- ¿Supone usted que pueda- cumplirse el las excitaciones de las autoridades, a hacer vaticinio del Sr. Azaña acerca de la ar- lo mismo con los que restaban. El Jurado quitectura de la República? mixto falló en contra del patrono; éste recu- -Por ahora no- -se limitó a contestar el rrió ante el ministerio de Trabajo, y haceconde. unos días el. recurso confirmó el fallo del Jurado. No obstante, sé negó a cumplir lo Manifestaciones del Sr. BesteSro que se le ordenara y al fin estalló la huelga El presidente de la Cámara, a última general en el pueblo. El Sr. Sabrás dijo que pensaba dirigirse hora, habló con los informadores y les dijo a la minoría socialista para que adoptara lo siguiente: -Como ustedes ven, el ambiente parla- determinaciones ante este hecho de enorme mentario toma aspecto muy distinto del que trascendencia, según sus palabras. El Sr. Cordero, jefe de la minoría, enteantes tenía. Buscábamos antes la forma legal de la Constitución. Ahora las cuestio- rado de lo ocurrido, se expresó en tonos de nes han de ser más de fondo que de forma, indignación. vivísima; y a juzgar por lo que y se dibujarán en la Cámara distintos ma- oímos a diversos diputados socialistas, este tices políticos, que cambiarán totalmente asunto será llevado al salón de sesiones en la tarde de hoy. u perfil; Esta máquina parlamentaria- -agregó- -no ha entrado hoy en su pleno funcionamiento. Para mañana hay pocas cosas nue- El suceso se presenta muy convas, y de las antiguas sólo el decreto de fuso según el ministro de la Goarmas cortas, que tendrá alguna discusión. bernación Habrá amplios ruegos y preguntas, y quiEl ministro de la Gobernación, a requerizá una interpelación, y el orden del día será mientos del Sr. Sabrás, habló por teléfono ¡rapidísimo. con el gobernador de Logroño, ¿Y la reforma agraria? Después de la conversación telefónica, -El ministro de Agricultura lia pedido él proyecto para estudiarlo. Quiere intro- dijo ante los periodistas que el suceso se ducir en él algunas modificaciones. Creo presentaba muy Confuso. Unes aseguraban que había siete muerque los presupuestes- tampoco serán una cosa inmediata, ya que no he recibido in- tos y otros que cuatro, sin que pudieran tamdicación alguna en relación con ellos; de poco determinarse las causas de la colisión. modo que la labor no es muy copiosa. 1- -Lo único cierto- -agregó el Sr. Casai Nuevas manifestaciones del señor Casares Quiroga. Dos versiones del suceso El Sr. Casares Quiroga, de madrugada, manifestó que de los sucesos de Arnedo, muy confusos, tenía dos versiones: una, la de que, cuando la Benemérita trataba de cortar el paso a una manifestación, cayó un guardia del caballo, y entonces la fuerza, creyendo herido al caído, había disparado; y otra que asegura que hay tíñ guardia civil, efectivamente, herido de bala en una pierna. Como consecuencia de los sucesos hay seis personas muertas: cuatro mujeres, un niño y un obrero; y 16 heridos: 10 hombres y seis mujeres. -He ordenado al gobernador de Logroño- -añadió el Sr. Casares- -que se presente en Madrid inmediatamente, al objeto, de onde sus labios el relato de lo ocurrido en la provincia de su mando. 1 Espero, pues, que saldrá en automóvil, sin perder un momento, y dentro, de unas horas estará aquí. Preguntó al ministro un periodista si era cierto el rumor ¿t que en Madrid se iba a declarar hoy, miércoles, la huelga gejíieral, respondiendo así el Sr. Casares Quiroga: -No puede ser verdad ese rumor, por cuanto nada me ha dicho el director general de Seguridad. También a mí mismo, se me dijo, en el Congreso, que en Huesca habían ocurrido sucesos; vine aquí, me puse al habla con aquel gobernador y- me enteró de que en toda la provincia era completa la tranquilidad. Información de 1 ogróño Los orígenes de la huelga general Logroño 6, 1 madrugada. Hace días existía en la ciudad de Arnedo cierto malestar entre las clases trabajadoras por ¡as diferencias que habían surgido entre los patronos y obreros de las respectivas industrias, y, como consecuencia de esas diferencias, y en vista de que no se llegaba a S IJ acuerdo, se presentó el oficio de declaración de huelga general para hoy. Las mayores diferencias se concretaban en las relaciones que con su respectivo personal sostenían el fabricante de calzaíto Muro y el panadero Arrecudieta. Este último tenía despedido al obrero Jacinto Moreno, cuya readmisión exigían los obreros, a la vez que la implantación y el respeto a la jornada legal de trabajo. En el mitin celebrado por los obreros, confirmóse la declaración ele huelga, y el alcalde, por su parte, publicó un bando, aconsejando al Comercio que se abstuviera de cerrar sus puertas. Con motivo de la declaración de huelga general, la intranquilidad entre el yecinda rio era muy grande.