Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Facultad de Medicina. bre realice los ejercicios apropiados a su naturaleza y! a fortifique y perfeccione, velando por su bienestar orgánico y por su salud futura. Los deportes son un arma de dos filos. Muchos tuberculosos y muchos cardiacos ha producirlo el sobreesfuerzo inmoderado, el abuso dé energía de los jugadores que no han tenido en cuenta el límite de elasticidad de su fisiología. La violencia Facultad de Farmacia. reza del cuerpo y del alegre heroísmo de las victorias limpias. La delegación de la Junta constructora que ha planeado y orientado la zona deportiva la componen el Sr. Jiménez Fraud, los doctores iNegrín, Hernando y Pascua, eí arquitecto ejecutor Sr. Lacasa y dos estudiantes, delegados de la Federación, los señores Calzada y Morayta. Porque los estudiantes intervienen en la construcción y en la vida de la Ciudad Universitaria, y aportan su entusiasmo, sus conocimientos y su esfuerzo, a esc gigantesco proyecto, que honra a quien lo ideó y a los que le completan. Dentro de un año se utilizarán el estadio y los deportes náuticos. Por la misma fecha estará ultimada la Casa de Velázquez, que los franceses terminan a toda prisa. Y. quizá el curso próximo estén listas las aulas de las Facultades de Farmacia y Medicina (ésta con la parte de Odontología y el hospital Clínico) Puede decirse que el iq será la fecha en que comiencen las tareas científicas de esta Complutense, destinada a obscurecer las glorias de la antigua. Un magnífico equipo de arquitectos- -Lacasa, Sánchez Arcas, Aguirre, Santos y algún otro- dirigidos por el máximo prestigio rTM Sr. López Otero, infunden ci in? i ll ritmo acelerado junto con perfección, seriedad artística y modernidad a ese monumental y ateniense hogar de todas las Minervas. TOMAS BORRAS sitaría destruya su robustez por buscar campeonatos demasiado ambiciosos. La orientación científica de la zona deportiva dará por resultado el cor por e sano del proverbio latino, aunque no haya- -que posiblemente los habrá- -superadorcs de marcas entre los universitarios. La zona ha sido, para decirlo con una palabra gráfica, modelada Se aprovecharon todos los accidentes del terreno, los altozanos y las barran cadas, y así es sumamente desigual y pintoresca. El fondo es bellísimo, de una cali dad noble, de un color luminoso, como sólo se encuentran en el paisaje de Castilla. A lo. l e j o s un l i m i t e azul- velazqueño, el Guadarrama. Gredos. Viene de allá el oleaje del valle de encinas y monte bajo de El Pardo y la Casa de Campo, y a los dos Jados, el Parque del- Oeste y la D e h e s a de la Yilh sirven de setos- -arboledas t u p i d a s pinares ondulados- -a ese recinto de la pu- Escuela de Odontología. de esos combates ha hundido la economía de muchos cuerpos, débiles para soportar cargas abrumadoras. Hay una superstición del deporte, una creencia milagrera en sus virtudes, contra la que han dado la voz de alarma los médicos. Se debe fortalecer al joven; no se le debe aniquilar con pruebas agotadoras, superiores a su forma Para remediar ese gravísimo, peligrosísimo inconveniente, los deportes de la Ciudad Universitaria estarán dirigidos y vigilados. El doctor Cabrera (hijo del ilustre naturalista) formará la ficha fisiológica de cada estudiante al ingresar en la Universidad. Después serán inspeccionados todos los jugadores en el momento del esfuerzo. Si éste desgasta su vitalidad o puede producir una lesión a la larga, el médico tiene que prohibir, sin apelación, que el individuo continúe empleándose; o le hará pasar a otro juego más delicado. En las casillas de vestirse el facultativo estará siempre presente y los aparatos de inspección funcionando. No hay temor alguno de que la mocedad uniyer- Los arquitectos Sres, Lopes Otero (director) Lacasa, S anches Arcas, Aguirre y Santos. (Fotos V. Muro.