Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. MARTES 13 DE OCTUBRE DE 1931, EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 28, de encargarme yo del manilo, a pesa de te ner más que suficiente protección por. mí enviada. Sin embargo, para el. coronel- Benito- soy bido a mis superiores roguc que se le con- el responsable de aquellos incendios. Y traservase en el mando, y tuve mía gran sa- tándose de dicho convento de Areneros, más, El general Sr. Qucipo de Llano nos rue- tisfacción al accederse a mis insistentes puesto que le ordené salir en dirección conga la publicación de la siguiente carta, conruegos. traría testación a la que envió al Sr. Alcalá ZaCom al ordenar que saliesen escuadroEl Estado Mayor me había propuesto, y mora el coronel De Benito; nes sueltos, me pidiese el coronel ir con yo aprobado, la distribución de las- tropas Marmolejo, 10 de octubre, de 1931. ellos y yo le dijese que fuesen al mando por todos los sectores de Madrid, distribuSeñor director de A B C de sus jefes naturales, ante su insistencia ción que no puedo recordar en sus detalles. Muy señor mío: Con verdadero asombro en salir le dije que, dado lo mucho que se No. recuerdo tampoco que el coronel Benito leo, en el número de ayer de esc diario, la había significado en hechos recientes, su me hiciese aquella indicación, ni adonde irían carta con la que el coronel Benito pone presencia en la calle al frente de las tropas los escuadrones de su regimiento. Pero de de manifiesto su queipofobia, que no me da podía dar origen a incidentes que era pre- lo que sí estoy seguro es de que ante el confrío ni calor, con la que corresponde a todas ciso evitar. De tal probabilidad puede dar vento de Areneros estuvieron durante el las atenciones que con él, como con todos íc el que, ante el convento de Areneros, día unidades de su mando. los jefes de Cuerpo que sirvieron a mis produjo la presencia del teniente Primo de Quinta. Y, por último, al leer yo la orórdenes, tuve durante mi mando de la Ca ¡Ribera, a quien- -creo recordar- -se ordenó den de disolución del regimiento y los nompitanía general de la primera región. bres de. los nuevos jefes y oficiales, pronun- -no por mí- -que se retirase al cuartel. Apelo a la reconocida caballerosidad de Cuarta. Otra acusación que me indig- cié- -según el coronel Benito- -las siguientes usted para que dé publicación a esta carta, naría, si no me hiciera reír, es aquélla cou palabras: Ya sabéis, soldados, que a éstos con la que, aprovechando la ocasión que la que se me ha combatido, de que se que- sen los únicos que tenéis que obedecer y se me brinda, se pondrán en claro hechos maron los conventos por culpa mía, acu- respetar y como arrepintiéndome de toles que sirvieron de base a la campaña de insación que pretende reforzar el coronel Be- palabras, añadí: Bueno, respetar a todos sidias que se ha hecho, y se hace, contra Bueno, repito yo; no me ocuparé de la nito cuando dice: El día de los incendios, mi modesta persona; insidias que, en hojas y con su regimiento formado, dio parte al forma gramatical de esa expresión. Quizá anónimas, han llegado hasta la infamia, capitán general de que se preparaban a in- alguna vez lo haga tan mal o aún peor. demostrando quienes recurren a tal procePero es el caso que, como no soy orador cendiar el convento del paseo de Areneros dimiento que carecen, o al menos se olviy recibió orden de salir en dirección con- y me daba cuenta de la gravedad del acto daron, de la dignidad. que tenía el deber de realizar, quise medir traria Contestaré por partes las caprichosas afirmis palabras, y para ello escribí, corregí y Cuando en la noche anterior atentaban maciones del coronel Benito. las masas contra Sa tranquilidad pública en la aprendí de memoria lo que me propuse dePrimera, ...se encontró con un juez Puerta del Sol, por propio impulso ordené cir, y una copia de aquel escrito fue entrenombrado por dicha autoridad para invesa los regimientos de Caballería que estuvie- gada por mí a mis superiores cuando se tigar si era cierta una denuncia que contra sen dispuestos para salir a la calle si se re- empezó a propalar esa insidiosa versión. Puedo, pues, reproducir aquí aquel escrito, él hicieron unos guardias cívicos: este juez cibía orden al efecto del Gobierno, único comprobó que la denuncia era falsa, y el que lo podía disponer en aquellas circuns- ¡que decía así: El Gobierno de la Re- pública, queriendo reducir los gastos que gravicapitán general 1 0 dio al coronel ni la más tandas, y lo mismo hice en la mañana do 1 tan sobre el contribuyente, a! mismo 1 tiempo pequeña satisfacción. los incendios. que reorganizar el Ejército dándole la efiSe me denunció que en el regimiento núLa orden, para declarar el estado de gue- ciencia que la Patria tiene derecho a eximero igi se había obligado a la tropa a ir rra la recibí ese día a las doce cuarenta, v gir, ha acordado reducir el número de sus formada a misa al día siguiente de haa esa hora di orden para que saliesen las tro- unidades, haciendo de cada dos regimientos berse ordenado que tal asistencia fuese vopas a la calle. Quien se moleste en averi- uno, por lo que muchos de vuestros jefes y luntaria, y tal acusación 1 0 era contra el 1 guar la hora en que se realizaron tales inoficiales tendrán que dejar de serlo, sin que coronel Benito, sino expresamente contra cendios se dará cuenta de la ligereza con que esto sirva para que la más ligera sombra el capellán, quien, naturalmente, no podría se me lanza tal acusación. empañe su prestigio ni su dignidad profehaberlo ordenado sino por medio de algún El general Orgaz podrá explicar al coro? sional. oficial de servicio. Llamé a dicho coronel nel Benito cómo se evitó el incendio del Les debéis respeto y consideración, lo y le encargué me informase de lo ocurrido, convento de los jesuítas de Cliarnartín y por mismo que a todos los demás jefes y ofiy al volver para decirme que era una Imorden de quien, así como las circunstancias ciales Ejército; pero putación absolutamente falsa, tne rogó- -con que mediaron en el de las monjas del Sa- y para del actos de servicio en lo sucesivo, los cel regimiento, tal insistencia que no quise negarme a acgrado Corazón, único que se quemó después reconoceréis como vuestros superiores a los ceder a tal ruego- -que se nombrase un j- ites, que figuran en la relación que se os va a quien, tras de las diligencias pertinentes, leer, por ser así la voluntad del Gobierno informó de lo injustificado de la denuncia, de la República. como se lo hice saber al coronel Benito. Es decir, primero, una satisfacción pú ¡Darle una satisfacción! ¿Por qué? ¿Había blica, que creí había de agradar a los que sido yo el denunciador? cesaban en los mandos. Después, la fórmula Aun cuando escribí al gobernador civil de ritual para dar a reconocer a los jefes Sr, Ortega y Gasset- -que era quien me de los Cuerpos. Como se ve, no se parece había enviado a ios denunciadores- -para mucho a la versión que el coronel Benito que indicase a éstos que se me volviesen da en su escrito, sin duda por la impresión KEPAEACIONES- -KEPUESTOSr a presentar, no se pudo saber quiénes fue que le produjo su cese en el mando, de que COIíaTEXTSN TAIi AUTO, S. A. ran aquéllos, lo que también hice saber al AI EN 2 A, -TELEFONO 30510 le había dado cuenta previamente eií una coronel Benito, quitando importancia al reunión de jefes y generales celebrada en asunto. Capitanía, razón por la que no acudió al Segunda. En cuanto el coronal Benito acto del cuartel al frente de sus tropas. ine dio cuenta de las ofensas que a él y a Se comprende su. disgusto, tras de los jusus oficiales había inferido un capitán en ramentos que, por su honor, me había heción de vestidos. VELAZQUEZ, 17. cierto escrito publicado en un periódico, tío cho de servir a la República con el mismo impuse un arresto al autor, sino que, en entusiasmo con que había servido a la Mocumplimiento estricto de mi deber, llevado narquía... en tal caso con satisfacción, puesto que se Me permito llamar la atención sobre un trataba de inferiores míos injustamente uldetalle que puede servir para juzgar de lastrajados, ordené que tal capitán pasase a palabras que en mi boca pone el coronel Prisiones Militares. a la disposición de ua Benito: Yo no leí la orden de disolución Ante el 6 xito enorme de público de juez nombrado al efecto. ni la relación de los nuevos jefes y oficiales; se leyó ésta después de haber dirigido Dicho juez, en uso de sus atribuciones la palabra a las tropas -conforme a ley- puso al capitán en libertad, y cuando el. coronel Benito se ms Perdone, señor director, la longitud de POR esta carta, necesaria para que la opinión, ouejó de tal determinación le conté lo ocuJEAXXETTE MAC 15 ÜXALD que nos conoce a todos, nos juzgue y forme rrido y le dije que yo no podía influir ea prorroga en cartel basta el miércoles, juicio también sobre las acusaciones que, sin el ánimo del juez instructor, quien puede saber el fin que persigue, lanza sobre- mí. el inclusivo, esta grandiosa superproducción atestiguar- -yo no sé quién es- -si le hice coronel Benito. indicación alguna que influyese en- sus de- PARA 1 WÜXT. Le anticipa las gracias y queda de usted, terminaciones o para que tal sumaria duerReserve sus- billetes ccui anticipación. con la mayor. consideración, atento seguro ma el sueño de los justos servidor. Gonzalo Queipa de Llana. 1 Tercera, Recibí, a. las. ioce de la noche, orden para mando del reCARTA DEL GE- gimiento al que quitase el y se encargase coronel Benito el teniente corone! ERAL O U E I P O DE de aquél mi ayudante todo el respeto deD. Juan Mateo. Con UAN 1 TA