Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID DÍA 1 DE 1II L 10 DE 1931 yHUMERO SUELTO 10 CENTS. g cos casos- -de una suma conjunta. Habrá que demostrar cuando no se vaya en conjunción quién ha sido el comanditario. Y no podrá dilucidarse ello hasta que las. candidaturas socialistas prescindan de socios cooperadores, lo mismo en las capitales que en los pueblos. Entonces conoceremos al anfitrión y al convidado de cada sitio. La realidad confirma el caso que. preveíamos si se aplicaba, como se lia. aplicado, el nuevo precepto electoral exigiendo cupo para las minorías. Habrá nueva, elección para el decimoctavo puesto de Madrid (capital) y para los dos de minoría en la provincia, y en otras varias circunscripciones. ¿Y qué va a ocurrir? Pues que caerá sobre esas vacantes la codicia de las organizaciones más copiosas y las minorías quedarán despojadas bonitamente. Con lo cual resultará que una ley que debe ser de equidad y dis- tribución, ampara el jus abutendi de la mayoría; que es, en definitiva, un abuso de DIARIO ILUSTRADO. A ÑO VI GESIMO S É P T I M O N. 8 ñ 7 O.Oi J k r r rttofitor REDACCIÓN Y ADMINISTRACIÓN: CALLE DE SERRANO, NUM. 55, MADRID El ministro de Hacienda cultiva la publicidad de sus opiniones y de sus sentimientos, con grandes éxitos de ruido. Es costumbre suya inveterada forzar el tono, y si no le asisten el acierto y la fortuna en sus expansiones, en sus actitudes y en su gestión ministerial, por lo menos nunca le falta el estrépito, y, alguna vez, cuando ni. lo pretende. Sus declaraciones acerca deí aumento de circulación fiduciaria lograron en el extranjero la natural resonan, cia, v efecto muy notable fuera y dentro del país. Su discurso de Bilbao sobre el problema de Marruecos, aun en los términos a que lo redujo la rectificación o aclaración, del siguiente día, también ha hecho ruido, y es de suponer que haya causado efecto y siga causándolo en algunas organizaciones del Protectorado- español. Anteayer, el ministro de Hacienda se apresuró a comentar con reticencias y desabrimientos algunas victorias electorales, que han sido motivo de congratulación para el Gobierno y para otros hombres de la Alianza republicano- socialista. Y ayer, estimulado por los ecos de la 1 opinión pública, por el juicio con que políticos y periodistas interpretan las votaciones que ha obtenido el S. r. Lerroúx, el Sr. Prieto volcó su acometividad en unas extensas declaraciones, que son un cartel de guerra contra el ministro de Estado, a quien excluye de la solución de Gobierno que señalan casi todos los pronósticos. El Sr. Lerroux, por mucho que lo exalten las manifestaciones de. uno y otro lado, y aunque desde el Gobierno sé le suponga e: e de las futuras combinaciones parlamentarías, no podrá gobernar con la colaboración del partido socialista, ni con su apoyo, ni siquiera con. su simpatía, si el Sr. Prieto dispone del partido y es intérprete tan fiel como él dice, del pensamiento de sus correligionarios, con los que no estuvo siempre muy acorde, ni con algunos más comedido que con el Sr. Lerroux. Por ejemplo, en los años de la Dictadura, en su disidencia con la Asamblea del partido, cuando flagelaba a los cucos de la burocracia sociológica reacios entonces a las empresas sediciosas. Somos sólo espectadores de estas discordias con que se amenazan los partidos republicanos; espectadores indiferentes en lo que no perjudique ai país, repercutiendo en el orden público. Hemos previsto y anunciado el fruto de la unanimidad republicana n la Asamblea constituyente. La arrogancia con que los socialistas alardean de su triunfo electoral, como una cosa que se les ha venido contra su deseo, y la afirmación, no menos jactanciosa, de que no han querido obtener mayor númejo de actas, serían más pertinentes después de unas elecciones en que hubiesen luchado a cuerpo limpio, exclusivamente con sus votos. Tienen muchos, desde luego, respondiendo a lo extenso de sus organizaciones; pero la presunción de poseer casi todas las mayorías es cosa para probada. En Madrid habría que verlo frente a una completa unión republicana, y en su día veremos también si en Valencia, en su provincia y en otras varias hay realmente los sufragios propios y bastantes para repetir, lo que aho ra se luce. Donde han luchado solos, o casi solos, el resultado puede analizarse: pero hay tjiie tener presente ios otros casos- -no po- TEMAS VARIOS las Cortes pasará de los cien diputados. Esta cifra es superior, al doble de la que, a mi juicio, y en Jas especiaüsimas circunstancias políticas en que se encuentra España, hubiera convenido a nuestro partida Con- 40 diputados o cincuenta hubiésemos tenido bas- tante. El aumento de la cifra alcanzada eleva p. roporcionalmente nuestras responsabilidades y dificulta de un modo enorme nuestro propósito, ajustado a las conveniencias de nuestra táctica dé mantenernos apartados por ahora, del Poder. Las agrupaciones socialistas han hecho en todas partes cuanto era imaginable paramantener la conjunción, y sólo 1 allí donde ha sido notoriamente imposible proseguirla han presentado candidaturas aisladas. Si la conjunción se hubiese roto en mayor núme- ro. de sitios, aún hubiera sido mayor nuestra representación parlamentaria. Por ejemplo, en Madrid, luchando desunidos, los puestos de la mayoría nos hubieran correspondido y la candidatura socialista acrecenfuerza. taría así el número de actas por la capital. La Hoja Oficial que aparece los. lunes, Las diferencias en el número de. sufragios editada por la Asociación de la Prensa, tie- que se advierten en los candidatos de la ne un objeto concreto y perfectamente deli- conjunción por Madrid, señalan, clarísima- mitado informar con informes oficiales o mente hasta qué grado de perfección llegan de procedencia autorizada, y nada más; no la lealtad y la disciplina del partido sociapuede ni debe ser nada más, para llenar la lista, cuyos afiliados, aun sabiendo que puelaguna de veinticuatro horas en que no apa- den acumular a ciertos nombres repubíica- rece la Prensa diaria y servir al público las nos votos de derechas, no modificaron la noticias de mayor relieve. Sobran, en conse- candidatura y dejaron de excluir... en ella: cuencia, el comentario y el matiz, aunque hasta a personas que no les merecen simreflejen inspiración oficiosa, porque la Hoja patías. Yo creo que hasta el viernes, y hasta, tampoco se fundó para- complacer. a los Gomuy entrado el día, porque los escrutinios, biernos. En los últimos días del régimen angenerales han de ser por fuerza laboriosíterior se comentó con censura algún desliz simos, no se podrá conocer el verdadero de ese género. Con la misma razón se pueperfil de la Cámara. Pero, aun conocido de señalar y censurar ahora. En cualquier en detalle, cuantas conjeturas se hagan con sentido que ellos sean sobran los juicios y respecto a la composición que haya de tecomentarios de carácter político. El tono ner el Gobierno que substituya al actual, ha de ser inalterablemente imparcial y obno pasarán de fantasías y habilidades. Se jetivo, como corresponde a. la entidad ediempezará a ver claro cuando se reúna el tora, la Asociación de la Prensa, en que se Congreso extraordinario convocado para el suman periodistas de todas las tendencias. 10 de julio por el partido socialista. Con que se abstenga de unas y de otras la Hoja y se ciña a informar en canto llano Ese Congreso tendrá que abordar y. reestarán mejor servido el público y obedecisolver un delicadísimo problema uno de da con fidelidad la regla de conducta que se esos problemas de matiz que en política acordó. son los más difíciles; ese problema consiste en decidir si los socialistas hemos de continuar participando en el Poder o mantenernos separados por completo de las responsabilidades de éste. Con una minoría exigua, los cuarenta o cincuenta diputados que apetecía yo, no habría problema, no habría opción. El partido, en tal caso, según mi criterio, podría y debería apartarse del Gobierno; pero con una representación El ministro de Hacienda asegura numérica considerable, las cosas cambian que el partido socialista no apo- de aspecto, porque la inhibición de los socialistas puede dar al Gobierno de la Reyará a un Gabinete Lerroux pública un sentido derechista, y ésto constituiría para nosotros un caoo. de responLas declaraciones del Sr. Prieto sabilidad. El ministro de Hacienda, al recibir, a los Conveniencias de nuestra táctica nos aconperiodistas, manifestó que carecía de noti- sejan no dilatar por más tiempo nuestra cias de su departamento. permanencia en el Gobierno, con el hn ae Los informadores le rogaron sus impre- prepararnos desde la oposición para misiosiones políticas sobre el resultado electoral, nes históricas que, quizá por precipitación, y el Sr. Prieto hizo las importantes decla- y por acuerdos ineludibles, se le vengan raciones siguientes: encima al partido socialista español, llegan Aunque todavía en el ministerio de la Go- do a ponerle, dentro de muy poco tiempo; bernación y en las oficinas, centrales del par- en el trance de asumir él Poder. -Y con obtido socialista no hay datos. definitivos, el jeto de estar mejor preparados, si el caso examen de los recogidos por diversos con- llegara, habíamos de cuidar de no desgasductos, y principalmente por la Prensa, per- tarnos prematuramente en el ejercicio del mite conjeturar que la minoría socialista én tnisma. No es este un punto de viste- ÍFÜ- LA EVENTUALIDAD DE UN GOBIERNO LERROUX