Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C EN NUEVA YORK En defensa del analfabetismo Mucho me temo que mi querido amigo Marcelino De- mingo, ministro de Instrucción pública de la joven República españo. la, inicie en serio una campaña contra ei analfabetismo. El analfabetismo, como causa de atraso y de barbarie, es una superstición de nuejtras izquierdas. Hay que leer se dice; pero ¿Qué es lo que hay que leer? preguntarla yo. Para mí este punto es de una importancia capital, y mientras alguien no me lo aclare de un modo satisfactorio votaré por e analfabetismo. Yo creo, en efecto, que si España quiere conservar la originalidad de su carácter y de su inteligencia tiene que poner a salvo de las pamplinas periodísticas y los lugares comunes literarios un 50 por 100, cuando menos, de su población. Muy bien que en los Estados ¡Unidos el país de los trajes hechos y las sopas hechas, la gente utilice también pensamientos de fábrica. En éste país el desarrollo de la instrucción primaria está justificado por la necesidad de destruir el pensamiento individual, pero España es el país más individualista del mundo, y no se puede ir así como así contra el genio de una raza. Ahí cada cual quiere pensar, por su cuenta, y hace bien. Un pensamiento propio, por modesto que sea, v a) e más para uno que todo Pascal o La RochefoucatJd. No hay que homologar el analfabetismo a la estupidez. Al contrario. Sin hablar de Hornero, que era un analfabeto, ni de las sagas norsas, que fueron hechas por analfabetos, ¿en dónde hay una literatura comparable a la de nuestro refranero y nuestra poesía popular? La cultura no aminora la estupidez de nadie. Puede aminorar el entendimiento, eso sí, pero nunca la estupidez, para la que constituye, en cambio, un instrumento precioso. Por mi parte opino que en España sólo los analfabetos conservan íntegra la inteligencia, y si algunas conversaciones españolas me han producido un placer verdaderamente intelectual, no han sido tanto las del Ateneo o la Revista de Occidente como las de esos marineros y labradores que, BO sabiendo leer ni escribir, enjuician todos los asuntos de un modo personal y cirecío, sin lugares comunes ni ideas de segunda mano. Convendría dejar ya de considerar el analfabetismo español como una cantidad negativa y empezar a estimarlo en su aspecto positivo de afirmación individual contra la estandardización del pensamiento. Pizarro firmó con una cruz el acta notarial en qus se comprometía a descubrir un imperio ila- LA REPRESENTACIÓN DIPLOMÁTICA DE ESPAÑA EN EL EXTRANJERO Llegada a Bruselas del nuevo embajador de España, Sr. Salvador Albert. Foto Ack. y. MABRID. EN EL TEATRO DE LA COMEDIA Los artistas Iniesta, Marín, Fleta, maestro Saco del Valle, Pilar Cavero, Valero Martín y Crisena Galatti, que tomaron parte en el concierto a beneficio de los obreros sin trabajo. Foto Díaz Casariego.